La Igle­sia se nie­ga a re­vi­sar los ca­sos de abu­sos del pa­sa­do

La cú­pu­la ecle­siás­ti­ca re­cha­za cla­ri­fi­car los abu­sos co­mo ha he­cho Ale­ma­nia y anun­cia Fran­cia. Los je­sui­tas aseguran que in­ves­ti­ga­rán sus ca­sos de las úl­ti­mas dé­ca­das

El País (Galicia) - - PORTADA - J. M. ROMERO / J. NÚÑEZ, Ma­drid

La Igle­sia es­pa­ño­la, a di­fe­ren­cia de la ale­ma­na o la fran­ce­sa, se re­sis­te a re­vi­sar los ca­sos de abu­sos del cle­ro ocu­rri­dos en el pa­sa­do. Ni la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, ni las dió­ce­sis, ni las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas con­sul­ta­das por EL PAÍS tie­nen pre­vis­to re­ca­bar in­for­ma­ción so­bre ca­sos de pe­de­ras­tia.

La Igle­sia en Es­pa­ña se re­sis­te a re­vi­sar los ca­sos de abu­sos se­xua­les del pa­sa­do. A di­fe­ren­cia de lo que es­tá ocu­rrien­do en otros paí­ses, co­mo Ale­ma­nia o Fran­cia, la cú­pu­la de la Igle­sia es­pa­ño­la no ha en­car­ga­do ni ha ela­bo­ra­do nin­gún in­for­me ni crea­do nin­gu­na co­mi­sión para in­ves­ti­gar los abu­sos se­xua­les de sa­cer­do­tes a me­no­res en las úl­ti­mas dé­ca­das. El pa­pa Fran­cis­co ha con­vo­ca­do en fe­bre­ro a las con­fe­ren­cias epis­co­pa­les de to­do el mun­do para tra­tar el ca­so de los abu­sos se­xua­les a me­no­res en la Igle­sia.

Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, dió­ce­sis, ór­de­nes y con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas con­sul­ta­das por EL PAÍS aseguran que no tie­nen pre­vis­to re­ca­bar in­for­ma­ción so­bre los ca­sos de pe­de­ras­tia que han co­no­ci­do o ins­trui­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. Só­lo la Com­pa­ñía de Je­sús se apar­ta de es­te cri­te­rio.

Los obis­pos de Fran­cia, des­pués de ha­ber­se reuni­do con al­gu­nas víc­ti­mas, acor­da­ron el pa­sa­do 7 de no­viem­bre crear una co­mi­sión in­de­pen­dien­te for­ma­da por his­to­ria­do­res, jue­ces, ex­per­tos en edu­ca­ción in­fan­til, so­ció­lo­gos y ca­no­nis­tas para in­ves­ti­gar los ca­sos de abu­sos se­xua­les a me­no­res des­de 1950. An­tes de dos años, se­gún el com­pro­mi­so ad­qui­ri­do, ha­rán pú­bli­co un in­for­me con las con­clu­sio­nes de di­chos tra­ba­jos.

La igle­sia ale­ma­na ya hi­zo ese tra­ba­jo y en­tre­ga­rá al pa­pa Fran­cis­co un do­cu­men­to en el que de­ta­llan los 3.677 ca­sos de abu­sos in­fan­ti­les re­gis­tra­dos des­de 1947.

En Es­pa­ña, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal se nie­ga de mo­men­to a re­vi­sar su pa­sa­do y en­car­gar una in­ves­ti­ga­ción so­bre los ca­sos re­gis­tra­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das. EL PAÍS ha pre­gun­ta­do en va­rias oca­sio­nes a la cú­pu­la ecle­siás­ti­ca es­pa­ño­la si iba a re­ca­bar in­for­ma­ción para ela­bo­rar un es­tu­dio si­mi­lar al de Ale­ma­nia. Es­ta fue su res­pues­ta: “Se se­gui­rán las in­di­ca­cio­nes mar­co del di­rec­to­rio de la San­ta Se­de, co­mo se in­di­ca en la no­ta de pren­sa del 16 de oc­tu­bre de 2018”. En esa no­ta só­lo se alu­de a la crea­ción de una co­mi­sión re­ser­va­da “que ten­drá, en pri­me­ra ins­tan­cia, un ca­riz fun­da­men­tal­men­te ju­rí­di­co”, en­car­ga­da de “ac­tua­li­zar los pro­to­co­los de ac­tua­ción de la Igle­sia y re­dac­tar una nue­va nor­ma­ti­va para la pre­ven­ción y pro­tec­ción de abu­sos se­xua­les de me­no­res”.

