Gru­po Me­na­ri­ni

Me­jo­rar la vi­da del ba­rrio día a día

El País - Especiales - - SUMARIO -

An­tes de mi­rar al ho­ri­zon­te, Gru­po Me­na­ri­ni Es­pa­ña pre­fie­re ba­jar la mi­ra­da a lo que le ro­dea. El Ba­rrio de Sant Roc, en Ba­da­lo­na, don­de es­tá si­ta la se­de de la com­pa­ñía. Lo ha­ce por­que a pie de ca­lle so­bran los pro­ble­mas que ata­jar. Se­gún una cla­si­fi­ca­ción de la Con­se­je­ría de Sa­lud de la Ge­ne­ra­li­tat, Sant Roc aco­ge a la po­bla­ción más po­bre de Ca­ta­lu­ña, con un gra­do muy al­to de anal­fa­be­tis­mo y aque­ja­da de gra­ves dis­fun­cio­nes en su die­ta ali­men­ta­ria, con la dia­be­tes co­mo uno de los fac­to­res de má­xi­mo ries­go.

Es­ta far­ma­céu­ti­ca ita­lia­na, pre­sen­te en Es­pa­ña des­de 1961 y con una plan­ti­lla de más de 750 per­so­nas en el país, de­ci­de cen­trar su res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va me­jo­ran­do lo in­me­dia­to. La ma­yo­ría de sus pro­yec­tos de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va (RSC) se desa­rro­llan pa­ra me­jo­rar la vi­da de los ve­ci­nos de Sant Roc y en co­la­bo­ra­ción con ins­ti­tu­cio­nes que com­par­ten es­te mis­mo pro­pó­si­to. “Es­te es un ba­rrio com­pli­ca­do. Hay po­bre­za, de­lin­cuen­cia, hay ni­ños que no pue­den ha­cer las tres co­mi­das dia­rias. Si no­so­tros es­ta­mos aquí, no po­de­mos dar la es­pal­da a lo que nos en­con­tra­mos al cru­zar la ca­lle”, afir­ma Mònica Mo­ro Me­sa, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción,

ebu­si­ness y RSC de Me­na­ri­ni Es­pa­ña. Una de las ac­cio­nes es­tre­lla va al son de los rit­mos vi­bran­tes del gós­pel. El pa­sa­do 27 de fe­bre­ro, en el Au­di­to­rio de Bar­ce­lo­na, se ce­le­bró la se­gun­da edi­ción de No­tes So­li­dà­ries per Ba­da­lo­na, un con­cier­to so­li­da­rio pro­mo­vi­do por Gru­po Me­na­ri­ni. So­bre el es­ce­na­rio, el Cor de Gós­pel Sant Cu­gat, ba­jo la di­rec­ción de Erwyn See­rut­ton y el can­tan­te de afro­soul ca­me­ru­nés Em­ma­nuel Pi Djob, que sal­tó a la fa­ma gra­cias al pro­gra­ma te­le­vi­si­vo La voz. La ini­cia­ti­va lo­gró 50.000 eu­ros, des­ti­na­dos a po­ten­ciar la la­bor so­cial de la Fun­da­ción Ate­neu Sant Roc y del Ins­ti­tut Gutt­mann, uno de los cen­tros hos­pi­ta­la­rios de neu­ro­rreha­bi­li­ta­ción más repu­tados de Eu­ro­pa. Jo­sep Ma­ría Ra­mí­rez, di­rec­tor ge­ren­te de la Fun­da­ció Ins­ti­tut Gutt­mann, des­ta­có la va­lía del even­to pa­ra la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge: “Con es­ta ini­cia­ti­va po­de­mos se­guir avan­zan­do en la in­ves­ti­ga­ción de nue­vas téc­ni­cas pa­ra lo­grar la reha­bi­li­ta­ción de nues­tros pa­cien­tes, ade­más de po­der brin­dar una aten­ción más per­so­na­li­za­da y hu­ma­na gra­cias a la co­la­bo­ra­ción so­li­da­ria de to­dos”.

