Un Es­ta­do va­sa­llo

El País (Galicia) - - INTERNACIONAL -

Qui­zá al­gún día Reino Uni­do re­cu­pe­re su so­be­ra­nía na­cio­nal, si es que eso sig­ni­fi­ca al­go. Que hoy es más bien me­nos que po­co.

Pe­ro de mo­men­to, y por lar­go tiem­po tras el Bre­xit —en reali­dad, por pla­zo in­de­fi­ni­do—, que­da­rá en­ca­jo­na­do co­mo un Es­ta­do va­sa­llo de la Unión Eu­ro­pea (UE). Es de­cir, que el Bre­xit se­rá, du­ran­te un ca­len­da­rio in­de­ter­mi­na­do, un no-Bre­xit.

Reino Uni­do que­da­rá su­je­to a mu­chas nor­mas de la UE. Dis­tin­tas par­tes del mis­mo de­be­rán ate­ner­se a dis­tin­tas re­glas. Una de ellas, el Uls­ter, se­gui­rá ba­jo con­trol ju­ris­pru­den­cial del Tri­bu­nal de Justicia de Lu­xem­bur­go (TJUE). Lon­dres con­tri­bui­rá am­plia­men­te al pre­su­pues­to co­mún. Pe­ro no po­drá in­fluir en las di­rec­ti­vas ni en las po­lí­ti­cas de la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal. Se­rá un Es­ta­do ter­ce­ro.

La lec­tu­ra aten­ta del in­for­me ju­rí­di­co so­bre Ir­lan­da ela­bo­ra­do por el fis­cal ge­ne­ral de The­re­sa May, Geof­frey Cox, pro­yec­ta téc­ni­ca­men­te, sin con­ce­sio­nes, ese som­brío pa­no­ra­ma (Le­gal ef­fect of the Pro­to­col on Ire­land/Nort­hern Ire­land, www.gov.uk).

Coin­ci­de en su aná­li­sis con las crí­ti­cas de los eu­ro­es­cép­ti­cos más fa­ná­ti­cos, aun­que evi­ta su co­ro­la­rio más po­lí­ti­co. A saber, la de­nun­cia de que con el Acuer­do de Re­ti­ra­da el fu­tu­ro Reino Uni­do no vol­ve­rá al Im­pe­rio, ni al sue­ño de una Com­mon­wealth efec­ti­va, ni a la so­be­ra­nía na­cio­nal, sino que que­da­rá abo­ca­do al va­sa­lla­je.

Las con­clu­sio­nes más bru­ta­les (pa­ra la ciu­da­da­nía bri­tá­ni­ca) de Cox son sie­te:

1. El Uls­ter “per­ma­ne­ce­rá en el Mer­ca­do In­te­rior eu­ro­peo y en la Unión adua­ne­ra de la UE”, mien­tras que Gran Bre­ta­ña es­ta­rá en una “unión adua­ne­ra se­pa­ra­da” con la UE.

2. Aun­que am­bas nor­ma­ti­vas no cho­quen, po­drán di­fe­rir, de for­ma que el TJUE “con­ti­nua­rá te­nien­do ju­ris­dic­ción so­bre Ir­lan­da del Nor­te”.

3. Eso im­pli­ca que “a efec­tos re­gu­la­do­res, a Reino Uni­do se le tra­te co­mo a un ter­cer país” des­de el pri­mer mo­men­to.

4. Di­chas pro­vi­sio­nes, in­clui­das, en­tre otras, en el Pro­to­co­lo ir­lan­dés, im­pli­can que —pe­se a con­ce­sio­nes re­tó­ri­cas—, en tér­mi­nos “de la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal”, es­te du­ra­rá in­de­fi­ni­da­men­te, has­ta que sea re­em­pla­za­do por un acuer­do de re­la­cio­nes fu­tu­ras. Y el ac­tual “Acuer­do de re­ti­ra­da no otor­ga” a Lon­dres “ins­tru­men­tos le­ga­les pa­ra obli­gar a la UE a con­cluir un pac­to” pa­ra el por­ve­nir.

5. Re­co­no­ci­mien­to de fra­ca­so: aun­que “no­so­tros in­ten­ta­mos ne­go­ciar un me­ca­nis­mo uni­la­te­ral de ter­mi­na­ción” del pe­río­do

tran­si­to­rio, “fue re­cha­za­do por la UE”.

6. Da­do que no exis­te ese me­ca­nis­mo, el ca­rác­ter in­de­fi­ni­do de la si­tua­ción tran­si­to­ria de los dos pri­me­ros años pue­de eter­ni­zar­se, “in­clu­so en el ca­so de que las par­tes si­gan ne­go­cian­do mu­chos años des­pués”; y tam­bién “si con­si­de­ran cla­ra­men­te ro­tas sus ne­go­cia­cio­nes”.

7. Así que, “exis­te el ries­go le­gal de que Reino Uni­do que­de su­je­to a reite­ra­ti­vas y pro­lon­ga­das ron­das ne­go­cia­do­ras”.

La pu­bli­ca­ción de es­te tex­to, que el Gobierno se ne­ga­ba a en­tre­gar a los par­la­men­ta­rios, ha si­do obli­ga­da por es­tos. Se com­pren­de el mo­ti­vo (in­si­dio­so y an­ti­li­be­ral) de May en su pre­ten­sión de os­cu­ran­tis­mo: evi­tar la prue­ba tan­gi­ble de que ha in­cum­pli­do sus prin­ci­pa­les com­pro­mi­sos an­te el elec­to­ra­do.

Pe­ro hur­gan­do ca­da co­ma del do­cu­men­to, sur­ge otra po­de­ro­sa sos­pe­cha: dar­lo a la luz equi­va­le a re­ga­lar a los 27 to­das las ba­zas en fa­vor de la in­ter­pre­ta­ción eu­ro­pea, si al­gún día es­te pac­to se apro­ba­se y fue­se lle­va­do an­te ár­bi­tros y jue­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.