Los ‘cons­pi­ra­noi­cos’ se ce­ban con Geor­ge So­ros

El mag­na­te es­ta­dou­ni­den­se, na­ci­do en Hun­gría, es blan­co de un nú­me­ro cre­cien­te de cam­pa­ñas que le pre­sen­tan co­mo pro­mo­tor de la mi­gra­ción y lí­der de una ame­na­za pro­gre­sis­ta

El País (Galicia) - - INTERNACIONAL - SANDRO POZZI,

Bas­tó una pa­la­bra para que el co­men­ta­rio co­rrie­ra co­mo la pól­vo­ra por Twit­ter un mes an­tes de las le­gis­la­ti­vas del pa­sa­do mar­tes en Es­ta­dos Uni­dos: So­ros. El men­sa­je en­la­za­ba a un ar­tícu­lo de The Was­hing­ton Post so­bre la ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que se di­ri­ge al nor­te del con­ti­nen­te y es una mues­tra más de las in­nu­me­ra­bles his­to­rias que cir­cu­lan por las re­des so­cia­les so­bre el mag­na­te hún­ga­ro na­cio­na­li­za­do es­ta­dou­ni­den­se, que le se­ña­lan co­mo el ogro que ha or­ques­ta­do el via­je de es­ta “fuer­za in­va­so­ra” ha­cia sue­lo nor­te­ame­ri­cano.

Si­guien­do el ras­tro de los tuits se en­cuen­tran usua­rios que pre­sen­tan al oc­to­ge­na­rio co­mo un an­ti­guo co­la­bo­ra­dor na­zi para de­cir que es­tá de­trás de la protesta de Co­lin Kae­per­nick, el ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano que se arro­di­lló al so­nar el himno es­ta­dou­ni­den­se en 2017, o que fi­nan­cia las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el pre­si­den­te Do­nald Trump. Los men­sa­jes, po­ten­cia­dos por el al­ta­voz de los co­men­ta­ris­tas de Fox News y el pro­pio man­da­ta­rio, le di­bu­jan co­mo una fuer­za dia­bó­li­ca que ali­men­ta las cau­sas de tin­te pro­gre­sis­ta. In­ter­net es­tá re­ple­to de en­tra­das que aseguran que es­tu­vo de­trás de la pri­ma­ve­ra ára­be, de Oc­cupy Wall Street, del Mai­dán ucra­nio…

El pre­si­den­te lle­gó a tui­tear, sin apor­tar prue­bas, que las mu­je­res que de­cla­ra­ron an­te los se­na­do­res en la re­cien­te y con­tro­ver­ti­da elec­ción de Brett Ka­va­naugh co­mo juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo es­ta­ban “pa­ga­das por So­ros”. Es­tas ha­bla­du­rías, am­pli­fi­ca­das por con­gre­sis­tas co­mo los re­pu­bli­ca­nos Louie Goh­mert o Matt Gaetz, lle­va­ron a Ce­sar Sa­yoc a in­cluir­lo en la lis­ta de re­cep­to­res de sus car­tas bom­ba du­ran­te la pa­sa­da cam­pa­ña elec­to­ral. Al­go si­mi­lar su­ce­dió con Ro­bert Bo­wers, el au­tor de la ma­tan­za en una si­na­go­ga en Pit­ts­burgh, que ase­gu­ró que el fi­lán­tro­po ju­dío era uno de los que apo­ya­ba la ca­ra­va­na de mi­gran­tes.

En Fa­ce­book, du­ran­te los úl­ti­mos días, han cir­cu­la­do en­tre gru­pos con­si­de­ra­dos pro Trump co­men­ta­rios que su­ge­rían que Geor­ge So­ros de­bía ser cla­si­fi­ca­do co­mo te­rro­ris­ta. Las re­des con­vir­tie­ron así la en­ra­re­ci­da bri­sa que co­rría por las es­qui­nas más os­cu­ras de In­ter­net en un ver­da­de­ro huracán. Bas­ta­ron so­lo cin­co días para que la ma­ni­pu­la­ción al­can­za­ra a bue­na par­te de la opi­nión pú­bli­ca.

La ofen­si­va con­tra el fi­lán­tro­po ha coin­ci­di­do con un in­cre­men­to ge­ne­ra­li­za­do de men­sa­jes an­ti­se­mi­tas en Eu­ro­pa y EE UU. Ser su­per­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to no le ha exi­mi­do de ser ob­je­to de co­men­ta­rios que le acu­san de ha­ber da­do la es­pal­da a los ju­díos cuan­do era ado­les­cen­te, para así po­der es­ca­par a Reino Uni­do. Na­ci­do con el nom­bre de György Sch­wartz en 1930 en Bu­da­pest, el mis­mo So­ros ha con­ta­do que su fa­mi­lia fal­seó su iden­ti­dad para evi­tar los cam­pos de con­cen­tra­ción.

¿Por qué to­da es­ta fu­ria con­cen­tra­da en una so­la per­so­na? La vo­ra­ci­dad es­pe­cu­la­do­ra que per­mi­tió a So­ros ama­sar una for­tu­na va­lo­ra­da en 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 22.000 mi­llo­nes de eu­ros) le ha si­tua­do en el cen­tro de to­do ti­po de teo­rías cons­pi­ra­to­rias. El mag­na­te apro­ve­chó mo­men­tos de má­xi­ma ten­sión en los mer­ca­dos y se hi­zo mun­dial­men­te co­no­ci­do por po­ner de ro­di­llas al Ban­co de In­gla­te­rra con su ata­que a la libra es­ter­li­na en 1992. Tam­bién se le atri­bu­ye ha­ber ali­men­ta­do la crisis fi­nan­cie­ra que cas­ti­gó cin­co años des­pués a Asia.

