Juan Luis Ce­brián.

El País - Especiales - - NEWS - JUAN LUIS CE­BRIÁN Juan Luis Ce­brián es pre­si­den­te de ho­nor de EL PAÍS y miem­bro de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la.

Han si­do ya tan­tos, y tan­tas ve­ces, los que han so­li­ci­ta­do o su­ge­ri­do la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción que la de­man­da, si un día pu­do ser un man­tra, ape­nas me­re­ce ya el ape­la­ti­vo de can­ti­ne­la. Y sin em­bar­go las se­ve­ras ten­sio­nes que hoy ago­bian a la po­lí­ti­ca y de­te­rio­ran la con­vi­ven­cia no en­con­tra­rán no di­go ya so­lu­ción, sino ni si­quie­ra ali­vio, mien­tras no se abor­de esa ta­rea. Las pro­pues­tas al res­pec­to han si­do muy abun­dan­tes, pe­ro me­re­cen es­pe­cial aten­ción las que his­tó­ri­ca­men­te ema­na­ron de los dos gran­des par­ti­dos de nues­tra de­mo­cra­cia que du­ran­te años ver­te­bra­ron el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma. Ya en 1994 Jo­sé Ma­ría Az­nar, an­tes de en­ca­ra­mar­se al po­der gra­cias a su pac­to con el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán y vas­co, pro­po­nía “la con­ve­nien­cia de re­for­mar el

Se­na­do” so­bre lo que “exis­te una gran coin­ci­den­cia en­tre las fuer­zas po­lí­ti­cas, pe­ro la ne­ce­si­dad de mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción ha fre­na­do has­ta aho­ra la so­lu­ción de pro­pues­tas con­cre­tas”. “En mi opi­nión –aña­día– es­ta re­for­ma ten­dría que in­te­grar de­fi­ni­ti­va­men­te a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en la es­truc­tu­ra del pro­pio Es­ta­do en sen­ti­do es­tric­to, en­ten­di­do és­te co­mo su­ma y con­jun­to de las ins­ti­tu­cio­nes ge­ne­ra­les”. Así pues el fu­tu­ro de las au­to­no­mías era una cues­tión ins­cri­ta ya en­ton­ces en la agen­da del par­ti­do de la de­re­cha. Pe­ro una vez en el Go­bierno no su­po o no qui­so abor­dar­la, y rin­dió tributo en cam­bio a la pre­sión del na­cio­na­lis­mo pe­ri­fé­ri­co, du­pli­can­do el por­cen­ta­je de fi­nan­cia­ción pro­ve­nien­te del im­pues­to so­bre la ren­ta atri­bui­do a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro in­tro­du­jo en el de­ba­te po­lí­ti­co la de­fi­ni­ción de la Es­pa­ña plu­ral, un con­cep­to más li­te­ra­rio que ju­rí­di­co. Pe­ro en­car­gó en mar­zo de 2005 un dic­ta­men al Con­se­jo de Es­ta­do so­bre su pro­yec­to de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Afec­ta­ba a la su­ce­sión de la Co­ro­na, la iden­ti­fi­ca­ción de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas, al Se­na­do y a las re­la­cio­nes con Eu­ro­pa. En aque­lla oca­sión el PP anun­ció es­tar dis­pues­to a pac­tar una so­lu­ción en lo que se re­fe­ría al pri­mer y úl­ti­mo pun­to, pe­ro no en lo to­can­te a las au­to­no­mías y el Se­na­do. Pos­te­rior­men­te en 2015 el PSOE ela­bo­ró, sien­do Pe­dro Sán­chez je­fe de la opo­si­ción, un do­cu­men­to que to­da­vía cuel­ga en la web ofi­cial del par­ti­do con un de­ta­lla­do pro­gra­ma de sus pro­pues­tas al res­pec­to. En la ac­tua­li­dad Ciu­da­da­nos ha ex­pre­sa­do tam­bién re­pe­ti­da­men­te sus de­seos de pro­ce­der a un desa­rro­llo de ese gé­ne­ro; Po­de­mos y los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas e in­de­pen­dis­tas re­cla­man en cam­bio un nue­vo pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y la abo­li­ción de la mo­nar­quía. La dis­cu­sión es­tá pues en­tre quie­nes di­cen que­rer re­for­mar el lla­ma­do ré­gi­men del 78 y quie­nes lo pre­ten­den des­truir pa­ra apo­de­rar­se de uno nue­vo. Pe­ro mien­tras es­tos úl­ti­mos han pues­to en mar­cha to­da cla­se de mé­to­dos pa­ra con­se­guir sus fi­nes los lla­ma­dos par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas se han su­mi­do en la inac­ción cuan­do no en la reac­ción.

