En­tre­vis­ta a Pa­blo Igle­sias (Po­de­mos).

“Apos­ta­mos por­que la li­bre de­ci­sión de los pue­blos cons­tru­ya un pro­yec­to uni­do”

El País - Especiales - - NEWS -

Cum­ple los mis­mos años que la Cons­ti­tu­ción con una pro­pues­ta que, ase­gu­ra, es ge­ne­ra­cio­nal: abo­lir la Mo­nar­quía y dar pa­so a una re­pú­bli­ca en Es­pa­ña. Des­de ha­ce me­ses, Uni­dos Po­de­mos, el gru­po con­fe­de­ral que li­de­ra Pa­blo Igle­sias (Ma­drid, 1978), ba­ta­lla en el Con­gre­so pa­ra que se in­ves­ti­gue al Rey emé­ri­to por su su­pues­ta vin­cu­la­ción con ca­sos de co­rrup­ción. Es su ma­ne­ra de abrir el de­ba­te so­bre el mo­de­lo de Es­ta­do y pro­mo­ver una pro­fun­da re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. PRE­GUN­TA. ¿La Cons­ti­tu­ción aguan­ta otros 40 años sin re­for­mar?

RES­PUES­TA. Es ne­ce­sa­rio cam­biar y me­jo­rar co­sas. Ha­ce 40 años nues­tra Cons­ti­tu­ción se in­cor­po­ró a una tra­di­ción de cons­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas sur­gi­das de la II Gue­rra Mun­dial, de al­gu­na for­ma del an­ti­fas­cis­mo, con cier­ta preo­cu­pa­ción por los de­re­chos so­cia­les. Eso es bueno e im­pli­ca avan­ces. Creo que 40 años des­pués hay nue­vos te­mas im­pres­cin­di­bles: el fe­mi­nis­mo ha pues­to en agen­da te­mas cru­cia­les, ha­ce fal­ta que los de­re­chos so­cia­les des­pués de las cri­sis eco­nó­mi­cas apa­rez­can en la Cons­ti­tu­ción con ca­rác­ter nor­ma­ti­vo. No va a ser fá­cil lo­grar es­tas re­for­mas por­que im­pli­can mu­chos acuer­dos. Lo fun­da­men­tal se­rá que se con­vier­tan en un cla­mor so­cial. Los gran­des avan­ces se con­si­guen cuan­do son una de­man­da so­cial he­ge­mó­ni­ca. P. ¿Es me­jo­ra­ble el mo­de­lo te­rri­to­rial de la Cons­ti­tu­ción? R. La Cons­ti­tu­ción no es­ta­ble­ce un mo­de­lo te­rri­to­rial. Es lla­ma­ti­vo que ha­ble de dos ti­pos de te­rri­to­rios: re­gio­nes y na­cio­na­li­da­des. Una pa­la­bra que prác­ti­ca­men­te es de­cir na­ción. La Cons­ti­tu­ción im­plí­ci­ta­men­te es­tá di­cien­do que Es­pa­ña es plu­ri­na­cio­nal. El mo­de­lo del ‘ca­fé pa­ra to­dos’, el ac­tual au­to­nó­mi­co, es el que per­mi­tió ges­tio­nar du­ran­te mu­chos años una ten­sión per­ma­nen­te. Esa ten­sión nun­ca va a des­apa­re­cer, hay que ges­tio­nar­la por cau­ces de­mo­crá­ti­cos. Es evi­den­te que es­ta­mos en un mo­men­to de cri­sis de la or­ga­ni­za­ción de nues­tro país. No­so­tros apos­ta­mos por vías fe­de­ra­les o con­fe­de­ra­les pa­ra con­se­guir te­ner una pa­tria en la que la li­bre de­ci­sión de los pue­blos de nues­tro país cons­tru­ya un pro­yec­to uni­do. P. ¿Hay que re­for­mar el Se­na­do pa­ra que las au­to­no­mías par­ti­ci­pen más en le­yes que les afec­tan? R. El Se­na­do en Es­pa­ña se cons­tru­ye co­mo un ce­men­te­rio de ele-

fan­tes. Es una cá­ma­ra que no se pa­re­ce al Bun­des­tag ale­mán. Y se cons­tru­ye co­mo un lu­gar al que lle­var a mu­chos pro­cu­ra­do­res del fran­quis­mo y que des­pués se le aña­de la re­pre­sen­ta­ción de las co­mu­ni­da­des, pe­ro si­gue sien­do un ce­men­te­rio. No es útil. Es­pa­ña ne­ce­si­ta­ría una cá­ma­ra de re­pre­sen­ta­ción que re­co­no­cie­ra la plu­ri­na­cio­na­li­dad. P. ¿Es­pa­ña tie­ne que se­guir sien­do una mo­nar­quía par­la­men­ta­ria?

