Fun­da­ción Por­tA­ven­tu­ra

Emo­cio­nes pa­ra to­das las fa­mi­lias

El País - Especiales - - SUMARIO -

La Fun­da­ción Por­tA­ven­tu­ra pre­pa­ra Por­tA­ven­tu­ra Dreams, un ‘vi­lla­ge’ den­tro del re­sort de Por­tA­ven­tu­ra World que in­vi­ta­rá a los ni­ños que su­fren en­fer­me­da­des gra­ves a pa­sar una se­ma­na de va­ca­cio­nes. Dis­fru­tar de es­ta ex­pe­rien­cia puede ayu­dar en su re­cu­pe­ra­ción, así co­mo en to­do el pro­ce­so a la fa­mi­lia.

El de­re­cho al jue­go, al es­par­ci­mien­to, a las ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, es uno de los re­co­gi­dos en la Con­ven­ción so­bre los De­re­chos del Ni­ño de las Na­cio­nes Uni­das. Por eso Por­tA­ven­tu­ra World, a tra­vés de la Fun­da­ción Por­tA­ven­tu­ra, rea­li­za su ac­ción so­cial a tra­vés de es­ta he­rra­mien­ta, el ocio, que per­mi­te me­jo­rar la vi­da de ni­ños en ries­go de ex­clu­sión por di­fe­ren­tes mo­ti­vos: eco­nó­mi­cos, de dis­ca­pa­ci­dad o de sa­lud. No en vano, el 80% de los vi­si­tan­tes de es­te com­ple­jo for­ma­do por tres par­ques te­má­ti­cos y cin­co ho­te­les (que lo pi­san ca­si cin­co mi­llo­nes de per­so­nas al año) es pú­bli­co fa­mi­liar.

El gran pro­yec­to en mar­cha en es­te sen­ti­do es Por­tA­ven­tu­ra Dreams, un vi­lla­ge den­tro del pro­pio re­sort, que se es­pe­ra es­té lis­to en el ve­rano de 2019, en el que fa­mi­lias de ni­ños con en­fer­me­da­des gra­ves po­drán pa­sar una se­ma­na de va­ca­cio­nes en el am­bien­te fes­ti­vo y co­lo­ri­do de Por­tA­ven­tu­ra World. “Que­re­mos dis­po­ner de un es­pa­cio fí­si­co per­ma­nen­te, di­fe­ren­te y lú­di­co, du­ran­te la eta­pa de lu­cha con­tra la en­fer­me­dad, que puede te­ner un efec­to po­si­ti­vo des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co”, ex­pli­ca Cho­ni Fer­nán­dez, di­rec­to­ra de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va (RSC) de Por­tA­ven­tu­ra World y pa­trono de la Fun­da­ción Por­tA­ven­tu­ra.

El pro­yec­to ocu­pa­rá ca­si 9.000 me­tros cua­dra­dos y la cons­truc­ción de ocho vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res ( de 130 me­tros cua­dra­dos ca­da una) pa­ra que las fa­mi­lias se­lec­cio­na­das pa­sen allí seis días de va­ca­cio­nes, dis­fru­tan­do to­do lo que ofre­ce el par­que y tam­bién de ac­ti­vi­da­des ex­clu­si­vas en el

vi­lla­ge, don­de ha­brá zo­nas co­mu­nes co­mo un res­tau­ran­te, una sa­la po­li­va­len­te pre­pa­ra­da pa­ra rea­li­zar di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des, jar­di­nes y ac­tua­cio­nes pa­ra los re­si­den­tes. Eso sí, evi­tan­do las se­ma­nas de tem­pe­ra­tu­ras más ex­tre­mas del invierno y el ve­rano, se­gún con­se­jo mé­di­co, se pre­vé que pue­dan ac­ce­der al pro­gra­ma 168 fa­mi­lias al año.

Los par­ti­ci­pan­tes se­rán ni­ños y jó­ve­nes de 4 a 17 años pro­ce­den­tes de los hos­pi­ta­les Vall d’He­bron y Sant Joan de Déu en Bar­ce­lo­na, y Ni­ño Je­sús en Ma­drid, en­tre otros cen­tros. En los hos­pi­ta­les don­de Cruz Ro­ja tie­ne pre­sen­cia, se­rá una co­mi­sión in­de­pen­dien­te for­ma­da por equi­pos mé­di­cos, asis­ten­tes so­cia­les de es­tos hos­pi­ta­les y la pro­pia Cruz Ro­ja, quien se­lec­cio­na­rá, pre­pa­ra­rá y su­per­vi­sa­rá a las fa­mi­lias. Una de­ci­sión sin la in­ter­ven­ción, en nin­gún ca­so, de Fun­da­ción Por­tA­ven­tu­ra, que sí cu­bri­rá ín­te­gra­men­te el cos­te de la es­tan­cia.

