Cua­tro

El País (Galicia) - - PANTALLAS -

7.00 El zapping de Sur­fe­ros.

7.45 Ma­las pulgas.

9.40 El en­can­ta­dor de pe­rros.

10.40 Ca­lle­je­ros Via­je­ros.

12.35 Via­je­ros Cua­tro. 6.55 I Lo­ve TV.

8.05 Got Ta­lent Es­pa­ña. Mo­men­ta­zos.

8.30 Got Ta­lent Es­pa­ña. 11.45 Mi ca­sa es la vues­tra. 6.00 Mi­nu­tos mu­si­ca­les.

7.35 Bes­tial.

8.25 Cen­tí­me­tros Cú­bi­cos.

9.00 ¿Qué me pa­sa doc­tor?.

10.10 11.45

Za­pean­do. Equi­po de in­ves­ti­ga­ción.

14.00 No­ti­cias fin de se­ma­na La Sex­ta.

15.00 De­por­tes La Sex­ta.

15.15 La Sex­ta Me­teo.

15.35 Ci­ne.

Ci­ne ne­gro con ac­né. El por en­ton­ces de­bu­tan­te Rian John­son —que 12 años más tar­de lle­ga­ría a di­ri­gir na­da me­nos que Star Wars: Los úl­ti­mos Je­di— se atre­vía a tras­la­dar los mo­dos del film noir a un ins­ti­tu­to. Allí se mue­ve un ti­po que in­ves­ti­ga, en au­las y pa­si­llos, la des­apa­ri­ción de su ex­no­via. Brick se apo­ya en un rit­mo in­terno tre­pi­dan­te y en pro­ta­go­nis­tas que re­sul­tan tan hie­rá­ti­cos co­mo el pro­pio Bo­gart. Y crea una vis­to­sa at­mós­fe­ra con in­quie­tan­tes coor­de­na­das fan­tás­ti­cas, ca­si atem­po­ra­les, un uni­ver­so en el que los adul­tos no exis­ten o son pie­zas se­cun­da­rias de un sór­di­do puz­le. Un ejem­plo de pos­mo­der­ni­dad bien en­ten­di­da.

Mi hi­jo de seis años ya sa­be lo que es el mo­no­li­to de 2001, de Ku­brick, que Ro­se­bud es un tri­neo, cuál es el ver­da­de­ro pla­ne­ta de los si­mios, quién cons­tru­ye la Es­tre­lla de la Muer­te y que las ni­ñas ge­me­las de El res­plan­dor apa­re­cen al fi­nal del pa­si­llo de to­dos los ho­te­les del mun­do. No es que mi hi­jo sea un ge­nio ci­né­fi­lo de una pre­co­ci­dad mo­zar­tia­na, aun­que tam­po­co es ton­to. Sim­ple­men­te, ve di­bu­jos ani­ma­dos y, co­mo ca­si to­dos los ni­ños oc­ci­den­ta­les, se ha em­pa­pu­za­do de las re­fe­ren­cias pop que los inun­dan. Por su­pues­to, no ha vis­to nin­gu­na de las pe­lí­cu­las ci­ta­das ni tie­ne una idea, ni si­quie­ra va­ga, de qué sig­ni­fi­can esas imá­ge­nes y de dón­de vie­nen, pe­ro es­tán en su pai­sa­je.

Cual­quier pa­dre que se aso­me de vez en cuan­do a los ca­na­les in­fan­ti­les po­drá dis­fru­tar de di­bu­jos muy so­fis­ti­ca­dos, co­mo

Ho­ra de aven­tu­ras, Gun­ball o

Teen Ti­tans Go, que, a di­fe­ren­cia de los di­bu­jos de su ni­ñez (Hei­di, Da­vid el Gno­mo, etc.), tie­nen mu­chas ca­pas de lec­tu­ra y van car­ga­dos de pa­ro­dia, iro­nía y rup­tu­ras cons­tan­tes de las con­ven­cio­nes na­rra­ti­vas. In­clu­so los más inocen­tes y pen­sa­dos pa­ra los más pe­que­ños, co­mo Pep­pa Pig, in­cor­po­ran gui­ños y do­bles sen­ti­dos pa­ra que los pa­dres suel­ten una son­ri­sa de com­pli­ci­dad de vez en cuan­do.

Y, sin em­bar­go, son va­rios los pro­fe­so­res de ins­ti­tu­to que me cuen­tan que los ado­les­cen­tes son muy li­te­ra­les en su for­ma de leer y no cap­tan el hu­mor ni la iro­nía. Un au­tor de li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil que que­ría ani­mar­me a es­cri­bir un li­bro del gé­ne­ro, me lo ex­pli­có con otras pa­la­bras: “Tienes que re­nun­ciar a la me­tá­fo­ra: si hay un in­cen­dio, el fue­go no sig­ni­fi­ca más que fue­go, que no sos­pe­chen que in­ten­tas co­lar­les un sig­ni­fi­ca­do ocul­to”. ¿Có­mo es po­si­ble es­to, si han cre­ci­do en un mun­do hi­per­ace­le­ra­do don­de to­do son pa­ro­dias y chis­tes au­to­rre­fe­ren­cia­les? ¿No se­rá que se han vuel­to de­ma­sia­do so­fis­ti­ca­dos pa­ra no­so­tros? ¿No se­rá que ya ha­blan un idio­ma ex­tran­je­ro que no sa­be­mos tra­du­cir?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.