Cin­fa

Mi­cro­do­na­cio­nes con ma­cro­im­pac­to

El País - Especiales - - SUMARIO -

TEA­MING ES UN MO­DE­LO DE DO­NA­CIÓN EN GRU­PO. CA­DA EM­PLEA­DO HA­CE UNA APOR­TA­CIÓN SIM­BÓ­LI­CA, UN EU­RO DE SU NÓ­MI­NA, DES­TI­NA­DA A UNA CAU­SA ELE­GI­DA POR ELLOS Y EN LA QUE LA EM­PRE­SA TAM­BIÉN CO­LA­BO­RA

La ma­yo­ría de los lec­to­res se­gu­ra­men­te nun­ca ha­brá oí­do ha­blar del sín­dro­me de West, del sín­dro­me de Pra­der Wi­lli o de la leu­co­dis­tro­fia. En cam­bio, la ma­yo­ría de em­plea­dos de La­bo­ra­to­rios Cin­fa se­gu­ra­men­te co­no­cen esas en­fer­me­da­des. Tie­nen un con­tac­to di­rec­to con ellas, aun­que en sus fa­mi­lias no ha­ya nin­gún ca­so.

La co­ne­xión pa­ra ellos es el Tea­ming, un mo­de­lo de do­na­ción en equi­po que Cin­fa hi­zo su­yo en 2011, cuan­do la char­la mo­ti­va­do­ra del ho­lan­dés Jil Van Ey­le cau­só un im­pac­to in­me­dia­to en la em­pre­sa. El in­ven­tor del mo­de­lo ha­bla­ba co­mo eco­no­mis­ta, pe­ro so­bre to­do co­mo pa­dre de una ni­ña con hi­dro­ce­fa­lia que se ha­bía to­pa­do con frus­tran­tes ba­rre­ras pa­ra su tra­ta­mien­to.

“El equi­po del Tea­ming son los em­plea­dos que ha­cen una apor­ta­ción sim­bó­li­ca, un eu­ro de ca­da nó­mi­na. In­di­vi­dual­men­te es in­vi­si­ble, pe­ro uni­das tie­nen un gran va­lor pa­ra cual­quier cau­sa so­cial que eli­jan de­mo­crá­ti­ca­men­te los pro­pios em­plea­dos”, ex­pli­ca Van Ey­le. “Es una de esas ideas tan sen­ci­llas y efi­ca­ces que te pre­gun­tas por qué no se in­ven­tó mu­cho an­tes”, aña­de la prin­ci­pal im­pul­so­ra del pro­yec­to en Cin­fa, Edurne San Ro­mán, del Área de Ca­li­dad de Pro­vee­do­res. La di­rec­ción de la em­pre­sa se su­mó en­se­gui­da con el com­pro­mi­so de do­blar las can­ti­da­des re­cau­da­das.

En to­tal, se des­ti­nan 3.500 eu­ros por ini­cia­ti­va. Mu­chas per­te­ne­cen al en­torno cer­cano de los tra­ba­ja­do­res que las pro­po­nen. Des­de 2012, pri­mer año del Tea­ming, ya van más de 40 cau­sas, su­fi­cien­tes pa­ra di­bu­jar un ma­pa de las ne­ce­si­da­des reales en la co­mu­ni­dad al­re­de­dor de la em­pre­sa. “A ve­ces son ca­sos in­di­vi­dua­les que co­no­ce­mos los em­plea­dos, o aso­cia­cio­nes pe­que­ñas que nun­ca sa­len en los me­dios y no re­ci­ben ape­nas ayu­das”, ex­pli­ca San Ro­mán.

Ca­sos co­mo el de Ai­tor, uno de los pri­me­ros ni­ños aten­di­dos, hi­jo de una tra­ba­ja­do­ra de Cin­fa. Na­ció con nue­ve se­ma­nas de ade­lan­to, muy po­co pe­so y sin tono mus­cu­lar ni fuer­za. So­lo sa­lió ade­lan­te gra­cias a unos cui­da­dos que, de una for­ma u otra, ne­ce­si­ta­rá to­da la vi­da. Con cua­tro me­ses le diag­nos­ti­ca­ron una grave de­fi­cien­cia ge­né­ti­ca que fre­na su de­sa­rro­llo fí­si­co y cog­ni­ti­vo, co­no­ci­da co­mo sín­dro­me de Pra­der Wi­lli.

“Los ni­ños co­mo él ne­ce­si­tan una aten­ción cons­tan­te y cos­to­sa. Sa­be­mos que nues­tra apor­ta­ción no lle­ga a to­do, pe­ro tam­bién en­ten­de­mos el Tea­ming co­mo ejem­plo de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va (RSC) pa­ra que otras mu­chas em­pre­sas se su­men”, di­ce San Ro­mán. El año en que ayu­da­ron a Ai­tor, la apor­ta­ción de Cin­fa cu­brió el 60% del tra­ta­mien­to de es­ti­mu­la­ción cog­ni­ti­va, fi­sio­te­ra­pia y lo­go­pe­dia. Esa aten­ción tem­pra­na es cla­ve pa­ra mul­ti­pli­car las po­si­bi­li­da­des de de­sa­rro­llo y, por tan­to, la ca­li­dad de vi­da pa­ra siem­pre.

