Así se hi­zo

El fu­tu­ro es­ta­ba por es­cri­bir­se. Ya se ha­bían legalizado los par­ti­dos pros­cri­tos por la dic­ta­du­ra y ce­le­bra­do las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, pe­ro los res­col­dos del pa­sa­do aún ame­na­za­ban con re­vi­vir. Sie­te dipu­tados re­ci­bie­ron el en­car­go de re­dac­tar

El País - Especiales - - NEWS - POR PA­BLO OR­DAZ

En pleno ve­rano, el lu­nes 22 de agos­to de 1977, sie­te dipu­tados, en­tre los que fi­gu­ra­ban un ex­mi­nis­tro de Fran­co y un an­ti­guo mi­li­tan­te de la or­ga­ni­za­ción co­mu­nis­ta Ban­de­ra Ro­ja, se encerraron en una des­tar­ta­la­da ha­bi­ta­ción del Con­gre­so de los Dipu­tados con el en­car­go de es­cri­bir la Cons­ti­tu­ción. “Ha­cía un ca­lor tre­men­do en Ma­drid y allí no ha­bía en­ton­ces ai­re acon­di­cio­na­do”, re­cuer­da Jo­sé Pe­dro Pé­rez-Llor­ca, “la fal­ta de me­dios era ab­so­lu­ta. Nos me­tie­ron en una sa­la muy po­bre­to­na, de mue­bles muy vie­jos, y con la úni­ca ayu­da de tres le­tra­dos de las Cor­tes y de una fun­cio­na­ria que se lla­ma­ba Ce­lia y que pa­sa­ba a má­qui­na, a ve­ces has­ta al­tas ho­ras de la no­che, los ar­tícu­los so­bre los que ha­bía acuer­do. Des­pués, cuan­do ha­cía­mos al­gu­na mo­di­fi­ca­ción, te­nía que arre­glar el tex­to con tí­pex. Esa era to­da la tec­no­lo­gía de la que dis­po­nía­mos. Pe­ro es­tá­ba­mos con­ten­tos. Te­nía­mos por de­lan­te una ta­rea im­por­tan­te, ha­bía en la so­cie­dad una in­quie­tud de no vol­ver a las an­da­das y en el áni­mo de al­gu­nos de no­so­tros es­ta­ba muy pre­sen­te aquel dis­cur­so que en 1938, al fi­nal de la Gue­rra Ci­vil, pro­nun­ció Ma­nuel Aza­ña en Bar­ce­lo­na”. Pé­rez-Llor­ca di­ce que to­da­vía se emo­cio­na al re­ci­tar de me­mo­ria las fra­ses fi­na­les:

—Cuan­do a otras ge­ne­ra­cio­nes les hier­va la san­gre ira­cun­da y otra vez el ge­nio es­pa­ñol vuel­va a en­fu­re­cer­se con la in­to­le­ran­cia y con el odio y con el ape­ti­to de des­truc­ción, que pien­sen en los muer­tos y que es­cu­chen el men­sa­je de la pa­tria eter­na que di­ce a to­dos sus hi­jos: paz, pie­dad, per­dón...

Hay aho­ra en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la un afán de lle­var­se mal y de­mos­trar­lo. Cual­quier atis­bo de sin­to­nía con el ad­ver­sa­rio es ta­cha­do in­me­dia­ta­men­te de ti­bie­za, de­bi­li­dad o in­clu­so trai­ción. Ha­ce aho­ra 40 años, la si­tua­ción era jus­to la con­tra­ria. No ha­bían pa­sa­do ni dos años de la muer­te del dic­ta­dor. Ya se ha­bían ce­le­bra­do las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, en las que los es­pa­ño­les op­ta­ron por man­te­ner en el po­der a Adol­fo Suá­rez, con­ver­tir en lí­der de la opo­si­ción a Fe­li­pe Gon­zá­lez y sen­tar fren­te a fren­te en las Cor­tes a Ma­nuel Fra­ga y a San­tia­go Ca­rri­llo. Lo si­guien­te que to­ca­ba era re­dac­tar una Cons­ti­tu­ción. En la se­sión del 26 de ju­lio de 1977, el Pleno del Con­gre­so apro­bó una mo­ción –res­pal­da­da por to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios—por la que se crea­ba una co­mi­sión cons­ti­tu­cio­nal en­car­ga­da de re­dac­tar el pro­yec­to. El 1 de agos­to se de­ci­dió que los po­nen­tes fue­ran sie­te: Jor­di So­lé Tu­ra (por el gru­po par­la­men­ta­rio co­mu­nis­ta), Mi­quel Ro­ca Jun­yent (por la mi­no­ría ca­ta­la­na), Jo­sé Pe­dro Pé­rez-Llor­ca, Ga­briel Cis­ne­ros y Mi­guel He­rre­ro de Mi­ñón (por la Unión de Cen­tro De­mo­crá­ti­co), Gre­go­rio Pe­ces-Bar­ba (por el PSOE) y Ma­nuel Fra­ga Iri­bar­ne (por Alian­za Po­pu­lar).

