Te­re­sa Eu­là­lia Cal­za­da

El País - Especiales - - NEWS - TE­RE­SA EU­LÀ­LIA CAL­ZA­DA Te­re­sa Eu­là­lia Cal­za­da fue dipu­tada al Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya por el PSUC ( 1980-1984) y miem­bro del Co­mi­té Cen­tral del PSUC y PCE ( 1975-1981)

A la me­mo­ria de Jor­di So­le Tu­ra

La Cons­ti­tu­ción de­ro­gó la es­truc­tu­ra ju­rí­di­ca bá­si­ca del ré­gi­men dic­ta­to­rial fran­quis­ta y es­ta­ble­ció un nue­vo sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal de­mo­crá­ti­co ho­mo­lo­ga­ble al de los paí­ses de nues­tro en­torno. Por eso los de­mó­cra­tas de­be­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos de es­te aniver­sa­rio. Con sus lu­ces y sus som­bras he­mos man­te­ni­do la de­mo­cra­cia más du­ra­de­ra de nues­tra his­to­ria. Es­ta es una oca­sión, tam­bién, pa­ra re­cor­dar a quie­nes con ab­ne­ga­ción y sa­cri­fi­cios lu­cha­ron du­ran­te la lar­ga no­che dic­ta­to­rial. Na­die les re­ga­ló la de­mo­cra­cia. Se la ga­na­ron. Los ini­cios de la Tran­si­ción fue­ron dra­má­ti­cos. Dos me­ses an­tes de la muer­te de Fran­co el Ré­gi­men aún te­nía fuer­za pa­ra fu­si­lar. Y po­co des­pués de la apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción se pro­du­jo el gol­pe de Es­ta­do de 1981. Sin ol­vi­dar la ma­tan­za de Ato­cha, en­tre otras mu­chas atro­ci­da­des. El mo­men­to era de una enor­me fra­gi­li­dad y las re­sis­ten­cias al cam­bio de las ins­ti­tu­cio­nes fran­quis­tas he­re­da­das eran enor­mes.

Con in­de­pen­den­cia de có­mo se eva­lúe la Tran­si­ción, sor­pren­de que en los úl­ti­mos tiem­pos se ha­ya in­ten­ta­do ha­cer res­pon­sa­ble a la Cons­ti­tu­ción de to­dos los erro­res co­me­ti­dos en las de­ci­sio­nes y ac­tua­cio­nes pos­te­rio­res. Y, aún más, que se car­gue a su cuen­ta fe­nó­me­nos co­mo la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca y sus cri­sis, que han afec­ta­do a la po­bla­ción más des­pro­te­gi­da.

La crí­ti­ca sin me­su­ra ha­cia la Cons­ti­tu­ción y el des­pre­cio ha­cia la Tran­si­ción son di­fí­ci­les de en­ten­der des­de una po­si­ción po­lí­ti­ca ho­nes­ta. Co­sas dis­tin­tas son dis­cu­tir los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos; o pro­po­ner su re­for­ma. Tam­po­co es acep­ta­ble la for­ma en que los par­ti­dos de de­re­cha, vie­jos o nue­vos, se apro­pian de la Cons­ti­tu­ción uti­li­zán­do­la co­mo ar­ma arro­ja­di­za con­tra to­do y con­tra to­dos. Al ac­tuar así contradicen sus va­lo­res pro­fun­dos, ba­sa­dos en la vo­lun­tad de in­te­gra­ción y en la adap­ta­ción a las nue­vas cir­cuns­tan­cias.

De­mos pues a la Cons­ti­tu­ción lo que es de la Cons­ti­tu­ción y al Cé­sar lo que es del Cé­sar.

