Ra­fael Arias-Sal­ga­do

El País - Especiales - - NEWS - RA­FAEL ARIAS- SAL­GA­DO Ra­fael Arias-Sal­ga­do fue dipu­tado cons­ti­tu­yen­te. Se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Unión de Cen­tro De­mo­crá­ti­co (UCD) 1978-1980.

Se ela­bo­ró con el de­li­be­ra­do pro­pó­si­to de que­brar un pro­ce­so his­tó­ri­co de tex­tos cons­ti­tu­cio­na­les de par­ti­do. Se bus­có re­dac­tar una Cons­ti­tu­ción de to­dos y pa­ra to­dos. Sus pre­cep­tos na­cie­ron así de un con­sen­so con fre­cuen­cia uná­ni­me y, en el peor de los ca­sos, abru­ma­do­ra­men­te ma­yo­ri­ta­rio. Fue un pac­to in­te­gra­dor, sin ex­clu­sio­nes, úni­co en nues­tra his­to­ria, que nos ha pro­por­cio­na­do 40 años de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal, de Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de de­re­cho y de pro­gre­so so­cio­eco­nó­mi­co. Ba­lan­ce sin pa­ran­gón que por ello exi­ge pru­den­cia a la ho­ra de plan­tear su re­for­ma, por­que im­pli­ca abrir un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, al­go que so­lo ha si­do pa­cí­fi­co en la ela­bo­ra­ción de la vi­gen­te Cons­ti­tu­ción.

El de­ba­te, sin em­bar­go, es siem­pre po­si­ti­vo. Na­die pue­de ig­no­rar lo que ocu­rre en Ca­ta­lu­ña que, ade­más, pue­de con­ta­giar­se. Pe­ro, a mi jui­cio, es pre­ci­so huir de las gran­des pa­la­bras (fe­de­ra­lis­mo, fe­de­ra­lis­mo asi­mé­tri­co, con­fe­de­ra­lis­mo, pro­fun­di­za­ción au­to­nó­mi­ca) por­que ocul­tan más que de­fi­nen y con­cre­tar los pre­cep­tos que ne­ce­si­tan re­for­ma y el sen­ti­do de su re­for­ma. Pa­ra afron­tar y pa­liar las pre­ten­sio­nes in­de­pen­den­tis­tas se da por su­pues­to –ca­si de ma­ne­ra dog­má­ti­ca– que hay que re­in­ter­pre­tar la Cons­ti­tu­ción y trans­fe­rir más com­pe­ten­cias a la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña. En tér­mi­nos de cien­cia po­lí­ti­ca, se pro­pug­na así trans­fe­rir más po­der del Es­ta­do Cen­tral a las ins­ti­tu­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Es la sa­li­da fá­cil. Co­mo se pi­de to­do –y to­do no es po­si­ble por­que ha­ría fal­ta otra Cons­ti­tu­ción– pro­ce­de trans­fe­rir to­do lo que se pue­da, bor­dean­do la cons­ti­tu­cio­na­li­dad si es pre­ci­so y ade­más sin ne­ce­si­dad de exi­gir, con ca­rác­ter vin­cu­lan­te y co­mo con­tra­pres­ta­ción mí­ni­ma, leal­tad cons­ti­tu­cio­nal.

En de­ba­te con es­ta po­si­ción hay otra que as­pi­ra a ga­ran­ti­zar no tan­to la for­ta­le­za del Es­ta­do cen­tral –que tam­bién– co­mo su ca­pa­ci­dad de ac­tua­ción y fun­cio­na­li­dad en de­fen­sa de los in­tere­ses ge­ne­ra­les de­fi­ni­dos por el Par­la­men­to. Por ejem­plo, el mo­no­po­lio del Es­ta­do en po­lí­ti­ca ex­te­rior que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha so­ca­va­do al re­co­no­cer la po­si­bi­li­dad de una “ac­ción ex­te­rior” de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en la pro­yec­ción de sus com­pe­ten­cias; la ga­ran­tía efec­ti­va de la uni­dad de mer­ca­do; la ex­clu­si­vi­dad com­pe­ten­cial de las Cor­tes Ge­ne­ra­les en la in­cor­po­ra­ción de las di­rec­ti­vas co­mu­ni­ta­rias al or­de­na­mien­to ju­rí­di­co es­pa­ñol; la in­con­di­cio­na­li­dad del de­re­cho de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria en to­do el te­rri­to­rio del Es­ta­do; la eli­mi­na­ción de la po­si­bi­li­dad le­gal de que las CC AA pue­dan re­gu­lar la en­se­ñan­za y uso de la len­gua ofi­cial del Es­ta­do; la re­gu­la­ción efi­caz de un pro­ce­so edu­ca­ti­vo co­mún en lo bá­si­co ba­jo una vi­gi­lan­cia aca­dé­mi­ca es­ta­tal efec­ti­va; la in­tro­duc­ción en las con­fe­ren­cias sec­to­ria­les de me­ca­nis­mos de coo­pe­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal vin­cu­lan­tes pa­ra to­das las CC AA. La lis­ta po­dría ser más lar­ga y sin em­bar­go com­pa­ti­ble con un no­ta­ble gra­do de des­cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va.

El es­fuer­zo que ha he­cho la so­cie­dad es­pa­ño­la pa­ra in­te­grar a los na­cio­na­lis­mos lla­ma­dos cul­tu­ra­les o pe­ri­fé­ri­cos en la uni­dad po­lí­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña no tie­ne pa­ran­gón ni en nues­tra his­to­ria ni en nin­gún otro país. El fru­to es el Es­ta­do de las au­to­no­mías, que al­gu­nos de­cla­ran in­su­fi­cien­te. Hoy, da­do el gra­do de de des­cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca al­can­za­do, no se pue­de ob­viar des­de un pun­to de vis­ta cuan­ti­ta­ti­vo – fun­da­men­tal por­que los vo­tos se cuen­tan– la di­men­sión de los na­cio­na­lis­mos –pe­que­ña– en un país que tie­ne 47 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Sus sin­gu­la­ri­da­des his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les me­re­cen res­pe­to, re­co­no­ci­mien­to y ga­ran­tías pro­por­cio­na­les. Pe­ro no un po­der que pue­da po­ner en ja­que al Es­ta­do y a la so­cie­dad. Plan­tear la des­leal­tad cons­ti­tu­cio­nal en el ám­bi­to de la po­lí­ti­ca o de “lo po­lí­ti­co” ex­clu­si­va­men­te, es de­cir, en el cam­po del po­der, al mar­gen de la efi­ca­cia nor­ma­ti­va di­rec­ta del tex­to cons­ti­tu­cio­nal, es co­lo­car­se en el cam­po de jue­go que tra­zan quie­nes as­pi­ran a li­qui­dar la Cons­ti­tu­ción. Nin­gu­na mi­no­ría tie­ne el de­re­cho, des­de los de­re­chos que la Cons­ti­tu­ción re­co­no­ce, a que­brar la uni­dad po­lí­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña.

Creo que es bueno in­ci­dir en es­tas cues­tio­nes cuan­do ce­le­bra­mos con preo­cu­pa­ción el 40º aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción… con el pro­pó­si­to de que du­re al me­nos otros cua­ren­ta.

Nin­gu­na mi­no­ría tie­ne el de­re­cho a que­brar la uni­dad po­lí­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.