To­más de la Qua­dra-Sal­ce­do

El País - Especiales - - NEWS - TO­MÁS DE LA QUA­DRA- SAL­CE­DO To­más de la Qua­dra-Sal­ce­do es ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo. Ex­pre­si­den­te del Con­se­jo de Es­ta­do.

El he­cho es que nues­tro Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha re­la­ja­do su po­der de con­tro­lar al le­gis­la­dor

La Cons­ti­tu­ción, co­mo con­tra­to so­cial en el sen­ti­do de Rous­seau, re­fle­ja las con­tra­dic­cio­nes y ten­sio­nes que la­tían y se­gui­rán la­tien­do en el fu­tu­ro en nues­tro país. Ello es un mé­ri­to de la mis­ma –y no una im­per­fec­ción– al re­fle­jar los com­pro­mi­sos y transac­cio­nes con­se­gui­das, ya sea pa­ra so­lu­cio­nar con­flic­tos en­tre po­si­cio­nes e in­tere­ses con­tra­pues­tos, ya sea pa­ra sen­tar las ba­ses pa­ra tal so­lu­ción en el fu­tu­ro. Son in­nu­me­ra­bles los lo­gros de nues­tra Cons­ti­tu­ción de 1978, unos de fon­do y otros sim­bó­li­cos. En­tre los pri­me­ros de­be se­ña­lar­se la ta­bla de de­re­chos fun­da­men­ta­les, la ca­rac­te­ri­za­ción de Es­pa­ña co­mo Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de De­re­cho o los va­lo­res su­pe­rio­res que pro­cla­ma en su ar­tícu­lo pri­me­ro.

Pe­ro ade­más con­vie­ne des­ta­car dos lo­gros re­le­van­tes, aun­que su desa­rro­llo y rea­li­za­ción prác­ti­ca dis­ta de ser sa­tis­fac­to­ria.

El pri­me­ro es la ar­ti­cu­la­ción de los de­re­chos so­cia­les con otros de­re­chos co­mo la pro­pie­dad y la li­ber­tad de em­pre­sa. El se­gun­do, la des­cen­tra­li­za­ción te­rri­to­rial del Es­ta­do.

Los de­re­chos so­cia­les

La cla­ve de bó­ve­da del tex­to cons­ti­tu­cio­nal es la ar­ti­cu­la­ción de los de­re­chos so­cia­les con otros co­mo la pro­pie­dad y la li­ber­tad de em­pre­sa. La in­cor­po­ra­ción de es­tos de­re­chos tra­ta de dar so­lu­ción a las ten­sio­nes que exis­ten en nues­tras so­cie­da­des, so­lo po­si­ble si ta­les de­re­chos y su efec­ti­va rea­li­za­ción for­man par­te de la ta­rea de Go­bierno, pro­mo­vien­do las con­di­cio­nes pa­ra que la li­ber­tad y la igual­dad sean reales y re­mo­vien­do los obs­tácu­los que se opon­gan a ello. Esos de­re­chos so­cia­les, ex­pre­sión del li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad y de la dig­ni­dad de la per­so­na, son tam­bién fun­da­men­tos esen­cia­les del or­den po­lí­ti­co y de la paz so­cial. El ca­pi­ta­lis­mo so­lo es so­cial­men­te acep­ta­ble vin­cu­la­do con un Es­ta­do de bie­nes­tar po­ten­te. Tal es la cla­ve esen­cial del pac­to so­cial que sos­tie­ne la Cons­ti­tu­ción.

La in­sa­tis­fac­ción con el desa­rro­llo en los úl­ti­mos tiem­pos de los de­re­chos so­cia­les no tie­ne que ver con el he­cho de que co­rres­pon­da al le­gis­la­dor su con­cre­ción y al­can­ce en fun­ción de las po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas y ca­pa­ci­da­des de ca­da mo­men­to. Tie­ne que ver con el he­cho de que nues­tro Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha re­la­ja­do su po­der de con­tro­lar al le­gis­la­dor cuan­do és­te ha in­cum­pli­do su obli­ga­ción de ins­pi­rar­se en ta­les de­re­chos al ha­cer las le­yes. Tal co­sa ha ocu­rri­do es­pe­cial­men­te du­ran­te el pe­río­do de cri­sis eco­nó­mi­ca y en la ma­ne­ra de legitimar el Tri­bu­nal la mar­cha atrás sin mo­ti­va­ción su­fi­cien­te en mu­chas con­quis­tas so­cia­les. Otros Tri­bu­na­les co­mo el por­tu­gués han de­mos­tra­do en los años de cri­sis có­mo es po­si­ble to­mar en se­rio los de­re­chos so­cia­les.

Si no re­con­si­de­ra el Tri­bu­nal su po­si­ción, se ha­rá ne­ce­sa­rio al­gún día lle­var al pro­pio tex­to cons­ti­tu­cio­nal la men­ción de los ins­tru­men­tos ju­rí­di­cos ne­ce­sa­rios pa­ra que los de­re­chos de que ha­bla­mos pe­ne­tren la ac­ción de los po­de­res pú­bli­cos.

La des­cen­tra­li­za­ción te­rri­to­rial del po­der

La des­cen­tra­li­za­ción te­rri­to­rial del po­der es el se­gun­do lo­gro de nues­tra Cons­ti­tu­ción, cu­ya plas­ma­ción sin em­bar­go es vis­ta con re­ce­lo por una par­te de la ciu­da­da­nía. Co­mo es evi­den­te, un cam­bio co­mo la des­cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca ha pues­to de re­lie­ve al­gu­nas di­fi­cul­ta­des por ex­ce­so y por de­fec­to. Las mis­mas de­ben co­rre­gir­se pa­ra per­fec­cio­nar el mo­de­lo.

