491 pro­ble­mas en mas­cu­lino Por Alex Gri­jel­mo

El País - Especiales - - NEWS -

Los múl­ti­ples re­dac­to­res de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la pres­cin­die­ron en ca­si to­do su tex­to de los des­do­bla­mien­tos tan usa­dos ac­tual­men­te en el len­gua­je pú­bli­co, y apli­ca­ron en 491 de las 18.473 pa­la­bras to­ta­les el de­no­mi­na­do “mas­cu­lino ge­né­ri­co” o “gé­ne­ro no mar­ca­do” re­fe­ri­do a per­so­nas.

Eso, ob­via­men­te, no sig­ni­fi­ca que la Cons­ti­tu­ción am­pa­re so­la­men­te a los hom­bres, sino que se da una au­sen­cia de sus­tan­ti­vos, ad­je­ti­vos o ar­tícu­los ex­pre­sa­dos en fe­me­nino en to­das esas lo­cu­cio­nes. Tal des­equi­li­brio ocu­rre, por tan­to, en el plano de los sig­ni­fi­can­tes, pe­ro no en el de los sig­ni­fi­ca­dos. Así pues, unas hi­po­té­ti­cas mo­di­fi­ca­cio­nes po­drían re­pre­sen­tar un gran efec­to sim­bó­li­co, pe­ro ca­re­ce­rían de re­per­cu­sión en el de­re­cho, pues­to que no al­te­ran el sen­ti­do ori­gi­nal.

En sus 40 años de vi­da, la Ley Fun­da­men­tal es­pa­ño­la no ha re­ci­bi­do crí­ti­cas re­le­van­tes por dis­cri­mi­na­cio­nes efec­ti­vas con­tra la mu­jer, ex­cep­to en la su­ce­sión mo­nár­qui­ca.

El Go­bierno ha so­li­ci­ta­do a la Real Aca­de­mia un in­for­me so­bre to­dos es­tos as­pec­tos. 01 Du­pli­ca­cio­nes reite­ra­das Aña­dir el gé­ne­ro fe­me­nino des­pués de ca­da uno de los ci­ta­dos 491 tér­mi­nos (ar­tícu­los, sus­tan­ti­vos, ad­je­ti­vos, pro­nom­bres) im­pli­ca in­cluir ade­más dis­tin­tas con­jun­cio­nes nue­vas, co­mo “o”, “y” o “ni” que pre­ce­dan a esa se­gun­da par­te. Así, una ex­pre­sión co­mo “pa­tria co­mún e in­di­vi­si­ble de to­dos los es­pa­ño­les” de­be­ría ex­ten­der­se a “pa­tria co­mún e in­di­vi­si­ble de to­dos los es­pa­ño­les y to­das las

es­pa­ño­las”; de mo­do que la idea ini­cial ex­pre­sa­da con tres pa­la­bras (“to­dos los es­pa­ño­les”) pa­sa­ría a con­ta­bi­li­zar sie­te.

Si la du­pli­ca­ción se lle­va­ra a sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias, oca­sio­na­ría ar­tícu­los co­mo un hi­po­té­ti­co nue­vo 117: “Los jue­ces y las jue­zas y los ma­gis­tra­dos y las ma­gis­tra­das no po­drán ser se­pa­ra­dos ni se­pa­ra­das, sus­pen­di­dos ni sus­pen­di­das, tras­la­da­dos ni tras­la­da­das, ju­bi- la­dos ni ju­bi­la­das sino por al­gu­na de las cau­sas y con las ga­ran­tías pre­vis­tas en la ley”. De 26 pa­la­bras se pa­sa­ría a 40.

Por su par­te, el 159 que­da­ría así: “Los miem­bros y las miem­bros del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de­be­rán ser nom­bra­dos y nom­bra­das en­tre ma­gis­tra­dos y ma­gis­tra­das y fis­ca­les y fis­ca­las, pro­fe­so­res y pro­fe­so­ras de Uni­ver­si­dad, fun­cio­na­rios y fun­cio­na­rias pú­bli­cos y pú­bli­cas y abo­ga­das y abo­ga­dos, to­dos ellos y to­das ellas ju­ris­tas de re­co­no­ci­da com­pe­ten­cia”. En es­te ca­so, de 25 su­biría a 45

En otras oca­sio­nes, el uso del ge­né­ri­co mas­cu­lino en un sim­ple ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do obli­ga a re­pe­tir in­clu­so pa­la­bras no mar­ca­das. Por ejem­plo, en “los de­re­chos y de­be­res de los cón­yu­ges” de­be­ría de­cir­se “de los cón­yu­ges y las cón­yu­ges” (si se ex­clu­ye por agra­ma­ti­cal la op­ción “los y las cón­yu­ges”).

