La en­cru­ci­ja­da de The­re­sa May

Cre­ce la pre­sión so­bre la pri­me­ra mi­nis­tra pa­ra que re­tra­se la vo­ta­ción del Bre­xit en el Par­la­men­to bri­tá­ni­co

El País (Galicia) - - INTERNACIONAL - RA­FA DE MI­GUEL,

To­da ca­rre­ra po­lí­ti­ca con­du­ce inevi­ta­ble­men­te al fra­ca­so, es­cri­bió el es­cri­tor y po­lí­ti­co con­ser­va­dor Enoch Po­well. La in­cóg­ni­ta so­bre The­re­sa May no es tan­to de des­tino, sino de ace­le­ra­ción y de la di­men­sión del po­si­ble ba­ta­ca­zo. En las úl­ti­mas ho­ras, los más lea­les a la pri­me­ra mi­nis­tra le es­tán im­plo­ran­do que re­tra­se la vo­ta­ción del Par­la­men­to so­bre su plan del Bre­xit, fi­ja­da pa­ra el pró­xi­mo mar­tes. La de­rro­ta, an­ti­ci­pan, pue­de ser de­ma­sia­do hu­mi­llan­te co­mo pa­ra te­ner ca­pa­ci­dad de re­com­po­ner­se. El Gobierno in­sis­te, de mo­men­to, en que no se cam­bia­rá la fe­cha.

Sir Graham Brady, el dipu­tado con­ser­va­dor al fren­te del lla­ma­do Co­mi­té 1922, que agru­pa a to­dos los par­la­men­ta­rios to­ries sin car­go gu­ber­na­men­tal, se reunió a úl­ti­ma ho­ra del jue­ves con May pa­ra pe­dir­le que pa­ra­ra las má­qui­nas, vol­vie­ra a Bru­se­las y re­ne­go­cia­ra los tér­mi­nos del acuer­do, por­que en su ac­tual re­dac­ción no pros­pe­ra­rá en West­mins­ter. En con­cre­to, se exi­ge a May que ob­ten­ga de la UE al­gún com­pro­mi­so de que Reino Uni­do ten­drá ma­yor mar­gen de ma­nio­bra pa­ra sa­lir de la Unión Adua­ne­ra, sin de­jar atrás a Ir­lan­da del Nor­te, en el hi­po­té­ti­co ca­so de que fi­na­li­ce el pe­rio­do de tran­si­ción, el 31 de di­ciem­bre de 2020, sin que los dos blo­ques ha­yan acor­da­do una nue­va re­la­ción po­lí­ti­ca y co­mer­cial.

La pri­me­ra mi­nis­tra reunió el mis­mo jue­ves en el nú­me­ro 10 de Dow­ning Street a sus mi­nis­tros más lea­les. Se­gún han re­la­ta­do a los me­dios bri­tá­ni­cos al­gu­nos de los con­vo­ca­dos, May es­cu­chó sus ad­ver­ten­cias pe­ro no dio pis­ta al­gu­na de sus in­ten­cio­nes. “Hu­bo un cla­ro con­sen­so en­tre los pre­sen­tes de que no po­día so­me­ter­se a una de­rro­ta sus­tan­cial. Y va­rios de los mi­nis­tros de­ja­ron cla­ro que, si ocu­rría lo que pa­re­cía que iba a ocu­rrir, era ne­ce­sa­rio que des­con­vo­ca­ra o re­tra­sa­ra el de­ba­te en el Par­la­men­to. Pe­ro cuan­do le pre­sio­na­ron pa­ra que di­je­ra qué pen­sa­ba ha­cer, no res­pon­dió”, ex­pli­có al dia­rio The Ti­mes uno de los pre­sen­tes.

En po­lí­ti­ca, una de­ci­sión de ese ca­la­do no se anun­cia, se to­ma. Y qui­zá por eso el en­torno de May in­sis­te más de lo ne­ce­sa­rio en que la vo­ta­ción se­gui­rá ade­lan­te en el día se­ña­la­do. Pe­ro más allá de una po­si­ble es­tra­te­gia de sor­pre­sa, hay un mo­vi­mien­to de cálcu­lo que cie­rra las po­si­bles sa­li­das de la pri­me­ra mi­nis­tra. Re­gla­men­ta­ria­men­te, el Gobierno so­lo pue­de echar atrás el de­ba­te con la apro­ba­ción del Par­la­men­to.