Con­vie­ne re­ca­pi­tu­lar. ¿Có­mo pu­di­mos pa­sar de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia? En el de­cli­ve del fran­quis­mo, el di­le­ma prin­ci­pal era con­ti­nui­dad o cam­bio. Y den­tro del cam­bio la di­vi­sión pa­sa­ba por re­for­ma o rup­tu­ra. Es­tos tres cam­pos, con­ti­nui­dad, re­for­ma o rup­tu­ra no es­ta­ban ini­cial­men­te de­fi­ni­dos. Só­lo una mi­no­ría de fuer­zas po­lí­ti­cas y una pe­que­ña par­te de la po­bla­ción sa­bía có­mo y dón­de ubi­car­se

En las pri­me­ras elec­cio­nes de Ju­nio de 1977 ce­le­bra­das me­dian­te una adap­ta­ción ju­rí­di­ca sui gé­ne­ris, no se acla­ró el ga­li­ma­tías. Pe­ro el di­le­ma en­tre con­ti­nui­dad o cam­bio se des­pe­jó a fa­vor de es­te y la re­for­ma im­pul­sa­da des­de el Ré­gi­men se vio re­cha­za­da. Los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les le­gi­ti­ma­ron las ac­tua­cio­nes in­me­dia­tas. Pe­ro la am­pli­tud y pro­fun­di­dad del cam­bio no es­ta­ban de­ter­mi­na­das. Ca­da sec­tor po­lí­ti­co con­fia­ba en lle­var a buen puer­to sus ob­je­ti­vos e in­tere­ses.

Es ahí don­de co­bra va­lor el tér­mino “con­sen­so”, tan vi­li­pen­dia­do úl­ti­ma­men­te. El con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal era más im­por­tan­te co­mo pun­to de par­ti­da que, in­clu­so, co­mo re­sul­ta­do fi­nal. Fue fun­da­men­tal pa­ra de­fi­nir las coor­de­na­das del de­ba­te en­tre las dis­tin­tes pro­pues­tas, el mar­co de su ne­go­cia­ción. Se fra­guó so­bre cin­co vec­to­res: 1. Ela­bo­rar un do­cu­men­to co­mún bá­si­co sur­gi­do del Con­gre­so. Era un cam­bio his­tó­ri­co ra­di­cal. Com­por­ta­ba la re­nun­cia por par­te del Go­bierno a pre­sen­tar uni­la­te­ral­men­te un tex­to ini­cial.

2. La in­cor­po­ra­ción “igua­li­ta­ria” de la gran ma­yo­ría de las fuer­zas po­lí­ti­cas pre­sen­tes en el Par­la­men­to, res­pe­tan­do su re­pre­sen­ta­ti­vi­dad.

3. De­jar pa­ra la úl­ti­ma fa­se del de­ba­te la de­fi­ni­ción y la for­ma de Es­ta­do: re­pú­bli­ca o mo­nar­quía.. So­bre es­te asun­to las pos­tu­ras eran fuer­te­men­te dis­cre­pan­tes. PSOE y PCE con­di­cio­na­ron su de­ci­sión fi­nal al con­te­ni­do de­mo­crá­ti­co del nue­vo sis­te­ma re­co­gi­do en la Cons­ti­tu­ción.

4. Bus­car coin­ci­den­cias en la, tam­bién po­lé­mi­ca, cues­tión te­rri­to­rial: su­pe­rar el cen­tra­lis­mo his­tó­ri­co, re­for­za­do por el fran­quis­mo, tan per­ju­di­cial pa­ra el con­jun­to de Es­pa­ña; e in­cor­po­rar cons­ti­tu­cio­nal­men­te la di­ver­si­dad te­rri­to­rial y cul­tu­ral. Ha­bía que dar res­pues­ta a los te­rri­to­rios his­tó­ri­ca­men­te e ins­ti­tu­cio­nal­men­te re­co­no­ci­dos. Y tam­bién en­ca­jar los nue­vos fe­nó­me­nos sur­gi­dos des­de los años se­ten­ta en otras zo­nas de Es­pa­ña.

Y 5. Acor­dar que el tra­ba­jo de la po­nen­cia y sus re­sul­ta­dos se die­ran a co­no­cer, de for­ma ro­ta­to­ria, a tra­vés de uno de los sie­te po­nen­tes que re­pre­sen­ta­ba al con­jun­to de las dis­tin­tas fuer­zas po­lí­ti­cas. Es­te mé­to­do exi­gía un al­to ni­vel de con­fian­za y de leal­tad mu­tuos.

