Y GRAN­DES PAI­SA­JES

La­gos de gé­li­da be­lle­za pa­ra sur­car en ka­yak, gla­cia­res que se re­co­rren en autobús to­do­te­rreno y no­ches en el ran­cho. Un apasionante via­je por las Mon­ta­ñas Ro­co­sas ca­na­dien­ses, 3.500 ki­ló­me­tros de na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro. Y una vi­si­ta a Van­cou­ver y Vict

El País - Especiales - - FUERA DE RUTA - por MA­NUEL FLO­REN­TÍN

Las Mon­ta­ñas Ro­co­sas son la co­lum­na ver­te­bral de la Tie­rra. Así lo creían al me­nos los sik­si­kas (pies ne­gros), pa­ra quie­nes, en­tre otras pri­me­ras na­cio­nes (co­mo lla­man en Ca­na­dá a los pue­blos in­dí­ge­nas), es­tas mon­ta­ñas eran un lu­gar de cul­to. Pro­po­ne­mos un via­je por su ver­tien­te ca­na­dien­se, bor­dean­do las pro­vin­cias de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca y Al­ber­ta. Par­ti­mos des­de Van­cou­ver en di­rec­ción a Whistler por la Sea to Sky (del mar al cie­lo), la im­pre­sio­nan­te ca­rre­te­ra que sube des­de el mar atra­ve­san­do las tie­rras de los squa­mish (Skwx­wú7mesh, en su len­gua). Nos acom­pa­ñan enor­mes mo­les mon­ta­ño­sas, la­gos de un azul in­ten­so, tu­pi­dos bos­ques y cas­ca­das de gran al­tu­ra co­mo la de Shan­non, en el fa­mo­so par­que del mis­mo nom­bre. An­tes de lle­gar a la siem­pre ani­ma­da es­ta­ción de es­quí de Whistler, nos to­pa­mos con otras bo­ni­tas cas­ca­das de cu­rio­so nom­bre, por ejem­plo, la de Brandy­wi­ne, en me­dio de un apa­ci­ble bos­que y par­que na­cio­nal. La ima­gen de las so­li­ta­rias vías fé­rreas nos tras­la­da a los tiem­pos de aquel vie­jo Oes­te con sus tre­nes, fo­ra­ji­dos y mi­les de bus­ca­do­res de oro, co­mo Jack Lon­don ca­mino del Yu­kón.

Una vez pa­sa­do Pem­ber­ton, cam­bia el pai­sa­je. El so­ni­do folk del can­tau­tor ca­na­dien­se Gor­don Light­foot es el hi­lo mu­si­cal perfecto pa­ra atra­ve­sar la ári­da me­se­ta y los va­lles de Kam­loops (tie­rra de los in­dios sec­we­pemc), don­de se mul­ti­pli­can los cow­boys, los ro­deos y lu­ga­res con nom­bres apro­pia­dos pa­ra un wés­tern co­mo Dead­man’s Creek. Se pue­den vi­si­tar al­gu­nos ran­chos, por ejem­plo el O’Kee­fe, cer­ca de Ver­non, o el Ca­che Creek, don­de tam­bién se pue­de co­mer, dor­mir y has­ta dar­se un pa­seo en di­li­gen­cia.

Se­gún nos acer­ca­mos a las Ro­co­sas, vuel­ve a inun­dar­lo to­do el in­ten­so ver­dor de los bos­ques. Nos acom­pa­ñan en pa­ra­le­lo las vías sur­ca­das por lar­gos tre­nes que unen el país de cos­ta a cos­ta. El fe­rro­ca­rril es­tá muy pre­sen­te en la his­to- ria de es­ta re­gión: unió sus tie­rras y sus gen­tes al res­to de Ca­na­dá en el si­glo XIX. Mu­chos de los nú­cleos que atra­ve­sa­mos na­cie­ron con el fe­rro­ca­rril; pue­blos que fue­ron y son el cen­tro lo­gís­ti­co de una am­plia zo­na de po­bla­ción dis­per­sa y que sue­len con­tar con su­per­mer­ca­do, pub, ins­ti­tu­to, hotel y, no siem­pre, ga­so­li­ne­ra (a ve­ces dis­tan 100 ki­ló­me­tros una de la si­guien­te). Va­le­mount sí tie­ne, y aña­de un inusual y ase­qui­ble res­tau­ran­te, el Ca­ri­bou Grill, en el que dis­fru­tar de ex­ce­len­tes car­nes de Al­ber­ta y sal­món del Pa­cí­fi­co, re­ga­dos con vi­nos de uva mal­bec o pi­not gri­gio del valle de Oka­na­gan.

