Los úl­ti­mos pre­si­den­tes del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cion ala­na­li­zan la Ley Fun­da­men­tal

Los tres úl­ti­mos ex­pre­si­den­tes del tri­bu­nal, reuni­dos por EL PAÍS por el 40º aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción, apues­tan por re­for­mar la Ley Fun­da­men­tal

El País - Especiales - - NEWS - J. J. GÁL­VEZ POR

El res­pal­do al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, la sus­pen­sión del eu­ro por receta, la anu­la­ción de la prohi­bi­ción de los to­ros en Ca­ta­lu­ña… Las de­ci­sio­nes que se to­man en el nú­me­ro 6 de la ma­dri­le­ña ca­lle de Do­me­ni­co Scar­lat­ti, se­de del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) des­de 1981, cam­bian Es­pa­ña a gol­pe de dic­ta­men. Los 12 ma­gis­tra­dos que com­po­nen el pleno fi­jan los lí­mi­tes de la Ley Fun­da­men­tal y con­clu­yen quién los ha tras­pa­sa­do. Co­mo ocu­rrió con la sen­ten­cia del Es­ta­tu­to de Ca­ta­lu­ña, a la que mu­chos par­ti­dos se­ña­lan co­mo el ori­gen del

pro­cés, la úl­ti­ma gran cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que ha sa­cu­di­do el país. Ma­ría Emi­lia Ca­sas (León, 1949) pre­si­día en­ton­ces el ór­gano y fue la po­nen­te de la re­so­lu­ción. Tam­bién par­ti­ci­pó en aquel de­ba­te Pas­cual Sa­la (Va­len­cia, 1935), que le su­ce­dió en el car­go, y al que des­pués sus­ti­tu­yó Fran­cis­co Pé­rez de los Co­bos (Mur­cia, 1962).

Los tres ex­pre­si­den­tes coin­ci­den en que esa sen­ten­cia “fue des­ca­li­fi­ca­da sin leer­la con so­sie­go”, ana­li­zan la la­bor del tri­bu­nal du­ran­te es­tas cua­tro dé­ca­das y diag­nos­ti­can el es­ta­do de sa­lud de la Ley fun­da­men­tal: “Re­for­mar la Cons­ti­tu­ción es la ga­ran­tía de su per­du­ra­bi­li­dad”. PRE­GUN­TA. ¿Se ha que­da­do vie­ja la Cons­ti­tu­ción? ¿Ha­bría que re­for­mar­la?

MA­RÍA EMI­LIA CA­SAS ( MEC). La Cons­ti­tu­ción del 78 es la me­jor que he­mos te­ni­do los es­pa­ño­les. Ha per­mi­ti­do años de pros­pe­ri­dad y de bie­nes­tar. Es­tá lle­na de vir­tu­des, pe­ro, co­mo de­cía Gar­cía Pe­la­yo, la esen­cia de una Cons­ti­tu­ción es ser la nor­ma ca­paz de re­sol­ver los pro­ble­mas de la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca del pre­sen­te y del fu­tu­ro. Y esa re­so­lu­ción del fu­tu­ro se lo­gra a tra­vés de su re­for­ma, que es­tá re­gu­la­da en la pro­pia Cons­ti­tu­ción. En con­se­cuen­cia, cum­plir con la Cons­ti­tu­ción tam­bién es re­for­mar la Cons­ti­tu­ción.

FRAN­CIS­CO PÉ­REZ DE LOS CO­BOS ( FPC). So­lo se re­for­ma lo que se quie­re con­ser­var. Por tan­to, re­for­mar la Cons­ti­tu­ción es la ga­ran­tía de su per­du­ra­bi­li­dad. No hay que im­pug­nar­la en su glo­ba­li­dad, por­que en su gran ma­yo­ría fun­cio­na bien, pe­ro creo que una ac­tua­li­za­ción de al­gu­nos as­pec­tos de­be afron­tar­se con nor­ma­li­dad.

PAS­CUAL SA­LA ( PS). Es ne­ce­sa­rio re­for­mar­la pa­ra ce­rrar al­gu­nos te­mas, co­mo la dis­tri­bu­ción te­rri­to­rial del po­der.

MEC. Es que la Cons­ti­tu­ción no es un tex­to sa­gra­do. Y una so­cie­dad ma­du­ra tie­ne que afron­tar es­te de­ba­te con se­re­ni­dad, pru­den­cia y con nor­ma­li­dad. Pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas te­rri­to­ria­les, pe­ro no so­lo. P. ¿En qué otro sen­ti­do se de­be re­for­mar?

