Cua­tro de­ce­nios de pro­gre­so

En un año tan re­cien­te co­mo 1978, Es­pa­ña to­da­vía te­nía un pro­gra­ma de lu­cha con­tra la le­pra y ha­bía 3.725 en­fer­mos. Un re­pa­so de es­ta­dís­ti­cas de­mues­tra que nues­tro país es muy di­fe­ren­te a co­mo era ha­ce 40 años

El País - Especiales - - NEWS - POR KI­KO LLANERAS

En 1978 los ho­mo­se­xua­les no po­dían ca­sar­se, pe­ro es que ni si­quie­ra era le­gal el di­vor­cio. Se­gún las en­cues­tas del World Va­lue Sur­vey, un ter­cio de los es­pa­ño­les pen­sa­ba que rom­per un ma­tri­mo­nio era al­go in­jus­ti­fi­ca­ble y más de la mi­tad con­de­na­ba la ho­mo­se­xua­li­dad. Hoy esas ideas las con­ser­van po­cas per­so­nas.

Las mu­je­res han avan­za­do por par­ti­da do­ble. Ha­ce 40 años ha­bían ido me­nos a la es­cue­la, eran mi­no­ría en la uni­ver­si­dad y mu­chas no tra­ba­ja­ban. En 1990, por ejem­plo, to­da­vía un 30% de los es­pa­ño­les de­cía que los hom­bres te­nían más de­re­cho a tra­ba­jar si los em­pleos es­ca­sea­ban. Tam­bién ese año, las dipu­tadas ocu­pa­ban só­lo el 15% de to­dos los es­ca­ños del Par­la­men­to es­pa­ñol. Hoy son un 39% y Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en el quin­to país de Eu­ro­pa con más dipu­tadas mu­je­res, so­lo por de­trás de Fran­cia, No­rue­ga, Fin­lan­dia y Sue­cia.

La so­cie­dad es­pa­ño­la es­tá más edu­ca­da que nun­ca. Las per­so­nas que te cru­zas por la ca­lle han es­tu­dia­do 11 años de me­dia en­tre el co­le­gio, el ins­ti­tu­to y la uni­ver­si­dad, ca­si el do­ble que en 1978. Des­de en­ton­ces los jó­ve­nes sin ba­chi­lle­ra­to han pa­sa­do de ser la gran ma­yo­ría (80%) a so­lo un ter­cio (34%). El por­cen­ta­je de jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios se ha mul­ti­pli­ca­do por cua­tro: eran el 10% en 1978 y aho­ra son el 40%, co­mo la me­dia eu­ro­pea.

Es­tas ga­nan­cias vi­nie­ron acom­pa­ña­das de un ma­yor gas­to pú­bli­co en edu­ca­ción, que es aho­ra el do­ble que ha­ce 40 años. En es­te tiem­po Es­pa­ña ha desa­rro­lla­do un es­ta­do del bie­nes­tar que hoy ca­si na­die cues­tio­na. En 1978 el gas­to pú­bli­co equi­va­lía al 14% del PIB y en 1995 ha­bía cre­ci­do has­ta al­can­zar el 40%. Des­pués ha fluc­tua­do, con la eco­no­mía y los cam­bios de Go­bierno, pe­ro sin ba­jar nun­ca de esa ci­fra.

Es­pa­ña tam­bién es un país más ri­co y más lon­ge­vo. El PIB por ha­bi­tan­te se ha du­pli­ca­do, la ri­que­za pa­tri­mo­nial se ha tri­pli­ca­do y la ren­ta me­dia ha pa­sa­do de 19.000 a 29.000 eu­ros por adul­to, una vez co­rre­gi­dos los efec­tos de la in­fla­ción. En los ochen­ta te­nía­mos una bue­na es­pe­ran­za de vi­da y no he­mos de­ja­do de au­men­tar­la. En 1980 me­nos del 8% de los ni­ños se va­cu­na­ban con­tra el sa­ram­pión (hoy lo ha­cen ca­si el 100%) y la mor­ta­li­dad in­fan­til era cin­co ve­ces ma­yor que aho­ra. Y aun­que aho­ra pa­rez­ca al­go re­mo­to, el si­da fue una epi­de­mia mor­tal y ver­ti­gi­no­sa ha­ce ape­nas dos dé­ca­das: en 1996 el vi­rus cau­só más del 30% de to­das las muer-

Tres lo­gros: con­so­li­dar la de­mo­cra­cia, desa­rro­llar un es­ta­do mo­derno y unir­se al pro­yec­to eu­ro­peo

tes de jó­ve­nes es­pa­ño­les. El año pa­sa­do fue­ron el 3%.

Por su­pues­to, es­te pro­gre­so no he si­do ex­clu­si­vo de Es­pa­ña. Mu­chas trans­for­ma­cio­nes han si­do glo­ba­les y han ocu­rri­do en la ma­yo­ría de paí­ses. Pe­ro tam­po­co es­ta­ban de­ter­mi­na­das ni han si­do igua­les en to­das par­tes. Hay paí­ses co­mo Mé­xi­co, Ve­ne­zue­la o Ar­gen­ti­na que par­tían con eco­no­mías no tan dis­tin­tas de la es­pa­ño­la en los se­ten­ta y no han te­ni­do el mis­mo des­tino. En es­tos cua­ren­ta años, Es­pa­ña ha lo­gra­do tres hi­tos que son di­fí­ci­les de des­li­gar: con­so­li­dó una de­mo­cra­cia, desa­rro­llo un es­ta­do mo­derno y se unió al pro­yec­to eu­ro­peo.

Es­tos pa­sos no son de­fi­ni­ti­vos ni mu­cho me­nos com­ple­tos. Es­pa­ña acu­mu­la pro­ble­mas que nun­ca ha re­suel­to (co­mo sus ni­ve­les anor­ma­les de des­em­pleo) y otros que emer­gie­ron con la cri­sis (co­mo la de­sigual­dad ge­ne­ra­cio­nal). Sin em­bar­go, des­pre­ciar los avan­ces lo­gra­dos en el pa­sa­do me pa­re­ce una ac­ti­tud in­jus­ta y so­bre to­do pe­li­gro­sa. Ne­gar el pro­gre­so pro­du­ce mons­truos de tres es­pe­cies: nihi­lis­tas que se cru­zan de bra­zos, ilu­sos que se ol­vi­dan de lo que po­de­mos per­der y reac­cio­na­rios que ido­la­tran un pa­sa­do lleno de som­bras.

Mu­chos da­tos se han to­ma­do de la web Our World in Da­ta, un pro­yec­to de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford. Allí pue­den con­sul­tar­se to­das las fuen­tes ori­gi­na­les, otros da­tos y de­ta­lles so­bre la me­to­do­lo­gía de ca­da in­di­ca­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.