Se­gui­mos ca­mino a las Mon­ta­ñas Ro­co­sas. De­cla­ra­das pa­tri­mo­nio mun­dial por la Unes­co en 1984, su re­lie­ve atra­vie­sa cua­tro par­ques na­cio­na­les de ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za (Banff, Jas­per, Koo­te­nay y Yoho), tres par­ques pro­vin­cia­les (Ham­ber, As­si­ni­boi­ne y Rob­son) y la re­gión de Ka­na­nas­kis. A lo lar­go del ca­mino se van su­ce­dien­do im­pre­sio­nan­tes pi­cos ne­va­dos, bos­ques im­pe­ne­tra­bles, gla­cia­res sus­pen­di­dos, ca­ño­nes, cas­ca­das, la­gos de in­ten­sos co­lo­res, ríos bra­vos…, a cuál más es­pec­ta­cu­lar. Un pa­raí­so pa­ra los aman­tes de la es­ca­la­da, el sen­de­ris­mo y el es­quí, pe­ro tam­bién de los de­por­tes flu­via­les, des­de có­mo­dos pa­seos en ka­yak a la pes­ca o el adre­na­lí­ni­co raf­ting. Na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro. No es di­fí­cil to­par­se con wa­pi­tís (cier­vo ca­na­dien­se), al­ces y lo­bos, in­clu­so con osos en la ori­lla de ríos co­mo el At­ha­bas­ca. En nues­tro ca­mino por la ca­rre­te­ra se cru­zó un gi­gan­tes­co wa­pi­tí y, más tar­de, una osa con sus tres crías. No sue­len ata­car, pe­ro se re­co­mien­da al­gu­na pre­cau­ción: ir en gru­pos de no me­nos de cua­tro per­so­nas, an­dar ha­cien­do rui­do (con unas cam­pa­ni­tas ata­das a la mo­chi­la), no co­rrer ni lle­var au­ri­cu­la­res; man­te­ner una dis­tan­cia de 100 me­tros con los osos y de 30 con los wa­pi­tís y al­ces; es­tá prohi­bi­do dar­les de co­mer y me­jor ocul­tar la co­mi­da, ya que se di­ce que los osos son “na­ri­ces pe­ga­das a un es­tó­ma­go”.

Ba­jo la se­ño­rial mi­ra­da del mon­te Rob­son (3.954 me­tros), el más al­to de las Ro­co­sas, lle­ga­mos a Jas­per (en Al­ber­ta), gran fo­co tu­rís­ti­co, con el fu­ni­cu­lar más lar­go y al­to de Ca­na­dá que

lle­va al mon­te Whistler, lla­ma­do así por el con­ti­nuo sil­bi­do de las mar­mo­tas. La pa­no­rá­mi­ca es úni­ca.

La Ice­fields Park­way, 289 ki­ló­me­tros que unen Jas­per y Banff, es una de las carreteras más es­pec­ta­cu­la­res de Nor­tea­mé­ri­ca. Pa­sa­do el bo­ni­to la­go de Wa­bas­so, por otra ca­rre­te­ra que atra­vie­sa bos­ques sur­ca­dos de ríos de aguas bra­vas, nos di­ri­gi­mos al em­ble­má­ti­co la­go Ma­lig­ne con uno de los rin­co­nes más fo­to­gra­fia­dos de las Ro­co­sas, su ar­bo­la­da y pe­que­ña is­la de Spi­rit. En sus gé­li­das aguas ca­yó Ma­rilyn Mon­roe en el ro­da­je de Río sin re­torno (1954), con Ro­bert Mit­chum, quien, cuen­tan, se lan­zó a so­co­rrer­la. No fue la úni­ca pe­lí­cu­la fil­ma­da en es­tas mon­ta­ñas, la lis­ta es in­ter­mi­na­ble: Tie­rras le­ja­nas (1954), con Ja­mes Ste­wart, apro­ve­chó el gla­ciar de At­ha­bas­ca; al­gu­nos pai­sa­jes ru­sos de Doc­tor Zhi­va­go (1965) son del la­go Loui­se; Bro­ke­back Moun­tain (2005) ro­dó es­ce­nas en Ka­na­nas­kis…

