Ma­nuel Vi­cent / El Ro­to

El País - Especiales - - NEWS - MA­NUEL VI­CENT

Es­tu­ve allí en el pa­la­cio del Con­gre­so, aque­lla ma­ña­na llu­vio­sa del 27 de di­ciem­bre de 1978, una fe­cha que ya se es­tu­dia en el ba­chi­lle­ra­to, cuan­do des­pués de 15 me­ses de aza­ro­so tra­yec­to el tex­to cons­ti­tu­cio­nal lle­gó a las Cor­tes pa­ra ser san­cio­na­do por el rey Juan Car­los con una so­lem­ni­dad bien acor­do­na­da por las fuer­zas de se­gu­ri­dad, que ha­bían to­ma­do to­das las boca­calles de la Ca­rre­ra de San Je­ró­ni­mo. La Cons­ti­tu­ción ha­bía re­gre­sa­do un po­co mal­he­ri­da de un re­fe­ren­do en el que mu­chos que aho­ra la de­fien­den a ca­ra de pe­rro la vo­ta­ron en con­tra y otros se abs­tu­vie­ron. No obs­tan­te, den­tro de una es­me­ra­da li­tur­gia aque­lla ma­ña­na ob­tu­vo to­dos los se­llos, la­cres y pa­la­bras sa­gra­das que con­vier­ten la for­ma en sus­tan­cia y fi­nal­men­te fue ru­bri­ca­da por el mo­nar­ca con una plu­ma de oro Cris­tian Dior.

El ac­to de aquel día 27 de di­ciem­bre de 1978, de fe­liz me­mo­ria, tu­vo una so­lem­ni­dad bre­ve y dis­cre­ta, sin abu­sos de ma­ce­ros y gual­dra­pas. El pre­si­den­te de las Cor­tes, se­ñor Her­nán­dez Gil, abrió la se­sión con una ora­ción me­di­da, bien en­sa­li­va­da, con la que san­cio­nó la Mo­nar­quía, glo­só la be­lle­za ju­rí­di­ca de la de­mo­cra­cia y en­gar­zó los an­he­los del pue­blo con la li­ber­tad po­lí­ti­ca, co­mo un jar­di­ne­ro que cor­ta su­til­men­te ro­sas en el jar­dín de Ron­sard.

El he­mi­ci­clo del Con­gre­so ofre­cía los me­jo­res des­te­llos de una gran fies­ta so­cial. Los dipu­tados y se­na­do­res ves­tían pa­ños de bue­na ca­li­dad gris ma­ren­go y al­gu­nos lu­cían las pri­me­ras cor­ba­tas de­to­nan­tes. En los pal­cos aba­rro­ta­dos ha­bía car­de­na­les, al­tos man­dos mi­li­ta­res con pro­fu­sión de uni­for­mes y me­da­llas, al­gu­nas da­mas muy ele­gan­tes ex­hi­bían vi­so­nes y ves­ti­dos con cam­pá­nu­las y ba­jo un per­fu­me ca­ro que con­ver­tía el es­pa­cio en un de­li­ca­do en­va­se, to­dos los in­vi­ta­dos, ami­gos y enemi­gos de la Cons­ti­tu­ción aplau­die­ron cuan­do el mo­nar­ca, des­pués de un dis­cur­so sin am­bi­güe­dad en el que se pu­so al fren­te de es­ta em­pre­sa de­mo­crá­ti­ca, de­cla­ró for­mal­men­te que la so­be­ra­nía ha­bía vuel­to a los ciu­da­da­nos.

La Cons­ti­tu­ción ha­bía re­co­rri­do un lar­go ca­mino des­de aquel 22 de ju­lio de 1977 en que se abrie­ron las Cor­tes Cons­ti­tu­yen­tes. Fue un tiem­po lleno de san­gre, de mie­do, de du­das y pre­sio­nes, de rui­dos de sa­bles, pe­ro al fi­nal lle­gó sa­na y sal­va a las Cor­tes an­te cu­ya es­ca­li­na­ta, en pre­sen­cia de los dos leo­nes, una re­pre­sen­ta­ción de los tres ejér­ci­tos y de las fuer­zas de or­den pú­bli­co des­fi­la­ron en se­ñal de ad­he­sión. La Cons­ti­tu­ción se pu­bli­có en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do el 29 de di­ciem­bre, no el 28, día de los San­tos Inocen­tes, pa­ra evi­tar que se con­fun­die­ra con una inocen­ta­da. Des­pués de 40 años gri­tar ¡vi­va la Cons­ti­tu­ción!, pe­se a to­do, es vol­ver a ha­cer­lo por la li­ber­tad, con­tra las ca­de­nas, que al pa­re­cer es­tán otra vez a la vuel­ta de la es­qui­na.

Se pu­bli­có el 29 de di­ciem­bre, no el 28, pa­ra evi­tar que se con­fun­die­ra con una inocen­ta­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.