El enig­má­ti­co ‘stra­di­va­rius’ del si­glo XVIII que na­die re­cla­ma

La Guar­dia Ci­vil al­ma­ce­na des­de 2007 en la Co­man­dan­cia de Cór­do­ba un vio­lín del si­glo XVIII que na­die re­cla­ma y po­dría es­tar va­lo­ra­do en tres mi­llo­nes. Fue aprehen­di­do en una ope­ra­ción en Se­vi­lla

El País (Galicia) - - PORTADA - VI­CEN­TE G. OLA­YA,

El con­trol que la Guar­dia Ci­vil ha­bía es­ta­ble­ci­do aque­lla tar­de de no­viem­bre de 2007 en una de las ca­rre­te­ras que ro­dean Car­mo­na (Se­vi­lla) ape­nas re­vi­sa­ba unos se­gun­dos los vehícu­los que lo atra­ve­sa­ban. Has­ta que los agen­tes vie­ron acer­car­se la fur­go­ne­ta Re­nault Traf­fic blan­ca que es­pe­ra­ban. Una ca­de­na con pin­chos fue ex­ten­di­da de la­do a la­do de la vía. Die­ron el al­to al vehícu­lo. Los dos ocu­pan­tes ba­ja­ron y abrie­ron a re­ga­ña­dien­tes la puer­ta tra­se­ra. Y allí es­ta­ba, se­mi­es­con­di­da en­tre múl­ti­ples ca­chi­va­ches, la fun­da de vio­lín. Al abrir­la, pu­die­ron leer: “An­to­nius Stra­di­va­rius Cre­mo­na. Fe­cit anno 1731”. La mi­sión ha­bía re­sul­ta­do un éxi­to. On­ce años des­pués, la pie­za aún figura en los re­gis­tros po­li­cia­les de obras de ar­te in­cau­ta­das, en un lis­ta­do en el que se da por au­tén­ti­co. Al­gu­nos ex­per­tos lo va­lo­ran has­ta en tres mi­llo­nes de eu­ros; otros sos­tie­nen que es una fal­si­fi­ca­ción. El vio­lín aguar­da a ser re­cla­ma­do por su due­ño. El juez no ha to­ma­do una de­ci­sión to­da­vía y la pie­za se ate­so­ra en la Co­man­dan­cia de Cór­do­ba.

Es­ta his­to­ria co­mien­za el 5 de no­viem­bre de 2007 cuan­do sal­tan las alar­mas en el Gru­po de Pa­tri­mo­nio de la Uni­dad Téc­ni­ca de In­te­li­gen­cia Cri­mi­nal de la Guar­dia Ci­vil: unos in­di­vi­duos de ori­gen ru­mano ha­bían pues­to a la ven­ta un stra­di­va­rius en An­da­lu­cía. El ins­tru­men­to, del que so­lo exis­ten unos 600 ejem­pla­res en el mun­do, pue­de al­can­zar un valor de mer­ca­do cer­cano a los tres o cua­tro mi­llo­nes de eu­ros. Sin em­bar­go, no ha­bía cons­tan­cia de que nin­guno hu­bie­ra si­do ro­ba­do o que sus pro­pie­ta­rios le­ga­les in­ten­ta­sen ven­der­lo.

La pri­me­ra reu­nión en­tre un agen­te en­cu­bier­to y el ven­de­dor se lle­vó a ca­bo en un cen­tro co­mer­cial a las afue­ras de Cór­do­ba. En el ex­te­rior e in­te­rior del es­ta­ble­ci­mien­to, guar­dias ci­vi­les y co­ches ca­mu­fla­dos. El en­cuen­tro fue bre­ve. El hom­bre que ofre­cía el stra­di­va­rius pa­re­cía ner­vio­so. Mi­ra­ba a to­dos los la­dos y no lle­va en­ci­ma el va­lio­so ob­je­to, so­lo unas fo­to­gra­fías que mos­tró. El agen­te exi­gió exa­mi­nar per­so­nal­men­te la pie­za. El ven­de­dor le in­di­có que ha­bría una nue­va ci­ta, que le lla­ma­ría, y des­apa­re­ció. Los agen­tes le per­die­ron.