Des­de mi ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y per­so­nal vin­cu­la­da y con­vi­vien­do el día a día con Jor­di, eso fue lo esen­cial. Des­de ahí se ne­go­ció to­do, a fin de ela­bo­rar un do­cu­men­to úni­co con las má­xi­mas coin­ci­den­cias po­si­bles, sin “pas­te­leos”. Al fi­nal de la tra­mi­ta­ción na­die sa­lió ple­na­men­te sa­tis­fe­cho, pe­ro to­dos en bue­na me­di­da.

Du­ran­te los pri­me­ros 20 años hu­bo un am­plio acuer­do so­bre que el con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal sig­ni­fi­có op­tar por una po­lí­ti­ca in­te­gra­do­ra fren­te a una po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta. Pe­ro a par­tir de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de Az­nar en 2000 se rom­pió el dis­cur­so com­par­ti­do y em­pe­zó la ma­ni­pu­la­ción de la Tran­si­ción y la ins­tru­men­ta­li­za­ción de la Cons­ti­tu­ción me­dian­te una in­ter­pre­ta­ción uni­la­te­ral, ses­ga­da y re­gre­si­va. (Otro error, pos­te­rior, fue la for­ma en que se lle­vó a ca­bo la ela­bo­ra­ción del Es­ta­tut de Ca­ta­lun­ya de 2006).

Así, por ar­te de ma­gia las lu­chas an­ti­fran­quis­tas des­apa­re­cían; la con­flic­ti­vi­dad so­cial y po­lí­ti­ca, im­pul­sa­da fun­da­men­tal­men­te por el mo­vi­mien­to obre­ro, pa­re­cía no ha­ber exis­ti­do; y la de­mo­cra­cia ha­bría lle­ga­do de la mano de sec­to­res tec­no­crá­ti­cos del Ré­gi­men que ama­ble­men­te nos con­ce­die­ron las li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas. Az­nar ol­vi­da­ba que la re­for­ma del ré­gi­men fran­quis­ta ha­bía fra­ca­sa­do. Aun­que no qui­sie­ra re­co­no­cer­lo.

Abru­ma con­tem­plar có­mo esa ex­pli­ca­ción, con me­jor o peor in­ten­ción, se ha ido in­cor­po­ran­do co­mo par­te del dis­cur­so so­bre la Tran­si­ción en los plan­tea­mien­tos po­lí­ti­cos de nue­vas fuer­zas pro­gre­sis­tas y de iz­quier­das. El le­ga­do que nos han de­ja­do los pro­ta­go­nis­tas y el tes­ti­mo­nio de los me­jo­res his­to­ria­do­res no con­va­li­da esa vi­sión. Hu­bo, sí, una con­ju­ga­ción de mu­chos ele­men­tos de rup­tu­ra, con otros de re­for­ma.

Hay que in­sis­tir en la com­ple­ji­dad de aquel mo­men­to. Las li­ber­ta­des y la de­mo­cra­cia no fue­ron una con­ce­sión gra­cio­sa. Las ga­na­ron las per­so­nas, que se con­vir­tie­ron en ciu­da­da­nas. Y es evi­den­te que no to­do se hi­zo bien ni su­fi­cien­te, pe­ro sí bas­tan­te bien. La cues­tión, aho­ra, con­sis­te en ¿có­mo avan­za­mos?

Pa­ra ir al en­cuen­tro de las re­for­mas que la So­cie­dad pa­re­ce re­cla­mar hoy, es im­pres­cin­di­ble de­fi­nir las coor­de­na­das, aun­que sean fle­xi­bles, que han de de­li­mi­tar el ám­bi­to don­de plan­tear­las, de­ba­tir­las y acor­dar­las. So­lo así res­pon­de­re­mos a las exi­gen­cias de las ge­ne­ra­cio­nes que si­guen.

Las li­ber­ta­des y la de­mo­cra­cia no fue­ron una con­ce­sión gra­cio­sa. Las ga­na­ron las per­so­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.