Cer­ca de Ma­lig­ne, en­tre pi­na­res y mon­ta­ñas, se en­cuen­tran las cas­ca­das de Sun­wap­ta (que se po­drían tra­du­cir co­mo aguas tur­bu­len­tas), con su fo­to­gé­ni­co is­lo­te ar­bo­la­do ca­si al bor­de del sal­to. Tam­bién cuen­ta con una be­lla is­la el la­go Py­ra­mid, a me­nos de una ho­ra de dis­tan­cia, cu­yas aguas atraen a turistas pa­ra prac­ti­car ka­yak o ba­ñar­se, eso sí, sin ol­vi­dar que son gé­li­das to­do el año ya que pro­ce­den del des­hie­lo, al igual que las de los la­gos de Me­di­ci­ne, Edith, An­net­te y Pa­tri­cia (en cu­yos fon­dos re­po­sa par­te del Hab­ba­kuk, un pro­yec­to se­cre­to de un por­taa­vio­nes in­su­mer­gi­ble de hie­lo pa­ra com­ba­tir a los na­zis du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial).

La ca­rre­te­ra de Banff si­gue el río At­ha­bas­ca, cu­yas le­cho­sas aguas for­man una de las más be­llas ca­ta­ra­tas sal­tan­do por un es­tre­cho des­fi­la­de­ro. Aun­que es­tá sa­tu­ra­do de vi­si­tan­tes, me­re­ce la pe­na una pa­ra­da en el mi­ra­dor Gla­cier Sky­walk, don­de dis­fru­tar de la pa­no­rá­mi­ca del valle de Sun­wap­ta col­ga­do en el va­cío en una es­truc­tu­ra se­mi­cir­cu­lar con sue­lo de cris­tal; y lue­go en el mo­nu­men­tal gla­ciar de At­ha­bas­ca, que se pue­de re­co­rrer en un autobús to­do­te­rreno de enor­mes llan­tas.

Si­guien­do la ru­ta lle­ga­mos al la­go Pey­to, de in­des­crip­ti­bles aguas azules. Lle­va el nom­bre de quien lo des­cu­brió: el le­gen­da­rio Wild Bill Pey­to, un Je­re­miah John­son que vi­vió en es­tos bos­ques dur­mien­do con un re­vól­ver ba­jo la al­moha­da. Cer­ca de la lo­ca­li­dad de Banff es­tán dos de los la­gos más es­pec­ta­cu­la­res de las Ro­co­sas, Loui­se y Mo­rai­ne, con sus aguas co­lor tur­que­sa en­ca­ja­das en­tre in­men­sas mon­ta­ñas ne­va­das. Es re­co­men­da­ble bor­dear­los y des­de el Loui­se su­bir a los tea hou­se (refugios) del la­go Ag­nes y del Plain of Six Gla­ciers. Las vis­tas son mag­ní­fi­cas.

Ba­ño ter­mal en Banff

Ice­fields Park­way es una de las carreteras más es­pec­ta­cu­la­res de Nor­tea­mé­ri­ca

