Es más com­pli­ca­do

La solución de la ma­yo­ría de los pro­ble­mas exi­ge sa­cri­fi­cios enor­mes, pe­ro los políticos pre­fie­ren ofre­cer la Lu­na y apa­ren­tar que to­do se re­suel­ve con un de­cre­to ley, un tuit o una po­se pa­ra los in­for­ma­ti­vos Fron­te­ras y emi­gra­ción, un te­ma que com­pro­me­te

El País (Galicia) - - OPINIÓN -

Una de las peo­res ca­la­mi­da­des traí­das por el na­cio­nal­po­pu­lis­mo que, de una u otra for­ma, se abre pa­so en to­das par­tes es la im­po­si­ción de la idea de que los pro­ble­mas, has­ta los más com­ple­jos, tie­nen fá­cil solución. Pa­ra los char­la­ta­nes al man­do, bas­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca, au­da­cia su­fi­cien­te y una pe­que­ña do­sis de un in­de­fi­ni­do diá­lo­go pa­ra ha­cer fren­te a desafíos co­mo la emi­gra­ción, el cam­bio cli­má­ti­co, el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca o la equi­pa­ra­ción de gé­ne­ros.

La reali­dad es bien di­fe­ren­te. La ma­yo­ría de esos re­tos exi­ge pla­ni­fi­ca­ción a lar­go pla­zo, tra­ba­jo sis­te­má­ti­co y pro­yec­tos pac­ta­dos en di­fí­ci­les ne­go­cia­cio­nes que obli­gan a re­nun­cias do­lo­ro­sas. Pe­ro los políticos de hoy pre­fie­ren ofre­cer la Lu­na y apa­ren­tar que to­do se re­suel­ve sen­ci­lla­men­te con un de­cre­to ley, un tuit o una bo­ni­ta po­se pa­ra los in­for­ma­ti­vos. To­do a cor­to pla­zo. To­do con ra­pi­dez. Es más có­mo­do eso que ex­pli­car a los ciu­da­da­nos que la solución de la ma­yo­ría de los pro­ble­mas ac­tua­les exi­gen sa­cri­fi­cios enor­mes, que mu­chos de ellos so­lo pue­den re­sol­ver­se par­cial­men­te y que al­gu­nos sim­ple­men­te no tie­nen solución.

Se en­tien­de la de­ses­pe­ra­ción de mu­chas per­so­nas que su­frie­ron ex­tra­or­di­na­ria­men­te por la cri­sis de 2008 y que to­da­vía no lo­gran re­cu­pe­rar­se. Se com­pren­de la in­cer­ti­dum­bre y la an­gus­tia por el fu­tu­ro, que son fac­to­res que de­fi­nen nues­tra épo­ca. Se com­par­te in­clu­so la in­dig­na­ción de tan­ta gen­te que sa­lió a las ca­lles en los úl­ti­mos años en bus­ca de res­pues­tas y de aten­ción. Pe­ro mu­chas de las so­lu­cio­nes que ob­tu­vie­ron y ob­tie­nen de los nue­vos políticos —y de otros vie­jos políticos que se aco­mo­da­ron a los tiem­pos— tie­nen más el pro­pó­si­to de re­ga­lar­les el oí­do y ga­nar vo­tos que de en­con­trar sin­ce­ra­men­te un arre­glo. Se ave­ci­na una ma­yor frus­tra­ción.

El pa­sa­do 21 de no­viem­bre, Do­nald Trump emi­tió un co­mu­ni­ca­do so­bre la po­lí­ti­ca ex­te­rior de su Gobierno a pro­pó­si­to del ase­si­na­do de Ja­mal Khas­hog­gi y sus re­per­cu­sio­nes en las re­la­cio­nes con Ara­bia Sau­dí, Irán y to­do Orien­te Pró­xi­mo. Asun­to com­ple­jo don­de lo ha­ya, pe­ro el co­mu­ni­ca­do ter­mi­na­ba así: “Es muy sim­ple, se lla­ma Amé­ri­ca Pri­me­ro”.