He­rre­ro de Mi­ñón re­cuer­da que el men­sa­je que la gen­te les ha­cía lle­gar era muy cla­ro: “Nos de­cían: pón­gan­se us­te­des de acuer­do, que es­to sal­ga bien”. Y Mi­quel Ro­ca i Jun­yent, el que com­ple­ta la ter­na de pa­dres vi­vos de la Cons­ti­tu­ción, va in­clu­so más allá: “A no­so­tros nos to­có un pri­vi­le­gio enor­me, que fue po­ner por es­cri­to lo que la gen­te nos pe­día. Fui­mos unos me­ros es­cri­ba­nos, pe­ro pa­ra no­so­tros re­pre­sen­ta­ba al­go emo­cio­nan­te”.

A pe­sar del de­seo ge­ne­ral de de­jar atrás la dic­ta­du­ra, fue­ra de aque­lla ha­bi­ta­ción del Con­gre­so el am­bien­te era as­fi­xian­te: los ase­si­na­tos ca­da vez más nu­me­ro­sos de ETA, el rui­do de sa­bles en los cuar­te­les, los

La po­nen­cia vi­vió mo­men­tos de gran ten­sión so­bre el mo­de­lo edu­ca­ti­vo, eco­nó­mi­co o au­to­nó­mi­co Los sie­te pa­dres de la Cons­ti­tu­ción pac­ta­ron una “con­fi­den­cia­li­dad pa­trió­ti­ca” que du­ró po­co

gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha que el 24 de enero de 1977 ha­bían ma­ta­do a cin­co abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas en su des­pa­cho del nú­me­ro 55 de la ca­lle de Ato­cha de Ma­drid. Ha­bía una ne­ce­si­dad ur­gen­te de que la Cons­ti­tu­ción, ba­sa­da en el con­sen­so, se con­vir­tie­ra en la to­ma de tie­rra de una de­mo­cra­cia re­cién re­cu­pe­ra­da. Di­ce Mi­quel Ro­ca: “En reali­dad nues­tro tra­ba­jo era al­go muy sim­ple: ela­bo­rar un tex­to que con­si­guie­ra re­gir la con­vi­ven­cia en­tre los ciu­da­da­nos. Lo im­por­tan­te es que, por pri­me­ra vez, éra­mos gen­te pro­ce­den­te de un ar­co po­lí­ti­co muy dis­tin­to. Y más que eso: las ideas que no­so­tros re­pre­sen­tá­ba­mos se ha­bían ma­ta­do 40 años atrás en las trin­che­ras. Y fue­ra de ellas…”.

Pé­rez-Llor­ca, He­rre­ro de Mi­ñón y Mi­quel Ro­ca son los su­per­vi­vien­tes de aquel pe­que­ño gru­po de dipu­tados. Na­ci­dos en 1940, te­nían 37 años –o es­ta­ban a pun­to de cum­plir­los-- aquel ve­rano en que se sen­ta­ron a es­cri­bir la Cons­ti­tu­ción. La mis­ma edad que Ga­briel Cis­ne­ros y prác­ti­ca­men­te la mis­ma que Gre­go­rio Pe­ces-Bar­ba, na­ci­do en 1938. Los más ve­te­ra­nos eran quie­nes re­pre­sen­ta­ban los dos ex­tre­mos ideo­ló­gi­cos. El ex­mi­nis­tro fran­quis­ta Ma­nuel Fra­ga Iri­bar­ne ha­bía na­ci­do en 1922 y Jor­di So­lé Tu­ra, quien du­ran­te su ju­ven­tud mi­li­tó en la Or­ga­ni­za­ción Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña, en 1930. He­rre­ro de Mi­ñón re­cuer­da: “El he­cho de que, con la ex­cep­ción de Fra­ga, to­dos los com­po­nen­tes per­te­ne­cié­ra­mos a la mis­ma ge­ne­ra­ción, tu­vié­ra­mos análo­ga pro­ce­den­cia uni­ver­si­ta­ria y vi­nié­ra­mos, con ex­cep­ción de Cis­ne­ros [y de Fra­ga], de di­ver­sos sec­to­res de opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca aje­nos al fran­quis­mo, con­tri­bu­yó no­ta­ble­men­te al re­cí­pro­co en­ten­di­mien­to, a pe­sar de las ló­gi­cas des­con­fian­zas ini­cia­les”. Eso no im­pi­dió, co­mo re­sal­tó He­rre­ro en su li­bro Me­mo­rias de es­tío, que la po­nen­cia vi­vie­ra “mo­men­tos de gran ten­sión. Las más acres dis­cu­sio­nes en torno al mo­de­lo eco­nó­mi­co, o edu­ca­ti­vo, o au­to­nó­mi­co, nun­ca afectaron a las bue­nas re­la­cio­nes per­so­na­les, que se con­for­ta­ban, a me­dia ma­ña­na y a me­dia tar­de, con ca­fé y pas­tas. Pe­ro el cho­que de tem­pe­ra­men­tos co­mo los de Fra­ga y Pé­rez-Llor­ca, por so­lo ci­tar al­gu­nos ejem­plos, lle­vó a más de un mo­men­to car­ga­do de dra­ma­tis­mo”. Pa­ra ali­viar la ten­sión, a Fra­ga se le ocu­rrió or­ga­ni­zar una ron­da de ce­nas en las que ca­da po­nen­te te­nía que in­vi­tar al res­to en su res­tau­ran­te pre­fe­ri­do. El ex­mi­nis­tro de In­for­ma­ción y Tu­ris­mo es­co­gió Jo­sé Luis –en­car­gán­do­se per­so­nal­men­te de unas quei­ma­das que pro­vo­ca­ban ar­dor de es­tó­ma­go a al­gu­nos de sus co­le­gas--; Pé­rez-Llor­ca en el Fi­gón de San­tia­go, Ro­ca y So­lé en La Fon­da, y He­rre­ro de Mi­ñón en el Nue­vo Club. Pe­ces-Bar­ba y Cis­ne­ros or­ga­ni­za­ron al­muer­zos, res­pec­ti­va­men­te, en Koryn­to y Lhardy.