Par­tien­do de la ba­se de que hoy por hoy es im­pro­ba­ble el em­pren­di­mien­to de un pro­yec­to cons­ti­tu­yen­te, aun­que un ter­cio del par­la­men­to es­pa­ñol lo apo­ye, con­vie­ne no des­pre­ciar los cre­cien­tes ataques a la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca. La re­for­ma so­bre la su­ce­sión de la Co­ro­na ata­ñe a la dis­cri­mi­na­ción que por ra­zón de se­xo exis­te en la ley, pues el ar­tícu­lo 57.1 es­ta­ble­ce la pre­va­len­cia del va­rón so­bre la mu­jer. El te­mor a que una con­sul­ta po­pu­lar que co­rri­gie­ra la cu­rio­sa in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de esa nor­ma es­ta­ble­ci­da en la Cons­ti­tu­ción pu­die­ra in­ter­pre­tar­se co­mo un re­fe­rén­dum so­bre mo­nar­quía o re­pú­bli­ca, hi­zo pre­va­le­cer du­ran­te años el pro­pó­si­to de que di­cho cam­bio vi­nie­ra acom­pa­ña­do por otros. De mo­do que las in­cer­ti­dum­bres so­bre el fu­tu­ro no hi­cie­ron más que acre­cen­tar­se en los días su­ce­si­vos, y hoy ve­mos a la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do ata­ca­da des­de di­ver­sos fren­tes con el in­du­da­ble fin de pro­vo­car un te­rre­mo­to cons­ti­tu­cio­nal y un cam­bio de ré­gi­men.

El apre­cio po­pu­lar a don Juan Car­los fue siem­pre muy su­pe­rior al pres­ti­gio ins­ti­tu­cio­nal de la Mo­nar­quía, de­bi­do al pa­pel esen­cial del Rey du­ran­te la Tran­si­ción po­lí­ti­ca. La de­mo­cra­cia no es obra su­ya, o no so­lo su­ya, pe­ro su ac­ción ayu­dó mu­cho a fa­ci­li­tar las co­sas, pa­ra sa­tis­fac­ción de los par­ti­dos de ori­gen y tra­di­ción re­pu­bli­ca­na y de­ses­pe­ra­ción de los mo­nár­qui­cos a la violeta. Des­de el triun­fo de las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les, las ca­sas reales eu­ro­peas se es­for­za­ron en asu­mir los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos, y en­ca­be­zan to­da­vía hoy al­gu­nos de los re­gí­me­nes más de­mo­crá­ti­cos y avan­za­dos so­cial­men­te de Eu­ro­pa. Nues­tra fa­mi­lia real es hoy cohe­ren­te con esa ac­ti­tud. La apro­ba­ción por los es­pa­ño­les de la Cons­ti­tu­ción del 78 san­cio­nó la for­ma mo­nár­qui­ca del Es­ta­do pe­ro el te­mor, a mi ver in­fun­da­do, de que una pues­ta al día de nues­tra Ley Fun­da­men­tal afec­ta­ra a la Co­ro­na im­pul­só di­la­cio­nes de las que hoy se de­ri­va la ma­yor ame­na­za pa­ra ella.

La otra re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de­man­da­da por prác­ti­ca­men­te to­dos los ana­lis­tas y la gran ma­yo­ría del ar­co par­la­men­ta­rio afec­ta al Tí­tu­lo 8, re­fe­ren­te al Es­ta­do de las au­to­no­mías. Tie­ne que ver tam­bién con la re­for­ma del Se­na­do, e in­clu­so con la de las le­yes elec­to­ra­les. Exis­ten ra­zo­nes ob­je­ti­vas, del to­do prag­má­ti­cas y no ideo­ló­gi­cas, pa­ra pro­ce­der cuan­do me­nos a un la­va­do de ca­ra de di­cho tí­tu­lo, eli­mi­nan­do cues­tio­nes ob­so­le­tas –las di­fe­ren­tes vías pa­ra ac­ce­der a la au­to­no­mía– y fi­jan­do el nú­me­ro y nom­bre de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Pe­ro se tra­ta so­bre to­do de pro­cu­rar una me­jo­ra del sis­te­ma que ga­ran­ti­ce la uni­dad del te­rri­to­rio re­co­no­cien­do la di­ver­si­dad de iden­ti­da­des que el preám­bu­lo y el ar­tícu­lo 2 del tex­to cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­cen. Es pre­ci­sa una de­fi­ni­ción de po­de­res y atri­bu­cio­nes del Go­bierno cen­tral y de las Co­mu­ni­da­des Au­to­nó­mi­cas en el úni­co mar­co via­ble pa­ra ha­cer­lo: un Es­ta­do fe­de­ral. No dis­cu­to la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca del Es­ta­do de las au­to­no­mías, en un mo­men­to de la Tran­si­ción po­lí­ti­ca ame­na­za­do por la in­ter­ven­ción del Ejér­ci­to y en el que el fe­de­ra­lis­mo te­nía re­so­nan­cias cla­ra­men­te re­pu­bli­ca­nas. Pe­ro so­lo po­dre- mos ce­rrar el te­dio­so y pe­ren­ne de­ba­te so­bre el ser de Es­pa­ña si apli­ca­mos téc­ni­cas po­lí­ti­cas co­no­ci­das y pro­ba­das que han fun­cio­na­do en la ma­yo­ría de los paí­ses don­de se han pues­to a prue­ba.

