El 200º aniver­sa­rio del ma­dri­le­ño Mu­seo del Pra­do

El bi­cen­te­na­rio del Mu­seo del Pra­do des­mon­ta el mi­to de las di­fe­ren­cias pic­tó­ri­cas en­tre la es­cue­la ho­lan­de­sa y es­pa­ño­la en una exposición de 70 obras maes­tras rea­li­za­da en co­la­bo­ra­ción con el Rijks­mu­seum de Áms­ter­dam

El País - Especiales - - SUMARIO -

La his­to­ria del ar­te se ha uti­li­za­do tra­di­cio­nal­men­te pa­ra ha­blar de di­fe­ren­cias en­tre na­cio­nes. Ha si­do así por­que el es­tu­dio de las es­cue­las co­mo ta­les sur­ge en el XIX, un si­glo de má­xi­mo na­cio­na­lis­mo eu­ro­peo du­ran­te el que se uti­li­za el ar­te co­mo ar­gu­men­to pa­ra ali­men­tar la idea de di­fe­ren­cia. La in­de­pen­den­cia del im­pe­rio es­pa­ñol con­se­gui­da des­pués de la gue­rra de los 80 años (1568-1648) sir­vió pa­ra ali­men­tar el mi­to de la le­ja­nía ar­tís­ti­ca. Pe­ro lo cier­to es que en la obra de los maes­tros de las es­cue­las ho­lan­de­sa y es­pa­ño­la, las si­mi­li­tu­des son más evi­den­tes que las di­fe­ren­cias. La ca­lle­jue­la (1657-1658), de Ver­meer, tie­ne mu­cho que ver con Vis­ta del jar­dín de la Vi­lla Mé­di­cis en Ro­ma (1630), de Ve­láz­quez. Son dos pin­tu­ras muy si­mi­la­res he­chas por dos ar­tis­tas que no se conocieron ni su­pie­ron de sus res­pec­ti­vas obras. Ade­más del ta­ma­ño y com­po­si­ción, tie­nen en co­mún la idea eu­ro­pea de pin­tu­ra, ins­pi­ra­da en una cul­tu­ra co­mún que par­te del mun­do clá­si­co. Es­tas dos obras esen­cia­les del Ba­rro­co son el ejem­plo más evidente a par­tir del que se es­truc­tu­ra la exposición Ve­láz­quez, Rem­brandt, Ver­meer. Mi­ra­das afi­nes en Es­pa­ña y Ho­lan­da, una de las más im­por­tan­tes mues­tras del pro­gra­ma ex­tra­or­di­na­rio del bi­cen­te­na­rio del Pra­do y la gran ofer­ta del ve­rano del mu­seo ma­dri-

le­ño, del 25 de ju­nio al 29 de sep­tiem­bre de 2019.

Ale­jan­dro Ver­ga­ra, je­fe de con­ser­va­ción de Pin­tu­ra Fla­men­ca y Es­cue­las del Nor­te has­ta 1700, es el co­mi­sa­rio y au­tor de la in­no­va­do­ra te­sis so­bre la que se cons­tru­ye la exposición. El ob­je­ti­vo es des­ha­cer ma­len­ten­di­dos. “En Ho­lan­da se ha in­sis­ti­do mu­cho en la idea de que cuan­do sur­gen co­mo na­ción nue­va, lo ha­cen tam­bién co­mo na­ción di­fe­ren­te: más bur­gue­sa, más ur­ba­na, más mo­der­na. Y que esa par­ti­cu­la­ri­dad se re­fle­ja en su pin­tu­ra. Pues bien, yo di­go que en lo pic­tó­ri­co Eu­ro­pa es una co­mu­ni­dad uni­fi­ca­da. No quie­re de­cir que no ha­ya pe­cu­lia­ri­da­des en­tre los pue­blos, pe­ro no las hay en la pin­tu­ra. Me lla­ma la aten­ción que siem­pre es­te­mos bus­can­do di­fe­ren­cias en­tre unos y otros. Hay una idea de Ortega que sus­cri­bo: la prue­ba de la uni­dad de Eu­ro­pa es­tá en su pin­tu­ra”, di­ce.

