Dos es­tre­nos en el Helsinki que so­ñó Al­var Aal­to

Con la inau­gu­ra­ción del mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo Amos Rex y de Oo­di, la bi­blio­te­ca na­cio­nal de Fin­lan­dia, el ba­rrio de Kluu­vi reúne en me­nos de un ki­ló­me­tro los gran­des bu­ques de la cul­tu­ra fin­lan­de­sa

El País - Especiales - - SUMARIO - por ANAT­XU ZABALBEASCOA

QueFin­lan­dia es un país sem­bra­do de la­gos (187.800) y bos­ques de abe­du­les (dos ter­cios del te­rri­to­rio) es de so­bra co­no­ci­do. Que al­gu­nos de esos la­gos fue­ron re­lle­na­dos o con­te­ni­dos pa­ra cons­truir el es­pa­cio pú­bli­co de al­gu­nas ciu­da­des es­tá es­cri­to en el nom­bre de los lu­ga­res: Kluu­vi sig­ni­fi­ca bahía ce­rra­da y así se lla­ma el cen­tro ur­bano de Helsinki, don­de los ci­nes y los gran­des al­ma­ce­nes con­vi­ven con la mo­nu­men­tal es­ta­ción art dé­co de prin­ci­pios del si­glo XX, pro­yec­ta­da por Eliel Saa­ri­nen (1873-1950), y con el Ate­neum, el Mu­seo de Ar­te Na­cio­nal que ex­po­ne óleos de gran­des pin­to­ras lo­ca­les, co­mo He­le­ne Sch­jerf­beck o Fanny Chur­berg, que se ex­po­nen con otros de Rem­brandt o Cra­nach El Vie­jo. Jun­to al la­go Töö­lön y en uno de los ex­tre­mos del Kluu­vi bro­tó ha­ce dos dé­ca­das otro sin­gu­lar edi­fi­cio: el del mu­seo de ar­te mo­derno Kias­ma. Pue­de que se tra­te de la me­jor obra del ar­qui­tec­to es­ta­dou­ni­den­se Ste­ven Holl, pues es un in­mue­ble que, 20 años des­pués de su inau­gu­ra­ción, si­gue re­sul­tan­do van­guar­dis­ta. Con­tie­ne un mi­cro­mun­do de ram­pas que per­mi­ten una cir­cu­la­ción ines­pe­ra­da y rin­de, ade­más, tri­bu­to a su ve­cino: el in­sig­ne mo­nu­men­to lo­cal que es el Fin­lan­dia Hall (de 1971) de Al­var Aal­to (1898-1976). El ar­qui­tec­to fin­lan­dés más fa­mo­so de to­dos los tiem­pos —su ros­tro lle­gó a apa­re­cer en se­llos y mo­ne­das— per­ma­ne­ce om­ni­pre­sen­te por to­do el país.

La mar­ca de Aal­to es­tá en la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño de cual­quier lu­gar. Su­ce­de así por­que fue pre­ci­sa­men­te con los la­gos y con los abe­du­les con lo que el ar­qui­tec­to re­la­cio­nó su tra­ba­jo. To­dos sus edi­fi­cios tie­nen esa vin­cu­la­ción sal­vo, jus­ta­men­te, el más mo­nu­men­tal de to­dos: el Fin­lan­dia Hall. Fo­rra­do con már­mol de Ca­rra­ra, co­mo si la pie­dra pu­die­ra uti­li­zar­se co­mo el mim­bre pa­ra ha­cer un ejer­ci­cio de ces­te­ría, ese sin­gu­lar in­mue­ble es el ve­cino del Kias­ma arrin­co­na­do en el

Kluu­vi, don­de es­te año se ha ter­mi­na­do de con­so­li­dar el nue­vo cen­tro cul­tu­ral de la ca­pi­tal. Así, an­tes de que vea­mos quié­nes son los nue­vos ve­ci­nos, pue­de re­sul­tar opor­tuno re­su­mir el ca­mino que los ha traí­do has­ta aquí.

Fue jus­ta­men­te Aal­to quien, en 1961, re­ci­bió el en­car­go de pen­sar en un ur­ba­nis­mo pa­ra las ori­llas de la bahía for­ma­da por el la­go Töö­lön. Fiel a su idea­rio, que con­si­de­ra la na­tu­ra­le­za co­mo par­te de la cul­tu­ra, pro­pu­so sem­brar ese cén­tri­co pa­seo de equi­pa­mien­tos cul­tu­ra­les. Él mis­mo cul­mi­nó el mo­nu­men­tal Fin­lan­dia Hall. Y po­co des­pués mu­rió. Sin em­bar­go, cuan­do se han superado las cua­tro dé­ca­das de su des­apa­ri­ción, la am­bi­ción ur­ba­nís­ti­ca que bus­ca­ba el en­cuen­tro en­tre la ciu­dad y la bahía se ha con­ver­ti­do en reali­dad. Al Kias­ma de Holl (1998) se aña­dió el Cen­tro de Mú­si­ca (2013), un po­lé­mi­co edi­fi­cio en­tre el Par­la­men­to y la ori­lla fir­ma­do por los ar­qui­tec­tos LPR, que con­cen­tra la se­de de la or­ques­ta fi­lar­mó­ni­ca y la academia de mú­si­ca Si­be­lius. Es­te año, han si­do dos más los in­mue­bles que han lle­ga­do al Kluu­vi re­cu­pe­ran­do la pro­pues­ta de Aal­to y de­jan­do cla­ra la vo­ca­ción cul­tu­ral y pú­bli­ca de Helsinki en un mo­men­to en el que las nue­vas vi­vien­das cons­trui­das a ori­llas de ese la­go —mu­chas de pro­pie­dad ex­tran­je­ra— ha­cían te­mer la suer­te de otras ca­pi­ta­les, cu­yos cen­tros per­ma­ne­cen va­cíos por­que los in­mue­bles han si­do ad­qui­ri­dos no co­mo ho­ga­res, sino co­mo bie­nes de in­ver­sión.

