Gru­po Iberostar

En la cres­ta de la ola del cam­bio

El País - Especiales - - SUMARIO -

Po­cas em­pre­sas creen tan­to en lo que ha­cen y lo ex­po­nen con más or­gu­llo. Gru­po Iberostar lle­va cua­tro ge­ne­ra­cio­nes en la ges­tión ho­te­le­ra “con arrai­go al en­torno, con mu­cho sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad, fiel a sus va­lo­res y res­pon­dien­do a las ne­ce­si­da­des que se han ido plan­tean­do” en ma­te­ria me­dioam­bien­tal. Así lo cuen­ta Glo­ria Flu­xá, vi­ce­pre­si­den­ta y má­xi­ma res­pon­sa­ble de la ofi­ci­na de sos­te­ni­bi­li­dad del Gru­po, un de­par­ta­men­to crea­do co­mo par­te de su com­pro­mi­so por ad­qui­rir una po­lí­ti­ca de sos­te­ni­bi­li­dad con­sis­ten­te don­de tra­ba­jan con in­ves­ti­ga­do­res in­ter­na­cio­na­les, aso­cia­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas. Aun­que siem­pre han pues­to en mar­cha me­di­das pa­ra cui­dar el te­rri­to­rio, Ola de Cam­bio es uno de sus pro­yec­tos más am­bi­cio­sos y pre­ten­de pa­liar el im­pac­to del cli­ma y la ac­ción hu­ma­na en los océa­nos.

“Co­mo ma­llor­qui­nas, mi her­ma­na y yo te­ne­mos unas raíces li­ga­das al Mediterráneo. Am­bas bu­cea­mos y he­mos po­di­do ser tes­ti­gos de lo que se ve en el fon­do ma­rino”, ex­pli­ca Glo­ria Flu­xá. “Con to­do lo que sa­be­mos se­ría una irres­pon­sa­bi­li­dad no ac­tuar con ma­yor ro­tun­di­dad. Ola de Cam­bio ex­pre­sa el com­pro­mi­so de nues­tra fa­mi­lia con el cui­da­do de ma­res y océa­nos y con el es­fuer­zo por pa­liar el im­pac­to ne­ga­ti­vo que su­fren”. Se sos­tie­ne so­bre tres ejes en lí­nea con el Ob­je­ti­vo 14 de los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) de Na­cio­nes Uni­das: Vi­da sub­ma­ri­na. El pri­me­ro

es la re­duc­ción del uso de plás­ti­cos; el se­gun­do, el fo­men­to de la pes­ca sos­te­ni­ble, y el ter­ce­ro, la me­jo­ra de la sa­lud costera. “Los arre­ci­fes de co­ral no so­lo ha­cen los des­ti­nos atrac­ti­vos y ali­men­tan a los pe­ces que nu­tren el res­tau­ran­te lo­cal, tam­bién man­tie­nen la sa­lud de los eco­sis­te­mas y pro­te­gen los ho­te­les de desas­tres na­tu­ra­les, pues pue­den ab­sor­ber el 95% de la ener­gía ma­re­mo­triz de una tor­men­ta tro­pi­cal an­tes de lle­gar a tie­rra”, apun­ta Me­gan Mo­ri­ka­wa, di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca de Iberostar.

La em­pre­sa ha in­te­gra­do el mo­vi­mien­to de la pro­tec­ción de los océa­nos en el mo­de­lo de ne­go-

“LAS EM­PRE­SAS DE­BE­MOS SER LOS CA­TA­LI­ZA­DO­RES DEL CAM­BIO, ANI­MAR E INS­PI­RAR", Glo­ria Flu­xá (vi­ce­pre­si­den­ta de Gru­po Iberostar)

cio; su es­tra­te­gia im­pli­ca a tra­ba­ja­do­res y pro­vee­do­res, y pre­ten­de te­ner im­pac­to en los via­je­ros que les vi­si­tan y en la so­cie­dad, a tra­vés de una apues­ta cien­tí­fi­ca que cuen­ta con la uni­ver­si­dad pú­bli­ca es­pa­ño­la, con una cá­te­dra pro­pia. “El he­cho de te­ner un cri­te­rio y ri­gor cien­tí­fi­cos le apor­ta so­li­dez al pro­yec­to, tan­to pa­ra la la­bor de con­cien­cia­ción co­mo pa­ra su­mar a más so­cios en su de­sa­rro­llo”, re­su­me Glo­ria Flu­xá. Iberostar tam­bién tra­ba­ja con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, por la in­no­va­ción en in­fra­es­truc­tu­ras y pa­ra fo­men­tar las ciu­da­des y co­mu­ni­da­des sos­te­ni­bles. “No se puede ser com­pe­ti­ti­vo si no se es sos­te­ni­ble y no se puede ser sos­te­ni­ble en el lar­go pla­zo si no se man­tie­ne una com­pe­ti­ti­vi­dad”, apun­ta la di­rec­ti­va.

