To­do por la go­ber­na­bi­li­dad

Nos cree­mos con el de­re­cho a sa­ber­lo to­do de to­dos. Lí­de­res mun­dia­les, po­lí­ti­cos na­cio­na­les o par­ti­ci­pan­tes de reali­ties son víc­ti­mas de nues­tro ca­ni­ba­lis­mo con la in­ti­mi­dad del res­to

El País (Galicia) - - PORTADA - En­ric Gon­zá­lez Más ar­tícu­los de Joa­quín Es­te­fa­nía, Edur­ne Por­te­la, Ame­lia Val­cár­cel y Álex Gri­jel­mo

In­for­ma­ción y lin­cha­mien­tos pú­bli­cos pa­re­cen ca­da vez más con­fun­di­dos e in­se­pa­ra­bles. El uso de ba­zo­fia en la are­na po­lí­ti­ca, mer­can­cía fá­cil de con­se­guir y de di­fun­dir en la era di­gi­tal, va a más. Las es­cu­chas del ex­co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo que han tum­ba­do a la ex­di­ri­gen­te del PP Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal y han pues­to con­tra las cuer­das a la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Do­lo­res Del­ga­do, re­ve­lan que, más allá de las in­co­rrec­cio­nes o de­li­tos que se ha­yan po­di­do co­me­ter, exis­te una ten­den­cia al re­go­deo en chis­mes que se en­tro­me­ten en la vi­da de los de­más. ¿Dón­de es­tá el lí­mi­te y por qué lo so­bre­pa­sa­mos?

Hay no­ti­cias que ex­pli­can el mun­do de una for­ma in­clu­so de­ma­sia­do li­te­ral. Por ejem­plo: que Goo­gle, el gi­gan­te de los da­tos, bus­que se­de para su cuar­tel ge­ne­ral en Ber­lín y des­de el Ayun­ta­mien­to se le ofrez­ca el edi­fi­cio que fue se­de de la Sta­si (la po­li­cía po­lí­ti­ca de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na). En efec­to, el cam­po de prue­bas de es­ta épo­ca de li­qui­da­ción de la vi­da pri­va­da fue la épo­ca so­vié­ti­ca. De es­pio­na­je de Es­ta­do a es­pio­na­je de em­pre­sa, la se­de de la Sta­si es co­mo esos tem­plos que van vien­do su­ce­der­se di­fe­ren­tes cul­tos al al­bur del po­der do­mi­nan­te, aho­ra igle­sia ca­tó­li­ca, aho­ra mez­qui­ta mu­sul­ma­na, da igual mien­tras se reúna y so­me­ta a la grey.

Es el signo de los tiem­pos, anun­cia­do por Za­mia­tin en las vi­vien­das trans­pa­ren­tes de su dis­to­pía No­so­tros y en sin­to­nía con el di­cho de Rein­hard Hey­dricht: “Lo fun­da­men­tal no es la nor­ma le­gal, sino los ojos vi­gi­lan­tes de la po­bla­ción”. Cier­tas re­glas del Es­ta­do co­mu­nis­ta y su aven­ta­ja­do alumno, el Es­ta­do na­zi, va­len para la de­mo­cra­cia to­tal.

To­do el mun­do tie­ne de­re­cho a sa­ber­lo to­do de to­do el mun­do. Es la des­apa­ri­ción de la vi­da pri­va­da, cu­yos an­dra­jos se con­vier­ten tam­bién en es­pec­tácu­lo. Em­pe­zó pa­re­cien­do que el pu­dor era una es­pe­cie de ma­nía car­pe­to­ve­tó­ni­ca, lue­go se asal­tó la in­ti­mi­dad, aho­ra ya el mun­do en­te­ro es porno du­ro. Pe­ro cuan­do to­dos es­pían y to­dos son es­pia­dos, uno aca­ba por com­pren­der que es­tá en re­pre­sen­ta­ción cons­tan­te, que no hay es­pa­cio se­gu­ro, que más va­le emi­tir so­lo men­sa­jes ano­di­nos. Psi­co­ló­gi­ca­men­te es ex­te­nuan­te; so­cial­men­te, em­po­bre­ce­dor.