Sen­ta­do en una sa­la de su fir­ma de abo­ga­dos, que ocu­pa to­do un edi­fi­cio en el Pa­seo de la Cas­te­lla­na de Ma­drid, Jo­sé Pe­dro Pé­rez-Llor­ca si­gue sien­do un ex­ce­len­te con­ta­dor de his­to­rias. “Na­da más em­pe­zar las reunio­nes”, ex­pli­ca, “nos di­mos cuen­ta de que aque­llo iba a ser po­si­ble. Por­que de­ci­di­mos en pri­mer lu­gar tra­zar un ín­di­ce de la Cons­ti­tu­ción. No los con­te­ni­dos, sino la lis­ta de las co­sas que ha­bía que tra­tar. Y aun­que con al­gu­nas di­fe­ren­cias con res­pec­to al or­den de los tí­tu­los, es­tá­ba­mos de acuer­do. Al­can­zar ese pri­mer acuer­do fue pa­ra to­dos muy im­por­tan­te”.

En la si­guien­te se­sión, los sie­te dipu­tados pac­ta­ron un mé­to­do en el que, en­tre otras co­sas, in­clu­ye­ron un prin­ci­pio al que lla­ma­ron, de for­ma rim­bom­ban­te, “con­fi­den­cia­li­dad pa­trió­ti­ca”. Pé­rez-Llor­ca lo tra­du­ce al ro­mán pa­la­dino: “Se tra­ta­ba de de­jar fue­ra a la pren­sa. Por­que una co­sa es ha­cer un pas­tel en se­cre­to y otra co­sa es ha­cer­lo en pú­bli­co. Pe­ro la con­fi­den­cia­li­dad pa­trió­ti­ca du­ró po­co, por­que hu­bo una fil­tra­ción a El PAÍS y se ar­mó”. Un vis­ta­zo a la hemeroteca del periódico re­sul­ta es­cla­re­ce­dor de aque­llos días en que to­do es­ta­ba co­gi­do con al­fi­le­res.

Un día an­tes de la pri­me­ra reunión de la po­nen­cia, el do­min­go 21 de agos­to, EL PAÍS, que in­for­ma­ba en su por­ta­da de la muer­te de Grou­cho Marx y anun­cia­ba un re­por­ta­je so­bre El­vis Pres­ley --des­apa­re­ci­do tam­bién cin­co días an­tes--, abría el periódico con una pre­via so­bre los tra-