Trump, que unos días an­tes ha­bía ma­ni­fes­ta­do en un ac­to pú­bli­co que le gus­ta de­fi­nir­se co­mo “un na­cio­na­lis­ta”, ha con­se­gui­do con­ven­cer a mu­chos de sus com­pa­trio­tas de que bas­ta con po­ner los in­tere­ses na­cio­na­les por de­lan­te de los de­más pa­ra re­sol­ver te­mas del ca­li­bre del dé­fi­cit co­mer­cial con Chi­na, la glo­ba­li­za­ción de los mer­ca­dos de tra­ba­jo o la res­pon­sa­bi­li­dad de la Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na en la se­gu­ri­dad mun­dial.

Fron­te­ras y emi­gra­ción es uno de los asun­tos que más com­pro­me­te nues­tro fu­tu­ro y que de for­ma más su­per­fi­cial ha si­do tra­ta­do. Si­ga­mos con el ejem­plo de EE UU, don­de Trump de­ci­dió que la úni­ca for­ma de im­pe­dir la in­mi­gra­ción ile­gal era cons­truir un mu­ro y mi­li­ta­ri­zar la fron­te­ra. El mu­ro no se­rá cons­trui­do ja­más y los mi­li­ta­res que es­tán en la fron­te­ra se que­jan a sus je­fes por su inac­ti­vi­dad y es­tán re­cla­man­do cuan­to an­tes el re­gre­so a una mi­sión dig­na. Un fra­ca­so, pu­ro ex­hi­bi­cio­nis­mo. Fren­te a ello, el Par­ti­do De­mó­cra­ta ex­po­ne pro­tes­tas y na­da más. No hay un so­lo plan ri­gu­ro­so y ve­ro­sí­mil so­bre la me­sa. Se que­ja de ello en una co­lum­na en The New York Ti­mes So­nia Na­za­rio, au­to­ra del li­bro En­ri­que’s Jour­ney y ex­per­ta en la ma­te­ria: “A los con­ser­va­do­res no les gus­ta mi lla­ma­mien­to a tra­tar de for­ma hu­ma­ni­ta­ria a los bus­ca­do­res de asi­lo. La iz­quier­da odia que les di­ga que les de­be­mos dar po­der y fon­dos a los res­pon­sa­bles fron­te­ri­zos pa­ra que de­ten­gan y de­por­ten al 100% de aque­llos que, tras un pro­ce­so jus­to, pier­dan su de­man­da de asi­lo. Los re­pu­bli­ca­nos ne­ce­si­tan un plan com­pa­si­vo; los de­mó­cra­tas ne­ce­si­tan un plan”.

Otro asun­to de los que exi­gen pla­ni­fi­ca­ción y pru­den­cia. El pa­sa­do mes de oc­tu­bre, un gru­po con­ser­va­dor, Allian­ce De­fen­ding Free­dom, pre­sen­tó una de­nun­cia en apo­yo de una chi­ca que di­ce ha­ber si­do ata­ca­da en el ba­ño de su co­le­gio por un com­pa­ñe­ro na­ci­do hom­bre pe­ro que aho­ra se iden­ti­fi­ca co­mo “se­xo flui­do” y que, de acuer­do con una ley apro­ba­da en 2016, tie­ne de­re­cho a en­trar en el ba­ño del gé­ne­ro con el que se con­si­de­re más iden­ti­fi­ca­do.

No se tra­ta de un epi­so­dio que ocu­rra con fre­cuen­cia, pe­ro bas­ta un ca­so ais­la­do pa­ra jus­ti­fi­car an­te al­gu­nos la pre­ten­sión del pre­si­den­te Trump de de­ter­mi­nar por ley la exis­ten­cia úni­ca de dos se­xos: hom­bre y mu­jer. La pri­me­ra in­cli­na­ción de cual­quier per­so­na de­fen­so­ra de la li­ber­tad y los de­re­chos hu­ma­nos an­te una ini­cia­ti­va así es la de que no se pue­de obli­gar a na­die por ley a ser de un se­xo en el que no se re­co­no­ce ni se pue­de con­de­nar a la mar­gi­na­ción a de­ce­nas de mi­les de tran­se­xua­les. Pe­ro es mu­cho más com­pli­ca­do res­pon­der a la pre­gun­ta de si el Es­ta­do tie­ne al­gún pa­pel que ju­gar en la de­fi­ni­ción de los se­xos y de si de­ben exis­tir lí­mi­tes en esa de­fi­ni­ción. En úl­ti­ma ins­tan­cia, no por ra­zo­nes mo­ra­les, sino por­que exis­ten múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des re­gi­das por el Es­ta­do, des­de las pri­sio­nes a los hos­pi­ta­les, que es­tán or­ga­ni­za­das en fun­ción del se­xo de sus usua­rios.

