LaLi­ga

El de­por­te de los cam­peo­nes

El País - Especiales - - SUMARIO -

La pe­lí­cu­la Cam­peo­nes, de Ja­vier Fes­ser, cu­yos pro­ta­go­nis­tas son un equi­po de ba­lon­ces­to com­pues­to por una de­ce­na de jó­ve­nes con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, ha con­se­gui­do dar vi­si­bi­li­dad a es­tas per­so­nas, ge­ne­ran­do con­cien­cia en la so­cie­dad y ayu­dan­do a que en­ten­da­mos que, al igual que los de­más, pue­den ha­cer to­do lo que se pro­pon­gan si dis­po­nen de los me­dios ne­ce­sa­rios. Pe­ro, ¿qué ocu­rri­ría si Cam­peo­nes se tras­la­da­ra a la vi­da real?

No ha­ce fal­ta que lo ima­gi­ne­mos, por­que eso es exac­ta­men­te lo que es­tá ha­cien­do por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo LaLi­ga, a tra­vés de su Fun­da­ción, con su pro­yec­to LaLi­ga Ge­nui­ne Santander. “Bus­ca­mos la nor­ma­li­za­ción de la prác­ti­ca del fút­bol en el co­lec­ti­vo de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual”, de­cla­ra Ja­vier Te­bas, pre­si­den­te de LaLi­ga. “Asi­mis­mo, te­ne­mos co­mo me­ta lo­grar el com­pro­mi­so del fút­bol pro­fe­sio­nal con es­te pro­yec­to in­te­gra­dor y res­pon­sa­ble, in­ten­tan­do que to­dos los clu­bes de LaLi­ga cuen­ten con su equi­po Ge­nui­ne. Y, ade­más, que­re­mos con­ver­tir­nos en un agen­te de cam­bio so­cial”.

De mo­men­to, la vi­si­bi­li­dad la es­tán con­si­guien­do. So­lo du­ran­te el pri­mer año se pu­bli­ca­ron más de 5.000 noticias, lle­gan­do a me­dios in­ter­na­cio­na­les de dis­tin­tos paí­ses, en­tre los que des­ta­can Chi­na, Pa­ra­guay, In­dia, Su­dá­fri­ca o EE UU. Pe­ro, ade­más, su vi­si­bi­li­dad en re­des so­cia­les ha si­do es­pec­ta­cu­lar: Ins­ta­gram, Twit­ter, Fa­ce­book, You­tu­be, Goo­gle Plus y Si­na Wei­bo con­si­guie­ron en con­jun­to un en­ga­ge­ment de 396.614, en­tre co­men­ta­rios, me gus­tas, vi­sua­li­za­cio­nes y pu­bli­ca­cio­nes com­par­ti­das.

“Es­ta li­ga es una ma­ne­ra de sen­si­bi­li­zar a la gen­te, de que se pon­gan un po­co en nues­tro lu­gar, por­que la so­cie­dad no lo sue­le ha­cer a me­nu­do. Es una ma­ne­ra de abrir los ojos. El día del au­tis­mo, del sín­dro­me de Down… pa­ra no­so­tros son to­dos los días no son un so­lo día. Es­ta ini­cia­ti­va es­tá con­si­guien­do que los tra­ten co­mo igua­les, co­mo a cual­quier otro, por­que en reali­dad son igua­les”, de­cla­ra Mó­ni­ca Be­rrei­ro, ma­dre de An­xo Mar­tí­nez, ju­ga­dor del De­por­ti­vo de la Co­ru­ña Ge­nui­ne.

An­xo, co­mo to­dos los in­te­gran­tes de su equi­po y de los 29 más que for­man es­ta com­pe­ti­ción, tie­ne una his­to­ria que po­dría ser lle­va­da a la gran pan­ta­lla. Siem­pre ha lu­cha­do por ha­cer­se un hue­co en una so­cie­dad que no se lo ha pues­to fá­cil. De he­cho, más bien lo con­tra­rio. Tras sa­car­se la ESO co­men­zó a es­tu­diar un mó­du­lo de Téc­ni­co de Far­ma­cia, por­que co­mo él di­ce: “Ni yo ni mis com­pa­ñe­ros de equi­po so­mos ton­tos”. Pe­ro, “la fal­ta de ca­li­dad e in­clu­sión del sis­te­ma edu­ca­ti­vo en es­tos ni­ve­les le obli­gó a apar­car sus es­tu­dios”, afir­ma su ma­dre.