Y, en sen­ti­do con­tra­rio, no siem­pre es ne­ce­sa­ria la du­pli­ca­ción. A ve­ces el em­pe­ño se re­sol­ve­ría in­clu­so me­dian­te su­pre­sio­nes: “los sin­di­ca­tos de tra­ba­ja­do­res” (y tra­ba­ja­do­ras) pue­de que­dar­se en “los sin­di­ca­tos”; y el “Con­gre­so de Dipu­tados” (y Dipu­tadas) se re­su­mi­ría en “el Con­gre­so”.

Y en otros su­pues­tos ca­bría usar fór­mu­las co­mo “to­das las per­so­nas” en vez de “to­dos los ciu­da­da­nos”. De he­cho, el tér­mino “per­so­na” (o “per­so­nas”) se em­plea en diez oca­sio­nes con ese va­lor en la Cons­ti­tu­ción.

Al­gu­nas de es­tas op­cio­nes fue­ron pro­pues­tas por el ca­te­drá­ti­co An­to­nio To­rres del Mo­ral (Re­vis­ta de de­re­cho po­lí­ti­co, nú­me­ro 100. Año 2017), en un tra­ba­jo so­bre los pri­me­ros 29 ar­tícu­los (de los 169 to­ta­les). Va­rias de ellas im­pli­can una re­es­cri­tu­ra que iría más allá de la ta­rea de una co­rrec­ción su­per­fi­cial o

pa­la­bra por pa­la­bra. Por ejem­plo, en lu­gar de “Nin­gún es­pa­ñol de ori­gen po­drá ser pri­va­do de su na­cio­na­li­dad”, To­rres del Mo­ral pro­po­ne: “No se po­drá pri­var de la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la a quien la ten­ga de ori­gen”.

En otros ca­sos, las equi­va­len­cias apor­ta­das por el ci­ta­do ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal pue­den no pa­re­cer exac­tas. An­te el ar­tícu­lo 1, por ejem­plo, pro­pug­na sus­ti­tuir su re­dac­ción ori­gi­nal (“El cas­te­llano es la len­gua es­pa­ño­la ofi­cial del Es­ta­do. To­dos los es­pa­ño­les tie­nen el de­ber de co­no­cer­la y el de­re­cho de usarla”) por es­ta otra: “El cas­te­llano es la len­gua es­pa­ño­la ofi­cial del Es­ta­do. Co­no­cer- la es un de­ber cí­vi­co y usarla un de­re­cho”. Al­guien po­dría cri­ti­car que en es­ta al­ter­na­ti­va no se pre­ci­sa a quié­nes co­rres­pon­den ese de­ber y ese de­re­cho. El tex­to ori­gi­nal y el pro­pues­to pa­ra re­em­pla­zar­lo no son equi­va­len­tes en to­dos sus sig­ni­fi­ca­dos, cier­to, pe­ro ca­bría opo­ner a ello que lo si­len­cia­do (“to­dos los es­pa­ño­les”) se re­cu­pe­ra por vía prag­má­ti­ca (es de­cir, por el con­tex­to y el sen­ti­do de lo que se di­ce).

En la con­ta­bi­li­dad de ge­né­ri­cos mas­cu­li­nos se­ña­la­da más arri­ba y ela­bo­ra­da pa­ra es­te tex­to pe­rio­dís­ti­co se ha con­si­de­ra­do que el sus­tan­ti­vo “miem­bro” pue­de ir acom­pa­ña­do de ar­tícu­lo y ad­je­ti­vos en mas­cu­lino o en fe­me­nino (“el miem­bro ele­gi­do”, “la miem­bro ele­gi­da”). Pe­ro se ha da­do por su­pues­to que –por su sig­ni­fi­ca­do de “par­te” o “pe­da­zo”– no ne­ce­si­ta fle­xión, aun­que sí se to­le­re en el ar­tícu­lo que lo acom­pa­ña (del mis­mo mo­do que se acep­ta­ría “Ma­ría es la ce­re­bro de la ope­ra­ción”, pe­ro no “la ce­re­bra”). 02 Dis­cri­mi­na­ción al va­rón La Ley Fun­da­men­tal es­pa­ño­la dis­cri­mi­na a la mu­jer en la lí­nea su­ce­so­ria de la Co­ro­na, pe­ro in­clu­ye tam­bién un tra­to des­fa­vo­ra­ble pa­ra el va­rón en el ar­tícu­lo 58, cu­yo tex­to di­ce:

“La Rei­na con­sor­te o el con­sor­te de la Rei­na no po­drán asu­mir fun­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, sal­vo lo dis­pues­to pa­ra la Re­gen­cia”.

En efec­to, tan­to la ac­tual Cons­ti­tu­ción co­mo otras an­te­rio­res nie­gan a un even­tual con­sor­te de la Rei­na la con­di­ción de “Rey”, pe­se a que la con­sor­te del Mo­nar­ca sí re­ci­be el tra­ta­mien­to de “Rei­na”. No obs­tan­te, el tex­to vi­gen­te hu­ye del tér­mino “hem­bra” que sí apa­re­cía en la Cons­ti­tu­ción de 1812 y en la de 1876, por ejem­plo: “En el ca­so de que lle­gue a rei­nar una hem­bra, su ma­ri­do...”; “Cuan­do reine una hem­bra, el Príncipe con­sor­te...”.

To­dos los apar­ta­dos so­bre la su­ce­sión y so­bre la Co­ro­na ha­blan co­mo ge­né­ri­cos de “Rey” y de “Príncipe”, sin aña­dir nun­ca “Rei­na” ni “Prin­ce­sa”. Pe­ro al re­fe­rir­se lue­go a la po­si­bi­li­dad cons­ti­tu­cio­nal de un “con­sor­te de la Rei­na” que­da cla­ro el va­lor in­clu­si­vo (des­de el pun­to de vis­ta del sig­ni­fi­ca­do) que se es­tá dan­do a los tér­mi­nos an­te­rio­res, pues esa ex­pre­sión re­fle­ja que una Rei­na pue­de ser la je­fa

del Es­ta­do (y te­ner un con­sor­te).

A la ho­ra de aña­dir fe­me­ni­nos a los ge­né­ri­cos mas­cu­li­nos (que se que­da­rían así en sim­ples mas­cu­li­nos), ha­ría fal­ta una so­lu­ción más me­di­ta­da pa­ra mo­di­fi­car ora­cio­nes co­mo “el Rey es el je­fe del Es­ta­do”, pues no ca­bría es­cri­bir “el Rey o la Rei­na”: en tal ca­so, “la Rei­na” po­dría re­fe­rir­se a la con­sor­te del Rey, y se de­du­ci­ría en­ton­ces una hi­po­té­ti­ca do­ble op­ción: “El Rey o la Rei­na son el je­fe del Es­ta­do”.

03 Am­bi­güe­dad de­li­be­ra­da

Otro pun­to in­tere­san­te con­cier­ne al ar­tícu­lo 15, don­de se es­ta­ble­ce: “To­dos tie­nen de­re­cho a la vi­da y a la in­te­gri­dad fí­si­ca y mo­ral”.

Es­te “to­dos” fue cues­tio­na­do en 1978 por quie­nes pre­fe­rían en ese ar­tícu­lo el sin­tag­ma “to­das las per­so­nas” a fin de im­pe­dir una in­ter­pre­ta­ción con­tra­ria a la des­pe­na­li­za­ción del abor­to (“to­das las per­so­nas tie­nen de­re­cho a la vi­da”, en el so­bren­ten­di­do de que eso no in­clu­ye al feto). Fi­nal­men­te, con es­te “to­dos” in­ter­pre­ta­ron los unos que es­ta­ban in­clui­dos tan­to el nas­ci­tu­rus co­mo la per­so­na se­pa­ra­da ya del vien­tre de la ma­dre; y los otros, que ese “to­dos” se ce­ñía so­la­men­te a los hom­bres y a las mu­je­res, a los ni­ños y a las ni­ñas..., y no ne­ce­sa­ria­men­te al feto.