Las du­das que so­bre ello ha pro­vo­ca­do el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña no pue­den es­gri­mir­se co­mo ra­zón pa­ra no re­co­no­cer que la des­cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca en Es­pa­ña ha si­do un lo­gro im­por­tan­te, por­que es la so­lu­ción que me­jor se aco­mo­da a nues­tra reali­dad cul­tu­ral, so­cial e his­tó­ri­ca.

Lo acon­te­ci­do en Ca­ta­lu­ña ten­drá que te­ner res­pues­ta ade­cua­da pa­ra im­pe­dir que com­por­ta­mien­tos y dis­cur­sos su­pre­ma­cis­tas y to­ta­li­ta­rios ig­no­ren, si­len­cien y per­si­gan a la ma­yor par­te de los ciu­da­da­nos de aque­lla Co­mu­ni­dad. De­be­rán co­rre­gir­se los ex­ce­sos y de­fec­tos en que se ha­ya in­cu­rri­do, pe­ro los cam­bios que sea con­ve­nien­te in­tro­du­cir no pue­den te­ner co­mo ob­je­ti­vo dar sa­tis­fac­ción al re­to in­de­pen­den­tis­ta, pues, en­tre otras co­sas, ellos mis­mos ase­gu­ran es­tar en otra “pan­ta­lla”.

Lo que ha­ya de ha­cer­se, siem­pre de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción, se ha de ha­cer pen­san­do en có­mo co­rre­gir los de­fec­tos que el sis­te­ma ha pre­sen­ta­do. Eso tie­ne que ver, en­tre mu­chas otras co­sas, con el Se­na­do y con co­rre­gir ex­ce­sos y de­fec­tos com­pe­ten­cia­les, ade­más de con un sis­te­ma de fi­nan­cia­ción más jus­to y equi­li­bra­do.

Por úl­ti­mo y res­pec­to a los lo­gros sim­bó­li­cos de la Cons­ti­tu­ción, el más evi­den­te es el de ser fru­to del con­sen­so en­tre to­das las fuer­zas y sec­to­res en lu­gar de re­pre­sen­tar la im­po­si­ción de una ma­yo­ría so­bre una mi­no­ría co­mo ha­bía ve­ni­do ocu­rrien­do en nues­tra his- to­ria cons­ti­tu­cio­nal. Ese ras­go úni­co es el pri­mer va­lor de la Cons­ti­tu­ción y de ahí el in­men­so apo­yo que re­ci­bió en el re­fe­rén­dum del 6 de di­ciem­bre de 1978. Ese ras­go nos obli­ga a ha­cer una úl­ti­ma re­fle­xión que no tie­ne ya que ver con los lo­gros de nues­tra Cons­ti­tu­ción, sino con las con­di­cio­nes y el et­hos en que se ges­tó y que hi­zo po­si­ble su apro­ba­ción y de­be­ría con­cu­rrir siem­pre pa­ra su re­for­ma.

Hoy he­mos per­di­do esa pre­dis­po­si­ción y esa cul­tu­ra que sur­gió de mo­do ca­si es­pon­tá­neo du­ran­te su ela­bo­ra­ción, que de­ter­mi­nó unos usos y prác­ti­cas y la con­vic­ción com­par­ti­da de que nues­tra Car­ta Mag­na de­bía con­se­guir una de­mo­cra­cia que aco­gie­se a to­dos y he­cha por to­dos aun­que fue­se a cos­ta de mu­tuas re­nun­cias. Una Cons­ti­tu­ción que es­ta­ble­cie­ra re­glas, siem­pre mo­di­fi­ca­bles si hu­bie­ra con­sen­so su­fi­cien­te pa­ra ello, que sir­vie­sen no ya pa­ra una ge­ne­ra­ción, sino pa­ra el fu­tu­ro.

Pa­ra con­se­guir ese ob­je­ti­vo fun­da­men­tal se asu­mió la idea de la transac­ción y los acuer­dos de mí­ni­mos en al­gu­nos te­mas y, en los de­más, la en­tre­ga al fu­tu­ro de­ba­te po­lí­ti­co y plu­ral. Hoy se des­pre­cia la transac­ción y el acuer­do ba­jo el eu­fe­mis­mo de la cohe­ren­cia y la fir­me­za en que po­drían ani­dar, en al­gu­nas oca­sio­nes, el fa­na­tis­mo, cuan­do no el opor­tu­nis­mo.

Ese et­hos es­tá des­apa­re­cien­do. Tal vez por­que, es­ta­ble­ci­da ya la de­mo­cra­cia, se la da por su­pues­to y so­lo se atien­de a la con­ve­nien­cia in­me­dia­ta de ca­da par­ti­do con la vis­ta pues­ta en la pró­xi­ma elec­ción y no en las ne­ce­si­da­des prio­ri­ta­rias so­bre al­gu­nas cues­tio­nes esen­cia­les de in­te­rés co­mún. Si an­te esas cues­tio­nes se pier­de de vis­ta el in­te­rés prio­ri­ta­rio la de­mo­cra­cia se mar­chi­ta.

Los enemi­gos de la de­mo­cra­cia, aun sin per­ca­tar­se ellos mis­mos de que po­drían ser­lo, em­pie­zan siem­pre des­de den­tro (los enemi­gos ín­ti­mos, de­cía To­do­rov), pues pue­den ser los de­mó­cra­tas quie­nes, ol­vi­dán­do­se de las lu­ces lar­gas ade­cua­das pa­ra asun­tos esen­cia­les, aca­ben fran­quean­do el pa­so, sin que­rer­lo, a los enemi­gos di­rec­tos de aque­lla. Con­vie­ne ser cons­cien­tes de ello pa­ra que nues­tra Cons­ti­tu­ción si­ga es­tan­do abier­ta al fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.