En­tre­vis­ta a Pa­blo Ca­sa­do (PP)

“Es el peor mo­men­to pa­ra re­for­mas. Hay in­de­pen­den­tis­tas que quie­ren de­mo­ler Es­pa­ña”

El País - Especiales - - NEWS -

En una de las es­tan­te­rías de su re­cién es­tre­na­do des­pa­cho, el nue­vo lí­der del PP tie­ne las obras com­ple­tas de Jo­sé Ma­ría Az­nar. La luz del sol se fil­tra a tra­vés de la ban­de­ra de Es­pa­ña con la que es­tá em­pa­pe­la­da la ven­ta­na si­tua­da a la iz­quier­da de su me­sa. El pre­si­den­te del PP, Pa­blo Ca­sa­do (Pa­len­cia, 1981), in­sis­te du­ran­te la ho­ra de en­tre­vis­ta en la idea de que no es po­si­ble abor­dar una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción por­que fal­ta el con­sen­so ne­ce­sa­rio y so­bra el desafío in­de­pen­den­tis­ta del Go­bierno ca­ta­lán. Pe­se a ello, des­gra­na sus ideas so­bre los cam­bios que otros plan­tean, acep­ta que hay co­sas me­jo­ra­bles pe­ro re­cal­ca que lo prio­ri­ta­rio es apli­car la Cons­ti­tu­ción. Por ejem­plo, re­cu­pe­rar el ar­tícu­lo 155 pa­ra in­ter­ve­nir Ca­ta­lu­ña.

PRE­GUN­TA. ¿Aguan­ta la Cons­ti­tu­ción otros 40 años sin re­for­mas?

RES­PUES­TA. La Cons­ti­tu­ción no acu­sa la cri­sis de los 40. Es co­mo to­das las cons­ti­tu­cio­nes de los paí­ses con tex­tos mar­co que per­mi­ten un desa­rro­llo le­gis­la­ti­vo y por tan­to no ne­ce­si­tan más que re­for­mas pun­tua­les co­mo las que se han he­cho en dos oca­sio­nes en Es­pa­ña pa­ra el su­fra­gio de eu­ro­peos en las mu­ni­ci­pa­les y pa­ra el pac­to fis­cal eu­ro­peo. No es el mo­men­to de abrir en ca­nal nues­tra Car­ta Mag­na ni creo que ten­ga­mos un acuer­do con unos in­ter­lo­cu­to­res co­mo los que tu­vi­mos en 1978. Si se tu­vie­ra que mo­di­fi­car se ten­dría que ha­cer al me­nos con el mis­mo con­sen­so que ha­ce 40 años.

P. ¿Es me­jo­ra­ble el mo­de­lo te­rri­to­rial de la Cons­ti­tu­ción?

R. Nues­tra pro­pues­ta es que no hay que cen­tri­pe­tar el Es­ta­do o aca­bar con el Es­ta­do de las au­to­no­mías sino sim­ple­men­te ser leal a las com­pe­ten­cias que las co­mu­ni­da­des ad­mi­nis­tren y si se ad­mi­nis­tran mal se pue­de desa­rro­llar le­gis­la­ti­va­men­te una dis­tin­ta ad­mi­nis­tra­ción. Por eso las re­for­mas edu­ca­ti­vas o sa­ni­ta­rias o del sis­te­ma del bie­nes­tar o en in­fra­es­truc­tu­ras o de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia se pue­den desa­rro­llar por vía nor­ma­ti­va sin ne­ce­si­dad de to­car el tí­tu­lo oc­ta­vo. En es­tos 40 años ha ha­bi­do una des­leal­tad por par­te de al­gu­nas au­to­no­mías na­cio­na­lis­tas y por eso nues­tra pro­pues­ta es de­jar muy cla­ro qué com­pe­ten­cias tie­nen que de­pen­der del Es­ta­do. Que las au­to­no­mías ten­gan len­guas co­ofi­cia­les no quie­re de­cir que el cas­te­llano se ex­pul­se del sis­te­ma edu­ca­ti­vo por­que so­lo hay un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que es el es­pa­ñol.

P. Hay una pro­pues­ta de ca­te­drá­ti­cos de de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal pa­ra una re­for­ma fe­de­ral que pa­sa por con­cre­tar me­jor el re­par­to de

com­pe­ten­cias e in­clu­so in­cluir las sin­gu­la­ri­da­des de Ca­ta­lu­ña en una dis­po­si­ción adi­cio­nal de la Cons­ti­tu­ción. ¿Es us­ted partidario?

