Pi­lar del Cas­ti­llo

El País - Especiales - - NEWS - PI­LAR DEL CAS­TI­LLO Pi­lar del Cas­ti­llo es eu­ro­dipu­tada y ca­te­drá­ti­ca de Cien­cia Po­lí­ti­ca y de la Ad­mi­nis­tra­ción.

En las de­mo­cra­cias li­be­ra­les, el pro­gre­so y el bie­nes­tar es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con la for­ta­le­za de sus ins­ti­tu­cio­nes, la con­fian­za que en ellas de­po­si­tan los ciu­da­da­nos y, sin du­da, la es­ta­bi­li­dad cons­ti­tu­cio­nal. En nues­tro ca­so, la per­ma­nen­cia de la Car­ta Mag­na ha si­do un fac­tor de­ci­si­vo en la de­fi­ni­ti­va mo­der­ni­za­ción de Es­pa­ña, el ci­mien­to que ha he­cho po­si­ble el pe­rio­do más lar­go de paz, de­mo­cra­cia y pros­pe­ri­dad que nues­tro país ha co­no­ci­do en su his­to­ria. Ga­briel Cis­ne­ros, uno de los pa­dres de la Cons­ti­tu­ción, so­lía in­sis­tir en la es­ta­bi­li­dad co­mo un va­lor en sí mis­mo, “un va­lor de pe­da­go­gía de­mo­crá­ti­ca” y po­nía co­mo ejem­plo la Cons­ti­tu­ción es­ta­dou­ni­den­se, cu­yo tex­to se­guía y si­gue con­cen­tran­do to­do el po­der sim­bó­li­co del mo­men­to fun­da­cio­nal aun­que ha­ya si­do en­men­da­do en di­fe­ren­tes oca­sio­nes. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de la Ley Fun­da­men­tal de Bonn,

pro­mul­ga­da en 1949. Des­de en­ton­ces ha su­fri­do mu­chas mo­di­fi­ca­cio­nes, pe­ro su esen­cia no ha si­do nun­ca al­te­ra­da, has­ta el pun­to de que sir­vió de mar­co pa­ra la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na en 1990. Sin du­da es re­le­van­te que, en una cir­cuns­tan­cia his­tó­ri­ca tan ex­cep­cio­nal co­mo ésa, no fue­ra ne­ce­sa­rio re­fun­dar el tex­to cons­ti­tu­cio­nal.

En el ca­so es­pa­ñol, el mo­men­to fun­da­cio­nal de nues­tra de­mo­cra­cia se pro­du­ce con el pac­to his­tó­ri­co que ex­pre­sa la Cons­ti­tu­ción de 1978. Es­tos días ce­le­bra­mos el 40º aniver­sa­rio de ese gran acuer­do po­lí­ti­co que sur­gió del com­pro­mi­so, el res­pe­to y la leal­tad im­plí­ci­ta a la esen­cia de lo con­sen­sua­do. Si es­tos tres ele­men­tos no hu­bie­ran es­ta­do pre­sen­tes en las dis­cu­sio­nes que per­mi­tie­ron alum­brar el tex­to cons­ti­tu­cio­nal, con se­gu­ri­dad és­te hu­bie­ra co­rri­do una suer­te bien dis­tin­ta.

Quie­ro de­te­ner­me en el prin­ci­pio de leal­tad que he men­cio­na­do con an­te­rio­ri­dad, un prin­ci­pio que, en pa­la­bras de Ji­mé­nez de Par­ga, “de­no­ta un com­pro­mi­so más allá del es­tric­to cum­pli­mien­to de la nor­ma”. En efec­to, co­mo él ex­pli­ca, la leal­tad cons­ti­tu­cio­nal im­pli­ca tras­cen­der la li­te­ra­li­dad del tex­to y aten­der a sus fi­nes, asu­mir sus prin­ci­pios y va­lo­res, y con­tri­buir de ese mo­do a una unión más es­tre­cha en­tre el Es­ta­do y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

