“El lí­mi­te de la re­for­ma es la uni­dad de Es­pa­ña y la igual­dad”

El País - Especiales - - LA OPINIÓN DE LAS AUTONOMÍAS - SU­SA­NA DÍAZ Pre­si­den­ta de la Jun­ta de An­da­lu­cía

1. Es evi­den­te que ne­ce­si­ta re­for­mas. Cuan­do se apro­bó no es­tá­ba­mos en Eu­ro­pa, no ha­bía eu­ro, ni glo­ba­li­za­ción. Ape­nas se plan­tea­ban de­man­das que hoy es­tán ge­ne­ra­li­za­das, co­mo la aten­ción a la de­pen­den­cia o la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res. Es una ta­rea pen­dien­te y creo que va­mos con re­tra­so. Pien­se que ya ha­ce una dé­ca­da al­gu­nas co­mu­ni­da­des, en­tre ellas An­da­lu­cía, re­no­va­ron sus es­ta­tu­tos pre­ci­sa­men­te pa­ra res­pon­der a es­tos re­tos. Tal vez lo más cohe­ren­te hu­bie­ra si­do pri­me­ro la Cons­ti­tu­ción y des­pués los es­ta­tu­tos. Pe­ro no se han da­do las con­di­cio­nes pa­ra un gran con­sen­so, y ni la ne­ce­si­dad ni la ur­gen­cia pue­den en­ten­der­se des­vin­cu­la­das del con­sen­so. El te­ma hay que abor­dar­lo con el mis­mo es­pí­ri­tu del 78, con la mis­ma ge­ne­ro­si­dad de aque­lla ge­ne­ra­ción de Adol­fo Suá­rez, Fe­li­pe Gon­zá­lez, San­tia­go Ca­rri­llo, que su­po lle­gar a acuer­dos de Es­ta­do. En cuan­to a los cam­bios, pien­so que ha­bría que po­ner el fo­co en los in­tere­ses y de­man­das de la ciu­da­da­nía, en so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas. La cri­sis y cier­tas res­pues­tas po­lí­ti­cas a la cri­sis han ero­sio­na­do el Es­ta­do del Bie­nes­tar en los úl­ti­mos años. Hay que re­for­zar su blindaje en la Car­ta Mag­na; es­ta de­be ser la má­xi­ma prio­ri­dad. 2. Di­ría que lo me­jo­ra­ble es su desa­rro­llo. En el re­fe­rén­dum de 1980, An­da­lu­cía lo re­con­du­jo en cla­ve de so­li­da­ri­dad e igual­dad y creo que, si se plan­tean re­for­mas del mo­de­lo, lo más sen­sa­to se­ría pro­fun­di­zar en es­ta lí­nea que re­co­no­ce la plu­ra­li­dad y ase­gu­ra la cohe­sión so­cial. Pa­ra An­da­lu­cía la cues­tión te­rri­to­rial es in­se­pa­ra­ble de es­tos dos prin­ci­pios. La gran cues­tión te­rri­to­rial, an­da­lu­za, es­pa­ño­la o eu­ro­pea, es si se ga­ran­ti­zan o no los de­re­chos ci­vi­les y la igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos, vi­van don­de vi­van. Una de las gran­des ame­na­zas del mun­do de hoy es el avan­ce del na­cio­na­lis­mo, el su­pre­ma­cis­mo, la de­sigual­dad, la xe­no­fo­bia, el iden­ti­ta­ris­mo que pre­ten­de pa­sar por en­ci­ma de los de­re­chos ci­vi­les. La me­jo­ra del mo­de­lo te­rri­to­rial de­be ser­vir pa­ra con­tra­rres­tar es­ta ame­na­za, no pa­ra alen­tar­la. 3. Cohe­sión te­rri­to­rial y re­co­no­ci­mien­to de las sin­gu­la­ri­da­des son prin­ci­pios fe­de­ra­les y to­do lo que sea avan­zar en es­te sen­ti­do me pa­re­ce bien. Mi­li­to en un par­ti­do con una his­tó­ri­ca vo­ca­ción fe­de­ra­lis­ta. Y aun­que no lo lla­me­mos así, nues­tro Es­ta­do de las Au­to­no­mías tam­bién tie­ne tam­bién esa ins­pi­ra­ción. Bas­ta fi­jar­se en paí­ses es­tric­ta­men­te fe­de­ra­les, co­mo Ale­ma­nia, pa­ra en­ten­der que el fe­de­ra­lis­mo es si­nó­ni­mo de ma­yor uni­dad y so­li­da­ri­dad, no al con­tra­rio. La Cons­ti­tu­ción ya in­clu­ye el blindaje de sin­gu­la­ri­da­des, des­de las re­la­cio­na­das con las len­guas ofi­cia­les a los re­gí­me­nes es­pe­cia­les de ca­rác­ter fo­ral. Na­da de ello su­po­ne una ame­na­za, pe­ro el lí­mi­te es­tá cla­ro: la ga­ran­tía de la uni­dad de Es­pa­ña y la igual­dad de los ciu­da­da­nos. 4. Co­mo so­cia­lis­ta, yo po­dría que­jar­me de la so­bre­rre­pre­sen­ta­ción de la de­re­cha que el sis­te­ma elec­to­ral pro­pi­cia en el Se­na­do o en cir­cuns­crip­cio­nes de la Es­pa­ña in­te­rior. Y se­gu­ra­men­te to­dos y ca­da uno de los par­ti­dos tam­bién en­con­tra­rán no po­cos mo­ti­vos pa­ra sen­tir­se per­ju­di­ca­dos. ¿Pe­ro a qué con­du­ci­ría un de­ba­te así plan­tea­do? Bus­car el acuer­do es bus­car el equi­li­brio, no ex­hi­bir agra­vios. Con el ac­tual sis­te­ma elec­to­ral, y con un es­ce­na­rio par­la­men­ta­rio ca­da vez más com­ple­jo, An­da­lu­cía ha man­te­ni­do la es­ta­bi­li­dad du­ran­te las dos úl­ti­mas le­gis­la­tu­ras a ba­se de acuer­dos. La vo­lun­tad, la de­ci­sión po­lí­ti­ca, es a ve­ces tan de­ter­mi­nan­te o más que las nor­mas.

Una de las ame­na­zas es el avan­ce del na­cio­na­lis­mo que pre­ten­de pa­sar por en­ci­ma de los de­re­chos ci­vi­les Su­sa­na Díaz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.