En­tre los ex­per­tos que in­te­gran esa co­mi­sión no se en­cuen­tra nin­gu­na víc­ti­ma ni nin­gún ex­per­to so­bre abu­sos se­xua­les a me­no­res. El anun­cio de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal lle­gó des­pués de que es­te pe­rió­di­co pu­bli­ca­rá que la Igle­sia es­pa­ño­la ha si­len­cia­do du­ran­te dé­ca­das los ca­sos de pe­de­ras­tia que ha co­no­ci­do o juz­ga­do en sus tri­bu­na­les ecle­siás­ti­cos.

En Es­pa­ña, con 23.000 pa­rro­quias y 18.000 sa­cer­do­tes en la ac­tua­li­dad, tan so­lo ha si­do po­si­ble co­no­cer los abu­sos se­xua­les en la Igle­sia a tra­vés de las de­nun­cias que al­gu­nas víc­ti­mas pre­sen­ta­ron an­te las au­to­ri­da­des ci­vi­les.

En los úl­ti­mos 30 años hay re­gis­tra­das al me­nos 33 con­de­nas a sa­cer­do­tes en cau­sas abier­tas por abu­sos a me­no­res de edad con pe­nas que van des­de una sim­ple mul­ta eco­nó­mi­ca a 21 años de pri­sión.

200 de­nun­cias

En el úl­ti­mo mes, EL PAÍS ha re­ci­bi­do más de 200 co­rreos elec­tró­ni­cos con el re­la­to de su­pues­tas víc­ti­mas so­bre los abu­sos que su­frie­ron a ma­nos de cu­ras o re­li­gio­sos.

La in­men­sa ma­yo­ría de es­tas de­nun­cias ha­cían re­fe­ren­cia a ca­sos de abu­sos re­gis­tra­dos en co­le­gios re­li­gio­sos de­pen­dien­tes de las prin­ci­pa­les con­gre­ga­cio­nes y ór­de­nes re­li­gio­sas que exis­ten en Es­pa­ña. Las his­to­rias re­ci­bi­das da­tan des­de los años cua­ren­ta has­ta los no­ven­ta.

La ma­yor par­te de es­tos de­li­tos, en el ca­so de ha­ber­se pro­du­ci­do, ya ha­brían pres­cri­to y mu­chos de los sa­cer­do­tes acu­sa­dos han fa­lle­ci­do. En Es­pa­ña el tiem­po de pres­crip­ción por abu­sos se­xua­les a me­no­res es de 15 años des­pués de que la víc­ti­ma ha­ya cum­pli­do la ma­yo­ría de edad. El Go­bierno ha anun­cia­do una re­for­ma le­gal para que es­tos de­li­tos no pres­cri­ban nun­ca.

Pe­se a la lla­ma­da del Pa­pa a una cum­bre en Ro­ma para tra­tar so­bre la pe­de­ras­tia en la Igle­sia, las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las se re­sis­ten de mo­men­to a en­car­gar un in­for­me so­bre la mag­ni­tud del pro­ble­ma o a ela­bo­rar un es­tu­dio con­jun­to —co­mo se ha he­cho en Ir­lan­da— con una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te que es­cla­rez­ca es­tos he­chos, re­co­noz­ca a las víc­ti­mas y re­pa­re el da­ño cau­sa­do.