R. Los es­pa­ño­les tra­ga­ron con la mo­nar­quía a cam­bio de de­mo­cra­cia. Es ver­dad que el an­te­rior je­fe del Es­ta­do, Juan Car­los, a pe­sar de ser fran­quis­ta ju­gó un pa­pel pa­ra que en Es­pa­ña no se die­ra un gol­pe de es­ta­do. Hay una en­tre­vis­ta fan­tás­ti­ca de Suá­rez con Vic­to­ria Pre­go en la que en un mo­men­to da­do Suá­rez tra­ta de qui­tar­se el mi­cró­fono y di­ce: “No hi­ci­mos un re­fe­rén­dum de es­to por­que lo per­día­mos”. El an­te­rior je­fe del Es­ta­do per­dió ese pres­ti­gio en la úl­ti­ma eta­pa de su man­da­to cuan­do se le em­pe­zó a re­la­cio­nar con la co­rrup­ción. El ac­tual, enor­me­men­te in­te­li­gen­te, en lo per­so­nal me cae muy bien, es mo­des­to, pre­pa­ra­do, con co­no­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca de es­te país. Pe­ro co­mo de­mó­cra­ta ten­go que pre­gun­tar­me, ¿pa­ra qué es útil hoy en 2018 la mo­nar­quía? Es muy di­fí­cil de en­ten­der que a la je­fa­tu­ra del Es­ta­do se lle­gue por fe­cun­da­ción. Hay quien di­ce que un mo­de­lo pre­si­den­cia­lis­ta po­día ser ne­fas­to. Es­toy de acuer­do. Nues­tro país de­be se­guir sien­do un go­bierno par­la­men­ta­rio, de pe­sos y con­tra­pe­sos. Que no ha­ya un pre­si­den­te con ple­nos po­de­res pa­ra ha­cer y des­ha­cer. Lo que me­jor ex­pre­sa el con­sen­so, el re­co­no­ci­mien­to de lo dis­tin­to y el acuer­do es un es­pí­ri­tu re­pu­bli­cano. El 15M y el 8 de mar­zo apun­tan a ese es­pí­ri­tu. Y eso es una nue­va re­pú­bli­ca. Ten­drá que lle­gar de ma­ne­ra tran­qui­la. P. A Uni­dos Po­de­mos les han blo­quea­do en dos oca­sio­nes una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la su­pues­ta vin­cu­la­ción de Juan Car­los I con ca­sos de co­rrup­ción ¿Los vo­tan­tes del PP, PSOE y Ciu­da­da­nos pien­san igual que sus lí­de­res que im­pi­den es­ta ini­cia­ti­va en el Con­gre­so? R. Es di­fí­cil de creer. Pe­di­mos una in­ves­ti­ga­ción pa­ra sa­ber qué ha pa­sa­do. Los mo­nár­qui­cos de­be­rían desear­lo. Lo que ha­cen el PP y Ciu­da­da­nos, y a mi jui­cio tor­pe­men­te el PSOE, es de­cir­le a la so­cie­dad que no es­tá ma­du­ra pa­ra sa­ber cier­tas co­sas. Los es­pa­ño­les es­tán cu­ra­dos de es- pan­to. Si el ar­gu­men­to es que to­do lo que ha­ce el Rey es con la fir­ma de un mi­nis­tro, en­ton­ces que que­de cla­ro que to­do lo que vi­mos en Ara­bia Sau­dí se hi­zo con el con­sen­so de un mi­nis­tro o del Go­bierno. P. ¿La sa­ni­dad de­be es­tar en el tí­tu­lo de de­re­chos fun­da­men­ta­les co­mo la edu­ca­ción? R. El de­re­cho a la sa­ni­dad uni­ver­sal no pue­de te­ner un ca­rác­ter de­cla­ra­ti­vo. La Cons­ti­tu­ción la tie­ne que ga­ran­ti­zar y pro­te­ger, y con­ver­tir­la en una obli­ga­ción pa­ra los po­de­res pú­bli­cos. P. ¿Hay que cam­biar la ley elec­to­ral? R. Te­ne­mos un sis­te­ma que al fi­jar la pro­vin­cia co­mo cir­cuns­crip­ción obli­ga­to­ria ha­ce que el sis­te­ma

“Los es­pa­ño­les tra­ga­ron la mo­nar­quía a cam­bio de de­mo­cra­cia. Una nue­va re­pú­bli­ca ten­drá que lle­gar”

ten­ga efec­tos ma­yo­ri­ta­rios, en par­ti­cu­lar en las me­nos po­bla­das. Eso se tra­du­ce en que el vo­to de ciu­da­da­nos de unos te­rri­to­rios pa­re­cie­ra que va­le me­nos. El di­se­ño es­tá pen­sa­do pa­ra so­bre­rre­pre­sen­tar a las de­re­chas. He­mos pro­pues­to cam­biar la fór­mu­la D’Hont por la Saint La­gue [se apli­ca en Ale­ma­nia, Sue­cia o Di­na­mar­ca y con­si­gue ma­yor pro­por­cio­na­li­dad] que per­mi­ti­ría que tu­vié­ra­mos una re­pre­sen­ta­ción más cer­ca­na a lo que quie­ren los ciu­da­da­nos. P. ¿Hay que cons­ti­tu­cio­na­li­zar el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual? R. Sí, pa­ra ga­ran­ti­zar de­re­chos co­mo es­te u otros, que no se pue­den po­ner en dis­cu­sión, hay que ha­cer cier­tas re­for­mas, pon­gá­mo­nos de acuer­do pa­ra ha­cer­las. P. ¿Hay que cam­biar los afo­ra­mien­tos del Go­bierno, los dipu­tados, se­na­do­res, al­tos car­gos…? R. Hay que eli­mi­nar los pri­vi­le­gios que es­can­da­li­zan a la ciu­da­da­nía y la sen­sa­ción de que la ley no sea igual pa­ra to­dos. Tie­ne que ser com­pa­ti­ble con que un re­pre­sen­tan­te de la ciu­da­da­nía no pue­da ser de­te­ni­do ni per­se­gui­do en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes. Lo que he­mos vis­to en es­te país es que no ha ha­bi­do ese ti­po de pro­tec­ción, sino pri­vi­le­gios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.