Por tan­to, el even­tual cam­bio a “to­dos y to­das” pue­de dar lu­gar a que la nue­va lo­cu­ción se in­ter­pre­te co­mo una re­fe­ren­cia ex­pre­sa a los ciu­da­da­nos y las ciu­da­da­nas que son su­je­to de de­re­chos una vez na­ci­dos y na­ci­das, pe­ro no ex­ten­si­bles al que es­tá por na­cer. Es de­cir, sin que los de­re­chos del feto que­da­sen cons­ti­tu­cio­nal­men­te pro­te­gi­dos.

Aque­lla de­li­be­ra­da am­bi­güe­dad de “to­dos” de­ja­ba abier­to el cam­po pa­ra que las ma­yo­rías par­la­men­ta­rias le­gis­la­ran des­pués al res­pec­to, pe­ro con cier­tos lí­mi­tes (co­mo así ocu­rrió y co­mo así pue­de se­guir ocu­rrien­do).

De he­cho, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ció en su sen­ten­cia 53/1985 de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes y ve­ri­fi­ca­cio­nes en los pro­ce­sos en­ca­mi­na­dos a in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo con­for­me a las tres cau­sas pre­vis­tas en aquel mo­men­to, al in­ter­pre­tar de ese mo­do el men­cio­na­do ar­tícu­lo 15. (Más tar­de, en 2010, se re­for­mó esa ley a fin de es­ta­ble­cer unos pla­zos pa­ra abor­tar le­gal­men­te). Los ma­gis­tra­dos en­ten­die­ron en su sen­ten­cia de 1985 que se pro­du­cía una co­li­sión en­tre los de­re­chos del feto (que ellos in­cluían por tan­to en la pro­tec­ción) y los de la ma­dre, y es­ta­ble­cie­ron a par­tir de ahí su in­ter­pre­ta­ción ju­ris­pru­den­cial.

04 De­be­res mi­li­ta­res y “pa­ter­ni­dad”

El ar­tícu­lo 30 sir­ve co­mo ejem­plo pa­ra mos­trar có­mo el cam­bio de con­tex­to pue­de mo­di­fi­car el sen­ti­do de las pa­la­bras. En él se di­ce: “La ley fi­ja­rá las obli­ga­cio­nes mi­li­ta­res de los es­pa­ño­les”. El apa­ren­te ge­né­ri­co “los es­pa­ño­les” se re­du­cía en­ton­ces al mas­cu­lino es­pe­cí­fi­co. Pe­ro el con­tex­to o el am­bien­te pue­den mo­di­fi­car el sen­ti­do del su­je­to “los es­pa­ño­les”, co­mo ocu­rre por ejem­plo en la ora­ción “los es­pa­ño­les que for­men par­te de la fun­ción pú­bli­ca” res­pec­to de la ora­ción “los es­pa­ño­les que tie­nen pro­ble­mas de prós­ta­ta”.

Cuan­do se ela­bo­ró la Cons­ti­tu­ción, los de­be­res mi­li­ta­res co­rres­pon­dían so­la­men­te a los hom­bres, y ese con­tex­to o am­bien­te re­du­cía a mas­cu­lino es­pe­cí­fi­co una ex­pre­sión que en otra even­tua­li­dad se po­dría con­si­de­rar in­clu­si­va de las mu­je­res.

Al­go pa­re­ci­do su­ce­de, tal vez, con el ar­tícu­lo 39, cuan­do se­ña­la: “La ley po­si­bi­li­ta­rá la in­ves­ti­ga­ción de la pa­ter­ni­dad”. La en­mien­da que lo­gró in­tro­du­cir en es­te ar­tícu­lo el se­na­dor Ma­nuel Vi­llar Arre­gui se su­po­nía re­fe­ri­da a los hom­bres, en una épo­ca de los dis­cri­mi­na­dos le­gal­men­te “hi­jos ile­gí­ti­mos” o “bas­tar­dos”.