ba­jos que es­ta­ban a pun­to de co­men­zar. Ade­más de in­for­mar so­bre los dipu­tados que in­te­gra­ban la po­nen­cia, ya ofre­cía una cla­ve im­por­tan­te: “El tex­to que fi­nal­men­te lle­gue a los ple­nos de am­bas Cá­ma­ras ha­brá si­do ne­go­cia­do in­ten­sa­men­te por los tres par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios, UCD, PSOE y PCE. Los dos úl­ti­mos pa­re­cen es­tar dis­pues­tos a no plan­tear la dis­cu­sión de de­ter­mi­na­dos pun­tos de plan­tea­mien­to ideo­ló­gi­co a cam­bio de con­se­guir que la Cons­ti­tu­ción sea lo su­fi­cien­te­men­te pro­gre­sis­ta en otros as­pec­tos co­mo pa­ra no te­ner que mo­di­fi­car­la el hi­po­té­ti­co día que lle­guen al Go­bierno”. En el in­te­rior apa­re­cía una in­for­ma­ción ti­tu­la­da “Cons­ti­tu­ción: UCD la quie­re am­bi­gua; PSOE y PCE, pro­gre­sis­ta” y un grá­fi­co en el que se re­co­gían los pun­tos cla­ve de la po­nen­cia –for­ma de Es­ta­do, for­ma de Go­bierno, com­pe­ten­cias del Rey o del je­fe del Es­ta­do…-- y la pos­tu­ra al res­pec­to de los tres prin­ci­pa­les par­ti­dos. El mar­tes si­guien­te, el periódico pu­bli­ca­ba una fo­to de la pri­me­ra reunión, en la que se veía a Pe­ces-Bar­ba en­cen­dién­do­se un pu­ro y al res­to de los po­nen­tes ro­dean­do al pre­si­den­te de la Co­mi­sión Cons­ti­tu­cio­nal del Con­gre­so, el cen­tris­ta Emi­lio At­tard. “Nos lla­ma­ban los lo­cos de At­tard”, son­ríe Pé­rez-Llor­ca. Jun­to a la fo­to, el tí­tu­lo da­ba cuen­ta del pri­mer acuer­do: “Las de­li­be­ra­cio­nes de la po­nen­cia cons­ti­tu­cio­nal se­rán se­cre­tas”. La in­for­ma­ción del día si­guien­te, miér­co­les, ya po­nía en el pun­to de mi­ra al lla­ma­do si­len­cio pa­trió­ti­co: “Los co­mu­nis­tas, con­tra el pac­to de si­len­cio”. Y el jue­ves, en por­ta­da, EL PAÍS abría a to­do tra­po con una ex­clu­si­va fir­ma­da por Bo­ni­fa­cio de la Cua­dra: “La Cons­ti­tu­ción re­du­ci­rá los pa­pe­les del Rey”. El an­te­tí­tu­lo te­nía gra­cia, por­que ya pro­nos­ti­ca­ba la tor­men­ta que esa ex­clu­si­va iba a pro­vo­car: “Hoy pue­de rom­per­se el pac­to de si­len­cio de la po­nen­cia”. En efec­to, las in­for­ma­cio­nes del vier­nes re­co­gían el al­bo­ro­to y la des­con­fian­za que la fil­tra­ción ha­bía pro­vo­ca­do en­tre los po­nen­tes: “Unos es­tán sor­pren­di­dos y otros, in­dig­na­dos”. Uno de los in­dig­na­dos por esa fil­tra­ción y, so­bre to­do, por la que el 22 de no­viem­bre pro­ta­go­ni­zó la re­vis­ta Cua­der­nos pa­ra el diá­lo­go pu­bli­can­do los 39 pri­me­ros ar­tícu­los del bo­rra­dor cons­ti­tu­cio­nal, fue Pe­ces-Bar­ba. Su her­ma­na Mer­ce­des lo re­cuer­da con ni­ti­dez: “Le sen­tó fa­tal. To­da­vía vi­vía en la ca­sa fa­mi­liar y se en­te­ró mien­tras desa­yu­na­ba. No sé si lo es­cu­chó en la ra­dio o lo le­yó en el periódico, pe­ro sí me acuer­do de que se lle­vó un en­fa­do mo­nu­men­tal. Por­que aun­que él se guar­da­ba mu­cho de no con­tar más co­sas de la cuen­ta, al pu­bli­car­se en Cua­der­nos pa­ra el Diá­lo­go y en EL PAÍS sin­tió que se po­día sos­pe­char de él. Des­de en­ton­ces, tu­vo más cui­da­do si ca­be con to­dos los pa­pe­les y a mí me echó una bron­ca un día que me en­con­tró hus­mean­do en su des­pa­cho. Pa­ra mi her­mano Gre­go­rio, ela­bo­rar la Cons­ti­tu­ción fue el tra­ba­jo de su vi­da. Él era más que na­da un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, pe­ro par­ti­ci­par en la re­dac­ción de la Cons­ti­tu­ción unió los dos tra­ba­jos que él ama­ba, la uni­ver­si­dad y la po­lí­ti­ca”. Cuen-

Pé­rez- Llor­ca pien­sa que Ro­ca, por­ta­voz del na­cio­na­lis­mo, in­clu­yó de­ma­sia­dos in­gre­dien­tes La for­ma del Go­bierno o las com­pe­ten­cias del Rey fue­ron los pri­me­ros obs­tácu­los del de­ba­te

ta Mer­ce­des Pe­ces-Bar­ba que, a raíz de aque­lla épo­ca, su her­mano Gre­go­rio man­tu­vo muy bue­na re­la­ción con Fra­ga, quien “le man­da­ba siem­pre un ca­pón en Na­vi­dad”.

