LA CAN­DI­DA­TA DE MER­KEL PRE­SI­DI­RÁ LA CDU.

El País (Galicia) - - PORTADA - ANA CARBAJOSA,

An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer fue ele­gi­da ayer en una ajus­ta­da vo­ta­ción co­mo la su­ce­so­ra de An­ge­la Mer­kel al fren­te de la CDU. La ga­na­do­ra era la fa­vo­ri­ta de la can­ci­ller y la más cen­tris­ta de los tres can­di­da­tos que as­pi­ra­ban al pues­to.

An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer ha si­do ele­gi­da su­ce­so­ra de An­ge­la Mer­kel, que de­ja la je­fa­tu­ra del cen­tro­de­re­cha ale­mán des­pués de 18 años. En una ajus­ta­da vo­ta­ción, un mi­llar de de­le­ga­dos de la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU) op­tó ayer por la con­ti­nui­dad del le­ga­do cen­tris­ta de la can­ci­ller fren­te al can­di­da­to rup­tu­ris­ta, Frie­drich Merz, que pro­po­nía un gi­ro a la de­re­cha. La nue­va lí­der ob­tu­vo 517 vo­tos fren­te a los 482 de su ri­val, lo que pu­so de ma­ni­fies­to la pro­fun­da di­vi­sión de una for­ma­ción en ho­ras ba­jas y mer­ma­da por el avan­ce elec­to­ral de la ex­tre­ma de­re­cha.

El triun­fo en el con­gre­so que se ce­le­bra en Ham­bur­go de An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, apo­da­da AKK, ale­ja el fan­tas­ma de unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. Es­te era un es­ce­na­rio mu­cho más pro­ba­ble de ha­ber ga­na­do Merz. Pa­ra Mer­kel, que quie­re se­guir al fren­te de la can­ci­lle­ría has­ta 2021, la con­vi­ven­cia po­lí­ti­ca con él ha­bría si­do com­pli­ca­da; es un ri­val his­tó­ri­co al que ella re­le­gó en 2002, cuan­do era je­fe del gru­po par­la­men­ta­rio. La ga­na­do­ra era la fa­vo­ri­ta de Mer­kel pa­ra su­ce­der­la en

el par­ti­do y aho­ra se si­túa tam­bién en pri­me­ra línea pa­ra con­ver­tir­se en la pró­xi­ma can­ci­ller ale­ma­na.

La ca­rre­ra por di­ri­gir la CDU exi­gió dos vuel­tas. En la pri­me­ra vo­ta­ción nin­guno de los can­di­da­tos ob­tu­vo la ma­yo­ría su­fi­cien­te, pe­ro el mi­nis­tro de Sa­ni­dad, Jens Spahn, ter­cer as­pi­ran­te en li­za, que­dó ya des­car­ta­do. En la se­gun­da, AKK se im­pu­so a Merz. “Es­tá cla­ro no va a ha­ber un nue­vo co­mien­zo. Que se ha op­ta­do por un ex­ce­si­vo sta­tu quo”, ex­pli­có a es­te

dia­rio tras la vo­ta­ción un al­to car­go del par­ti­do vi­si­ble­men­te de­cep­cio­na­do. Las pró­xi­mas se­ma­nas re­sul­ta­rán cla­ve pa­ra saber has­ta qué punto AKK es­tá dis­pues­ta a in­cor­po­rar en la cú­pu­la a re­pre­sen­tan­tes del ala más con­ser­va­do­ra y crí­ti­ca con la gestión de Mer­kel, que han ofre­ci­do un apo­yo ma­si­vo a Merz.

Mi­llo­na­rio que aban­do­nó la po­lí­ti­ca ha­ce diez años y des­de en­ton­ces ha ama­sa­do una in­gen­te for­tu­na, Merz re­pre­sen­ta­ba la vuel­ta a los va­lo­res con­ser­va­do­res

tra­di­cio­na­les del par­ti­do. Con me­nos op­cio­nes con­cu­rría Spahn, tam­bién par­ti­da­rio de un gi­ro a la de­re­cha.

En la CDU con­vi­ve un in­ten­so de­seo de cam­bio y re­no­va­ción con la es­pe­ran­za de que la nue­va lí­der sea ca­paz de unir a un par­ti­do frac­tu­ra­do prin­ci­pal­men­te por la cri­sis mi­gra­to­ria que co­men­zó en 2015 y que ha te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia la lle­ga­da de un mi­llón y me­dio de de­man­dan­tes de asi­lo a Alemania. Par­te del par­ti­do acu­sa a Mer­kel de ha­ber per­di­do el con­trol de las fron­te­ras del país al per­mi­tir su en­tra­da.

Ex­pli­ca­ba bien el di­le­ma po­co an­tes de la vo­ta­ción Fritz Gün­tz­ler, dipu­tado y uno de los de­le­ga­dos lla­ma­dos a de­ci­dir el nue­vo li­de­raz­go. “AKK es una op­ción más es­tra­té­gi­ca y Merz una más emo­cio­nal. Él es el me­sías que pro­me­te re­su­ci­tar a la vie­ja CDU. Él atrae a los sol­da­dos; ella a los ofi­cia­les”, opi­na­ba Gün­tz­ler. Mien­tras ha­bla­ba, a su al­re­de­dor mu­chos de­le­ga­dos iban mar­can­do la pa­pe­le­ta con su vo­to.