Sin em­bar­go, hoy pue­de ex­ten­der­se a las ma­dres la prue­ba de ADN a par­tir de que la mu­jer es­tá com­pren­di­da en la “pa­ter­ni­dad”, y te­nien­do en cuen­ta tan­to la ex­pre­sión “los pa­dres” co­mo el he­cho de que pue­de ejer­cer la “pa­tria po­tes­tad”. Así pues, esa “pa­ter­ni­dad” to­ma­da co­mo ge­né­ri­co y no co­mo es­pe­cí­fi­co mas­cu­lino am­pa­ra­ría hoy que se in­ves­ti­ga­se en al­gún ca­so, con arre­glo a la Cons­ti­tu­ción, la “ma­ter­ni­dad” en el ca­so de un be­bé aban­do­na­do, por ejem­plo; del mis­mo mo­do que se in­ves­ti­ga­ría la pa­ter­ni­dad del pa­dre.

05 Vein­tiún o vein­tiu­na

En­tre las po­si­bles du­pli­ca­cio­nes, tam­bién se pue­de pre­sen­tar pro­ble­má­ti­ca la que ne­ce­si­ta­ría el ar­tícu­lo 78: “En ca­da Cá­ma­ra ha­brá

“Nom­bra­dos y nom­bra­das en­tre ma­gis­tra­dos y ma­gis­tra­das, fis­ca­les y fis­ca­las, pro­fe­so­res y pro­fe­so­ras”....

En otros su­pues­tos se pue­den usar fór­mu­las co­mo “to­das las per­so­nas” en vez de “to­dos los ciu­da­da­nos”

Las al­te­ra­cio­nes im­pli­ca­rían a ve­ces pro­ble­mas de sen­ti­do, co­mo en “to­dos tie­nen de­re­cho a la vi­da”

una Dipu­tación Per­ma­nen­te com­pues­ta por un mí­ni­mo de vein­tiún miem­bros”.

Se dio por he­cho más arri­ba que “miem­bros” ad­mi­te ar­tícu­lo mas­cu­lino o fe­me­nino (“el miem­bro”, “la miem­bro”), pe­ro no re­sul­ta­rá fá­cil evi­tar su uso co­mo ge­né­ri­co si le acom­pa­ña un nu­me­ral ca­paz de con­cor­dar, co­mo “vein­tiún”. Es­cri­bir “com­pues­ta por un mí­ni­mo de vein­tiún o vein­tiu­na miem­bros” no re­sol­ve­ría el pro­ble­ma.

Rom­pien­do con el es­ti­lo em­plea­do en el res­to de la ley, ca­bría, eso sí, ex­pre­sar­lo con gua­ris­mos (21), pe­ro, aun así, de al­gún mo­do ha­bría que pro­nun­ciar­lo.

06 El hom­bre y la mu­jer

El úni­co do­ble­te cla­ro de to­da la Cons­ti­tu­ción se pro­du­ce en el ar­tícu­lo 32: “El hom­bre y la mu­jer tie­nen de­re­cho a con­traer ma­tri­mo­nio con ple­na igual­dad ju­rí­di­ca”. Ha­bría bas­ta­do con es­cri­bir “las per­so­nas” o ele­gir una al­ter­na­ti­va co­mo “quie­nes con­traen ma­tri­mo­nio tie­nen de­re­cho a ha­cer­lo con ple­na igual­dad ju­rí­di­ca”, pe­ro los le­gis­la­do­res de­bían de al­ber­gar aquí en su es­pí­ri­tu las dis­cri­mi­na­cio­nes le­ga­les que su­frió la mu­jer en es­te ca­pí­tu­lo du­ran­te el fran­quis­mo; y acu­die­ron al re­sal­te con la du­pli­ca­ción.

Tam­bién se pue­den con­si­de­rar do­ble­tes en sen­ti­do am­plio los que apa­re­cen en los ar­tícu­los 59 y 60, que se re­fie­ren tres ve­ces al pa­dre y a la ma­dre del Rey o del He­re­de­ro.

“Mu­jer” fi­gu­ra dos ve­ces en el tex­to; “hom­bre”, una; y “va­rón”, otra.

07 In­clu­si­vos abs­trac­tos

La Cons­ti­tu­ción con­tie­ne al­gu­nos ca­sos ais­la­dos de sus­tan­ti­vos abs­trac­tos co­mo los que han pro­pues­to al­gu­nas guías de “uso no sexista” de la len­gua (que re­co­mien­dan, por ejem­plo, “la ju­di­ca­tu­ra” y no “los jue­ces”; o “la abo­ga­cía” en lu­gar de “los abo­ga­dos”). Así, el ar­tícu­lo 151 se re­fie­re al “cuer­po elec­to­ral” don­de se po­día ha­ber es­cri­to “los elec­to­res”.