R. Se pue­de cla­ri­fi­car, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te en una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Si to­mo el dic­ta­men de Ru­bio Llo­ren­te co­mo pun­to de par­ti­da es­toy de acuer­do con mu­chos de sus pre­cep­tos. Po­dría­mos es­tar de acuer­do en que hay que mo­di­fi­car la su­ce­sión a la Co­ro­na, que hay que con­cre­tar qué au­to­no­mías hay en Es­pa­ña o más re­fe­ren­cia a la Unión Eu­ro­pea o asu­mir in­clu­so el re­to de la dis­po­si­ción tran­si­to­ria de Na­va­rra que en mi opi­nión es el te­ma más ur­gen­te, sus­cep­ti­ble de re­for­ma pa­ra su­pri­mir­la. Di­cho eso, veo que nin­gu­na de esas cues­tio­nes, qui­tan­do qui­zá la na­va­rra, son tan apre­mian­tes co­mo pa­ra abrir un de­ba­te en el que no ten­dría­mos en­fren­te los mis­mos in­ter­lo­cu­to­res del 78, en vez de So­lé Tu­ra ten­dría­mos a Igle­sias, en vez de Ro­ca a Puig­de­mont… No hay mim­bres pa­ra ha­cer un nue­vo tex­to por­que no hay las ma­yo­rías que per­mi­ti­rían que ese tex­to sa­lie­ra con un con­sen­so si­mi­lar. Y ade­más, no he es­cu­cha­do a nin­gún par­ti­do plan­tear una re­for­ma con­cre­ta de la Cons­ti­tu­ción. Pa­re­ce que ca­da 40 años te­ne­mos que cam­biar de sis­te­ma y no es así. EEUU lle­va si­glos con la mis­ma Cons­ti­tu­ción.

P. Ale­ma­nia hi­zo 60 re­for­mas en 40 años, Es­pa­ña, so­lo dos.

R. Sí, pe­ro la re­for­ma agra­va­da en Es­pa­ña sig­ni­fi­ca di­so­lu­ción de Cor­tes, re­fe­rén­dum, que es lo que no ha he­cho Ale­ma­nia. La úl­ti­ma re­for­ma que hi­zo Ale­ma­nia es muy cu­rio­sa: los län­der más ri­cos le ce­den com­pe­ten­cias al Es­ta­do fe­de­ral pre­ci­sa­men­te pa­ra que la so­li­da­ri­dad in­ter­te­rri­to­rial sea efi­caz, es de­cir jus­to lo con­tra­rio a lo que es­tá pa­san­do en Es­pa­ña. Hay un prin­ci­pio de la cons­ti­tu­ción ale­ma­na que yo echo en fal­ta en la es­pa­ño­la; las dos tie­nen el prin­ci­pio de so­li­da­ri­dad in­ter­te­rri­to­rial, pe­ro la ale­ma­na tie­ne un prin­ci­pio de leal­tad ins­ti­tu­cio­nal que no tie­ne la nues­tra y ese prin­ci­pio obli­ga­to­rio, fun­da­cio­nal, nos hu­bie­ra aho­rra­do mu­chos pro­ble­mas.

P.¿Cam­bia­ría el mo­de­lo de es­ta­do de Mo­nar­quía a Re­pú­bli­ca?

R. No hay aho­ra mis­mo una de­man­da so­cial pa­ra me­ter­se con la fór­mu­la de Go­bierno. El je­fe del Es­ta­do es­tá cum­plien­do con su la­bor cons­ti­tu­cio­nal de for­ma bri­llan­te y re­abrir esas cos­tu­ras en las que los es­pa­ño­les con una al­tí­si­ma par­ti­ci­pa­ción de­ci­die­ron cuál era su for­ma de Go­bierno, aho­ra mis­mo no hay ba­se par­la­men­ta­ria pa­ra ha­cer­lo. P. Du­ran­te la dis­cu­sión en la co­mi­sión cons­ti­tu­cio­nal de 1978, Fra-

ga plan­teó que la apro­ba­ción pa­ra la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 se hi­cie­ra en el Con­gre­so y no en el Se­na­do. ¿Tras la ex­pe­rien­cia con Ca­ta­lu­ña, cam­bia­ría ese ar­tícu­lo?