Des­de el con­cier­to, Sal­va­dor Pons, di­rec­tor ge­ne­ral de Gru­po Me­na­ri­ni Es­pa­ña, su­bra­yó es­ta ne­ce­si­dad de ve­lar por lo pró­xi­mo y de­vol­ver a la so­cie­dad en la que una em­pre­sa es­tá in­te­gra­da: “No po­de­mos en­ten­der el tra­ba­jo dia­rio sin in­cluir un re­torno pa­ra la so­cie­dad y for­ma par­te de nues­tra fi­lo­so­fía ha­cer­lo en Ba­da­lo­na, por­que nos aco­ge des­de ha­ce mu­chos años y por­que vi­vi­mos de cer­ca la reali­dad de la ciu­dad”. Los ar­tis­tas tam­bién ce­le­bra­ron la

LOS EM­PLEA­DOS DE GRU­PO ME­NA­RI­NI Y SUS FA­MI­LIA­RES PARTICPAN CO­MO VO­LUN­TA­RIOS EN LAS AC­CIO­NES SO­CIA­LES QUE DESA­RRO­LLAN EN BA­DA­LO­NA

im­por­tan­cia de la ac­ción, por­que les da­ba la oca­sión de usar su ta­len­to pa­ra al­go más que en­tre­te­ner: “Una de las mo­ti­va­cio­nes de nues­tro co­ro es po­der usar la mú­si­ca pa­ra me­jo­rar nues­tro en­torno. Es­te con­cier­to nos da una opor­tu­ni­dad in­me­jo­ra­ble”, de­cla­ró Erwyn See­rut­ton, di­rec­tor del Cor de Gós­pel Sant Cu­gat.

Pe­ro ade­más de los ar­tis­tas, el even­to tu­vo el im­pac­to lo­gra­do (más de 1.600 asis­ten­tes) gra­cias tam­bién a la ac­ción es­pon­tá­nea de los ju­bi­la­dos del Gru­po Me­na­ri­ni. Ar­ma­dos con pas­qui­nes, y acom­pa­ña­dos por el di­rec­tor ge­ne­ral del gru­po, los vo­lun­ta­rios y ju­bi­la­dos de la em­pre­sa em­pa­pe­la­ron Ba­da­lo­na pa­ra lo­grar que el con­cier­to fue­ra un éxi­to. “Es una de las co­sas que más nos enor­gu­lle­ce, que lo ha­ce­mos 100% con vo­lun­ta­rios de la em­pre­sa. El pro­pio día del con­cier­to, los cha­va­les que ayu­da­ban a en­tre­gar los pro­gra­mas y di­ri­gir a la gen­te a sus bu­ta­cas eran hi­jos de tra­ba­ja­do­res. Re­ci­bie­ron una ova­ción an­tes de em­pe­zar el con­cier­to”, re­cuer­da Vic­tor Ve­gas, pe­rio­dis­ta del de­par­ta­men­to de co­mu­ni­ca­ción de Me­na­ri­ni.

Ade­más de los asis­ten­tes al con­cier­to, 54 em­pre­sas con­tri­bu­ye­ron con un do­na­ti­vo a la cau­sa. Sal­va­dor Pons, di­rec­tor ge­ne­ral de Me­na­ri­ni, des­ta­có la cre­cien­te con­so­li­da­ción del even­to: “Una vez más he­mos de sen­tir­nos or­gu­llo­sos del gran tra­ba­jo rea­li­za­do por to­das aque­llas per­so­nas, em­pre­sas y en­ti­da­des, que han par­ti­ci­pa­do y co­la­bo­ra­do pa­ra lo­grar su­pe­rar el éxi­to de la edi­ción an­te­rior, y con­ti­nuar con el de­sa­rro­llo de pro­yec­tos so­cia­les que bus­can me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas que más lo ne­ce­si­tan”.

Otra de las ac­cio­nes cla­ve del úl­ti­mo año fue la re­cau­da­ción de ca­si dos to­ne­la­das de co­mi­da (1.984 ki­los) a tra­vés de la Fun­da­ción Ban­co de Ali­men­tos de Bar­ce­lo­na. Con­ser­vas de pes­ca­do, le­che, le­che ma­ter­ni­za­da, car­ne y le­gum­bres fue­ron los pro­duc­tos más re­pe­ti­dos en la re­co­gi­da. La es­tra­te­gia di­gi­tal ju­gó un papel esen­cial, ya que el sis­te­ma de do­na­cio­nes por In­ter­net lo­gró me­jo­rar la ac­ción ra­di­cal­men­te res­pec­to a la me­to­do­lo­gía an­te­rior. La web per­mi­tía, ade­más, que el do­nan­te eli­gie­ra exac­ta­men­te a qué que­ría de­di­car su do­na­ti­vo, es­co­gien­do los ali­men­tos de la ces­ta pa­tro­ci­na­da en­tre las ca­te­go­rías pro­pues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.