Por su ma­ne­ra de ex­plo­tar el gran ca­sino del ca­pi­ta­lis­mo, el fun­da­dor del Quan­tum Fund es­tá con­si­de­ra­do co­mo el se­gun­do me­jor ges­tor de to­dos los tiem­pos en Wall Street. Pe­ro tam­bién ha cul­ti­va­do un la­do fi­lan­tró­pi­co. Su rol co­mo me­ce­nas em­pe­zó en 1979 con la crea­ción de la or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro Open So­ciety Foun­da­tions, cu­ya pri­me­ra ac­ción fue dar be­cas a es­tu­dian­tes ne­gros en Su­dá­fri­ca. So­ros ca­na­li­zó cien­tos de mi­llo­nes a cam­pa­ñas de la opo­si­ción con­tra dic­ta­do­res y au­tó­cra­tas de Áfri­ca, Asia y Eu­ro­pa del Es­te. Tam­bién se com­pro­me­tió a apo­yar pro­gra­mas que ayu­dan a per­so­nas que es­ca­pan de la opre­sión.

Su ac­ti­vis­mo le pu­so así en la dia­na de mu­chos con­ser­va­do­res en to­do el mun­do. Du­ran­te los años no­ven­ta em­pe­zó a ac­tuar tam­bién en EE UU, don­de sus ac­cio­nes en de­fen­sa del abor­to, la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na para uso me­di­ci­nal, el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio o las po­lí­ti­cas con­tra el cam­bio cli­má­ti­co le han gran­jea­do más de un enemi­go. Sus po­si­cio­nes po­lí­ti­cas, con­tra­rias a Geor­ge W. Bush y Do­nald Trump, y su apo­yo a Hi­llary Clin­ton tam­po­co le han re­por­ta­do mu­chas amis­ta­des en la de­re­cha.

Re­fuer­zo de las fron­te­ras

La fun­da­ción Open So­ciety nie­ga que So­ros ten­ga cual­quier co­ne­xión con la ca­ra­va­na mi­gran­te. Es más, re­cuer­da que el mag­na­te es par­ti­da­rio de re­du­cir la in­mi­gra­ción ile­gal re­for­zan­do las fron­te­ras ex­ter­nas y es­ta­ble­cien­do cuo­tas anua­les de re­fu­gia­dos, al­go que ex­pre­só en al­gu­nos ar­tícu­los de opi­nión du­ran­te la crisis mi­gra­to­ria eu­ro­pea. “La re­tó­ri­ca de odio que do­mi­na la po­lí­ti­ca ali­men­ta el ex­tre­mis­mo y la vio­len­cia”, res­pon­den des­de la fun­da­ción. Su pre­si­den­te, Pa­trick Gas­pard, ase­gu­ra que Geor­ge So­ros se ofre­ció ir a Fox News para re­ba­tir es­tas acu­sa­cio­nes. Se ne­ga­ron. “Es des­mo­ra­li­zan­te pe­ro no pa­ra­li­zan­te”, ase­gu­ra.

En Eu­ro­pa tam­bién se ha acu­sa­do a So­ros de es­tar de­trás de la lle­ga­da de mi­gran­tes. “Él es uno de los ejem­plos más fuer­tes de aque­llos que apo­yan to­do lo que de­bi­li­ta a los Es­ta­dos na­ción”, di­jo el pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán en una en­tre­vis­ta en 2015. “Es­tos ac­ti­vis­tas que apo­yan a los in­mi­gran­tes inad­ver­ti­da­men­te se con­vier­ten en par­te de las re­des que tra­fi­can con se­res hu­ma­nos”, agre­gó. El Go­bierno de Bu­da­pest, en su de­ri­va au­to­ri­ta­ria, le han con­ver­ti­do en uno de los gran­des enemi­gos del país por­que, aseguran, quie­re in­ter­ve­nir en la po­li­cía in­ter­na.

Or­bán le acu­só de tra­tar de “mu­sul­ma­ni­zar” Eu­ro­pa con su uto­pía li­be­ral. In­clu­so pro­mo­vió una cam­pa­ña ofi­cial en la que So­ros apa­re­cía en mon­ta­jes fo­to­grá­fi­cos co­mo “ami­go” de la opo­si­ción. Ade­más, el cam­bio de una ley ha for­za­do a la Cen­tral Eu­ro­pean Uni­ver­sity, un pres­ti­gio­so cen­tro fi­nan­cia­do por So­ros, a tras­la­dar bue­na par­te de los cur­sos a Vie­na. En Ru­sia, su fun­da­ción fue ex­pul­sa­da en 2015 tras ser cla­si­fi­ca­da co­mo “in­de­sea­ble”.

La ofen­si­va con­tra el mi­llo­na­rio de ori­gen ju­dío coin­ci­de con la nue­va ola an­ti­se­mi­ta

El pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro Or­bán le ha acu­sa­do de que­rer is­la­mi­zar Eu­ro­pa

/ E. PIERMONT (AFP)

Geor­ge So­ros, du­ran­te el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Da­vos en 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.