Des­pués del fra­ca­so de la con­fi­den­cia­li­dad, los po­nen­tes acor­da­ron una pre­si­den­cia ro­ta­to­ria que in­for­ma­ra a la pren­sa dia­ria­men­te, pe­ro sin en­trar en de­ta­lles. Otro pun­to me­to­do­ló­gi­co que, se­gún Pé­rez-Llor­ca, con­tri­bu­yó al éxi­to de la em­pre­sa fue el se­guir ade­lan­te con­tra vien­to y ma­rea: “Lle­ga­mos a la con­clu­sión de que cuan­do em­pe­zá­ra­mos a es­cri­bir los ar­tícu­los tro­pe­za­ría­mos, así que di­ji­mos: en vez de tro­pe­zar y pa­rar­nos, apar­ca­re­mos los asun­tos en dis­cu­sión y se­gui­re­mos con el si­guien­te. Eso fue muy im­por­tan­te, por­que si hu­bié­ra­mos pa­ra­do con los tro­pie­zos, se ha­brían agran­da­do”. El otro fac­tor que re­sul­tó cla­ve pa­ra el éxi­to fue el hu­mano. “El tra­to con Gre­go­rio era es­tu­pen­do”, con­ti­núa el ex­dipu­tado cen­tris­ta, “aun­que tu­vie­ra una vi­sión muy pro­fe­so­ral, muy doc­tri­nal de las co­sas, que a ve­ces se con­ver­tía en un po­co dog­má­ti­ca. Pe­ro era fá­cil de tra­to. Jor­di So­lé Tu­ra era un ti­po en­can­ta­dor y se dio cuen­ta de que aque­llo que pre­go­na­ban no era lo que ha­bía que ha­cer allí. Los tres de UCD, Mi­guel He­rre­ro, Gaby [Cis­ne­ros] y yo nos lle­vá­ba­mos bien. Fra­ga to­mó dis­tan­cia de no­so­tros, más bien por la di­fe­ren­cia ge­ne­ra­cio­nal, y Mi­quel Ro­ca era un gran pas­te­le­ro, un mag­ní­fi­co pas­te­le­ro, in­te­li­gen­te, que siem­pre me­tía su in­gre­dien­te en los pas­te­les…”.

To­da­vía hoy, cua­tro dé­ca­das des­pués, Llor­ca pien­sa que tal vez Ro­ca, que ac­tua­ba co­mo por­ta­voz de los na­cio­na­lis­mos, in­clu­yó de­ma­sia­dos in­gre­dien­tes. La tar­de del 22 de oc­tu­bre de 2018, la aso­cia­ción de jue­ces y ma­gis­tra­dos Fran­cis­co de Vi­to­ria reunió a los tres pa­dres de la Cons­ti­tu­ción en el Con­gre­so de los Dipu­tados pa­ra ce­le­brar los 40 años de Cons­ti­tu­ción. Aun­que se cons­ta­ta que el afec­to mu­tuo si­gue es­tan­do por en­ci­ma de las di­fe­ren­cias, Llor­ca se di­ri­ge a Ro­ca y le di­ce: “Mi­quel, tú sa­bes la enor­me amis­tad, con­si­de­ra­ción y ad­mi­ra­ción que te ten­go, pe­ro yo creo que de los que me­nos han re­nun­cia­do al fi­nal han si­do los na­cio­na­lis­tas. En­tre los na­cio­na­lis­mos y la enor­me can­ti­dad de con­flic­tos que tie­ne que asu­mir el po­der ju­di­cial, es­ta­mos en un mo­men­to de cri­sis po­lí­ti­ca, so­cial e ins­ti­tu­cio­nal. En esa cri­sis hay una ope­ra­ción en mar­cha de ja­que al rey. Don Fe­li­pe ha si­do pues­to en la dia­na de de­ter­mi­na­das fuer­zas po­lí­ti­cas y hay que te­ner en cuen­ta que el rey es la cla­ve del ar­co ins­ti­tu­cio­nal. Las ins­ti­tu­cio­nes que te­ne­mos es una ar­qui­tec­tu­ra bien la­bra­da. Pe­ro ya sa­be­mos qué su­ce­de si se qui­ta la cla­ve de

un ar­co, to­do se cae. Ya nos ha pa­sa­do en el pa­sa­do. Si tu­vie­ra éxi­to es­ta ope­ra­ción de ja­que al rey, su­pon­dría un sal­to en el va­cío, que es lo que se evi­tó en la Tran­si­ción”.