Los mi­li­tan­tes y de­le­ga­dos quie­ren so­bre to­do que la nue­va di­rec­ción sea ca­paz de fre­nar la san­gría de vo­tos. El 41,5% que la CDU lo­gró en las ge­ne­ra­les de 2015 pa­re­ce aho­ra una en­so­ña­ción. Las en­cues­tas de in­ten­ción de vo­to in­di­can que de ce­le­brar­se hoy los co­mi­cios, ob­ten­dría un 27,5% de los vo­tos.

Si Merz o in­clu­so Spahn re­pre­sen­ta­ban más o me­nos lo nue­vo, son a la vez fi­gu­ras que po­la­ri­zan mu­cho y di­fí­cil­men­te po­dían ejer­cer de puen­te en el par­ti­do. Kramp-Ka­rren­bauer, por el con-

tra­rio, es la figura de con­sen­so, ca­paz de arro­par a las dis­tin­tas co­rrien­tes que coha­bi­tan en la CDU. Pe­ro, a la vez, sim­bo­li­za el apa­ra­to más tra­di­cio­nal del par­ti­do y has­ta cier­to punto, la con­ti­nui­dad de la era Mer­kel.

AKK pro­nun­ció an­tes de la vo­ta­ción un dis­cur­so muy aplau­di­do en el que pi­dió co­ra­je al par­ti­do pa­ra afron­tar las tur­bu­len­cias de un mun­do que se en­fren­ta a cam­bios pro­fun­dos. “No es su­fi­cien­te con ata­car al ri­val po­lí­ti­co. Te­ne­mos que te­ner nues­tras pro­pias ideas”. Ha­bló de las elec­cio­nes eu­ro­peas y de có­mo la CDU de­be ser ca­paz de crear una Eu­ro­pa “re­sis­ten­te a eu­ro­cri­sis y con in­tere­ses de se­gu­ri­dad co­mu­nes”.

Es­ta­bi­li­dad

Merz, tam­bién muy aplau­di­do por los de­le­ga­dos, con­si­de­ró el éxi­to de la ex­tre­ma de­re­cha “in­so­por­ta­ble”. Hi­zo hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de co­nec­tar con los vo­tan­tes y en dar res­pues­tas a la gen­te “que no se sien­te se­gu­ra sa­lien­do a la ca­lle y que ha per­di­do la con­fian­za” en que el par­ti­do sea ca­paz “de so­lu­cio­nar” los pro­ble­mas. Los ciu­da­da­nos es­pe­ran que “el Es­ta­do ten­ga el con­trol de sus fron­te­ras”, aña­dió en alu­sión a la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Mer­kel.

An­dre Ku­per, je­fe de fi­las del gru­po en Re­na­nia del Nor­te y tam­bién de­le­ga­do, re­co­no­cía que “hay un re­sen­ti­mien­to muy fuer­te en el par­ti­do con­tra Mer­kel por ha­ber­se ale­ja­do de los va­lo­res tra­di­cio­na­les con­ser­va­do­res”. Creía que Merz hu­bie­ra si­do ca­paz de re­cu­pe­rar vo­tos de la de­re­cha pa­ra el par­ti­do, pe­ro tam­bién pen­sa­ba que su ri­que­za (mi­llo­na­rio y due­ño de dos avio­nes) le ale­ja del ciu­da­dano me­dio.

En la gran sa­la del pa­la­cio de Ham­bur­go don­de se ce­le­bra el con­gre­so, se res­pi­ra­ba un am­bien­te efer­ves­cen­te des­de pri­me­ra ho­ra. Des­de 1971 no ha­bía ha­bi­do una elec­ción se­me­jan­te. “Es­to es muy emo­cio­nan­te. Ha­cía años que no te­nía­mos es­ta opor­tu­ni­dad. Es­te pue­de ser un con­gre­so his­tó­ri­co”, va­ti­ci­na­ba la de­le­ga­da Sa­bi­ne Ver­he­yen. Pa­ra ella, lo im­por­tan­te era “vo­tar a al­guien que pue­da or­ga­ni­zar y unir al par­ti­do, al­guien ca­paz de tra­ba­jar con Mer­kel en la ac­tual gran coa­li­ción de gobierno. Es­te país ne­ce­si­ta es­ta­bi­li­dad”. De AKK cree que “no es una mi­ni Mer­kel co­mo di­cen, en mu­chos as­pec­tos es más con­ser­va­do­ra”.

/ F. BENSCH (REU­TERS)

/ THO­MAS LOHNES (GETTY)

La nue­va pre­si­den­ta de la CDU, An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, ayer en el con­gre­so de Ham­bur­go, jun­to a la can­ci­ller, An­ge­la Mer­kel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.