¿Cuán­do em­pe­zó es­ta de­ri­va? En Es­pa­ña, Txi­ki Be­ne­gas fue un pre­cur­sor. En abril de 1991, una con­ver­sa­ción pri­va­da que sos­te­nía el en­ton­ces se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción del PSOE fue pi­ra­tea­da y sir­vió para que to­da Es­pa­ña se en­te­ra­se de que es­ta­ba pe­lea­do con el mi­nis­tro Car­los Sol­cha­ga, y que a Fe­li­pe Gon­zá­lez lo co­no­cían en las al­tas ins­tan­cias del PSOE co­mo Dios o co­mo Num­ber One. Se ver­tie­ron ríos de tin­ta. Eran los tiem­pos inau­gu­ra­les del te­lé­fono mó­vil. To­da­vía los más cán­di­dos po­dían creer que sus con­ver­sa­cio­nes pri­va­das eran pri­va­das. Pe­ro pa­san las dé­ca­das, y hoy to­da­vía el ciu­da­dano cree que el bus­ca­dor de In­ter­net o apli­ca­cio­nes co­mo Con­tac­tos de Con­fian­za, Bus­car a mis Ami­gos, et­cé­te­ra, son inocen­tes: al fin y al ca­bo, ¿no re­quie­ren el con­sen­ti­mien­to del otro? Has­ta los po­lí­ti­cos más ve­te­ra­nos si­guen sin ver en los prác­ti­cos apa­ra­ti­tos un co­la­bo­ra­dor in­cier­to, un trai­dor, un es­pía. An­ge­la Mer­kel se en­te­ra de que los ser­vi­cios se­cre­tos de Es­ta­dos Uni­dos —país ami­go— lle­van años es­pián­do­la a tra­vés de su mó­vil. Hi­llary Clin­ton pier­de las elec­cio­nes por usar el su­yo…

… O más bien por­que su au­ra que­dó las­ti­ma­da para siem­pre años atrás, cuan­do la su­per­po­ten­cia de­di­có cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res a ave­ri­guar to­dos los de­ta­lles so­bre la fe­la­ción que le ha­bía he­cho una be­ca­ria a su ma­ri­do, cuan­do es­te era el hom­bre más po­de­ro­so del mun­do. Un mun­do que re­tu­vo el alien­to du­ran­te me­ses para sa­ber si que­da­ban o no que­da­ban man­chas en el ves­ti­do de la se­ño­ri­ta Le­winsky. Para siem­pre que­da­ron los Clin­ton co­mo una pa­re­ja tur­bia y sos­pe­cho­sa. Pues del es­cru­ti­nio uni­ver­sal na­die sa­le sin pa­re­cer ri­dícu­lo o sos­pe­cho­so. Con la sal­ve­dad, tal vez, del ac­tual pre­si­den­te ame­ri­cano, Do­nald Trump, para lo que so­lo ca­be una ex­pli­ca­ción: que lo que se quie­re al apo­yar a ese fe­nó­meno va más allá de él, se da por des­con­ta­da su mi­se­ria per­so­nal, pues lo que se quie­re de él es esa vio­len­cia, esa idea de una vio­len­cia que na­da ni na­die va a pa­rar…

El ciu­da­dano no so­lo acep­ta es­tas in­tru­sio­nes en la vi­da de los otros, sino tam­bién en la pro­pia; co­la­bo­ra con ellas cre­yen­do erró­nea­men­te que al fin y al ca­bo no tie­ne na­da que ocul­tar, su vi­da pri­va­da no es mo­ne­ta­ri­za­ble y la pér­di­da de su pri­va­ci­dad no tie­ne consecuencias. Fe­cho el ini­cio de es­te pro­ce­so en Es­pa­ña en los años no­ven­ta, en un mo­men­to es­te­lar de la te­le­vi­sión. El ac­tor Je­sús Puen­te pi­lo­ta­ba un pro­gra­ma-con­cur­so que po­nía a prue­ba la com­pe­ne­tra­ción de las pa­re­jas con­cur­san­tes con una se­rie de pre­gun­tas. “¿Qué es lo que su es­po­sa no que­rría que se su­pie­ra?”, le pre­gun­tó a un ma­ri­do. Y es­te res­pon­dió: “¡Que se mea cuan­do ríe!”. Y pu­so un ejem­plo: el otro día él y “su me­dia na­ran­ja” subían en el as­cen­sor con una pa­re­ja de ami­gos, se pu­sie­ron a contar chis­tes, la mu­jer ven­ga a reír, has­ta que “¡se meó!”.