Ha­ce 40 años, has­ta los más crí­ti­cos con la mo­nar­quía sa­bían que in­ten­tar res­tau­rar la re­pú­bli­ca in­me­dia­ta­men­te des­pués de la muer­te de Fran­co era una gue­rra per­di­da. Un ejem­plo fue la in­ter­ven­ción de San­tia­go Ca­rri­llo en ma­yo de 1978, una vez que los sie­te in­te­gran­tes de la po­nen­cia ha­bían ela­bo­ra­do el pri­mer tex­to y el de­ba­te cons­ti­tu­cio­nal pa­só al Con­gre­so. El lí­der co­mu­nis­ta, que en­ton­ces te­nía 63 años y aca­ba­ba de re­gre­sar a Es­pa­ña des­pués de cua­tro dé­ca­das en el exi­lio, pro­nun­cia un dis­cur­so en el que re­co­no­ce el pa­pel de bi­sa­gra del rey Juan Car­los en el “di­fí­cil equi­li­brio po­lí­ti­co es­ta­ble­ci­do” tras la muer­te de Fran­co y lan­za una ad­ver­ten­cia: “Si en las con­di­cio­nes con­cre­tas de Es­pa­ña pu­sié­ra­mos so­bre el ta­pe­te la cues­tión de la re­pú­bli­ca, co­rre­ría­mos ha­cia una aven­tu­ra ca­tas­tró­fi­ca en la que, se­gu­ro, no ob­ten­dría­mos la re­pú­bli­ca, pe­ro per­de­ría­mos la de­mo­cra­cia”. Ca­rri­llo no so­lo se­pul­ta así el vie­jo sue­ño de tan­tos re­pu­bli­ca­nos, sino que, a mo­do de epi­ta­fio, co­lo­ca so­bre su tum­ba una fra­se que iba a en­vol­ver tan­tos otros pa­sa­jes de la Tran­si­ción: “La reali­dad no co­rres­pon­de siem­pre al ideal ima­gi­na­do”.

El dipu­tado He­ri­bert Ba­rre­ra, de Es­que­rra Republica de Ca­ta­lun­ya (ERC), fue más di­fí­cil de con­ten­tar. Cé­le­bre fue el dis­cur­so en el que ad­vir­tió: “No me pa­re­ce exac­to que la mo­nar­quía ha­ya si­do el mo­tor del cam­bio: el mo­tor ha si­do el pue­blo, y don Juan Car­los ha si­do el con­duc­tor, el afor­tu­na­do con­duc­tor. La mo­nar­quía es, dí­ga­se lo que se di­ga, una apues­ta so­bre las vir­tu­des del príncipe. Y no creo, se­ño­res dipu­tados, que sea pru­den­te asen­tar el Es­ta­do so­bre el azar de las com­bi­na­cio­nes cro­mo­só­mi­cas”.

Un ideal re­pu­bli­cano, el de los que per­die­ron la gue­rra, que tam­bién su­cum­bió en otros pa­sa­jes re­la­cio­na­dos con la mo­nar­quía. Ya en­ton­ces

Ca­rri­llo so­bre re­pú­bli­ca o mo­nar­quía: “La reali­dad no se co­rres­pon­de al ideal ima­gi­na­do” El bo­rra­dor de la Cons­ti­tu­ción re­ci­bió mu­chas crí­ti­cas pe­ro ape­nas se mo­di­fi­có

hu­bo al­gu­nos dipu­tados que se opu­sie­ron a que el ar­tícu­lo 57.1 de la Cons­ti­tu­ción con­sa­gra­se la pre­va­len­cia del hom­bre so­bre la mu­jer en el or­den su­ce­so­rio de la co­ro­na.

Pre­gun­ta­do so­bre si aque­llo sus­ci­tó al­gu­na po­lé­mi­ca, He­rre­ro de Mi­ñón le qui­ta hie­rro al asun­to: “Eso lo plan­teó ex­clu­si­va­men­te una dipu­tada de UCD, pe­ro lue­go no lle­gó a nin­gún si­tio”. La dipu­tada [a la que en­tre­vis­ta­mos en es­te su­ple­men­to] se lla­ma Ma­ría Te­re­sa Re­vi­lla, per­te­ne­cía al par­ti­do de Suá­rez e in­ten­tó por to­dos los me­dios pre­sio­nar, pri­me­ro a los po­nen­tes y des­pués a los cons­ti­tu­yen­tes, pa­ra que la mu­jer no fue­ra dis­cri­mi­na­da en la Co­ro­na. La cues­tión, se­gún ha po­di­do sa­ber aho­ra es­te periódico, es que hu­bo pre­sio­nes más con­tun­den­tes que el de una sim­ple dipu­tada. “No­so­tros”, ex­pli­ca uno de los par­la­men­ta­rios con­sul­ta­dos, “no te­nía­mos ac­ce­so di­rec­to al rey Juan Car­los, por­que eso le co­rres­pon­día al pre­si­den­te Suá­rez, y lo cier­to es que el Rey se man­tu­vo for­mal­men­te al mar­gen. La úni­ca in­di­ca­ción que, al me­nos yo, re­ci­bí de La Zar­zue­la fue a cuen­ta pre­ci­sa­men­te de la pre­va­len­cia del va­rón en la su­ce­sión. Me lla­mó Sa­bino [Fer­nán­dez Cam­po, je­fe de la Ca­sa del Rey ] y me di­jo que, si eli­mi­ná­ba­mos la pre­va­len­cia, íba­mos a in­tro­du­cir un cis­ma en la fa­mi­lia real tre­men­do, por­que tan­to don Juan co­mo don Juan Car­los ha­bían te­ni­do her­ma­nas ma­yo­res…”. El ca­so es que el ar­tícu­lo 57.1 con­sa­gró –y si­gue con­sa­gran­do, 40 años des­pués—la pre­va­len­cia del va­rón en la su­ce­sión, y cuan­do, me­ses des­pués de en­tre­ga­do el tex­to cons­ti­tu­cio­nal, se de­ba­tió en el Con­gre­so, ni si­quie­ra re­ci­bió en­mien­das. El sí se im­pu­so, con 132 vo­tos, pe­ro se re­gis­tra­ron 15 noes y 123 abs­ten­cio­nes.

