Hok­kai­do, el re­ver­so he­la­do de Ja­pón

La re­gión re­pre­sen­ta el la­do más vir­gen y des­co­no­ci­do del país del sol na­cien­te. La na­tu­ra­le­za ad­quie­re aquí su má­xi­ma ex­pre­sión.

El País - Especiales - - PUBLICIDAD -

Más de 6.800 is­las ba­ña­das por el océano Pa­cí­fi­co. Un des­tino con 3.000 ki­ló­me­tros de ex­ten­sión en el que se su­ce­den mon­ta­ñas vol­cá­ni­cas, va­lles es­car­pa­dos, pla­yas de pos­tal y pai­sa­jes ru­ra­les que tras­la­dan al via­je­ro a otra ci­vi­li­za­ción. Un te­rri­to­rio en el que ha­bi­tan 130 mi­llo­nes de per­so­nas, con una va­rie­dad de mi­cro­cli­mas tan am­plia co­mo las sor­pre­sas que aguar­dan en for­ma de par­ques na­tu­ra­les, san­tua­rios y tem­plos, gran­des ras­ca­cie­los, de­li­cias gas­tro­nó­mi­cas y tra­di­cio­nes mi­le­na­rias. Hay tan­to por des­cu­brir en Ja­pón que la lis­ta es ca­si in­ter­mi­na­ble.

Pa­ra ex­traer la esen­cia del país del sol na­cien­te, na­da me­jor que re­co­rrer las ciu­da­des prin­ci­pa­les del país y sus al­re­de­do­res (To­kio, Kio­to, Na­ra y Osa­ka) aguar­dan mul­ti­tud de lu­ga­res de pa­ra­da obli­ga­to­ria. El tra­yec­to su­po­ne to­do un cho­que cul­tu­ral pa­ra el tu­ris­ta oc­ci­den­tal, que tie­ne la sen­sa­ción de es­tar en otro mun­do. No es pa­ra me­nos. Pe­ro Ja­pón ofre­ce mu­cho más. Basta con acer­car­se al ex­tre­mo no­roes­te del país, don­de se en­cuen­tra una de sus re­gio­nes más her­mo­sas. Un rin­cón que a ve­ces que­da fue­ra de la ma­yo­ría de re­co­rri- dos que se re­co­mien­dan. Hok­kai­do es el re­ver­so de ese Ja­pón tec­no­ló­gi­co y cosmopolita. Es­ta is­la de cli­ma frío y vi­da so­se­ga­da es ideal pa­ra co­no­cer la fa­ce­ta me­nos tí­pi­ca y más agres­te de es­te rin­cón de Asia. La na­tu­ra­le­za ad­quie­re en Hok­kai­do di­men­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias, con seis Par­ques Na­cio­na­les, en­tre ellos el de Dai­set­su­zan, el más gran­de de to­do el país. Pai­sa­jes que ha­blan. Hok­kai­do, pa­raí­so de los de­por­tes de in­vierno y re­fe­ren­cia obli­ga­da pa­ra los aman­tes del ex­cur­sio­nis­mo, la pe­nín­su­la de Shi­re­to­ko me­re­ce un al­to en el ca­mino. Sus acan­ti­la­dos, la­gos y cas­ca­das des­pren­den ma­gia a ca­da pa­so. Lo mis­mo ocu­rre al aden­trar­se por las sen­das que atra­vie­san los la­gos To­ya y Shi­kot­su, o al as­cen­der a las ci­mas del Par­que Na­cio­nal de Akan. Pa­ra re­ma­tar es­ta ru­ta, na­da me­jor que pa­sear por las ca­lles de Sap­po­ro, la ca­pi­tal de la is­la. La nie­ve, la cer­ve­za y la gas­tro­no­mía son al­gu­nos de los en­can­tos de es­ta ciu­dad repleta de par­ques y de zo­nas ver­des que des­pren­de una at­mós­fe­ra de re­cuer­do im­bo­rra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.