Je­sús Puen­te de­mu­dó el sem­blan­te. “Pe­ro hom­bre”, pro­tes­tó, que­jum­bro­so, cons­ter­na­do, “¡pe­ro có­mo se le ocu­rre a us­ted… de­lan­te de to­do el mun­do… sa­bien­do que a ella la aver­gon­za­rá!”. Ple­na­men­te con­tem­po­rá­neo e in­clu­so ade­lan­ta­do a sus tiem­pos, el con­cur­san­te res­pon­dió con pa­cho­rra:

—¡Que se en­te­re to­da Es­pa­ña! Re­cuer­do que días des­pués fui a en­tre­vis­tar al fi­ló­so­fo ru­mano Cio­ran en Pa­rís. El hom­bre era tan ce­lo­so de su in­ti­mi­dad y ano­ni­ma­to que el mo­des­to, sua­ve clic de la cá­ma­ra del fo­tó­gra­fo le tor­tu­ra­ba. Se ima­gi­na­ba su ros­tro en los pe­rió­di­cos y se hun­día en la tris­te­za, aun­que esa fo­to fue­ra a ir ro­dea­da de un di­ti­ram­bo en to­da re­gla. Com­pren­día que el di­ti­ram­bo da­ba igual, por­que la fo­to vul­ga­ri­za­ba y re­du­cía el va­lor de su pen­sa­mien­to. Cio­ran sen­tía de­bi­li­dad por nues­tro país, creía que era un san­tua­rio de va­lo­res co­mo el de­co­ro, el sen­ti­do del ho­nor, la par­que­dad, el pu­dor, la dig­ni­dad… to­tal­men­te ex­tin­gui­dos en Fran­cia. ¡Con­mo­ve­do­ra inocen­cia! Si al­gu­na vez ha­bía exis­ti­do el país sal­va­je y ri­gu­ro­so del que me ha­bla­ba, aho­ra en el me­jor de los ca­sos era un país de gen­te fe­liz­men­te des­in­hi­bi­da, y en el peor, el feu­do don­de los ma­ri­dos se com­pla­cen en ex­po­ner a sus es­po­sas a la voz de “¡que se en­te­re to­da Es­pa­ña!” y la au­dien­cia se dis­pa­ra. Por fin nos ha­bía­mos in­cor­po­ra­do al avan­za­do mun­do an­glo­sa­jón, al Reino Uni­do de los ciu­da­da­nos re­ser­va­dos que con­si­de­ra­ban que “my ho­me is my castle” (mi ho­gar es mi cas­ti­llo), pe­ro que con­si­de­ró de vi­tal in­te­rés que el mun­do su­pie­ra (en 1992) la en­vi­dia del prín­ci­pe Car­los de In­gla­te­rra por los tám­pax de su aman­te, Ca­mi­lla, en aras de la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad de ex­pre­sión.

El de­ba­te ac­tual so­bre las es­cu­chas del co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo, chan­ta­jis­ta del que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se ha­cen cóm­pli­ces al pu­bli­car­las, hay que po­ner­lo en es­te or­den de cosas. Don­de lo pe­ca­mi­no­so y lo que im­por­ta en el fon­do no son los de­li­tos, su­pues­tos o reales, en los que in­cu­rren o no la mi­nis­tra so­cia­lis­ta y la ex­lí­der del PP —que los par­ti­da­rios de ca­da una en­jui­cian se­gún sus aprio­ris ideo­ló­gi­cos—, sino el he­cho mis­mo de que ha­yan si­do ca­za­das, en­ga­ña­das co­mo ton­tas, y que no­so­tros, la ple­be, po­da­mos sor­pren­der su pri­va­ci­dad, los chis­mes de su vul­gar in­ti­mi­dad, tan pa­re­ci­dos a los nues­tros. Eso es lo que fes­ti­va­men­te ca­ni­ba­li­za­mos.

