En­tre­vis­ta a Ma­ría Te­re­sa Re­vi­lla (UCD)

El País - Especiales - - NEWS - POR JA­VIER CASQUEIRO

Se con­si­de­ra de Va­lla­do­lid aun­que na­ció en Te­tuán en 1936. Te­re­sa Re­vi­lla fue la úni­ca mu­jer en­tre los 39 miem­bros de la co­mi­sión que ela­bo­ró la Nor­ma Fun­da­men­tal en el Con­gre­so de los Dipu­tados. Pu­do ha­ber si­do la “ma­dre” de la Cons­ti­tu­ción, pe­ro al fi­nal la co­mi­sión eli­gió, muy pac­ta­dos, a sie­te hom­bres pa­ra es­cri­bir el pri­mer pro­yec­to de la Ley de le­yes. Re­vi­lla cree, 40 años des­pués, que en­ton­ces no es­ta­ba su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­da pa­ra en­trar en ese ex­clu­si­vo club. Lle­gó des­de la uni­ver­si­dad a la po­lí­ti­ca y a UCD (Unión de Cen­tro De­mo­crá­ti­co) en 1977 por su con­di­ción fe­me­ni­na. Su cor­ta eta­pa en las Cor­tes que­dó mar-

ca­da por su de­fen­sa de la igual­dad de de­re­chos plas­ma­da en el ar­tícu­lo 14 de la Cons­ti­tu­ción. Re­sul­tó de­ma­sia­do in­de­pen­dien­te pa­ra aque­llos tiem­pos. Hoy man­tie­ne el es­cep­ti­cis­mo res­pec­to a los par­ti­dos po­lí­ti­cos y a las ca­ren­cias del sis­te­ma.

PRE­GUN­TA. Us­ted fue la úni­ca mu­jer en­tre los 39 miem­bros de la co­mi­sión de la que sa­lie­ron lue­go los lla­ma­dos sie­te pa­dres de la Cons­ti­tu­ción ¿No hu­bie­ra si­do ló­gi­co que hu­bie­se for­ma­do par­te de ese ex­clu­si­vo club, aun­que fue­se so­lo por cuo­ta, y se con­vir­tie­se en la ma­dre de la Cons­ti­tu­ción?

RES­PUES­TA. Yo te­nía ex­pe­rien­cia ju­rí­di­ca co­mo mis com­pa­ñe­ros pe­ro la es­té­ti­ca que aho­ra nos gus­ta en­ton­ces no se te­nía. Yo tra­ba­jé en la co­mi­sión y pro­cu­ré es­tar a la al­tu­ra de to­dos pe­ro en­ton­ces las mu­je­res no con­ta­ban, eso era la pu­ra ver­dad. Era­mos po­cas alum­nas en la uni­ver­si­dad, fui­mos po­cas dipu­tadas y se­na­do­ras. Lla­mé a Cal­vo So­te­lo, al que no co­no­cía, y le di­je que no po­día ser que en la co­mi­sión no hu­bie­ra una mu­jer. Y el hom­bre fue ama­ble y acep­tó mi pues­to.

P. En 1978 ha­bía 27 par­la­men­ta­rias, 21 dipu­tadas y seis se­na­do­ras, en aque­llas Cor­tes cons­ti­tu­yen­tes con 700 com­po­nen­tes. ¿Se sen­tían co­mo bi­chos ra­ros, en fran­ca mi­no­ría? ¿Ha­bía dis­cri­mi­na­ción y ma­chis­mo en­tre sus com­pa­ñe­ros?

R. Ab­so­lu­ta­men­te éra­mos bi­chos ra­ros. Pe­ro yo nun­ca sen­tí per­so­nal­men­te nin­gu­na dis­cri­mi­na­ción y des­de lue­go no nos hu­bié­ra­mos de­ja­do tam­po­co. Me acuer­do que los pri­me­ros días, cuan­do iban a co­men­zar las se­sio­nes, yo ví a un gru­po de hom­bres y pa­sé por su la­do y oí cla­ro lo que es­ta­ban di­cien­do se­ña­lan­do a otro gru­po de dipu­tadas que es­ta­ban un po­co más le­jos: “Ya es­tán las ga­lli­nas en el co­rral”. Pues

efec­ti­va­men­te. Yo se lo co­men­té a to­das ellas y es­to nos hi­zo ver un po­co la si­tua­ción.

P. ¿Cuan­do se de­ba­tió el ar­tícu­lo 14 en el que se es­ta­ble­cía que to­dos los es­pa­ño­les son igua­les an­te la ley sin dis­cri­mi­na­ción al­gu­na, tam­po­co de se­xo, hu­bo al­gún pro­ble­ma?

R. No hu­bo nin­gún pro­ble­ma ni en­mien­da. To­dos es­tu­vi­mos de acuer­do. Tan es así que na­die ha­bla­ba del asun­to y en­ton­ces le pe­dí al pre­si­den­te de­cir unas pa­la­bras por­que me con­si­de­ra­ba obli­ga­da pues­to que pa­ra las mu­je­res era lo más im­por­tan­te. Yo cuan­do ter­mi­né mi ca­rre­ra no pu­de ha­cer las oposiciones, que es lo que que­ría. En­con­tré un tra­ba­jo y por ser abo­ga­da no me lo die­ron. En fin, que las mu­je­res nos en­con­trá­ba­mos muy li­mi­ta­das, por eso qui­se ha­blar.