Esa si­tua­ción uni­da al fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre, fan del De­por­ti­vo co­mo tam­bién lo es su abue­lo, le hi­cie­ron en­ce­rrar­se en sí

“LALI­GA GE­NUI­NE SANTANDER ES LA LI­GA DE LOS VA­LO­RES DEL DE­POR­TE, LA IN­CLU­SIÓN, EL COM­PA­ÑE­RIS­MO, LA ILU­SIÓN Y LA DE­POR­TI­VI­DAD” Ja­vier Te­bas (pre­si­den­te de LaLi­ga)

mis­mo. To­do cam­bió cuan­do su ma­dre le di­jo que el mis­mo equi­po por el que su­frían y se ale­gra­ban ca­da do­min­go lo ha­bía con­vo­ca­do pa­ra for­mar par­te de él. “Al prin­ci­pio no se lo creía, y a mí, la ver­dad, acos­tum­bra­da a que por ca­da ac­ti­vi­dad que ha­cen mis hi­jos — tam­bién tie­ne una hi­ja con una mi­nus­va­lía de más del 80%— ten­ga que pa­gar el do­ble, me cos­tó tam­bién creér­me­lo”, cuen­ta emo­cio­na­da Mó­ni­ca.

Co­mo An­xo, Pa­blo Mo­li­na, ju­ga­dor del Le­van­te UD EDI, tam­bién ha ter­mi­na­do sus es­tu­dios de se­cun­da­ria y aho­ra aca­ba de ser ad­mi­ti­do pa­ra cur­sar el gra­do me­dio en Equi­ta­ción. “To­da la vi­da es una completa lu­cha y LaLi­ga, por pri­me­ra vez, nos abre las puer­tas a un lu­gar don­de no hay que de­mos­trar na­da”, re­la­ta su ma­dre. Mues­tra de ello es su per­sua­sión a que Pa­blo en­tra­ra en va­rios gru­pos de tea­tro du­ran­te su eta­pa es­co­lar. “Fue una puer­ta que nos ce­rra­ban re­pe­ti­da­men­te, pe­ro re­cien­te­men­te Pa­blo ha pro­ta­go­ni­za­do un cor­to y lo ha he­cho ge­nial. Siem­pre te­ne­mos que es­tar de­mos­tran­do que po­de­mos”, aña­de. “El Le­van­te es un club que te de­mues­tra su ca­ri­ño, pe­ro des­de la exi­gen­cia, sin nin­gu­na con­des­cen­den­cia. En reali­dad so­mos to­dos una gran fa­mi­lia”, afir­ma.

Pre­ci­sa­men­te, si al­go ca­rac­te­ri­za a es­ta li­ga es su com­pa­ñe­ris­mo, su jue­go lim­pio y la amis­tad que une a ju­ga­do­res y fa­mi­lias. “Nos gus­ta ga­nar, pe­ro no es lo más im­por­tan­te. Es­tar con los ami­gos, co­no­cer a gen­te de otros lu­ga­res, las es­ca­pa­das a Ta­rra­go­na o a otras ciu­da­des es lo que cuen­ta”, des­ta­ca Pa­blo, quien re­ci­bió un gran ba­lo­na­zo en uno de sus par­ti­dos. “Un fuer­te pe­lo­ta­zo me lo tum­bó, le die­ron con ga­nas, pe­ro Pa­blo se le­van­tó y quien es­ta­ba más preo­cu­pa­do era el ju­ga­dor que le ha­bía pe­ga­do el gol­pe. Es la mues­tra de lo sa­na que es es­ta com­pe­ti­ción”, re­me­mo­ra su ma­dre, que ce­le­bra la pues­ta en mar­cha de es­ta ini­cia­ti­va. “Lle­va­mos ju­gan­do cin­co años, pe­ro aho­ra te­ne­mos un ob­je­ti­vo, les apor­ta más ga­nas”, elo­gia.

Tan­to An­xo co­mo Pa­blo son par­ti­da­rios de que ca­da vez ha­ya más equi­pos en LaLi­ga Ge­nui­ne Santander. Si el pri­mer cur­so eran 18 con­jun­tos aho­ra ya han as­cen­di­do has­ta la ci­fra de 30. En­tre los equi­pos que se han

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.