En ese mar­co reivin­di­ca­ti­vo, el nue­vo Amos Rex, un cen­tro pri­va­do, se ha pre­sen­ta­do co­mo una pla­za ur­ba­na. Lo más sin­gu­lar de es­ta ga­le­ría de ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les es que, le­jos de bus­car ser vi­si­ble, se ocul­ta: ce­de su cu­bier­ta co­mo es­pa­cio pú­bli­co pa­ra dar vi­da a un mun­do un­der­ground que, co­mo ha­cen las vie­jas ga­le­rías sub­te­rrá­neas del Kluu­vi, co­se la ciu­dad.

En con­tra­po­si­ción a los icó­ni­cos mu­seos que ca­rac­te­ri­za­ron las úl­ti­mas dé­ca­das, el Amos Rex, que fir­ma el es­tu­dio lo­cal JKMM, es un edi­fi­cio que des­apa­re­ce. Más allá de los lu­cer­na­rios que trans­for­man su cu­bier­ta en cam­po de jue­gos, la par­te más vi­si­ble del mu­seo es un in­mue­ble exis­ten­te, el ex­qui­si­to Pa­la­cio de Cris­tal (La­si­pa­lat­si), una de las me­jo­res mues­tras de ar­qui­tec­tu­ra bauhau­sia­na le­van­ta­da en1935 co­mo in­ter­ven­ción tem­po­ral. Hoy es­te pa­la­cio mo­derno de Vil­jo Re­vell y el ci­ne Rex son la ar­qui­tec­tu­ra más lla­ma­ti­va del nue­vo mu­seo. Por eso su men­sa­je es cla­ro: el me­jor fu­tu­ro no ne­ce­si­ta ni des­tro­zar el pa­sa­do ni ig­no­rar­lo, de­be ac­tua­li­zar­lo, cui­dar­lo y su­mar­se a él.

Com­ple­tan­do el Kluu­vi so­ña­do por Aal­to, a prin­ci­pios de di­ciem­bre se inau­gu­ró la bi­blio­te­ca cen­tral de Helsinki, bau­ti­za­da co­mo Oo­di. Hi­ja de su tiem­po, ade­más de pú­bli­ca y cén­tri­ca, es­ta es una in­fra­es­truc­tu­ra par­ti­ci­pa­ti­va. Fue una con­sul­ta abier­ta a los ciu­da­da­nos la que lle­vó a sus au­to­res, los ar­qui­tec­tos del es­tu­dio ALA, a idear las tres plan­tas —una de en­cuen­tro, otra de ac­ción y la úl­ti­ma de re­fle­xión— que con­for­man el edi­fi­cio. Con una fa­cha­da de ma­de­ra que sa­lu­da a la bahía de Töö­lön, los ar­qui­tec­tos ase­gu­ran que su bi­blio­te­ca quie­re ser “el edi­fi­cio más li­bre de Es­can­di­na­via”. Y de­fien­den que la li­ber­tad de un in­mue­ble se re­fle­ja en su uso: en có­mo sir­ve a los ciu­da­da­nos. Es cier­to que no es fá­cil de­ter­mi­nar si es el uso el que man­da so­bre el es­pa­cio o al re­vés: si son los es­pa­cios on­du­lan­tes los que ha­cen po­si­ble nue­vos usos. En Oo­di un ciu­da­dano pue­de re­ser­var una sa­la pa­ra mostrar sus pin­tu­ras o sus ce­rá­mi­cas. Los pe­rros pue­den en­trar en la ca­fe­te­ría y en to­da la plan­ta ba­ja. Pa­ra el que con­si­de­ra que una bi­blio­te­ca no de­be ser un lu­gar de en­cuen­tro sino un es­pa­cio de es­tu­dio y un sa­lón de lec­tu­ra, el ter­cer pi­so es­tá re­ser­va­do pa­ra la lec­tu­ra si­len­cio­sa. Un pa­no­ra­ma de la bahía, del Kluu­vi y del Fin­lan­dia Hall es­pe­ra a los lec­to­res que le­van­ten sus ojos del li­bro. Tal co­mo lo so­ñó Aal­to.

Un pa­no­ra­ma de la bahía de Töö­lön y del Fin­lan­dia Hall es­pe­ra en la sa­la de lec­tu­ras de la bi­blio­te­ca Oo­di

Sa­la del mu­seo Amos Rex, de Helsinki, pro­yec­ta­do por el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra fin­lan­dés JKMM.

De arri­ba aba­jo, ex­te­rior del Amos Rex y sa­la del mu­seo de ar­te mo­derno Kias­ma, de Ste­ven Holl.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.