Ver­ga­ra desa­rro­lla­rá su te­sis con un ma­te­rial de lu­jo: al­re­de­dor de 70 obras maes­tras. El gran prés­ta­mo (que se­rá co­rres­pon­di­do en igual nú­me­ro por el Pra­do) pro­ce­de del Rijks­mu­seum de Áms­ter­dam. Na­da me­nos que 18 im­por­tan­tes pie­zas en­tre las que es­tá Los sín­di­cos de los pa­ñe­ros (1662), de Rem­brandt, una pin­tu­ra de 191,5 cen­tí­me­tros de al­to y 279 cen­tí­me­tros de an­cho. Del pro­pio Mu­seo del Pra­do se mo­ve­rán otras 18 obras de la co­lec­ción per­ma­nen­te, co­mo Los bo­rra­chos (1629), de Ve­láz­quez. El res­to pro­ce­de de otros mu­seos in­ter­na­cio­na­les, con pie­zas tan es­pe­cia­les co­mo Mu­jer ba­ñán­do­se (1654), de Rem­brandt, pres­ta­da por la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres.

Los re­tra­tos de Fe­li­pe II y de Gui­ller­mo de Oran­ge se­rán el pun­to de arran­que de un re­co­rri­do his­tó­ri­co en el que se in­ci­de en la im­por­tan­cia de la gue­rra y su con­si­guien­te pro­pa­gan­da co­mo ori­gen de una idea de se­pa­ra­ción en­tre Es­pa­ña y Ho­lan­da. El re­co­rri­do se­gui­rá por una am­plia ga­le­ría de ros­tros de per­so­na­jes de am­bos paí­ses don­de se com­pro­ba­rá que las apa­rien­cias de unos y otros son muy si­mi­la­res. “Son gen­tes que se pre­sen­tan an­te el mun­do ves­ti­dos de ne­gro sin os­ten­ta­cio­nes”, se­ña­la el co­mi­sa­rio. “Una moda que Car­los I im­por­tó de la cor­te bor­go­ño­na que es­tá en los Paí­ses Ba­jos, lo que de­mues­tra que to­do va y vie­ne. To­dos son per­so­na­jes se­rios, mo­des­tos, dis­cre­tos. El Gre­co, Ca­rel Fa­bri­tius, Rem­brandt o Mu­ri­llo son al­gu­nos de los maes­tros que pro­ta­go­ni­zan es­ta ga­le­ría de re­tra­tos”.

En los rea­lis­mos y las res­pec­ti­vas ma­ne­ras de re­pre­sen­tar­los se agru­pan obras de au­to­res que des­de Ho­lan­da o Es­pa­ña coin­ci­die­ron en Ro­ma en la es­te­la de Ca­ra­vag­gio y, sin co­no­cer­se, tu­vie­ron plan­tea­mien­tos crea­ti­vos muy si­mi­la­res, co­mo Van der Brug­gen y Ri­be­ra. En­tran en es­te apar­ta­do las re­pre­sen­ta­cio­nes de los es­pa­cios de in­te­rio­res y los bo­de­go­nes. To­do ello con el mis­mo ai­re de fa­mi­lia, aun­que los en­car­gos de los ho­lan­de­ses pro­ve­nían de la bur­gue­sía, y los de Es­pa­ña, de la aris­to­cra­cia y el cle­ro.

Pa­ra aca­bar, la exposición se aden­tra en ana­li­zar la pin­ce­la­da y la tex­tu­ra. Pa­ra ale­jar­se de la tra­di­ción clá­si­ca, los ar­tis­tas ex­pe­ri­men­tan nue­vas ma­ne­ras de en­fren­tar­se al lien­zo, y aquí se ven de nue­vo las si­mi­li­tu­des al po­der con­tem­plar la Mu­jer ba­ñán­do­se, de Rem­brandt, fren­te al im­pre­sio­nan­te Mar­te con man­to ro­jo (1640), de Ve­láz­quez.

El pun­to fi­nal lo ponen las dos pe­que­ñas pe­ro in­men­sas obras de Ver­meer y Ve­láz­quez men­cio­na­das al prin­ci­pio: La ca­lle­jue­la y Vis­ta del jar­dín de la Vi­lla Mé­di­cis en Ro­ma. Dos mi­ra­das que cer­ti­fi­can la uni­dad de las dos gran­des es­cue­las ba­rro­cas del si­glo XVII, Ho­lan­da y Es­pa­ña.

EL PUN­TO DE PAR­TI­DA: DOS PIN­TU­RAS MUY SI­MI­LA­RES DE DOS AR­TIS­TAS QUE NO SE CONOCIERON NI SU­PIE­RON DE SUS RES­PEC­TI­VAS OBRAS

Los sín­di­cos de los pa­ñe­ros, de Rem­brandt, que for­ma­rá par­te de la mues­tra Ve­láz­quez, Rem­brandt, Ver­meer. Mi­ra­das afi­nes en Es­pa­ñay Ho­lan­da en el Pra­do el pró­xi­mo ve­rano. En la pá­gi­na si­guien­te, una sa­la y fa­cha­da del mu­seo ma­dri­le­ño, que cumple 200 años en 2019. El cua­dro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.