Las lla­mas de la an­ti­po­lí­ti­ca

El País (Galicia) - - OPINIÓN - / MI­LA­GROS PÉ­REZ OLI­VA

Qué ocu­rre en Fran­cia pa­ra que una pro­tes­ta co­mo la de los cha­le­cos ama­ri­llos de­ri­ve en un mo­vi­mien­to vio­len­to ca­paz de po­ner en ja­que al Gobierno? Si­guien­do las re­fle­xio­nes del his­to­ria­dor ita­liano En­zo Tra­ver­so en Las nue­vas ca­ras de la de­re­cha, no es di­fí­cil con­cluir que lo que ve­mos en Pa­rís tie­ne mu­cho que ver con la eclo­sión y ex­plo­ta­ción de un ma­les­tar que no en­cuen­tra cau­ces de ex­pre­sión en las vie­jas es­truc­tu­ras de la po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal y que fá­cil­men­te pue­de aca­bar pre­sa de la an­ti­po­lí­ti­ca. Ese ma­les­tar se tra­du­ce unas ve­ces en vio­len­cia ca­lle­je­ra, co­mo la que ha to­ma­do aho­ra Pa­rís y ha­ce unos años to­mó el cen­tro de Lon­dres, don­de lo de me­nos es la reivin­di­ca­ción con­cre­ta que la mo­ti­va, o vo­tan­do por par­ti­dos cu­ya es­tra­te­gia con­sis­te pre­ci­sa­men­te en dar­le una pa­ta­da al ta­ble­ro, co­mo en Ita­lia.

Ha­ce unos años, cuan­do sur­gie­ron las pro­tes­tas de los in­dig­na­dos en di­fe­ren­tes paí­ses, los par­ti­dos del sta­blish­ment se apre­su­ra­ron a ca­li­fi­car de an­ti­po­lí­ti­ca a la nue­va iz­quier­da que cri­ti­ca­ba el de­te­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal y cues­tio­na­ba el fun­cio­na­mien­to de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. Pe­ro no era an­ti­po­lí­ti­ca. Lo que esa iz­quier­da ha­cía era ca­na­li­zar el ma­les­tar social con pro­pues­tas ra­di­ca­les de re­no­va­ción de­mo­crá­ti­ca. No que­ría me­nos po­lí­ti­ca, sino más y me­jor de­mo­cra­cia, que es dis­tin­to.

Aho­ra, la an­ti­po­lí­ti­ca se ali­men­ta des­de el po­der. En Fran­cia he­mos vis­to hun­dir­se par­ti­dos con tan­ta tra­yec­to­ria co­mo el so­cia­lis­ta, y ser sus­ti­tui­dos por un mo­vi­mien­to in­for­me co­mo el de Em­ma­nuel Ma­cron, ba­sa­do en un hi­per­li­de­raz­go per­so­nal que co­que­tea con la te­sis del fin de las ideo­lo­gías y re­du­ce la po­lí­ti­ca a una me­ra ad­mi­nis­tra­ción del po­der. Si Ma­cron ha ba­sa­do su éxi­to en un dis­cur­so que de­ni­gra las in­ter­me­dia­cio­nes, no de­be ex­tra­ñar­se aho­ra de que se le opon­gan mo­vi­mien­tos in­crus­ta­dos de an­ti­po­lí­ti­ca que uti­li­zan la vio­len­cia co­mo for­ma de ex­pre­sión.

Si la po­lí­ti­ca no es ca­paz de ofre­cer ex­pec­ta­ti­vas a quie­nes se sien­ten de­sam­pa­ra­dos por la glo­ba­li­za­ción y la pér­di­da de ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas, ha­brá más ma­les­tar y más an­ti­po­lí­ti­ca. Tra­ver­so no es op­ti­mis­ta: “In­ten­ta­mos con­ju­rar lo peor, de­fen­der las con­quis­tas del pa­sa­do, pre­ser­var una de­mo­cra­cia que día tras día se va­cía un po­co más de sus­tan­cia. Y sin em­bar­go, sa­be­mos que la olla hier­ve y que la ta­pa va a sal­tar. Ha­brá gran­des cam­bios: hay que pre­pa­rar­se pa­ra ellos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.