MEC. La pre­sen­cia de la mu­jer tie­ne que ser otra. La Cons­ti­tu­ción del 78 re­co­no­ce el de­re­cho a la igual­dad, pe­ro las mu­je­res no es­tu­vi­mos en aquel pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te. Una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro tam­bién es re­le­van­te.

FPC. No te­ne­mos las pre­mu­ras del 78 y de­be­mos evi­tar al­gu­nos erro­res de en­ton­ces. Hay que ha­cer un es­fuer­zo por fo­ca­li­zar la re­for­ma en aque­llos as­pec­tos don­de exis­te un con­sen­so y en los que se ad­vier­te la ob­so­les­cen­cia del tex­to vie­jo. Hay que evi­tar una im­pug­na­ción ge­ne­ral del tex­to, que no ten­dría sen­ti­do.

MEC. Nin­gún sen­ti­do. PS. Es­toy de acuer­do.

MEC. En ma­te­ria de de­re­chos fun­da­men­ta­les, hay que acom­pa­sar­la a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos y a los so­cia­les. La Unión Eu­ro­pea es otro te­ma que ne­ce­si­ta ser con­tem­pla­do. Por­que hay que pa­sar mu­chos pre­cep­tos pa­ra lle­gar a una re­fe­ren­cia a ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias.

FPC. La reali­dad de la in­te­gra­ción en la UE, por ejem­plo, no es­tá pre­vis­ta.

PS. Tam­bién se de­be ce­rrar el Es­ta­do de las au­to­no­mías por­que lo es­tán pi­dien­do mu­chas co­mu­ni­da­des. En el tex­to se di­se­ña un Es­ta­do com­pues­to, ma­te­rial­men­te fe­de­ral. Y to­dos los Es­ta­dos com­pues­tos no tie­nen una uni­for­mi­dad to­tal. Ale­ma­nia, Ita­lia o Es­ta­dos Uni­dos… Es­to pue­de ha­cer­se tam­bién en la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la. De­be ha­cer­se. Pe­ro, pa­ra ello, ha­ce fal­ta un con­sen­so muy am­plio. P. ¿Es via­ble en­ton­ces una re­for­ma sin un con­sen­so co­mo el de 1978?

FPC. En to­do ca­so, es ne­ce­sa­rio un am­plio con­sen­so. El con­sen­so del 78, que a ve­ces se cri­ti­ca o se me­nos­pre­cia, fue un gran ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad co­lec­ti­va. Y al­go se­me­jan­te es ne­ce­sa­rio aho­ra. No sé si es fac­ti­ble lle­gar al mis­mo ni­vel, pe­ro ha­bría que in­ten­tar­lo.

MEC. La pro­pia Cons­ti­tu­ción, pa­ra ser re­for­ma­da, exi­ge ese con­sen­so. No sé si lle­ga­ría al del 78, pe­ro la Cons­ti­tu­ción se re­for­ma cum­plién­do­la. Se ha apli­ca­do en dos oca­sio­nes por exi­gen­cias de la UE.

FPC. Pe­ro la re­for­ma del 135 no fue, pe­se al con­sen­so, un ejem­plo de có­mo abor­dar una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal.

PS. En el ré­gi­men del 78, co­mo aho­ra se di­ce des­pec­ti­va­men­te, hu­bo un ejer­ci­cio de con­sen­so en una épo­ca muy di­fí­cil, que de­be­ría­mos to­dos agra­de­cer en lu­gar de cri­ti­car. Fue una de las Cons­ti­tu­cio­nes más pro­gre­sis­tas de Eu­ro­pa y del mun­do.

MEC. Yo creo que los con­sen­sos son irre­pe­ti­bles. Hay que tra­tar de bus­car el con­sen­so, pe­ro es­ta­mos en una so­cie­dad más he­te­ro­gé­nea, plu­ral y com­ple­ja que la del 78. Aque­llo fue muy di­fí­cil. Hoy se­rá igual­men­te di­fí­cil y ten­drá ele­men­tos dis­tin­tos.

P. Aden­trán­do­nos en la la­bor del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ¿la tar­dan­za en re­sol­ver asun­tos –el re­cur­so con­tra la ley del abor­to lle­va ocho años en el tri­bu­nal– le ha­ce per­der cre­di­bi­li­dad?