Los so­cia­lis­tas, que se abs­tu­vie­ron pa­ra no rom­per el con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal, so­lo ma­ni­fes­ta­ron su opo­si­ción de for­ma tes­ti­mo­nial. En­ri­que Mú­gi­ca Her­zog di­jo: “Es­to es una dis­cri­mi­na­ción en­tre am­bos se­xos. La igual­dad en­tre va­rón y hem­bra de­be ma­ni­fes­tar­se en to­dos los as­pec­tos de la vi­da so­cial sin ex­cep­ción, y por eso nos he­mos abs­te­ni­do de vo­tar el pá­rra­fo 1 del ar­tícu­lo 57”. Aho­ra, a sus 86 años, si­gue con­si­de­ran­do que aquel ar­tícu­lo es dis­cri­mi­na­to­rio, pe­ro da una cla­ve de por qué, en aquel mo­men­to his­tó­ri­co, el PSOE de Fe­li­pe Gon­zá­lez –co­mo tam­bién hi­zo el PCE de San­tia­go Ca­rri­llo—op­tó por no en­tor­pe­cer la le­gi­ti­ma­ción de la mo­nar­quía a tra­vés de la Cons­ti­tu­ción: “La idea del PSOE era man­te­ner la tra­di­ción re­pu­bli­ca­na que ve­nía des­de la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra. Pe­ro, tras la muer­te de Fran­co, acep­ta­mos y asu­mi­mos la co­ro­na. Hay que te­ner en cuen­ta que, al de­fen­der la Cons­ti­tu­ción en su in­te­gri­dad, tam­bién te­nía­mos que de­fen­der al rey co­mo je­fe del Es­ta­do. Ade­más, la ac­ti­tud de don Juan Car­los fue muy im­por­tan­te en la res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia. Los res­tos del fran­quis­mo te­nían to­da­vía mu­cho po­der, co­mo se vio des­pués en el in­ten­to del gol­pe de Es­ta­do. Se pue­de de­cir que la de­mo­cra­cia le ha ve­ni­do bien a la mo­nar­quía, y la co­ro­na le ha ve­ni­do bien a la de­mo­cra­cia”.

En di­ciem­bre de 1977, cua­tro me­ses des­pués de aque­lla pri­me­ra reunión, los sie­te po­nen­tes pre­sen­ta­ron un pri­mer bo­rra­dor de la Cons­ti­tu­ción. “Aquel bo­rra­dor se pa­re­ce bas­tan­te al tex­to de­fi­ni­ti­vo”, re­cuer­da Pé­rez-Llor­ca, “pe­ro re­ci­bi­mos unas crí­ti­cas es­pan­to­sas, des­de la ex­tre­ma de­re­cha a la ex­tre­ma iz­quier­da, así que me di­je pa­ra mí: es­to no es­tá tan mal”. El 16 de fe­bre­ro, los po­nen­tes bus­ca­ron la tran­qui­li­dad del Pa­ra­dor de Gre­dos pa­ra ana­li­zar las mi­les de en­mien­das. Fe­li­sa Lu­nas, de 74 años, tra­ba­ja­ba allí de ca­ma­re­ra y re­cuer­da muy bien aque­llos días: “No sé de quién fue la idea de traer­los aquí, pe­ro pien­so que fue de Fra­ga. Él ya ve­nía mu­cho de an­tes, de cuan­do era mi­nis­tro. Ve­nía con la fa­mi­lia, a pes­car tru­chas en el Tor­mes, a ca­zar… Se sen­tía un po­co el an­fi­trión. Tra­ba­ja­ban en un sa­lón muy bo­ni­to, con un gran ven­ta­nal. Allí no se sen­tían aco­sa­dos por la pren­sa y es­ta­ban muy a gus­to, co­mo en su ca­sa. Mi ma­ri­do Ma­xi­mi­li­ano, que tra­ba­ja­ba en man­te­ni­mien­to, ba­ja­ba to­dos los días a Ávi­la a bus­car la pren­sa. Traía to­dos los pe­rió­di­cos, de de­re­chas y de iz­quier­das, y en­tra­ba al sa­lón a dár­se­los. De to­dos mo­dos, ca­da uno te­nía su tran­sis­tor, que se de­cía en­ton­ces. Eran se­rios y edu­ca­dos, ha­bla­ban con to­do el mun­do. Ha­bía mu­cha ar­mo­nía. La gen­te de aque­llos años so­lo que­ría­mos paz y un país me­jor”.