En Banff, ro­dea­da de bos­ques y mon­ta­ñas, no es di­fí­cil en­con­trar­se al ama­ne­cer a un wa­pi­tí co­mién­do­se las flo­res de un jar­dín. Muy ani­ma­da y lle­na de tien­das, ho­te­les y res­tau­ran­tes, es el epi­cen­tro de una de las zo­nas de es­quí más co­no­ci­das de Ca­na­dá (con las es­ta­cio­nes Mount Nor­quay, Suns­hi­ne y La­ke Loui­se, co­nec­ta­das en­tre sí). La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca es muy va­ria­da: des­de el re­fi­na­do res­tau­ran­te Eden y la cui­da­da co­ci­na de The Bi­son has­ta el po­pu­lar Grizzly Hou­se, don­de to­mar ham­bur­gue­sa de bú­fa­lo, o Elk & Oars­man, don­de son de car­ne de wa­pi­tí, acom­pa­ña­das de una bue­na pin­ta de stout o IPA. Se lle­van los ba­res con mú­si­ca y re­trans­mi­sio­nes de par­ti­dos de rugby ame­ri­cano o de hoc­key so­bre hie­lo (au­tén­ti­ca pa­sión en Ca­na­dá, en Banff van a muer­te con los Cal­gary Fla­mes). En cuan­to a ho­te­les, des­ta­ca el de­ci­mo­nó­ni­co Banff Springs, don­de to­mar el té de las cin­co dis­fru­tan­do de vis­tas de la ciu­dad y de su río, el Bow (con cas­ca­da in­clui­da), en el que vol­vió a caer­se Ma­rilyn Mon­roe. La ac­triz su­frió un es­guin­ce y cuen­tan que los mo­zos del hotel ha­cían ca­da día un sor­teo pa­ra po­der em­pu­jar su si­lla de rue­das.

Otro de los atrac­ti­vos de Banff son sus aguas ter­ma­les. A re­mo­jo a 40 °C, en la pis­ci­na de los Banff Up­per Hot Springs se dis­fru­ta ade­más de gran­des vis­tas. En las pro­pias Ro­co­sas, zo­na de aguas sul­fu­ro­sas, tam­bién hay baños: los Miet­te, cer­ca de Po­cahon­tas, y los Ra­dium, en Koo­te­nay. De he­cho, son el ori­gen del par­que na­cio­nal de Banff, el pri­me­ro de Ca­na­dá y el ter­ce­ro del mun­do, crea­do en 1885 al des­cu­brir los tra­ba­ja­do­res del fe­rro­ca­rril Ca­ve and Ba­sin, una cue­va de aguas sul­fu­ro­sas cu­yas pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas usa­ban la tri­bu de los na­ko­das.

A 15 mi­nu­tos de Banff aso­ma uno de los la­gos más gran­des de las Ro­co­sas, el Min­ne­wan­ka o la­go de los es­pí­ri­tus, te­mi­do por los na­ko­das y apo­da­do por ello co­mo la­go del Dia­blo por los co­lo­nos. No es el úni­co lu­gar so­bre el que pe­san las le­yen­das. A ori­llas del río Bow hay hoo­doos o chi­me­neas de ha­das, que, se­gún la tra­di­ción, son hu­ma­nos pe­tri­fi­ca­dos por un ser

ma­ligno. En los bos­ques tam­bién se su­po­ne que vi­ve el enor­me y pe­lu­do Big­foot, el sas­quatch (“hom­bre salvaje”) de los na­ko­das: pe­ro ase­gu­ran, muy con­ven­ci­dos, que no hay de qué preo­cu­par­se por­que su mal olor a gran dis­tan­cia lo de­la­ta y da tiem­po a huir. Ade­más, en el la­go de Oka­na­gan se cuen­ta que vi­ve un mons­truo, el Ogo­po­go.

Las Rocky Sioux

Las “pri­me­ras na­cio­nes” o pue­blos in­dí­ge­nas, ade­más de sus le­yen­das, han de­ja­do su hue­lla, y su le­ga­do se in­ten­ta re­cu­pe­rar en los úl­ti­mos años. Aquí vi­vie­ron has­ta fi­na­les del si­glo XIX, en que fue­ron tras­la­da­dos a re­ser­vas. Los na­ko­das, de la na­ción Sioux, se ex­ten­dían des­de Banff al valle de At­ha­bas­ca, las lla­ma­das Rocky Sioux. Al sur vi­vían los koo­te­nays y los as­si­ni­boi­nes, y por Ka­na­nas­kis los crees. Pa­sa­ban par­te del año en las Ro­co­sas y ba­ja­ban el res­to a las lla­nu­ras de Al­ber­ta y Sas­kat­che­wan a ca­zar bú­fa­los, cu­ya car­ne con­ser­va­ban ma­ce­rán­do­la. Se lla­ma pem­mi­can y se en­cuen­tra en los su­per­mer­ca­dos. Al­gu­nas na­cio­nes, co­mo los oka­na­gan, las atra­ve­sa­ban des­de el sur mien­tras los sik­si­kas subían des­de las lla­nu­ras a ca­zar osos y wa­pi­tís. Las gue­rras en­tre es­tos pue­blos fue­ron ha­bi­tua­les. Una cu­rio­si­dad: el pa­so de At­ha­bas­ca fue des­cu­bier­to por el ex­plo­ra­dor David Thom­pson cuan­do le per­se­guían los sik­si­kas por ha­ber­le su­mi­nis­tra­do ar­mas de fue­go a los koo­te­nays.

