Tu­rín, una ru­ta con mu­cho ar­te y dos ca­sas ca­si se­cre­tas

Dos ca­sas que son obras de ar­te, mi­cro­mun­dos crea­dos por la pin­to­ra Ca­rol Ra­ma y el ar­qui­tec­to y di­se­ña­dor Car­lo Mo­llino. Dos enig­mas que se su­man a la ri­ca ru­ta ar­tís­ti­ca de la ciu­dad ita­lia­na

El País - Especiales - - SUMARIO -

Es por al­go que el cen­tro de gravedad del ar­te ita­liano se des­pla­zó a Tu­rín en el si­glo XX. Y que Ar­tis­si­ma, la prin­ci­pal fe­ria de ar­te con­tem­po­rá­neo de Ita­lia y pun­to ca­lien­te del cir­cui­to in­ter­na­cio­nal, cum­pla 25 años tam­bién es se­ñal de que si­gue sién­do­lo en el XXI. La cer­ca­nía a Ale­ma­nia, Sui­za y Fran­cia, las co­lo­sa­les for­tu­nas in­dus­tria­les tu­ri­ne­sas (de la Fiat a Ba­ri­lla) y una po­ten­te bur­gue­sía, cul­ta y he­re­de­ra de la tra­di­ción de me­ce­naz­go con­sus­tan­cial a la cul­tu­ra ita­lia­na ex­pli­can en gran par­te el éxi­to y la pro­li­fe­ra­ción en la ciu­dad de ga­le­rías y cen­tros pri­va­dos y pú­bli­cos de­di­ca­dos al ar­te ac­tual. El más fa­mo­so es el Cas­te­llo di Ri­vo­li, a me­dia ho­ra del cen­tro, con sus fa­bu­lo­sos in­te­rio­res ba­rro­cos di­se­ña­dos por Ju­va­ra y su co­lec­ción de ar­te re­cien­te. Pe­ro me­re­ce la pe­na vi­si­tar otras obras co­mo an­ti­pas­to o pla­to prin­ci­pal del me­nú ba­rro­co in­su­pe­ra­ble por el que la ciu­dad tie­ne justa fa­ma.

Pa­ra los es­pa­ño­les, ade­más, el via­je tie­ne el ali­cien­te de la se­de prin­ci­pal de la Fon­da­zio­ne San­dret­to Re Re­bau­den­go, fun­da­da por la co­lec­cio­nis­ta y me­ce­nas Pa­tri­zia San­dret­to en 1995. Es­tá pre­vis­to que en 2020 abra se­de en Ma­drid, en una na­ve de Ma­ta­de­ro, una pro­pues­ta in­tere­san­te de co­la­bo­ra­ción pú­bli­co/pri­va­da: la in­ten­ción es pro­lon­gar en Es­pa­ña, co­la­bo­ran­do con el con­tex­to lo­cal, el tra­ba­jo en Ita­lia y ayu­dar a la pro­duc­ción y di­fu­sión del tra­ba­jo de ar­tis­tas jó­ve­nes de to­do el mun­do. A es­to se de­di­ca, so­bre to­do, la se­de tu­ri­ne­sa, ubi­ca­da en el ba­rrio in­dus­trial de Bor­go San Pao­lo: un edi­fi­cio vo­lun­ta­ria­men­te neu­tro pro­yec­ta­do por Claudio Sil­ves­trin (por al­go se ocu­pó de las so­brias re­for­mas de mu­chas tien­das de Ar­ma­ni), y que sir­ve co­mo es­pa­cio­so con­te­ne­dor pa­ra mues­tras tem­po­ra­les de los ar­tis­tas y de un am­bi­cio­so pro­gra­ma edu­ca­ti­vo con vi­si­tas y ta­lle­res con ni­ños y es­tu­dian­tes.

El ba­rrio, lleno de an­ti­guas fá­bri­cas y es­pa­cios in­dus­tria­les re­for­ma­dos, tie­ne mu­cho in­te­rés pa­ra ha­cer­se una idea del au­ge de Tu­rín en el si­glo XX co­mo

Una de las es­tan­cias de la ca­sa de la pin­to­ra Ca­rol Ra­ma, ubi­ca­da en un

pa­laz­zo de la ciu­dad ita­lia­na de Tu­rín.

lo­co­mo­to­ra eco­nó­mi­ca de Ita­lia, y un cor­to pa­seo per­mi­te acer­car­se a la Fun­da­ción Ma­rio Merz, en las sa­las apa­bu­llan­tes de la an­ti­gua fá­bri­ca de co­ches Lan­cia. Des­de 2005 reúne la obra de Merz, uno de los gran­des del ar­te po­ve­ra, que na­ció en Tu­rín pre­ci­sa­men­te. Al­ter­na la exposición de sus fon­dos con otras tem­po­ra­les de ar­tis­tas ac­tua­les, y es uno de los nu­me­ro­sos ejem­plos de ar­queo­lo­gía in­dus­trial re­con­ver­ti­da pa­ra usos cul­tu­ra­les en la ciu­dad: en las an­ti­guas co­che­ras de tran­vías, la Of­fi­ci­na Gran­di Ri­pa­ra­zio­ni al­ber­ga ex­po­si­cio­nes, sa­las mul­ti­usos y ba­res (re­cuer­da a Ma­ta­de­ro).