FPC. El tri­bu­nal ha te­ni­do el pro­ble­ma del re­cur­so de am­pa­ro, que tu­vo un ex­tra­or­di­na­rio éxi­to y lle­ga­ron a ser más de 11.000 los que lle­ga­ban. Eso es­tu­vo a pun­to de co­lap­sar­lo y se co­mía gran par­te de su la­bor, ya que otros re­cur­sos se veían re­le­ga­dos. Eso se re­sol­vió con la re­for­ma de 2007, que ha per­mi­ti­do al tri­bu­nal fo­ca­li­zar­se en aque­llos asun­tos de am­pa­ro que tie­nen es­pe­cial re­le­van­cia cons­ti­tu­cio­nal y li­be­rar ener­gías. La si­tua­ción ac­tual es mu­cho me­jor que la de ha­ce unos años. Hoy, en am­pa­ro hay unos 100 pen­dien­tes y hay unos 100 pen­dien­tes de pleno.

MEC. Y el tiem­po de res­pues­ta es muy in­fe­rior.

PC. Pe­ro es cier­to que una jus­ti­cia len­ta no es una bue­na jus­ti­cia. Y más si es cons­ti­tu­cio­nal.

MEC. La ley de 2007 reor­de­nó los tiem­pos pa­ra que el TC no vie­ra mer­ma­do su tiem­po por los re­cur­sos de am­pa­ro. Du­ran­te un lar­go pe­río­do, el tri­bu­nal hi­zo un tra­ba­jo en ne­ga­ti­vo, por­que te­nía que jus­ti­fi­car la inad­mi­sión de esos re­cur­sos.

PS. Pe­ro el re­tra­so de la ley del abor­to… no se pro­du­ce en ese sen­ti­do. El re­cur­so se interpone y, sin em­bar­go, [el PP] mo­di­fi­ca la ley de in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo pa­ra pa­sar de los 16 a los 18 años. Ha­bía la ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra vol­ver al sis­te­ma an­te­rior y no se hi­zo. En ese sen­ti­do, pue­de en­ten­der­se que el tri­bu­nal di­ga ‘y es­to qué es, que nos con­sul­tan so­bre qué pen­sa­mos’.

FPC. A mí me hu­bie­ra gus­ta­do que en mi man­da­to se hu­bie­ra re­suel­to el re­cur­so. Pe­ro ha­bía un Go­bierno que aca­ba­ba de ga­nar las elec­cio­nes, que te­nía ma­yo­ría ab­so­lu­ta, que lle­va­ba en su pro­gra­ma elec­to­ral la re­for­ma de la ley del abor­to y que anun­cia, ade­más, que va a lle­var­la a ca­bo. Con­sul­té al pleno y se en­ten­dió que si se apro­ba­ba la re­for­ma que es­ta­ba anun­cia­da, el re­cur­so iba a per­der sen­ti­do. Y, por con­si­guien­te, era me­jor es­pe­rar.

PS. Lo que se que­ría, a lo me­jor, era con­sul­tar al TC. Y el TC no es un ór­gano con­sul­ti­vo, es un ór­gano de­ci­so­rio.

Pas­cual Sa­la “Es ne­ce­sa­ria una re­for­ma pa­ra ce­rrar al­gu­nos te­mas co­mo la dis­tri­bu­ción te­rri­to­rial del po­der” Ma­ría Emi­lia Ca­sas “Una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción con pers­pec­ti­va de ge­ne­ro tam­bién es re­le­van­te” Fran­cis­co P. de los Co­bos “Aho­ra es ne­ce­sa­rio al­go se­me­jan­te al con­sen­so del 78, que fue un ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad”

MEC. Tam­bién, pa­ra re­ti­rar un re­cur­so lo tie­nen que ha­cer los mis­mos dipu­tados y se­na­do­res. FPC. Pe­ro na­die se ha plan­tea­do la re­ti­ra­da por la di­men­sión po­lí­ti­ca que tie­ne.

P. ¿Han sen­ti­do que los po­lí­ti­cos tras­la­dan los pro­ble­mas que no pue­den re­sol­ver al TC?

MEC. Sí [afir­man los tres con la ca­be­za]. Los tres he­mos sen­ti­do eso. La Cons­ti­tu­ción tie­ne un es­pa­cio de ope­ra­ción am­plio y el tri­bu­nal ha di­cho que los pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les per­mi­ten desa­rro­llos dis­tin­tos. Por tan­to, el le­gis­la­dor tie­ne que desa­rro­llar­los. Yo creo que los tres he­mos te­ni­do ese sen­ti­mien­to de que se tras­la­da al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal lo que la po­lí­ti­ca po­dría ha­ber re­suel­to.

PS. A la jus­ti­cia cons­ti­tu­cio­nal y a la or­di­na­ria.