R. El pro­ble­ma que veo es que no se apli­que aho­ra. Cuan­do plan­teo apli­car de nue­vo el ar­tícu­lo 155 en Ca­ta­lu­ña lo que di­go es que es im­por­tan­te ver qué ex­ten­sión tem­po­ral tie­ne que te­ner, que no de­be ser la que plan­tea­ba Ciu­da­da­nos, so­lo pa­ra con­vo­car elec­cio­nes de in­me­dia­to, y qué ex­ten­sión com­pe­ten­cial, que no de­be ex­cluir la edu­ca­ción, TV3 o los Mos­sos co­mo plan­teó el PSOE. ¿Eso quie­re de­cir que se hi­zo mal y que al fi­nal no su­pu­so na­da? No. Fue muy im­por­tan­te. Pe­ro tam­bién nos ha da­do una en­se­ñan­za y es que a la ho­ra de vol­ver­lo a apli­car, te­ne­mos que ha­cer­lo has­ta que se re­cu­pe­re la neu­tra­li­dad en el es­pa­cio pú­bli­co, la le­ga­li­dad, la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca y la con­vi­ven­cia, al­go que no se ha pro­du­ci­do. De he­cho, en cuan­to ha vuel­to el go­bierno in­de­pen­den­tis­ta ha re­cu­pe­ra­do es­truc­tu­ras de Es­ta­do, ha vuel­to a la ma­ni­pu­la­ción in­for­ma­ti­va y al adoc­tri­na­mien­to edu­ca­ti­vo. Te­ne­mos que apli­car­lo nom­bran­do des­de el Es­ta­do a los con­se­llers el tiem­po que ha­ga fal­ta y tie­ne que afec­tar a la edu­ca­ción, a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos, a la po­li­cía au­to­nó­mi­ca y a la ad­mi­nis­tra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes pe­ni­ten­cia­rias. P. ¿Ha­bría que re­for­mar el Se­na­do pa­ra dar­le más po­der?

“Hay que apli­car de nue­vo el 155; y que afec­te a la edu­ca­ción, a Mos­sos, pri­sio­nes y TV3” “Si se qui­tan los afo­ra­mien­tos, hay que qui­tar­los to­dos y su­pri­mir la ac­ción po­pu­lar”

R. El Par­la­men­to en Es­pa­ña cum­ple una tri­ple fun­ción: la re­pre­sen­ta­ción, el con­trol al go­bierno y la le­gis­la­ción. Ade­más, el Se­na­do tie­ne una cuar­ta ver­tien­te y ha­bría que va­lo­rar has­ta qué pun­to es­tá sien­do efec­ti­va, que es la te­rri­to­rial. Eso se ve a tra­vés de la co­mi­sión de co­mu­ni­da­des, en al­gún pre­cep­to cons­ti­tu­cio­nal co­mo el ar­tícu­lo 155 y con al­gu­na cues­tión re­cien­te co­mo la ley de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria que tam­bién pre­ser­va al Se­na­do no so­lo la se­gun­da lec­tu­ra sino tam­bién la apro­ba­ción en la Cá­ma­ra en do­ble di­rec­ción. Por tan­to cual­quier re­for­ma del Se­na­do no de­pen­de so­lo de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal sino con dar­le esas com­pe­ten­cias. P. ¿Cam­bia­ría la Ley Elec­to­ral? R. El mo­de­lo elec­to­ral es­pa­ñol en tér­mi­nos chur­chi­lia­nos es el me­nos ma­lo de los po­si­bles. La Ley d’Hont es una ley en la que la pro­por­cio­na­li­dad a ve­ces tie­ne so­bre­re­pre­sen­ta­ción de al­gu­nos par­ti­dos. La al­ter­na­ti­va, más allá de mo­de­los hí­bri­dos, co­mo el ale­mán, es un sis­te­ma ma­yo­ri­ta­rio en el que cu­rio­sa­men­te creo que la opi­nión pú­bli­ca lo ve­ría más in­jus­to. No ha­bría que re­for­mar­la, si no­so­tros aho­ra hi­cié­ra­mos al­go pa­ra evi­tar ca­sos co­mo el de 2015 o 2016 de in­go­ber­na­bi­li­dad o que es­te­mos aho­ra mis­mo en ma­nos de par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios in­de­pen­den­tis­tas por la mo­ción de cen­su­ra… si se quie­re una pri­ma al par­ti­do ga­na­dor, la Cons­ti­tu­ción lo per­mi­te por­que ci­fra los es­ca­ños en el con­gre­so de 350 a 400. Por tan­to se po­dría ha­cer un desa­rro­llo nor­ma­ti­vo di­cien­do: y ade­más ha­brá una pri­ma de x es­ca­ños al par­ti­do que ga­ne las elec­cio­nes.

P. Su­gie­re Az­nar que la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal so­lo se pue­de ha­cer cuan­do es­té re­suel­to el pro­ble­ma ca­ta­lán...

R. Es­toy de acuer­do. Es el peor mo­men­to por­que hay unos in­de­pen­den­tis­tas que es­tán in­ten­tan­do de­mo­ler la Cons­ti­tu­ción y Es­pa­ña. No creo que en épo­ca de tri­bu­la­cio­nes sea bueno ha­cer mu­dan­za.