El ar­tícu­lo 18 men­cio­na las creen­cias re­li­gio­sas “de la so­cie­dad es­pa­ño­la” (y no “de los es­pa­ño­les”). Y el 48 se re­fie­re a “las con­di­cio­nes pa­ra la par­ti­ci­pa­ción li­bre y efi­caz de la ju­ven­tud” (en vez de “los jó­ve­nes”).

Un ca­so si­mi­lar co­rres­pon­de al ar­tícu­lo 20, que in­clu­ye en uno de sus pun­tos “la pro­tec­ción de la ju­ven­tud y de la in­fan­cia” (en lu­gar de “los jó­ve­nes” y “los ni­ños”).

Sin em­bar­go, no to­dos los sus­tan­ti­vos ge­né­ri­cos se pue­den sus­ti­tuir así: A par­tir de “los ciu­da­da­nos” se pue­de ha­blar de “la ciu­da­da­nía”, pe­ro a par­tir de “los es­pa­ño­les” no se ha for­ma­do un abs­trac­to in­clu­si­vo de mu­je­res y hom­bres co­mo “la es­pa­ño­la­da” o “la es­pa­ño­lía”; ni a par­tir de los con­ce­ja­les se ha crea­do “la con­ce­ja­li­dad”. (La “con­ce­ja­lía” se re­fie­re al car­go o al de­par­ta­men­to que di­ri­ge el con­ce­jal, pe­ro no al edil mis­mo).

08 Po­si­bles me­jo­ras de re­dac­ción

Al­gu­nas en­mien­das apro­ba­das en el trá­mi­te par­la­men­ta­rio ya abor­da­ron as­pec­tos de es­ti­lo, re­dac­ción o lé­xi­co. Por ejem­plo, la que lo­gró in­tro­du­cir en el ar­tícu­lo 4 el en­ton­ces se­na­dor por de­sig­na­ción real y lue­go pre­mio No­bel Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, quien pro­pu­so que se sus­ti­tu­ye­ra “gual­da” por “ama­ri­lla” en la re­fe­ren­cia a los co­lo­res de la ban­de­ra.

El tér­mino “gual­da” (del ger­má­ni­co wal­da) pro­ce­de de la flor de la gual­da (“hier­ba de la fa­mi­lia de las re­se­dá­ceas”…), de co­lor ama­ri­llo, y es ra­ro su uso al mar­gen de las re­fe­ren­cias a la ban­de­ra: “ro­ja y gual­da” o “ro­ji­gual­da”. Has­ta tal pun­to, que se ha lle­ga­do a ex­ten­der la lo­cu­ción “de co­lor gual­da” co­mo si el ad­je­ti­vo no tu­vie­ra fle­xión, que la tie­ne: gual­do y gual­da. Co­lor gual­do, ban­de­ra gual­da.

Si se aco­me­tie­ra una nue­va re­dac­ción for­mal de la Cons­ti­tu­ción, ca­bría plan­tear­se asi­mis­mo la su­pre­sión de cin­co ge­run­dios dis­cu­ti­bles y tam­bién diez usos de “del mis­mo”, “de la mis­ma” y si­mi­la­res con va­lor anafó­ri­co (des­acon­se­ja­dos por el Dic­cio­na­rio Pan­his­pá

ni­co de Du­das). Así, la ora­ción (ar­tícu­lo 65) “El Rey re­ci­be (…) una can­ti­dad glo­bal pa­ra el sos­te­ni­mien­to de su Fa­mi­lia y Ca­sa, y dis­tri­bu­ye li­bre­men­te la mis­ma” se po­dría me­jo­rar con la op­ción “El Rey re­ci­be una can­ti­dad glo­bal (…) y la dis­tri­bu­ye li­bre­men­te”.