De­rro­tas es­tre­pi­to­sas

Te­nien­do en cuen­ta que, des­de que West­mins­ter co­men­zó a de­ba­tir el pa­sa­do mar­tes el acuer­do del Bre­xit, el Eje­cu­ti­vo ha co­se­cha­do ya tres es­tre­pi­to­sas de­rro­tas, na­da apun­ta a que la pro­pues­ta de re­tra­sar la vo­ta­ción no ob­tu­vie­ra una cuar­ta que se­ría ya le­tal. Los dipu­tados evi­ta­ron por ma­yo­ría las ma­nio­bras del Gobierno pa­ra ser de­cla­ra­do en desaca­to y le for­za­ron a pu­bli­car los in­for­mes le­ga­les del acuer­do de re­ti­ra­da de la UE. Y tam­bién por ma­yo­ría im­pu­sie­ron que fue­ra West­mins­ter quien to­ma­ra las rien­das de las ne­go­cia­cio­nes si el 11 de di­ciem­bre se re­cha­za el tex­to. May no de­ja de re­ci­bir se­ña­les de que su pro­pues­ta es­tá en mi­no­ría.

A pe­sar de la cam­pa­ña pues­ta en mar­cha por el Gobierno pa­ra con­ven­cer a la opinión pú­bli­ca y

a los dipu­tados más mo­de­ra­dos de las ven­ta­jas de su acuer­do con la UE, no han ce­sa­do las ma­nio­bras en la som­bra pa­ra po­ner en mar­cha otras al­ter­na­ti­vas. El la­bo­ris­ta Step­hen Kin­nock, uno de los más fir­mes de­fen­so­res de un Bre­xit a la no­rue­ga que per­mi­ta a Reino Uni­do per­ma­ne­cer en la Unión Adua­ne­ra y en el Mer­ca­do In­te­rior, ase­gu­ró ayer en la

BBC que al me­nos 10 miem­bros del Gobierno apo­yan una solución de es­te ti­po. “El país es­tá pi­dien­do a gri­tos que de­je­mos a un la­do to­das es­tas gue­rras tri­ba­les. Lo que la pri­me­ra mi­nis­tra de­be ha­cer, una vez pier­da la vo­ta­ción el mar­tes, es com­pa­re­cer a las puer­tas de Dow­ning Street y de­cir cla­ra­men­te que lo que ha­ce fal­ta aho­ra es re­di­ri­gir las ne­go­cia­cio­nes ha­cia una solución a la no­rue­ga”, di­jo.

Más allá del en­tu­sias­mo po­co di­si­mu­la­do de los par­ti­da­rios de un Bre­xit sua­ve, los de un se­gun­do re­fe­rén­dum o los de una sa­li­da a las bra­vas y sin acuer­do de la UE, lo cier­to es que lo úni­co que to­dos pa­re­cen te­ner cla­ro so­bre el fu­tu­ro in­me­dia­to es que el plan de May no lo­gra­rá so­bre­vi­vir la vo­ta­ción del mar­tes.

La es­qui­zo­fre­nia que vi­ve el Par­ti­do Con­ser­va­dor lle­ga a ta­les di­men­sio­nes que al me­nos 29 lí­de­res de aso­cia­cio­nes lo­ca­les de la for­ma­ción, se­gún The Daily Te­le­graph, han pro­tes­ta­do por el uso de fon­dos del par­ti­do pa­ra pre­pa­rar pan­fle­tos in­for­ma­ti­vos en de­fen­sa del acuer­do del Bre­xit de May y se han ne­ga­do a dis­tri­buir­los. La pri­me­ra mi­nis­tra en­vió ayer a 30 miem­bros de su Eje­cu­ti­vo por to­das esas agru­pa­cio­nes lo­ca­les en un de­ses­pe­ra­do in­ten­to de con­ven­cer a sus afi­lia­dos de las bon­da­des del pac­to. El in­ten­to de May de sal­tar­se a los dipu­tados y con­ven­cer di­rec­ta­men­te a la opinión pú­bli­ca y a las ba­ses de su par­ti­do re­ci­bió ayer un ja­rro de agua fría: 6 de ca­da 10 bri­tá­ni­cos creen que el país es­ta­rá peor si se apli­ca el plan acor­da­do con la UE.

/ FRANK AUGSTEIN (AP)

May, du­ran­te la inau­gu­ra­ción de la ilu­mi­na­ción na­vi­de­ña en Dow­ning Street.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.