La to­le­ran­cia, o me­jor di­cho, la aquies­cen­cia, con la li­qui­da­ción de la vi­da pri­va­da em­pe­zó en la te­le­vi­sión; si­guió en los co­mer­cios y las ca­lles, don­de no nos pa­re­ce mal que las cá­ma­ras nos ob­ser­ven per­ma­nen­te­men­te; se ex­ten­dió al mun­do di­gi­tal. Se dio per­mi­so a Jor­ge Ja­vier y sus pe­rio­dis­tas para ho­zar en el cu­bo de la ba­su­ra de Je­su­li­nes y Pan­to­jas, que co­mo fa­mo­sos que eran te­nían que re­sig­nar­se a ser hu­mi­lla­dos en di­rec­to, y eran aún más exe­cra­dos si pre­sen­ta­ban re­sis­ten­cia al de­re­cho de la au­dien­cia a sa­ber. De ahí pa­sa­mos al so­me­ti­mien­to vo­lun­ta­rio y ta­sa­do de unos chi­cos y chi­cas anó­ni­mos a la ins­pec­ción de las ma­sas con los reali­ties. Bien, al fin y al ca­bo su in­ti­mi­dad es lo úni­co que tie­nen, lo úni­co que pue­den ven­der, así que no hay de qué es­can­da­li­zar­se. El fe­nó­meno se ex­tien­de a la po­lí­ti­ca, al ar­te y a la li­te­ra­tu­ra: con el gus­to de los lec­to­res es­tra­ga­do por tan­ta reali­dad, los li­te­ra­tos re­cu­pe­ran su aten­ción y su ben­di­ta cre­du­li­dad cuan­do ex­po­nen las he­ri­das y ci­ca­tri­ces de su yo en la lla­ma­da “au­to­fic­ción”, y me­jor cuan­to más trau­má­ti­co y es­ca­bro­so sea ese yo.

Cuan­do el de­re­cho a la pri­va­ci­dad que su­pues­ta­men­te pro­te­ge el ar­tícu­lo 18 de la Cons­ti­tu­ción co­li­sio­na con el de­re­cho a la in­for­ma­ción y la li­ber­tad de ex­pre­sión, pier­de. El ho­nor es una an­ti­gua­lla lo­pes­ca, del si­glo XVII. El po­der de la opi­nión di­gi­tal de la ma­sa, que lin­cha mo­ral­men­te a cual­quie­ra co­mo la pla­ga de lan­gos­ta mon­da un sem­bra­do en un mi­nu­to, ha si­do un ace­le­ra­dor de es­te vi­rus con el que “to­da Es­pa­ña se en­te­ra” y se li­be­ra de los re­mil­gos y la mo­ji­ga­te­ría que ha­bía lle­va­do has­ta ha­ce po­co co­mo mo­les­ta car­ga re­pre­so­ra. Des­de en­ton­ces, el mun­do se ha­ce rá­pi­da­men­te más in­for­ma­do, pe­ro tam­bién más vul­gar, con el da­ño co­la­te­ral de que in­for­ma­ción y ba­je­za pa­re­cen ca­da vez más con­fun­di­das e in­se­pa­ra­bles. La ecua­ción que con­ju­ga la tec­no­lo­gía, la opi­nión de las ma­sas y la de­va­lua­ción de la pri­va­ci­dad es un ca­mino tan di­rec­to co­mo cual­quier otro ha­cia el nihi­lis­mo. El lu­jo má­xi­mo, so­lo ac­ce­si­ble para la éli­te, es la des­co­ne­xión; y el pa­la­cio más ad­mi­ra­do, la Jau­la de Fa­ra­day, que anu­la el cam­po elec­tro­mag­né­ti­co ex­te­rior. Y cu­yas ver­sio­nes más hu­mil­des son esos ben­di­tos as­cen­so­res don­de no fun­cio­na el mó­vil, o esos au­ri­cu­la­res que te pro­cu­ran un si­len­cio tan ín­ti­mo y to­tal que de pron­to si al­zas la vis­ta ves un ros­tro que te es­tá gri­tan­do, y en res­pues­ta tú tam­bién gri­tas: “¿Qué? ¿Qué? ¿QUÉ?”.

Cuan­do to­dos es­pían, uno aca­ba por com­pren­der que no hay es­pa­cio se­gu­ro, que más va­le emi­tir so­lo men­sa­jes ano­di­nos

PACO PUEN­TES / JOHN MACDOUGALL (AFP / GETTY) / DIRCK HALSTEAD (GETTY)

De arri­ba aba­jo, la ex­di­ri­gen­te del PP Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y una ima­gen de 1996 de Mo­ni­ca Le­winsky abra­zan­do a Bill Clin­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.