Con­sul­ta­das 10 de las prin­ci­pa­les ór­de­nes, con­gre­ga­cio­nes y mo­vi­mien­tos re­li­gio­sos en Es­pa­ña, la in­men­sa ma­yo­ría tam­po­co tie­ne pre­vis­to ha­cer un re­cuen­to de los ca­sos que han co­no­ci­do o tra­mi­ta­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. Só­lo los je­sui­tas, una de las prin­ci­pa­les ór­de­nes en Es­pa­ña y en el mun­do, aseguran que es­tán re­ca­ban­do in­for­ma­ción para ha­cer ese tra­ba­jo: “So­mos los pri­me­ros in­tere­sa­dos no so­lo en ve­lar por el fu­tu­ro sino en cla­ri­fi­car el pa­sa­do y, si es el ca­so, ayu­dar a re­pa­rar el su­fri­mien­to de las víc­ti­mas que pu­die­ra ha­ber. Por eso, nues­tra in­ten­ción es ir re­ca­ban­do in­for­ma­ción, y en es­te mo­men­to es­ta­mos vien­do cuál es la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo. Lo que ha­ga­mos con di­cha in­for­ma­ción, una vez que la ten­ga­mos, se­rá siem­pre lo que vea­mos más ade­cua­do para las víc­ti­mas”.

La con­gre­ga­ción de los Le­gio­na­rios de Cris­to ha ex­pli­ca­do a EL PAÍS que re­ca­bar in­for­ma­ción so­bre los ca­sos de pe­de­ras­tia es una ta­rea que tie­nen “pen­dien­te” y “en­ci­ma de la me­sa” jun­to con otros te­mas a tra­tar en un fu­tu­ro.

“No te­ne­mos cons­tan­cia de ca­sos ni va­mos a ha­cer nin­gún es­tu­dio”, ex­pli­can des­de Her­ma­nos La Sa­lle. Es­ta or­den ha sub­ra­ya­do que no dis­po­nen de da­tos que se­ña­len ca­sos de pe­de­ras­tia en el pa­sa­do, so­lo de los úl­ti­mos años, co­mo el del re­li­gio­so Pe­dro Ra­mos del co­le­gio Ma­ra­vi­llas de Ma­drid, que la se­ma­na pa­sa­da fue con­de­na­do a 130 años de cár­cel.

“Nin­gu­na di­rec­triz”

Des­de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Re­li­gio­sos (CONFER) ex­pli­can que no han tras­la­da­do a las ór­de­nes y con­gre­ga­cio­nes nin­gu­na di­rec­triz o con­sig­na para rea­li­zar di­chas in­ves­ti­ga­cio­nes y que si al­gu­nas lo es­tán ha­cien­do “es por­que ven que es al­go que hay que ha­cer”.

El res­to de or­de­nes con­sul­ta­das no con­tes­ta­ron a la pre­gun­ta so­bre si iban a rea­li­zar o te­nían pre­vis­ta una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na so­bre los ca­sos de pe­de­ras­tia que han co­no­ci­do o ins­trui­do en sus tri­bu­na­les ecle­siás­ti­cos en las úl­ti­mas dé­ca­das.

En cuan­to a la ac­tua­li­za­ción de los pro­to­co­los que es­tá lle­van­do a ca­bo la co­mi­sión re­ser­va­da de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, la CONFER ha ma­ti­za­do que la nue­va nor­ma estará des­ti­na­da a las dió­ce­sis —exis­ten 70 en Es­pa­ña— y no para las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas.

En ca­so de que se pre­sen­te a la apro­ba­ción del Va­ti­cano y es­te acep­te el nue­vo pro­to­co­lo, se­gún la CONFER, “en­ton­ces se­rá de obli­ga­do cum­pli­mien­to para to­da la Igle­sia en Es­pa­ña”. Se­gún fuen­tes de la Con­fe­ren­cia de Re­li­gio­sos, el pro­ce­so de la ac­tua­li­za­ción de los pro­to­co­los es­tá co­men­zan­do y ese asun­to aún no se ha de­fi­ni­do. “El que al­can­ce o no a los re­li­gio­sos de­pen­de de la vía que se adop­te”, ma­ti­za di­chas fuen­tes.

El pa­pa Fran­cis­co só­lo ha con­vo­ca­do para la cum­bre so­bre pe­de­ras­tia que se ce­le­bra­rá den­tro de tres me­ses en Ro­ma a los presidentes de las con­fe­ren­cias epis­co­pa­les de to­do el mun­do. Los re­pre­sen­tan­tes de las con­gre­ga­cio­nes no es­ta­rán pre­sen­tes, aun­que los acuer­dos que se pue­dan al­can­zar les afec­ta­rán di­rec­ta­men­te si así lo de­ci­de el Va­ti­cano.

/ EFE

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, Jo­sé Ma­ría Gil Ta­ma­yo, en rue­da de pren­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.