Ni­co­las Sartorius

El País - Especiales - - NEWS - Ni­co­lás Sartorius es abo­ga­do y es­cri­tor. Su úl­ti­mo li­bro es ‘La ma­ni­pu­la­ción del len­gua­je: Bre­ve dic­cio­na­rio de los engaños’. NI­CO­LÁS SARTORIUS

I. La Cons­ti­tu­ción de 1978 es la cul­mi­na­ción de un di­fí­cil pro­ce­so his­tó­ri­co por una Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca. Si ex­cep­tua­mos tres años (1933–1936) du­ran­te la II Re­pú­bli­ca –re­co­no­ci­mien­to del vo­to a las mu­je­res–, Es­pa­ña nun­ca ha­bía te­ni­do de­mo­cra­cia. To­dos los in­ten­tos de im­plan­tar cier­tas li­ber­ta­des aca­ba­ron con in­ter­ven­cio­nes ar­ma­das: la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz a ma­nos del du­que de An­gu­le­ma y los Cien Mil Hi­jos de San Luis; la Glo­rio­sa y la I Re­pú­bli­ca ba­jo la in­ter­ven­ción del ge­ne­ral Pa­vía; el pe­rio­do de la Res­tau­ra­ción con el gol­pe de Pri­mo de Ri­ve­ra y la II Re­pú­bli­ca con la re­be­lión del ge­ne­ral Fran­co y com­pa­ñía. To­do ello ado­ba­do con cua­tro gue­rras ci­vi­les en ape­nas 100 años. Qui­zá por eso el poe­ta Gil de Bied­ma pu­do ver­si­fi­car: “De to­das las his­to­rias de la His­to­ria / sin du­da la más tris­te es la de Es­pa­ña, / por­que ter­mi­na mal”, y con­cluía ex­hor­tan­do a que