El fu­tu­ro de la Mo­nar­quía y la cons­truc­ción de un fe­de­ra­lis­mo mo­derno, que su­pere o de­fi­na el mar­co au­to­nó­mi­co, son de­ba­tes fun­da­men­ta­les pa­ra me­jo­rar la go­ber­nan­za de es­te país, y por en­de la fe­li­ci­dad de sus ciu­da­da­nos y su pro­gre­so eco­nó­mi­co, ma­te­rial y mo­ral. Las ín­fu­las cor­to­pla­cis­tas del po­der y el im­pul­so reac­cio­na­rio de la opo­si­ción han vuel­to a apla­zar es­tas cues­tio­nes lo mis­mo que las re­fe­ren­tes a la ley elec­to­ral, cu­ya re­for­ma pe­dían tam­bién to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos. La cons­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la pro­vin­cia co­mo cir­cuns­crip­ción elec­to­ral no es una ca­sua­li­dad: se tra­ta­ba de pri­mar elec­to­ral­men­te a la lla­ma­da Es­pa­ña pro­fun­da, feu­do tra­di­cio­nal de la de­re­cha, y tam­bién –en eso no re­pa­ra­ron los res­pon­sa­bles de en­ton­ces– del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán y vas­co. La ley elec­to­ral pri­ma a los par­ti­dos fuer­tes que se pre­sen­tan en to­do el te­rri­to­rio y cas­ti­ga a los más pe­que­ños. Pe­ro se ven be­ne­fi­cia­das igual­men­te las for­ma­cio­nes na­cio­na­lis­tas que con­cu­rren a las elec­cio­nes so­lo en dis­tri­tos de­ter­mi­na­dos. El bi­par­ti­dis­mo po­ten­cia­do por el sis­te­ma se ve so­lo co­rre­gi­do por la pre­sen­cia de par­ti­dos que hoy son cla­ra­men­te in­de­pen­den­tis­tas, a los que se otor­ga un pro­ta­go­nis­mo exa­ge­ra­do en las po­si­bles coa­li­cio­nes par­la­men­ta­rias o de go­bierno. Así vi­vi­mos hoy la su­bli­me pa­ra­do­ja de que los des­ti­nos del país de­pen­dan de quie­nes pre­ten­den se­pa­rar­se de él.

El Con­se­jo de Es­ta­do tar­dó ca­si un año en con­tes­tar la con­sul­ta del Go­bierno de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Con­cre­tó su res­pues­ta en un dic­ta­men de 400 pá­gi­nas fa­vo­ra­ble a las te­sis del Eje­cu­ti­vo y que con­tó con la agria opo­si­ción del ex pre­si­den­te Az­nar. Han pa­sa­do más de 12 años des­de en­ton­ces, y no ha su­ce­di­do ab­so­lu­ta­men­te na­da. Las pro­me­sas de que aque­lla re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal se­lla­ría el bro­che de la le­gis­la­tu­ra so­cia­lis­ta aca­ba­ron abra­sa­das por la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial que mar­có el ini­cio de la des­com­po­si­ción de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co. La frag­men­ta­ción ac­tual, la bru­ta­li­dad del len­gua­je, la desunión de los par­ti­dos lla­ma­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y la me­dio­cri­dad de los li­de­raz­gos ha­cen hoy im­po­si­ble el mí­ni­mo con­sen­so ne­ce­sa­rio pa­ra pro­ce­der a la ta­rea. Es­ta es sin em­bar­go más ur­gen­te que nun­ca: la úni­ca ma­ne­ra de de­fen­der la Cons­ti­tu­ción 40 años des­pués de pro­mul­ga­da, y de que per­vi­va por otras cua­tro dé­ca­das, es re­for­mar­la. Hay mu­chos que se pre­gun­tan si ya no es tar­de pa­ra eso.

Es ne­ce­sa­ria una me­jo­ra que ga­ran­ti­ce la uni­dad del te­rri­to­rio re­co­no­cien­do la di­ver­si­dad de iden­ti­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.