Naia, Ve­ga y Ma­ña son otros nom­bres vin­cu­la­dos al Tea­ming. En es­te ca­so, no se tra­ta de per­so­nas con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, sino de pe­rros con ha­bi­li­da­des so­cia­les: una san ber­nar­do, una gol­den re­trie­ver y una pe­rri­ta mes­ti­za, tres te­ra­peu­tas de la es­cue­la ca­ni­na Ot­san­da que co­no­cie­ron muy bien a los ni­ños y ni­ñas del Cen­tro de Edu­ca­ción Es­pe­cial An­drés Mu­ñoz Gran­de (Pam­plo­na).

Bas­ta ver­les re­cos­tar­se so­bre Naia pa­ra en­ten­der có­mo la te­ra­pia ca­ni­na ayu­da a ni­ños con au­tis­mo, sín­dro­me de Down o sín­dro­me de West, una al­te­ra­ción ce­re­bral

que re­quie­re es­ti­mu­la­ción per­ma­nen­te. “Es­tas ac­ti­vi­da­des rom­pen la ru­ti­na, ac­ti­van su mo­ti­va­ción en el apren­di­za­je y, ade­más, les pre­sen­tan a un ami­go que les acep­ta con sus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, un ami­go in­con­di­cio­nal. Así dis­mi­nu­yen sus mie­dos y ten­sio­nes, apren­den a res­pe­tar la di­fe­ren­cia, a tra­ba­jar en equi­po y me­jo­ran su co­mu­ni­ca­ción y su au­to­no­mía”, ex­pli­can en el Cen­tro.

Co­mu­ni­dad so­li­da­ria

Des­pués de seis años de Tea­ming, Cin­fa en­tien­de que el apo­yo al­can­za a to­da la fa­mi­lia, es­pe­cial­men­te a los cui­da­do­res. Así su­ce­de con los pa­dres de Ai­tor, Da­niel, Ne­rea, Noa, Asier, Jo­nan, Amaia, Xa­vier, Maia­len… en­tre otros mu­chos ni­ños aten­di­dos, o con los ca­sos de alz­héi­mer y de­men­cias se­ve­ras en la Clí­ni­ca Jo­se­fi­na Arre­gui (Al­sa­sua). Lo sa­be bien Ma­ri Cruz Mar­tí­nez, su ma­ri­do ne­ce­si­ta aten­ción las 24 ho­ras y que en la clí­ni­ca lo cui­den unas ho­ras al día a ella le per­mi­te re­cu­pe­rar fuer­za, so­bre to­do mo­ral.

“El alz­héi­mer afec­ta a en­tre 500.000 y 800.000 per­so­nas en nues­tro país, pe­ro re­per­cu­te en la vi­da dia­ria de 3,5 mi­llo­nes. Nos puede to­car a cual­quie­ra”, apun­ta Jo­sé Joa­quín Roldán, di­rec­tor mé­di­co de la Clí­ni­ca. “Por eso va­lo­ra­mos tan­to el res­pal­do de Cin­fa. Si en al­go es im­por­tan­te la so­li­da­ri­dad, es en en­fer­me­da­des don­de el apo­yo de los fa­mi­lia­res y del en­torno es vi­tal”.

Es­tos tres pro­yec­tos sir­ven co­mo ejem­plos, pe­ro la va­rie­dad del Tea­ming es tan am­plia co­mo las ca­ren­cias so­cia­les. Cin­fa tam­bién ha apo­ya­do a jó­ve­nes con sín­dro­me de Down en prác­ti­cas no la­bo­ra­les, be­cas pa­ra las co­mu­ni­da­des Ma­sai en Ke­nia, ta­lle­res de in­ser­ción la­bo­ral pa­ra mu­je­res in­mi­gran­tes, la in­ves­ti­ga­ción so­bre el sín­dro­me de Rett, una re­si­den­cia ma­terno in­fan­til de aco­gi­da, vi­vien­das co­mu­ni­ta­rias pa­ra per­so­nas sin re­cur­sos… “Y lo que nos que­da por ha­cer –con­clu­ye Edurne–. El Tea­ming ya es una ins­ti­tu­ción en es­ta em­pre­sa”.

CIN­FA SE SU­MA AL TEA­MING DE SUS EM­PLEA­DOS CON EL COM­PRO­MI­SO DE DO­BLAR LAS CAN­TI­DA­DES RE­CAU­DA­DAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.