Res­pal­do, so­li­da­ri­dad y com­pa­ñe­ris­mo

El País - Especiales - - PANORAMA -

Hay una ca­ra de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va ( RSC) que no so­lo tie­ne que ver con el ne­go­cio. Sus si­glas bien po­drían co­rres­pon­der a "res­pal­do, so­li­da­ri­dad y com­pa­ñe­ris­mo”. Más que nin­gu­na otra po­lí­ti­ca em­pre­sa­rial, la RSC de­pen­de de las per­so­nas. Son las plan­ti­llas las que le dan con­ti­nui­dad y con­te­ni­do, so­bre to­do cuan­do se tra­ta co­mo un pro­yec­to trans­ver­sal y par­ti­ci­pa­ti­vo y no se con­fi­na a un de­par­ta­men­to apar­te.

Car­los Es­te­ban, di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos y RSC de Gru­po Zu­rich, re­la­ta una ex­pe­rien­cia en la que se fa­vo­re­ce el vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo. “Es una pa­lan­ca fun­da­men­tal pa­ra no­so­tros y ca­da vez es­tá co­gien­do más fuer­za en la or­ga­ni­za­ción”, di­ce. “En nues­tro ca­so se ha crea­do un trián­gu­lo vir­tuo­so que com­bi­na lo que ocu­rre en la em­pre­sa, en la so­cie­dad y en el en­torno de los em­plea­dos, que pue­den pro­po­ner pro­yec­tos so­li­da­rios su­yos o que ten­gan que ver con su fa­mi­lia o ami­gos. Hay 500 vo­lun­ta­rios de los 1.500 em­plea­dos y que­re­mos lle­gar a la mi­tad de la plan­ti­lla. Es­ta­mos in­vo­lu­cran­do a fa­mi­lias, pro­vee­do­res y, en el si­guien­te pa­so, lo ha­re­mos con nues­tros clien­tes”.

En pa­la­bras de Ele­na Val­de­rrá­bano, di­rec­to­ra glo­bal de Éti­ca Cor­po­ra­ti­va y Ne­go­cio Res­pon­sa­ble en Te­le­fó­ni­ca, “la plan­ti­lla es un ac­tor fun­da­men­tal. No va a fun­cio­nar si los va­lo­res que pre­ten­des tras­la­dar fue­ra no los com­par­ten los tra­ba­ja­do­res. La co­mu­ni­ca­ción ya no es co­sa de un de­par­ta­men­to, la tras­la­da­mos los pro­pios em­plea­dos, to­dos tie­nen sus re­des y en su for­ma de ac­tuar ha­cia fue­ra pue­den re­pre­sen­tar a la com­pa­ñía”.

Las po­lí­ti­cas de RSC tie­nen la ca­pa­ci­dad de atraer em­plea­dos pre­cia­dos que se sien­tan a gus­to con los va­lo­res de la com­pa­ñía. “Si tú no tie­nes los va­lo­res que ha­cen que la gen­te quie­ra tra­ba­jar con­ti­go, que di­gan ‘yo me sien­to par­te de ese pro­yec­to’… no con­si­gues atraer ese ta­len­to. Los tra­ba­ja­do­res tie­nen que ser so­cios y alia­dos, y pa­ra eso es muy im­por­tan­te el ne­go­cio res­pon­sa­ble”.

Pe­ro la RSC al­ber­ga tam­bién una cua­li­dad más di­fí­cil de ta­sar, una sa­tis­fac­ción ín­ti­ma que tie­ne que ver con el com­po­nen­te hu­mano de quien en­se­ña a re­dac­tar un cu­rrícu­lo a un jo­ven en ries­go de ex­clu­sión o re­nun­cia a la co­mi­da de Na­vi­dad pa­ra do­tar de ta­blets a alum­nos con sín­dro­me de Down, co­mo ha­cen los com­pa­ñe­ros de Car­los Es­te­ban. “El ser hu­mano bus­ca mo­ti­va­cio­nes tras­cen­den­ta­les, ge­ne­rar im­pac­to y mar­car la di­fe­ren­cia. La RSC es tam­bién una cues­tión de ge­ne­ro­si­dad y de ayu­dar a los de­más”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.