Me­nús con pes­ca­do de ori­gen sos­te­ni­ble

Iberostar es el pri­mer gru­po de ho­te­les es­pa­ñol y el cuar­to en Eu­ro­pa en ob­te­ner el cer­ti­fi­ca­do de ca­de­na de cus­to­dia de pes­ca­do sos­te­ni­ble y cua­tro de sus res­tau­ran­tes, en­tre ellos Iberostar Las Le­tras Gran Vía (Ma­drid), es­tán cer­ti­fi­ca­dos. El res­to es­tá en pro­ce­so. “Se ha he­cho un enor­me es­fuer­zo de do­cu­men­ta­ción pa­ra lo­ca­li­zar zo­nas don­de pes­car ge­ne­re po­co im­pac­to, pe­ro ade­más pa­ra co­no­cer, en­ten­der y re­cu­pe­rar el ar­te de la pes­ca. Im­por­ta te­ner pes­ca­do de tem­po­ra­da, pro­duc­to de cer­ca­nía, eli­mi­na­mos es­pe­cies de so­bre­pes­ca, co­mo el atún ro­jo”, ex­pli­ca Mi­guel Mi­lle­ra, chef cor­po­ra­ti­vo de Iberostar. “In­vo­lu­cra­mos a los pro­vee­do­res, les he­mos acom­pa­ña­do pa­ra que se cer­ti­fi­quen, pa­ra que me­jo­ren sus prác­ti­cas”.

La lu­cha con­tra el plás­ti­co es otro de sus ca­ba­llos de ba­ta­lla. Iberostar evi­ta­rá 300 to­ne­la­das de des­per­di­cios plás­ti­cos al año, so­lo en Es­pa­ña, a tra­vés de la re­duc­ción de en­va­ses de un so­lo uso en los dor­mi­to­rios. Tam­bién han aca­ba­do con las pa­ji­tas. Y con las cáp­su­las del ca­fé, que aho­ra son de fé­cu­la de maíz y las uti­li­zan co­mo abono or­gá­ni­co pa­ra el jar­dín. Ade­más, han re­pen­sa­do sus uni­for­mes: adiós, po­liés­ter tra­di­cio­nal y bien­ve­ni­das las fi­bras he­chas con plás­ti­co re­ci­cla­do. “Gra­cias a es­tas ini­cia­ti­vas re­ti­ra­re­mos 470.000 bo­te­llas de océa­nos y ver­te­de­ros y de­ja­re­mos de con­su­mir 28.000 me­tros de po­liés­ter con­ta­mi­nan­te”.

EL PRO­YEC­TO OLA DE CAM­BIO SE SOS­TIE­NE EN TRES PI­LA­RES: LA RE­DUC­CIÓN DEL CON­SU­MO DE PLÁS­TI­COS, EL FO­MEN­TO DE LA PES­CA SOS­TE­NI­BLE Y LA ME­JO­RA DE LA SA­LUD COSTERA

Un mo­vi­mien­to in­te­gral

La du­ra­bi­li­dad de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca es­tá en cues­tión en los úl­ti­mos años. Co­mo una hu­mil­de apor­ta­ción a esa du­ra­bi­li­dad, des­de Iberostar, con el 80% de sus ho­te­les en pri­me­ra lí­nea de pla­ya, se ha tra­za­do un ca­mino ha­cia un tu­ris­mo ca­da vez más sos­te­ni­ble y res­pon­sa­ble po­nien­do un fo­co re­le­van­te en la me­jo­ra de la vi­da de los océa­nos y otras ini­cia­ti­vas di­ri­gi­das a la re­duc­ción de la hue­lla hí­dri­ca de la com­pa­ñía. Por ejem­plo, ins­ta­lan­do la­van­de­rías más efi­cien­tes, de­pu­ran­do y re­uti­li­zan­do el agua. “Los océa­nos for­man par­te del ADN de nues­tro gru­po”, re­mar­ca Flu­xá, a la que una po­nen­cia en Da­vos del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial ti­tu­la­da

Ta­king Ac­tion on the Oceans le pu­so el pri­mer pie en el ca­mino de es­te cam­bio. Allí co­no­ció a Me­gan Mo­ri­ka­wa, doctora en ge­né­ti­ca de co­ra­les, que se unió a su Ola. El tra­ba­jo de es­ta cien­tí­fi­ca es es­tu­diar la sa­lud de los eco­sis­te­mas y res­tau­rar­los, re­gión por re­gión, te­nien­do en cuen­ta los tres ejes del pro­yec­to Ola de Cam­bio.

“El sec­tor pri­va­do puede te­ner un im­pac­to en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y de con­ser­va­ción”, ex­pli­ca Mo­ri­ka­wa. Flu­xá es de la mis­ma opi­nión. “En un en­torno de des­con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da en las ins­ti­tu­cio­nes, las em­pre­sas de­be­mos asu­mir ese rol de li­de­raz­go, ser los ca­ta­li­za­do­res del cam­bio y ani­mar, ins­pi­rar y sen­si­bi­li­zar a los que nos ro­dean”, ex­po­ne la di­rec­ti­va.

“Es in­creí­ble que un ho­tel uti­li­ce sus re­cur­sos pa­ra ge­ne­rar im­pac­to en la con­ser­va­ción ma­ri­na. Pe­ro es im­por­tan­te que se em­pie­ce a in­ver­tir en cien­cia y en re­cur­sos pa­ra ase­gu­rar que los eco­sis­te­mas so­bre­vi­van no so­lo años, sino ge­ne­ra­cio­nes”, re­mar­ca la cien­tí­fi­ca. “Al lle­gar al Gru­po me en­con­tré a 32.000 tra­ba­ja­do­res muy in­tere­sa­dos en ayu­dar en la pro­tec­ción de eco­sis­te­mas... Nues­tros océa­nos son in­men­sos y pa­ra pro­te­ger­los ne­ce­si­ta­mos un ejér­ci­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.