De vuel­ta a la ciu­dad, la ar­mo­nía ya no era tan­ta. Los po­nen­tes re­cuer­dan que la dis­cu­sión en­ca­lló en te­mas co­mo la edu­ca­ción o la ma­yo­ría de edad. Tam­po­co fue fá­cil la ela­bo­ra­ción de asun­tos tan im­por­tan­tes co­mo las na­cio­na­li­da­des, la re­li­gión o la pe­na de muer­te. “Un día”, re­cuer­da Pé­rez-Llor­ca, “Suá­rez se in­quie­tó y me lla­mó: ‘es­ta­mos vo­tan­do con Fra­ga y es­to no pue­de ser, no pue­de ser. Es­ta no­che vas a ir a una ce­na’. Y se

Mi­quel Ro­ca Jun­yent y Mi­guel He­rre­ro de Mi­ñón re­ci­bie­ron el pa­sa­do 26 de no­viem­bre la me­da­lla de Ara­gón por el “ser­vi­cio pres­ta­do a los ciu­da­da­nos”

hi­zo la ce­na del con­sen­so. Fue en el res­tau­ran­te Jo­sé Luis. Hay una pla­ca que lo re­cuer­da. Fue­ron a esa ce­na Fer­nan­do Abril y Al­fon­so Gue­rra, co­mo pon­tí­fi­ces. Al­fon­so se tra­jo a En­ri­que Mú­gi­ca y lue­go es­tá­ba­mos Gre­go­rio, Gaby y yo. De­sa­tas­ca­mos mu­chos te­mas que es­ta­ban apar­ca­dos y que ya se ve­nían en­ci­ma”. El con­tex­to, re­cuer­dan los po­nen­tes, se­guía sien­do com­pli­ca­do: “Ca­da vez que avan­zá­ba­mos, ETA pe­ga­ba. Cien muer­tos al año. Pe­ro eso, en vez de aban­do­nar, nos im­pul­sa­ba a ir ha­cia de­lan­te. Tam­bién es­ta­ba la ex­tre­ma de­re­cha, pe­ro no con­se­guía mo­vi­li­zar. El mie­do era otro. Los mi­li­ta­res. Pe­ro ahí es­ta­ba Gu­tié­rrez Me­lla­do”.

Aho­ra que han pa­sa­do 40 años, Ro­ca Jun­yent re­cuer­da al­go muy im­por­tan­te: “A ve­ces to­ma­mos co­mo pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra mu­chas co­sas la Ley Fun­da­men­tal de Bonn [la Cons­ti­tu­ción pro­mul­ga­da el 22 de ma­yo de 1949 pa­ra Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal]. Pues bien, aque­lla Cons­ti­tu­ción la hi­cie­ron los tan­ques ame­ri­ca­nos. Los tan­ques ame­ri­ca­nos. Nues­tra Cons­ti­tu­ción, en cam­bio, la hi­ci­mos no­so­tros. Ha­blan­do, dia­lo­gan­do, dis­cre­pan­do, en­fa­dán­do­nos, vol­vien­do a ha­blar otra vez, en­con­trán­do­nos y cons­tru­yen­do…. Y du­ran­te mu­chos años, en el mun­do en­te­ro he­mos cons­ti­tui­do una re­fe­ren­cia de ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Y no ha si­do fre­cuen­te en la his­to­ria po­lí­ti­ca de Es­pa­ña ha­ber­nos con­ver­ti­do en ejem­plo. Hi­ci­mos una apues­ta que des­can­sa­ba en la ex­pe­rien­cia dra­má­ti­ca de la Gue­rra Ci­vil y de la dic­ta­du­ra”. Pa­ra Ro­ca, aquel dis­cur­so de “paz, pie­dad, per­dón” que pro­nun­ció Aza­ña en Bar­ce­lo­na se en­car­na tam­bién en una fo­to­gra­fía de Ma­ri­sa Fló­rez que es­tá col­ga­da aho­ra en el Con­gre­so de los Dipu­tados: “La Pa­sio­na­ria y Ra­fael Al­ber­ti ba­jan­do de sus es­ca­ños pa­ra to­mar po­se­sión de la me­sa de edad que iba a cons­ti­tuir­se. Pa­ra cual­quie­ra, hu­bie­ra es­ta­do don­de hu­bie­ra es­ta­do his­tó­ri­ca­men­te, aque­llo fue muy im­por­tan­te. Ba­ja­ron por la es­ca­le­ra cen­tral, en­tre la ex­pec­ta­ción de los dipu­tados, sa­lu­da­ron a to­dos y se pu­sie­ron a cons­truir un es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de de­re­cho”.

Do­lo­res Iba­rru­ri y Ra­fael Al­ber­ti ba­jan los es­ca­lo­nes del he­mi­ci­clo del Con­gre­so de los Dipu­tados en ju­lio de 1977 du­ran­te una se­sión de las Cor­tes Cons­ti­tu­yen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.