Po­cos días des­pués, con un dis­po­si­ti­vo de vi­gi­lan­cia am­plia­do, se ce­le­bró una se­gun­da ci­ta en una ga­so­li­ne­ra de los al­re­de­do­res de Éci­ja (Se­vi­lla). El ven­de­dor vol­vió a pre­sen­tar­se so­lo y sin el vio­lín. El agen­te le exi­gió, de nue­vo, exa­mi­nar­lo o rom­pía el tra­to. El in­di­vi­duo hi­zo en­ton­ces una lla­ma­da con su mó­vil. Mi­nu­tos des­pués, apa­re­cie­ron dos hom­bres con la fun­da. Pi­die­ron 400.000 eu­ros. El guar­dia ci­vil ins­pec­cio­nó el ins­tru­men­to y acep­tó el acuer­do. En unos días, re­uni­ría la can­ti­dad re­cla­ma­da, di­jo. El ven­de­dor se mar­chó en un tu­ris­mo y los por­ta­do­res del vio­lín, en una fur­go­ne­ta. No fue­ron de­te­ni­dos an­te la po­si­bi­li­dad de que en la per­se­cu­ción pu­die­sen da­ñar la jo­ya del si­glo XVIII. La Guar­dia Ci­vil es­ta­ble­ció a to­da pri­sa un fal­so con­trol en la ca­rre­te­ra que ha­bían to­ma­do los ven­de­do­res en su mar­cha. Na­da de­bía po­ner­los ner­vio­sos ni po­dían des­cu­brir los co­ches ca­mu­fla­dos que los se­guían. Se­ría ne­ce­sa­rio es­pe­rar a que lle­ga­sen al con­trol de ca­rre­te­ra a las afue­ras de Car­mo­na (Se­vi­lla) con el que se iban a to­par.

Ya en la co­man­dan­cia, los de­te­ni­dos ne­ga­ron saber na­da del stra­di­va­rius. Ar­gu­men­ta­ron que al­guien se lo ha­bía in­tro­du­ci­do en la fur­go­ne­ta y re­cha­za­ron de­cla­rar. El ob­je­to fue exa­mi­na­do pos­te­rior­men­te por dos ex­per­tos que de­ter­mi­na­ron que po­día tra­tar­se de una fal­si­fi­ca­ción de los si­glos XVIII o XIX da­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ins­crip­ción gra­ba­da en él y la ma­de­ra em­plea­da en su fa­bri­ca­ción. Otros es­pe­cia­lis­tas, sin em­bar­go, cal­cu­la­ron que su pre­cio ron­da­ría los tres mi­llo­nes de eu­ros. El stra­di­va­rius apa­re­ce ac­tual­men­te co­mo au­tén­ti­co en la pá­gi­na web don­de la Guar­dia Ci­vil ha­ce pú­bli­cas las in­cau­ta­cio­nes de obras de ar­te. En ella se lee: “In­cau­ta­do el 11 de no­viem­bre de 2017. Au­tor: An­to­nio Stra­di­va­ri. 1731”.

De to­das for­mas, el úni­co or­ga­nis­mo que po­dría cer­ti­fi­car la au­ten­ti­ci­dad del ob­je­to es Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal, que de­be­ría en­viar­lo a téc­ni­cos de Alemania, al­go que no se ha lle­va­do a ca­bo, ya que el juez que in­ves­ti­ga el ca­so no lo ha or­de­na­do.

“Aun­que pue­da pa­re­cer lo con­tra­rio, la sus­trac­ción de vehícu­los de lu­jo y el ro­bo de jo­yas ar­tís­ti­cas es­tán muy re­la­cio­na­dos. Las ban­das que or­ga­ni­zan am­bos de­li­tos fun­cio­nan de una ma­ne­ra muy se­me­jan­te, por eso es­ta uni­dad se ha es­pe­cia­li­za­do en cam­pos tan dis­tin­tos”, se­ña­lan fuen­tes del Gru­po de Pa­tri­mo­nio de la Uni­dad Téc­ni­ca de In­te­li­gen­cia Cri­mi­nal de la Guar­dia Ci­vil, un cuer­po que, jun­to a la Uni­dad con­tra el Cri­men Or­ga­ni­za­do (UCO), lu­cha con­tra el ex­po­lio y la des­truc­ción de la ri­que­za pa­tri­mo­nial.

En 2013, es­tos gru­pos po­li­cia­les des­ar­ti­cu­la­ron en Al­me­ría una ban­da que in­ten­ta­ba in­tro­du­cir en el mer­ca­do ne­gro una ré­pli­ca de stra­di­va­rius. Se rea­li­za­ron 19 de­ten­cio­nes. “Hay gran­des fal­si­fi­ca­cio­nes en el mer­ca­do”, re­cuer­dan.

Ac­tual­men­te, el stra­di­va­rius in­cau­ta­do en el con­trol po­li­cial se en­cuen­tra en las de­pen­den­cias de la Guar­dia Ci­vil en Cór­do­ba. Es el juez el que —11 años des­pués de su aprehen­sión— de­be dar una res­pues­ta so­bre qué ha­cer con él: en­viar­lo a Alemania, des­truir­lo si es fal­so o, in­clu­so, de­vol­vér­se­lo a los que lo in­ten­ta­ron ven­der: te­ner un stra­di­va­rius que na­die re­cla­ma, ré­pli­ca o no, no es de­li­to. Aun­que no se ten­gan pa­pe­les.

/ CARL DE SOUZA (GETTY)

Vio­lín de An­to­nio Stra­di­va­ri de 1729, cons­trui­do dos años an­tes que el ins­tru­men­to de­po­si­ta­do en la Co­man­dan­cia de Cór­do­ba.

Ima­gen del stra­di­va­rius, en la web po­li­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.