En el la­go de Oka­na­gan vi­ve, se­gún la le­yen­da, el Ogo­po­go

Ca­mino de la cos­ta pa­sa­mos por el par­que na­cio­nal de Koo­te­nay, con el im­pre­sio­nan­te Mar­ble Can­yon por el que se pre­ci­pi­tan en cas­ca­da las en­ca­ja­das aguas del To­kumm Creek; y por el Yoho, con el ca­ñón y río Kic­king Hor­se, que, se­gún cuen­tan, de­be su nom­bre a la coz mor­tal que le dio un ca­ba­llo a un geó­lo­go del fe­rro­ca­rril, quien, pa­ra sus­to de to­dos, se des­per­tó cuan­do lo es­ta­ban en­te­rran­do. El pla­to fuer­te del par­que na­cio­nal de Yoho son las ca­ta­ra­tas de Ta­kak­kaw, a las que se ac­ce­de por una com­ple­ja ca­rre­te­ra de mon­ta­ña. Su nom­bre, que en len­gua de los crees sig­ni­fi­ca ma­ra­vi­llo­so, pre­ci­pi­ta sus aguas des­de unos 225 me­tros de al­tu­ra. Cer­ca se en­cuen­tra el co­que­to la­go de Eme­rald, de bri­llan­tes aguas ver­de es­me­ral­da.

De­ja­mos las Mon­ta­ñas Ro­co­sas (con cier­ta tris­te­za) y to­da­vía que­dan be­llos pa­ra­jes por el ca­mino de re­gre­so a Van­cou­ver. Pa­ra­da en la apa­ci­ble Re­vels­to­ke a ori­llas del río Co­lum­bia, un im­por­tan­te cen­tro fe­rro­via­rio co­mo ates­ti­gua su Mu­seo del Fe­rro­ca­rril, y cu­yas ca­sas y ca­lles con­ser­van el ai­re de otra épo­ca. Se­gui­mos por la zo­na de la­gos, vi­ñe­dos y gran­jas con sa­bor al le­jano Oes­te del valle Oka­na­gan, Ver­non, Ke­low­na, Pen­tic­ton (o Pen-Tak-Tin, “lu­gar don­de que­dar­se” en len­gua de los sa­lish) has­ta lle­gar al his­tó­ri­co Fort Lan­gley, que con­ser­va ca­sas de­ci­mo­nó­ni­cas de ma­de­ra. Ya en Van­cou­ver, tras ha­ber re­co­rri­do ca­si 3.500 ki­ló­me­tros des­de el mar del que sa­li­mos, y mi­ran­do en di­rec­ción a las mo­nu­men­ta­les Mon­ta­ñas Ro­co­sas, po­de­mos ima­gi­nar­nos por qué los sik­si­kas pen­sa­ban que son la co­lum­na ver­te­bral de la Tie­rra.

/ P. UNGER (GETTY IMAGES)

Mi­ra­dor Gla­cier Sky­walk so­bre el valle de Sun­wap­ta en Jas­per (Al­ber­ta).

Arri­ba, pa­ti­na­do­res en el la­go Min­ne­wan­ka, en Banff. Aba­jo, un tó­tem en el par­que Stan­ley, de Van­cou­ver.

De arri­ba aba­jo, te­rra­za de The Sand Bar en la is­la de Gran­vi­lle, en Van­cou­ver, y el hotel Banff Springs, en el par­que na­cio­nal de Banff.

Van­cou­ver, la prin­ci­pal ur­be de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.