FPC. In­clu­so, [se tras­la­dan] de­ba­tes in­ter­nos. El par­ti­do no tie­ne cla­ro qué ha­cer y pre­sen­ta un re­cur­so an­te el TC pa­ra que re­suel­va. Co­mo si el tri­bu­nal ce­rra­se los de­ba­tes po­lí­ti­cos. El tri­bu­nal ha di­cho que la Cons­ti­tu­ción es un mar­co su­fi­cien­te­men­te am­plio don­de ca­ben op­cio­nes po­lí­ti­cas dis­tin­tas.

MEC. La Cons­ti­tu­ción abre un es­pa­cio po­lí­ti­co y el TC es el in­tér­pre­te su­pre­mo, pe­ro el in­tér­pre­te pri­me­ro de las con­vic­cio­nes éti­cas, so­cia­les y po­lí­ti­cas es el le­gis­la­dor, que tie­ne que ha­cer la sín­te­sis de esos in­tere­ses. Hay que ago­tar los te­mas po­lí­ti­ca­men­te. Es ver­dad que, en lo re­fe­ri­do a las com­pe­ten­cias de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y al ex­ce­so de con­flic­to com­pe­ten­cial, el tri­bu­nal ha re­lle­na­do el tí­tu­lo oc­ta­vo de la Cons­ti­tu­ción a gol­pe de sen­ten­cia. El Se­na­do siem­pre fue una pie­za co­ja en el di­se­ño de la Cons­ti­tu­ción del 78.

PS. Por eso, es po­lí­ti­ca­men­te co­mo tie­ne que re­sol­ver­se. Y no ha­cer­lo ca­so por ca­so, a tra­vés de los re­cur­sos com­pe­ten­cia­les.

FPC. Lo que es­tá cla­ro es que el TC ha ju­ga­do un pa­pel ex­ce­si­vo en la con­for­ma­ción del Es­ta­do au­to­nó­mi­co. Ha­bría que abor­dar sin du­da la for­ma de esa dis­tri­bu­ción [del po­der].

P. Mu­chas sen­ten­cias han anu­la­do le­yes au­to­nó­mi­cas, ¿se es­tá va­cian­do de com­pe­ten­cias a las co­mu­ni­da­des?

FPC. Na­tu­ral­men­te que no. Lo que ocu­rre tam­bién es que, cuan­do le das la ra­zón a al­gu­na co­mu­ni­dad que ha plan­tea­do un re­cur­so, no reac­cio­na y en­tien­de que se le ha re­co­no­ci­do su de­re­cho y pun­to. Por el con­tra­rio, cuan­do se le nie­ga la com­pe­ten­cia y se di­ce que es es­ta­tal, nor­mal­men­te acu­sa al tri­bu­nal de ha­ber­le usur­pa­do una com­pe­ten­cia que le es pro­pia.

MEC. Lo que sí exis­te es la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer un re­par­to más cla­ro y fi­jo de las com­pe­ten­cias es­ta­ta­les y de las co­mu­ni­da­des.

PS. Mu­chas ve­ces, las im­pug­na­cio­nes se re­fie­ren a un te­ma com­pe­ten­cial muy con­cre­to. Y, por tan­to, eso es un te­ma téc­ni­co-ju­rí­di­co. Pe­ro, cuan­do se im­pug­na un es­ta­tu­to en su ca­si to­ta­li­dad, eso ya es un pro­ble­ma po­lí­ti­co. Cuan­do se ha pa­sa­do una co­mi­sión cons­ti­tu­cio­nal que lo ha li­mi­ta­do y se ha vo­ta­do en re­fe­rén­dum –y me es­toy re­fi­rien­do al es­ta­tu­to ca­ta­lán de 2006–, qui­zá fue un error la im­pug­na­ción glo­bal del Es­ta­tut.

FPC. Se­ría ne­ce­sa­rio re­for­mu­lar la dis­tri­bu­ción de com­pe­ten­cias en la Cons­ti­tu­ción. Pe­ro ese de­ba­te no pue­de con­sis­tir en más com­pe­ten­cias pa­ra uno en de­tri­men­to del otro, sino que hay que ha­cer un aná­li­sis de quién es el más efi­cien­te en el ejer­ci­cio de la com­pe­ten­cia. Eso es lo que le im­por­ta a los ciu­da­da­nos.

PS. Eso tie­ne tam­bién su tem­pe­ra­men­to, por­que no to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas son igua­les.