Y la más fa­mo­sa es la an­ti­gua fá­bri­ca de Fiat, apo­da­da Lin­got­to por su for­ma de gi­gan­tes­co rec­tán­gu­lo, que em­pleó a mi­les y mi­les de ope­ra­rios y dio nom­bre a es­te ba­rrio del ex­tra­rra­dio. La cons­tru­yó en 1918 Gia­co­mo Mat­té-Truc­co y se es­tu­dia co­mo un hi­to de la pri­me­ra ar­qui­tec­tu­ra pro­pia­men­te mo­der­na del si­glo XX. Es fa­mo­sa su pis­ta de ca­rre­ras ova­la­da en la azo­tea, don­de se pro­ba­ban sus mo­de­los nue­vos, y las co­lo­sa­les ram­pas he­li­coi­da­les por don­de los co­ches as­cen­dían y des­cen­dían a la ca­lle una vez fa­bri­ca­dos. En 1982, un jo­ven Ren­zo Piano trans­for­mó el mas­to­don­te en desuso en un enor­me cen­tro co­mer­cial y cul­tu­ral ro­dea­do de jar­di­nes, in­clui­da la Pi­na­co­te­ca Ag­ne­lli en la azo­tea, con la co­lec­ción de ar­te de la fa­mi­lia due­ña de Fiat: me­re­ce la pe­na pa­gar la en­tra­da aun­que so­lo sea por las fa­bu­lo­sas vis­tas de los Al­pes ne­va­dos.

De lo co­lo­sal y lo ar­chi­fa­mo­so a lo re­cón­di­to y lo eso­té­ri­co: en Tu­rín han si­do siem­pre se­cre­tos a vo­ces, muy ru­mo­rea­das pe­ro po­co co­no­ci­das, dos ca­sas par­ti­cu­la­res le­gen­da­rias: la de la ar­tis­ta Ca­rol Ra­ma y la del ar­qui­tec­to Car­lo Mo­llino. Es­ta úl­ti­ma pue­de vi­si­tar­se pre­via ci­ta en su web, y me­re­ce­ría por sí so­la el via­je. Mo­llino (19051973) fue un ar­qui­tec­to de bue­na fa­mi­lia, au­tor de edi­fi­cios pú­bli­cos in­tere­san­tes, y buen ejem­plo de la fa­ma de eso­té­ri­ca e imán pa­ra ma­gos y ni­gro­man­tes que siem­pre ha te­ni­do la ciu­dad. Tam­bién fue fo­tó­gra­fo afi­cio­na­do, fetichista a tiem­po com­ple­to y gran co­no­ce­dor de las tra­di­cio­nes ocul­tas de la ciu­dad. En una ca­sa her­mo­sa con vis­tas al Po se dedicó en ab­so­lu­to se­cre­to du­ran­te sus úl­ti­mos años a re­for­mar y de­co­rar has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle un gran apar­ta­men­to en el que na­die, ni si­quie­ra él, pa­só una so­la no­che: lo pre­pa­ró co­mo mo­ra­da de ul­tra­tum­ba, ro­deán­do­se co­mo los fa­rao­nes egip­cios de to­das las co­mo­di­da­des que po­dría ne­ce­si­tar en el más allá. El am­bien­te es de una per­ver­sión so­fis­ti­ca­dí­si­ma e in­de­fi­ni­ble, a me­dio ca­mino en­tre la ca­sa de ci­tas de­ca­den­te y los in­te­rio­res de pesadilla de David Lynch. In­quie­tan­te, pro­du­ce una im­pre­sión inol­vi­da­ble: mue­bles di­se­ña­dos por él, pa­re­des de es­pe­jo, ca­be­zas de ga­ce­las di­se­ca­das, va­cia­dos en ye­so de des­nu­dos fe­me­ni­nos sin ros­tro. En el dor­mi­to­rio prin­ci­pal las pa­re­des es­tán cu­bier­tas de cua­dros de ma­ri­po­sas di­se­ca­das que re­pre­sen­tan las al­mas de sus in­fi­ni­tas aman­tes con las que es­pe­ra­ba vol­ver a go­zar en la eter­ni­dad.

Ca­si en­fren­te, en otro gran pa­laz­zo es­tá la ca­sa-obra don­de vi­vió la le­gen­da­ria ar­tis­ta Ca­rol Ra­ma, fa­lle­ci­da en 2015 con ca­si 100 años, que aba­rro­tó de ob­je­tos, es­cul­tu­ras, fo­to­gra­fías y co­lla­ges lle­nos de sig­ni­fi­ca­dos ocul­tos: has­ta el bi­be­lot más mi­núscu­lo si­gue en su po­si­ción pre­ci­sa, y se es­pe­ra que su ges­tión pa­se pron­to a ma­nos del Ar­chi­vio Ca­rol Ra­ma y pue­da vi­si­tar­se. Por aho­ra, es una ex­pe­rien­cia pa­ra los po­cos afortunados que acep­ta re­ci­bir Pier Gior­gio Ra­ma, su ama­ble he­re­de­ro, pe­ro el li­bro Il ma­gaz­zino dell’Ani­ma (Ski­ra) es un fa­bu­lo­so in­ven­ta­rio fo­to­grá­fi­co y un ape­ri­ti­vo a su aper­tu­ra al pú­bli­co.

EL AM­BIEN­TE DE LA CA­SA DEL AR­QUI­TEC­TO CAR­LO MO­LLINO, UN GRAN FETICHISTA, ES DIGNO DE DAVID LYNCH

Ex­te­rior y una de las es­tan­cias del apar­ta­men­to de Car­lo Mo­llino en Tu­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.