P. En la vo­ta­ción del ar­tícu­lo 57.1 que re­gu­la la su­ce­sión de la Co­ro­na us­ted rom­pió la una­ni­mi­dad pre­vis­ta y se des­mar­có en aquel mo­men­to, ha­ce 40 años, de la di­rec­triz de su gru­po, la UCD, pa­ra abs­te­ner­se co­mo mues­tra de cier­to dis­gus­to fe­mi­nis­ta an­te la pre­fe­ren­cia mar­ca­da en el or­den de la su­ce­sión pa­ra los va­ro­nes so­bre las mu­je­res. ¿Tu­vo pre­sio­nes en su gru­po pa­ra no des­mar­car­se? ¿O de la Ca­sa Real?

R. Yo pre­sen­té una en­mien­da por­que pa­ra mí era in­con­ce­bi­ble que si en el ar­tícu­lo 14 se di­ce que to­dos los es­pa­ño­les eran igua­les sin dis­tin­ción des­pués se pre­fie­ra el va­rón pa­ra la su­ce­sión de la Co­ro­na. Eso era una in­cohe­ren­cia y una in­con­gruen­cia. Pre­pa­ré una en­mien­da y la pre­sen­té. Y en­ton­ces mi gru­po tra­tó de con­ven­cer­me de lo que sig­ni­fi­ca­ba ese mo­men­to, pe­ro soy una per­so­na tes­ta­ru­da cuan­do com­pren­do que ten­go ra­zón y pa­ra mí no ha­bía mo­men­to nin­guno.

P. ¿Es ver­dad que qui­so in­ter­ve­nir en­ton­ces pa­ra ex­pli­car su po­si­ción y otro dipu­tado se lo im­pi­dió por­que no se per­mi­tía en­ton­ces ex­pli­car el vo­to in­di­vi­dual? ¿Có­mo reac­cio­nó?

R. Así fue y, cla­ro, des­pués en el año 1982 ya no re­pe­tí en las lis­tas por­que no me pu­sie­ron. Den­tro de mi en­tu­sias­mo era muy in­ge­nua. Yo creía en una de­mo­cra­cia a la eu­ro­pea, con con­tro­les, equi­li­brios, don-

“Tra­ba­jé en la co­mi­sión y pro­cu­ré es­tar a la al­tu­ra, pe­ro en­ton­ces las mu­je­res no con­ta­ban, es la ver­dad”

de un dipu­tado po­día ser in­de­pen­dien­te, ha­blar. Yo lle­gué a vo­tar una pro­pues­ta con Mi­quel Ro­ca Jun­yent y no con la UCD y fui la úni­ca que me le­van­té en con­tra de lo que de­cía mi par­ti­do. Lue­go fui pre­si­den­ta de la co­mi­sión de Cul­tu­ra, cam­bió el mi­nis­tro, vino el nue­vo a pre­sen­tar­se y an­tes de que yo hu­bie­ra ini­cia­do la se­sión el se­ñor mi­nis­tro to­mó la pa­la­bra y cla­ro yo, que con­si­de­ra­ba muy im­por­tan­te ha­ber si­do ele­gi­da dipu­tada por el pue­blo, y le di­je: “Se­ñor mi­nis­tro, le rue­go que se ca­lle, yo no le he da­do la pa­la­bra”. ¿Cuán­to du­ré en se­guir sien­do pre­si­den­ta de la co­mi­sión? Creo que ni un mes. Yo te­nía ideas pro­pias.

P. Me han con­ta­do que su com­pa­ñe­ra en­ton­ces de UCD, So­le­dad Be­ce­rril, in­ten­tó con­ven­cer­la per­sis­ten­te­men­te pa­ra que no se abs­tu­vie­ra y en­ten­die­ra las ra­zo­nes de Es­ta­do de esa una­ni­mi­dad?

R. Sí. Ese fin de se­ma­na yo me mar­ché de va­ca­cio­nes a mi ca­sa en Va­lla­do­lid pe­ro me lla­mó So­le­dad Be­ce­rril pa­ra de­cir­me que no era con­ve­nien­te esa en­mien­da y que de­bía re­ti­rar­la. Se lo di­je a mi ma­ri­do y me acon­se­jó re­ti­rar­la por­que él tam­bién es­ta­ba har­to. P. Ha ha­bi­do mu­chos cam­bios so­cia­les fun­da­men­ta­les en es­tos años, es­pe­cial­men­te pa­ra las mu­je­res. ¿Qué echa aún en fal­ta?

R. Yo lu­ché por ser un dipu­tado más. Y es lo que acon­se­ja­ba a mis com­pa­ñe­ras. Y mi en­tu­sias­mo por la de­mo­cra­cia de en­ton­ces... pues ten­go aho­ra mu­cha de­cep­ción. Y hay co­sas en la Cons­ti­tu­ción que de­be­rían cam­biar­se co­mo la fal­ta de in­de­pen­den­cia en­tre los po­de­res. O la Ley elec­to­ral he­re­da­da de la Ley de Re­for­ma Po­lí­ti­ca por­que man­tie­ne las lis­tas de los par­ti­dos ce­rra­das y se po­nen a los que me­nos la­ta dan y no a los que ten­gan más cua­li­da­des.

Ma­ría Te­re­sa Re­vi­lla, en su ca­sa de Ma­drid, con una fo­to de cuan­do era dipu­tada.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.