P. Fra­ga in­tro­du­jo en el de­ba­te del ar­tícu­lo 15, que de­cía to­das las per­so­nas tie­nen de­re­cho a la vi­da, que no se pro­te­gía el de­re­cho del nas­ci­tu­rus y se cam­bió el tex­to por “to­dos” tie­nen de­re­cho a la vi­da. ¿Pien­sa re­ti­rar el re­cur­so del PP que lle­va 10 años pen­dien­te de res­pues­ta en el Cons­ti­tu­cio­nal?

R. No, no­so­tros lo que pen­sa­mos es que no hay na­da más pro­gre­sis­ta que de­fen­der la vi­da. En el abor­to no hay du­da por­que hay un bien ju­rí­di­co a pro­te­ger que es dis­tin­to al de su ma­dre, el de la per­so­na que no ha na­ci­do. La Cons­ti­tu­ción di­jo el “to­dos” de­jan­do muy cla­ro que más allá del de­ba­te cien­tí­fi­co de cuán­do em­pie­za la vi­da, hay quie­nes pen­sa­mos que hay cier­tas se­ma­nas en las que esa elec­ción no es tan sen­ci­lla y lo que he­mos in­ten­ta­do ha­cer es lo pri­me­ro re­co­no­cer que en 1985 ha­bía un acuer­do en­tre las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas a la ho­ra de re­gu­lar una ley de in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo y que no era ne­ce­sa­ria la in-

tro­duc­ción de una re­for­ma que fue tan di­vi­si­va.

P. Us­ted es­tá de­fen­dien­do la ley de su­pues­tos, en con­tra de la ley de pla­zos, y el Go­bierno del PP tu­vo cua­tro años de ma­yo­ría ab­so­lu­ta don­de pu­do cam­biar­lo. ¿Por qué no lo hi­zo? ¿Por qué lo de­fien­den us­te­des aho­ra?

R. Yo lo pue­do de­fen­der aho­ra por­que ten­go la res­pon­sa­bi­li­dad de po­der­lo de­fen­der. Se re­cu­rrió, la ex­pli­ca­ción que se dio fue que has­ta que no se su­pie­ra qué de­cía el Cons­ti­tu­cio­nal se es­pe­ra­ba, y creo que aho­ra mis­mo es bueno que es­te­mos en una re­gu­la­ción que reunía la aquies­cen­cia de los dos gru­pos ma­yo­ri­ta­rios... Es un te­ma en el que co­mo pa­dre de gran pre­ma­tu­ro lo ten­go más a flor de piel por­que el mo­ni­to­reo dia­rio de un pe­que­ñín de 22 se­ma­nas te ha­ce ser más sen­si­ble a que en al­gún su­pues­to de la ley ac­tual se pue­da in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo. Cuan­do lo ves a dia­rio y cuan­do ves eco­gra­fías a dia­rio pues te das cuen­ta de que hay que ha­cer una re­fle­xión por lo me­nos en la in­for­ma­ción. En es­te ca­so creo que nos equi­vo­ca­mos si lle­va­mos es­to al ám­bi­to re­li­gio­so o mo­ral, que tam­bién, pe­ro es una es­fe­ra per­so­nal de ca­da uno... Creo que la Ley de pla­zos ex­ce­de en mu­cho la po­si­bi­li­dad de que esos be­bés que a par­tir de 2224 se­ma­nas sa­len ade­lan­te per­fec­ta­men­te re­quie­ran de una in­for­ma­ción o ex­pli­ca­ción.

P. Eli­mi­na­ría us­ted los afo­ra­mien­tos del Go­bierno, y dipu­tados y se­na­do­res?

R. Si se qui­tan, se tie­nen que qui­tar to­dos. En Es­pa­ña son más de 200.000. Y su­pri­mien­do la ac­ción po­pu­lar. En Ale­ma­nia no hay ac­ción po­pu­lar, la acu­sa­ción co­rres­pon­de a la fis­ca­lía y pun­to. Lo que no pue­de ser es que aquí los po­lí­ti­cos es­tén a ex­pen­sas de lo que un con­ce­jal en la opo­si­ción o dipu­tado de­nun­cia a uno de otro par­ti­do y co­mo has­ta den­tro de dos años no se sa­be si es ab­suel­to o no, co­mo no se pue­den me­ter impu­tados en las lis­tas, pues ya te has qui­ta­do a un ri­val. Si se ha­ce una re­for­ma lo que hay que de­jar muy cla­ro es que en­ton­ces la acu­sa­ción po­pu­lar, que creo que es una fi­gu­ra de la que se abu­sa en po­lí­ti­ca en Es­pa­ña, se tie­ne que su­pri­mir tam­bién. Al fi­nal quien ha he­cho al­go mal ter­mi­na pa­gan­do an­te el tri­bu­nal que co­rres­pon­de, no con­vie­ne con­fun­dir a la opi­nión pú­bli­ca.

El pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar, Pa­blo Ca­sa­do, tras la en­tre­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.