“Se tra­ta de que el pro­gra­ma fun­cio­ne co­mo ele­men­to mo­ti­va­cio­nal, de que el ni­ño se­pa que si si­gue las in­di­ca­cio­nes de sus mé­di­cos po­drá dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia úni­ca”, di­ce Fer­nán­dez. “Que­re­mos apro­ve­char ese efec­to te­ra­péu­ti­co y ayu­dar a mu­chos de es­tos jó­ve­nes a me­jo­rar su ac­ti­tud fren­te a la en­fer­me­dad”.

Los ni­ños en­fer­mos tam­bién po­drán dis­fru­tar de las ac­ti­vi­da­des del par­que, co­mo cual­quier otro vi­si­tan­te. “To­dos los tra­ba­ja­do­res del par­que co­no­ce­rán el pro­yec­to y bas­ta­rá di­ri­gir­se a uno de ellos pa­ra que un trans­por­te ven­ga a re­co­ger a la fa­mi­lia pa­ra de­vol­ver­la al vi­lla­ge”. Por su­pues­to, el par­que no se­rá la úni­ca op­ción de ocio pa­ra las fa­mi­lias: hay vi­da ahí fue­ra. “Se po­drá ir a la pla­ya, vi­si­tar el Reus de Gau­dí o co­no­cer la Ta­rra­go­na ro­ma­na, tal y co­mo las fa­mi­lias deseen”, aña­de la di­rec­to­ra de RSC.

El pro­yec­to tie­ne un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal: Gi­ve Kids the World Vi­lla­ge, en Flo­ri­da. Y tie­ne una raíz: la ac­ti­vi­dad de la Fun­da­ción Por­tA­ven­tu­ra en el Hos­pi­tal Sant Joan de Déu que, en­tre otros as­pec­tos, cul­mi­nó con la par­ti­ci­pa­ción de la Fun­da­ción en la cons­truc­ción de la nue­va UCI. “Fue un pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio: crear una UCI pe­diá­tri­ca más ama­ble, con ven­ta­nas, es­pa­cio, una ca­ma pa­ra que per­noc­ten los pa­dres y acom­pa­ñen al ni­ño en­fer­mo y al mis­mo

POR­TA­VEN­TU­RA DREAMS TIE­NE CO­MO OB­JE­TI­VO LA GES­TIÓN EMO­CIO­NAL DEL EN­FER­MO Y SU FA­MI­LIA CO­MO ELE­MEN­TO MO­TI­VA­DOR PA­RA AFRON­TAR LA SI­TUA­CIÓN

tiem­po que con­ta­se con la tec­no­lo­gía más pun­te­ra”, di­ce Fer­nán­dez. Ade­más, fue­ra del hos­pi­tal se cons­tru­yó una pe­que­ña área de jue­gos ins­pi­ra­da en Por­tA­ven­tu­ra World (in­clu­so con re­fe­ren­cias a la cé­le­bre mon­ta­ña ru­sa Dra­gon Khan). El pre­su­pues­to de es­ta ac­ción fue de tres mi­llo­nes de eu­ros. La Fun­da­ción pu­do ver los re­sul­ta­dos de sus ac­ti­vi­da­des en el Hos­pi­tal, que tam­bién cons­ta­tó el pro­pio equi­po mé­di­co.

“Si po­de­mos in­te­grar ac­ti­vi­da­des de re­creo en el pro­ce­so de la en­fer­me­dad con­se­gui­re­mos un efec­to muy po­si­ti­vo no so­lo des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co, sino tam­bién co­mo re­vul-

POR­TA­VEN­TU­RA DREAMS QUIE­RE QUE LOS NI­ÑOS SI­GAN DIS­FRU­TAN­DO DE SUS VI­DAS A PE­SAR DE LA EN­FER­ME­DAD

si­vo pa­ra su re­cu­pe­ra­ción”, di­ce el doc­tor Mar­tí Pons, de la UCI pe­diá­tri­ca del hos­pi­tal Sant Joan de Déu, quien tam­bién se­ña­la que la re­la­ción de los ni­ños en­fer­mos con otros ni­ños en si­tua­cio­nes si­mi­la­res puede re­sul­tar po­si­ti­va.

An­te los bue­nos re­sul­ta­dos, Fun­da­ción Por­tA­ven­tu­ra lle­va un pa­so más allá la ini­cia­ti­va y crea Por­tA­ven­tu­ra Dreams. “El pro­yec­to cons­ti­tu­ye un ele­men­to nor­ma­li­za­dor en las vi­das de es­tos ni­ños pa­ra que si­gan dis­fru­tan­do a pe­sar de su en­fer­me­dad, de ma­ne­ra que pue­dan rea­li­zar ac­ti­vi­da­des lú­di­cas en un en­torno se­gu­ro y adap­ta­do”, aña­de el Doc­tor Pons.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.