He men­cio­na­do an­tes la Ley Fun­da­men­tal de Bonn pa­ra sub­ra­yar su es­ta­bi­li­dad. El ca­so ale­mán tam­bién es un buen ejem­plo de la im­por­tan­cia que el desa­rro­llo cons­ti­tu­cio­nal ha otor­ga­do al prin­ci­pio de “leal­tad fe­de­ral” o bun­des­treue. Se tra­ta de un te­ma al que han ve­ni­do pres­tan­do una am­plia aten­ción tan­to nues­tros cons­ti­tu­cio­na­lis­tas co­mo ad­mi­nis­tra­ti­vis­tas, y que ex­pre­sa una con­fian­za mu­tua con­si­de­ra­da in­dis­pen­sa­ble pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma po­lí­ti­co. Más aún, ese prin­ci­pio de leal­tad im­po­ne obli­ga­cio­nes con- cre­tas al Es­ta­do cen­tral y los Län­der, que han de ob­ser­var un com­por­ta­mien­to que no per­ju­di­que los in­tere­ses de la Fe­de­ra­ción ni de los Es­ta­dos miem­bros. Es­te de­ber re­cí­pro­co de leal­tad ha­ce im­pen­sa­ble que un de­ter­mi­na­do Länd apro­ve­che los po­de­res y com­pe­ten­cias que la Ley Fun­da­men­tal le atri­bu­ye pa­ra de­bi­li­tar la unión o ata­car ele­men­tos fun­da­men­ta­les del tex­to cons­ti­tu­cio­nal.

No es mi pro­pó­si­to aden­trar­me en el de­ba­te fe­de­ra­lis­ta (el Es­ta­do au­to­nó­mi­co es­pa­ñol es, por lo de­más, un ejem­plo de to­tal des­cen­tra­li­za­ción), sino sub­ra­yar la im­por­tan­cia del prin­ci­pio de leal­tad cons­ti­tu­cio­nal, que exi­ge co­la­bo­ra­ción au­tén­ti­ca y com­pro­mi­so en la bús­que­da del in­te­rés de to­dos.

Aquí es don­de con­vie­ne lla­mar la aten­ción so­bre la vía de agua, cre­cien­te­men­te cau­da­lo­sa, que se ha ido abrien­do en nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co. La leal­tad co­mo con­di­ción per­ma­nen­te pa­ra el diá­lo­go es­tá con de­ma- sia­da fre­cuen­cia au­sen­te o es di­rec­ta­men­te ig­no­ra­da. Ocu­rre cuan­do se es­tá de­ci­di­do a no res­pe­tar los pro­ce­di­mien­tos es­ta­ble­ci­dos en el tex­to cons­ti­tu­cio­nal o cuan­do, en el ejer­ci­cio de com­pe­ten­cias trans­fe­ri­das a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, se so­ca­va sis­te­má­ti­ca­men­te la le­tra y el es­pí­ri­tu del tex­to y se tra­ta de anu­lar cual­quier sen­ti­do de per­te­nen­cia a Es­pa­ña. Es­toy con­ven­ci­da de que al lec­tor le ha­brán ve­ni­do a la men­te más de un ejem­plo.

To­do ello nos si­túa an­te un re­to de gran ca­la­do: el prin­ci­pio de leal­tad no pue­de que­dar en un me­ro re­cur­so teó­ri­co. Es in­dis­pen­sa­ble si­tuar la leal­tad cons­ti­tu­cio­nal en el eje cen­tral del ejer­ci­cio de las com­pe­ten­cias de las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas.

Vi­vi­mos en un mun­do que se ha he­cho glo­bal. Los nue­vos desafíos (po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad y de­fen­sa, gran­des mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios, cam­bio cli­má­ti­co, di­gi­ta­li­za­ción, et­cé­te­ra) só­lo pue­den abor­dar­se des­de una es­tre­cha co­la­bo­ra­ción y ac­ción con­jun­ta. Nues­tro mar­co na­tu­ral de ac­tua­ción es la Unión Eu­ro­pea, cu­ya for­ta­le­za des­can­sa en la so­li­dez de sus Es­ta­dos miem­bros y és­ta a su vez en la es­ta­bi­li­dad de sus nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les.

En es­te con­tex­to, la Cons­ti­tu­ción de 1978 si­gue sien­do nues­tro ac­ti­vo ins­ti­tu­cio­nal más im­por­tan­te y nues­tro me­jor le­ga­do pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes. “El pro­ble­ma de Es­pa­ña re­si­de en la fal­ta de con­cien­cia so­bre el éxi­to his­tó­ri­co que re­pre­sen­ta la su­pera­ción del mi­le­na­rio ex­cep­cio­na­lis­mo es­pa­ñol”, ha es­cri­to Ja­vier Go­má. Así es, la Tran­si­ción fue un enor­me éxi­to co­lec­ti­vo que hu­bie­ra si­do inex­pli­ca­ble sin la Cons­ti­tu­ción. Por eso hoy me­re­ce nues­tro ho­me­na­je.

La Tran­si­ción fue un enor­me éxi­to co­lec­ti­vo que hu­bie­ra si­do inex­pli­ca­ble sin la Cons­ti­tu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.