EMC. La pro­pia Cons­ti­tu­ción se­ña­la sin­gu­la­ri­da­des, co­mo el con­cier­to eco­nó­mi­co, ha­bla de na­cio­na­li­dad y re­gio­nes…

FPC. Cier­to. Lo que pa­sa es que la reali­dad del es­ta­do au­to­nó­mi­co ha des­bor­da­do.

PS. Y, co­mo no se ha he­cho la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, ha si­do el TC el que a gol­pe de sen­ten­cia ha te­ni­do que re­sol­ver ese te­ma de dis­tri­bu­ción com­pe­ten­cial.

P. So­bre la sen­ten­cia del Es­ta­tut, ori­gen pa­ra mu­chos del pro­cés, ¿el mo­de­lo de­be ser que los ciu­da­da­nos va­yan a vo­tar en re­fe­rén­dum un es­ta­tu­to so­bre el que ya se ha­ya pro­nun­cia­do el Cons­ti­tu­cio­nal?

EMC. Pa­ra eso se ha in­tro­du­ci­do el re­cur­so pre­vio de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad.

PS. Des­pués de que una co­mu­ni­dad vo­ta un re­fe­rén­dum, [el es­ta­tu­to] no se pue­de cam­biar. Po­lí­ti­ca­men­te es un error.

MEC. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta las lla­ma­das que se ha­cían al le­gis­la­dor pa­ra que, si se hu­bie­ra que­ri­do, se hu­bie­ran re­for­ma­do. Y no se tu­vo en cuen­ta.

FPC. Creo que la sen­ten­cia fue des­ca­li­fi­ca­da sin leer­la con so­sie­go. MEC. Sí. PS. Exác­ta­men­te. FPC. Si uno lee con de­te­ni­mien­to la sen­ten­cia, uno se da cuen­ta que el tri­bu­nal di­ce so­bre el es­ta­tu­to de Ca­ta­lu­ña al­go si­mi­lar a lo que di­jo so­bre la LOAPA (Ley Or­gá­ni­ca de Ar­mo­ni­za­ción del Pro­ce­so Au­to­nó­mi­co). Y es que, a tra­vés del es­ta­tu­to, no se po­día mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción. PS. La im­pug­na­ción glo­bal del Es­ta­tut, una vez pu­li­do, no fue un acier­to po­lí­ti­ca­men­te ha­blan­do. Se po­día ha­ber im­pug­na­do al­gún pre­cep­to con­cre­to de ca­rác­ter com­pe­ten­cial. Pe­ro, al ha­cer­lo glo­bal­men­te, se pu­do ha­cer da­ño a cier­tos sen­ti­mien­tos na­cio­na­les del elec­to­ra­do que lo vo­tó.

P. ¿Y re­cu­pe­rar la par­te de los pre­cep­tos de­ro­ga­dos po­dría ser una so­lu­ción?

MEC. Pa­ra lo de­cla­ra­do in­cons­ti­tu­cio­nal ha­bría que ha­cer una re­for­ma.

PS. Pe­ro de­cla­ra­dos in­cons­ti­tu­cio­na­les so­lo hay as­pec­tos de al­gún pre­cep­to. Lo de­más son in­ter­pre­ta­cio­nes. Quie­ro de­cir, que el tri­bu­nal pue­de evo­lu­cio­nar esa in­ter­pre­ta­ción. P. Otro te­ma pen­dien­te es la pri­sión per­ma­nen­te, ¿tie­ne en­ca­je en la Cons­ti­tu­ción? FPC. Por res­pe­to al tri­bu­nal que he pre­si­di­do, no me voy a pro­nun­ciar. MEC. Te­ne­mos nues­tra opi­nión per­so­nal, pe­ro el tri­bu­nal de­be tra­ba­jar sin que los ex­pre­si­den­tes le pre­sio­nen.

Pas­cual Sa­la “La im­pug­na­ción glo­bal del Es­ta­tut, tras vo­tar­se en re­fe­rén­dum, qui­zás fue un error” Ma­ría Emi­lia Ca­sas “Exis­te la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer un re­par­to más cla­ro de las com­pe­ten­cias es­ta­ta­les y au­to­nó­mi­cas” Fran­cis­co P. de los Co­bos “La sen­ten­cia del Es­ta­tut de Ca­ta­lu­ña fue des­ca­li­fi­ca­da sin leer­la con so­sie­go”

Ma­ría Emi­lia Ca­sas se di­ri­ge a Pas­cual Sa­la en pre­sen­cia de Fran­cis­co Pé­rez de los Co­bos du­ran­te el en­cuen­tro en EL PAÍS pa­ra ana­li­zar el es­ta­do de la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.