Es­pa­ña ex­pul­sa­ra a los de­mo­nios. En efec­to, aca­ba­ba mal has­ta 1978 en que la his­to­ria ter­mi­nó bien, a pe­sar de los in­ten­tos del 23-F y los te­rro­ris­mos, cuan­do ex­pul­sa­mos a los de­mo­nios, por lo me­nos a los más pe­li­gro­sos. II. ¿ Por qué fue po­si­ble la Cons­ti­tu­ción de 1978? Por­que no es cier­to que a la muer­te del dic­ta­dor lle­ga­ra la de­mo­cra­cia a Es­pa­ña. Hu­bo un Go­bierno Arias Na­va­rro, cu­yo pre­si­den­te fue con­fir­ma­do dos ve­ces por el mo­nar­ca, que pre­ten­dió per­pe­tuar la dic­ta­du­ra ba­jo otras for­mas. A ve­ces se ol­vi­da que en 1976 –sin Fran­co– el Tri­bu­nal de Or­den Pú­bli­co in­coó más pro­ce­di­mien­tos (4.795) que en años an­te­rio­res, los par­ti­dos y sin­di­ca­tos si­guie­ron fue­ra de la ley y el de­re­cho de huel­ga era de­li­to de se­di­ción. ¿Qué hi­zo en­ton­ces ne­ce­sa­rio y po­si­ble que el Je­fe del Es­ta­do des­ti­tu­ye­ra a Arias al que ha­bía con­fir­ma­do me­ses an­tes? Pues que la re­la­ción de fuer­zas ha­bía cam­bia­do gra­cias a la mo­vi­li­za­ción so­cial, en la que ju­ga­ron un pa­pel des­ta­ca­do, en­tre otros, Co­mi­sio­nes Obre­ras y el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña. En los tres pri­me­ros me­ses de 1976 hu­bo 17.731 huel­gas, con 150 mi­llo­nes de ho­ras de tra­ba­jo per­di­das o ga­na­das, se­gún se mi­re. Fue una au­tén­ti­ca ga­ler­na de huel­gas de la que ha­bla Areilza en sus me­mo­rias; cuan­do Arias re­co­no­ce que la Uni­ver­si­dad es­tá fue­ra de con­trol y se pro­du­cen las mul­ti­tu­di­na­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes por la li­ber­tad, la am­nis­tía y los es­ta­tu­tos de au­to­no­mía. Los co­le­gios pro­fe­sio­na­les, los ba­rrios po­pu­la­res, sec­to­res de la pren­sa o de sa­cer­do­tes obre­ros, son un her­vi­de­ro de pro­tes­tas e in­clu­so se abren grie­tas en la ju­di­ca­tu­ra (Jus­ti­cia De­mo­crá­ti­ca) y las Fuer­zas Ar­ma­das (la UMD). Es es­te mo­vi­mien­to el que ha­ce in­via­ble la con­ti­nui­dad de la dic­ta­du­ra y des­pe­ja las ave­ni­das de la li­ber­tad. Por eso se pue­de de­cir que el dic­ta­dor mu­rió en la ca­ma pe­ro la dic­ta­du­ra fe­ne­ció en la ca­lle. III. Esa mo­vi­li­za­ción tam­bién ex­pli­ca por qué el go­bierno Sua­rez con­vo­ca pri­me­ro a CC OO y UGT con el fin de al­can­zar un Pac­to So­cial que, de lo­grar­se, ha­bría he­cho in­ne­ce­sa­rio, pa­ra el po­der, un pac­to po­lí­ti­co. Y por eso mis­mo, an­te la ne­ga­ti­va de los sin­di­ca­tos, sa­cri­fi­can­do su pro­ta­go­nis­mo en aras de una so­lu­ción po­lí­ti­ca, se abrie­ron pa­so los Pac­tos de la Mon­cloa, de­ci­si­vos pa­ra es­ta­bi­li­zar el país –con una in­fla­ción del 26%–, se crea­ron las con­di­cio­nes de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te –que no es­ta­ba ga­ran­ti­za­do– y se pa­rió la Cons­ti­tu­ción de 1978. IV. Una Cons­ti­tu­ción pro­duc­to de la mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na y del pac­to, de una de­ter­mi­na­da re­la­ción de fuer­zas y de ne­ce­si­da­des es­tra­té­gi­cas de la na­ción: in­gre­so en la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea, el cie­rre de la era de las gue­rras ci­vi­les y del ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal. No fue, pues, una Cons­ti­tu­ción otor­ga­da co­mo aquel Es­ta­tu­to Real de 1834 a la muer­te de Fer­nan­do VII. Por el con­tra­rio, fue una Cons­ti­tu­ción muy pe­lea­da y vá­li­da pa­ra to­dos, en la que por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria se re­co­ge una re­co­pi­la­ción de de­re­chos fun­da­men­ta­les in­vo­ca­bles di­rec­ta­men­te an­te los tri­bu­na­les. Así, en­tre otros, los de­re­chos de ex­pre­sión, de reunión y aso­cia­ción; a la igual­dad; a la edu­ca­ción uni­ver­sal; a la li­ber­tad sin­di­cal y el de­re­cho de huel­ga; la acon­fe­sio­na­li­dad del Es­ta­do. Sin ol­vi­dar que los sin- di­ca­tos, a di­fe­ren­cia de otras cons­ti­tu­cio­nes que ni los men­cio­nan, apa­re­cen en el Tí­tu­lo Pre­li­mi­nar, al mis­mo ni­vel que los par­ti­dos, la for­ma de Es­ta­do, la ban­de­ra o la len­gua. Una Cons­ti­tu­ción que no se de­fi­ne co­mo “li­be­ral” sino co­mo un “es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de de­re­cho”, cu­yos va­lo­res su­pe­rio­res son la li­ber­tad, la jus­ti­cia, la igual­dad y el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co. Con­vie­ne re­cor­dar que cuan­do la iz­quier­da acep­tó la mo­nar­quía –de lo con­tra­rio se ha­bría trun­ca­do el pro­ce­so– no fue cual­quier mo­nar­quía. Era una mo­nar­quía par­la­men­ta­ria, en la que la so­be­ra­nía re­si­de en el pue­blo es­pa­ñol “del que ema­nan to­dos los po­de­res del Es­ta­do”, in­clu­yen­do el del Je­fe del mis­mo, cu­yos ac­tos son in­vá­li­dos si no es­tán re­fren­da­dos. Es de­cir, un mo­nar­ca que es sím­bo­lo pe­ro que no go­bier­na. Con­si­de­rar que la mo­nar­quía –apar­te de las ideas re­pu­bli­ca­nas que uno tie­ne– es si­nó­ni­mo de in­su­fi­cien­cia de­mo­crá­ti­ca no es te­sis ri­gu­ro­sa en una Eu­ro­pa con paí­ses co­mo Sue­cia, No­rue­ga, Di­na­mar­ca u Ho­lan­da que son mo­nar­quías y se cuen­tan en­tre los más avan­za­dos so­cial­men­te del mun­do. V. Por eso me re­sul­ta de­pri­men­te, y su­po­ne un error es­tra­té­gi­co, que ha­ya sec­to­res pro­gre­sis­tas que no va­lo­ren y reivin­di­quen la Cons­ti­tu­ción de 1978 co­mo al­go su­yo, co­mo pro­duc­to del em­pu­je po­pu­lar, co­mo si fue­se obra de unas éli­tes y de fuer­zas con­ser­va­do­ras. La mo­vi­li­za­ción la pu­so la iz­quier­da, hu­bo no po­cas víc­ti­mas y se pac­tó la Cons­ti­tu­ción que pre­si­de los me­jo­res años de nues­tra his­to­ria. Ello no quie­re de­cir que des­pués de 40 años la Car­ta Mag­na no re­quie­ra re­for­mas, es­pe­cial­men­te en el te­ma te­rri­to­rial y so­cial, pe­ro se­ría un error plan­tear un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, cu­yo pre­vi­si­ble re­sul­ta­do se­ría peor que el ac­tual. He­mos ex­pul­sa­do, al fin, a los de­mo­nios, no me­ta­mos otros nue­vos en for­ma de na­cio­na­lis­mos y po­pu­lis­mos.

Por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria se re­co­gen de­re­chos fun­da­men­ta­les in­vo­ca­bles en los tri­bu­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.