Un ejem­plo del re­fe­ri­do ra­mi­lle­te de ge­run­dios lo ofre­ce el ar­tícu­lo 114, don­de se ob­ser­va un “ge­run­dio de pos­te­ri­dad”: “(…) és­te pre­sen­ta­rá su di­mi­sión al Rey, pro­ce­dién­do­se

a con­ti­nua­ción a la de­sig­na­ción de Pre­si­den­te de Go­bierno”. (Sus­ti­tui­ble por “y se pro­ce­de­rá a con­ti­nua­ción”). El ge­run­dio pue­de re­fle­jar una ac­ción an­te­rior o si­mul­tá­nea a la que in­di­ca el ver­bo prin­ci­pal, pe­ro no pos­te­rior.

Asi­mis­mo, en va­rios pá­rra­fos ca­bría su­pri­mir pa­la­bras pa­ra una me­jor lec­tu­ra. Por ejem­plo, el ar­tícu­lo 17 in­di­ca que la de­ten­ción pre­ven­ti­va “no po­drá du­rar más del tiem­po es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra la rea­li­za­ción

de las ave­ri­gua­cio­nes”, y se pue­de su­pri­mir lo se­ña­la­do aquí en cur­si­va. Tam­bién es cues­tio­na­ble el pleo­nas­mo “fun­cio­na­rios pú­bli­cos” (em­plea­do cua­tro ve­ces), pues to­dos los fun­cio­na­rios lo son. De igual mo­do, con­ven­dría ali­ge­rar de ma­yús­cu­las pa­la­bras co­mo “el Pre­si­den­te”, “un Dipu­tado”, “cua­tro Se­na­do­res”…; y qui­zás co­rre­gir un “le in­mo­vi­li­za­do” (de­no­mi­na­ción del gra­má­ti­co Emi­lio Alar­cos) en el ar­tícu­lo 111, don­de se di­ce: “El Go­bierno y ca­da uno de sus miem­bros es­tán so­me­ti­dos a las in­ter­pe­la­cio­nes y pre­gun­tas que se le for­mu­len en las Cá­ma­ras”. Se­ría de me­jor es­ti­lo “se les for­mu­len” (al Go­bierno y a sus miem­bros).

Pa­re­ce im­pro­ba­ble que la Cons­ti­tu­ción se mo­di­fi­que só­lo por cues­tio­nes de len­gua, pues es­tos re­to­ques re­quie­ren un com­ple­jo pro­ce­di­mien­to en las Cor­tes, ade­más de la di­so­lu­ción de las Cá­ma­ras, un re­fe­rén­dum y nue­vos co­mi­cios. Pe­ro tal vez pue­dan acom­pa­ñar a otras re­for­mas. Al Par­la­men­to y al pue­blo so­be­rano les co­rres­pon­de con­si­de­rar si va­le la pe­na es­te em­pe­ño lin­güís­ti­co que en la prác­ti­ca no al­te­ra na­da… o si, con otra pers­pec­ti­va, la im­pres­cin­di­ble lu­cha ac­tual del fe­mi­nis­mo de­be re­fle­jar­se en un cam­bio de as­pec­to sim­bó­li­co –y, so­bre to­do, vi­si­ble– de la mis­mí­si­ma Cons­ti­tu­ción.

El se­na­dor Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la lo­gró que se qui­ta­ra “gual­da” en los co­lo­res de la ban­de­ra pa­ra po­ner “ama­ri­llo”

El tex­to con­tie­ne ge­run­dios me­jo­ra­bles, y cua­tro ve­ces el pleo­nas­mo “fun­cio­na­rios pú­bli­cos”

Par­la­men­ta­rias de UCD en la le­gis­la­tu­ra cons­ti­tu­yen­te (1977-1979). Des­de la iz­quier­da, Car­men So­lano Ca­rre­ras, Jua­na Ar­ce Mo­li­na, Ma­ría Do­lo­res Pe­la­yo, Ele­na Mo­reno Gon­zá­lez, Do­lo­res Blan­ca Mo­re­nas, Car­me­la Gar­cía Mo­reno, y So­le­dad Be­ce­rril.

Aper­tu­ra de las Cor­tes tras las pri­me­ra elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, en ju­nio de 1977. Des­de la iz­quier­da, Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, Jai­me Gar­cía Año­ve­ros y Jo­sé Or­te­ga Spot­torno, fun­da­dor de EL PAÍS. De­ba­jo, la en­mien­da de Ce­la pa­ra mo­di­fi­car el ar­tícu­lo re­la­ti­vo a la ban­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.