Con­ti­nuan­do en EE UU, ¿quién es ca­paz de de­fen­der hoy la se­gre­ga­ción ra­cial en la es­cue­la? Por su­pues­to, na­die. Pe­ro es in­ne­ga­ble que el ren­di­mien­to es­co­lar de los ne­gros es in­fe­rior al de los blan­cos, y re­sul­ta de­ma­sia­do sen­ci­llo atri­buir ese dé­fi­cit úni­ca­men­te a las des­ven­ta­jas eco­nó­mi­cas. Un co­le­gio ca­ro y pro­gre­sis­ta de Man­hat­tan, Little Red School Hou­se, em­pe­zó el año pa­sa­do un pro­yec­to arries­ga­do que agru­pa­ba du­ran­te al­gu­nas ho­ras y cier­tos even­tos de la se­ma­na a los es­tu­dian­tes en fun­ción de su ori­gen cul­tu­ral y ra­cial. La es­cue­la de­fien­de que lo hi­zo con el pro­pó­si­to de es­ti­mu­lar me­dian­te el con­tac­to per­so­nal a gru­pos cul­tu­ra­les que nor­mal­men­te van por de­trás aca­dé­mi­ca­men­te. El pro­yec­to du­ró so­lo un año por­que, co­mo era de es­pe­rar, en­con­tró in­me­dia­ta re­sis­ten­cia de par­te de políticos y au­to­ri­da­des es­co­la­res que lo con­si­de­ra­ban un re­tro­ce­so inacep­ta­ble.

De nue­vo, no es un te­ma tan sim­ple co­mo apa­ren­ta. Be­verly Da­niel Ta­tum, una es­cri­to­ra afro­ame­ri­ca­na que en 1997 pu­bli­có un po­lé­mi­co li­bro ti­tu­la­do Why Are All the Black Kids Sit­ting To­get­her in the Ca­fe­te­ria, ha ma­ni­fes­ta­do que mu­chos chi­cos ne­gros iden­ti­fi­can el buen com­por­ta­mien­to es­co­lar co­mo una ca­rac­te­rís­ti­ca de los blan­cos, y se re­sis­ten o te­men la san­ción social de su en­torno por imi­tar ese com­por­ta­mien­to; es de­cir, no es­tu­dian pa­ra no pa­re­cer blan­cos.

Lo cier­to es que ni los res­pon­sa­bles de Little Red School Hou­se ni Be­verly Da­niel Ta­tum es­tán de­fen­dien­do el re­gre­so a la se­gre­ga­ción en la es­cue­la por­que, in­clu­so aun­que se de­mos­tra­se más efi­caz des­de el punto de vis­ta edu­ca­ti­vo, es uno de esos asun­tos de prin­ci­pios so­bre los que no pue­de ha­ber dis­cu­sión, co­mo la li­ber­tad de pen­sa­mien­to o la igual­dad an­te la ley. Lo que tra­ta­ban de ha­cer es de­mos­trar que no bas­ta con im­pe­dir la se­gre­ga­ción pa­ra re­sol­ver el gra­ví­si­mo pro­ble­ma de que la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na se es­tá que­dan­do re­za­ga­da, y que no bas­tan so­lo bo­ni­tas de­cla­ra­cio­nes pa­ra ha­cer­la avan­zar.

Co­mo no bas­tan pa­ra re­sol­ver nin­guno de los ver­da­de­ros pro­ble­mas ac­tua­les. Es re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo iden­ti­fi­car qué es lo que no fun­cio­na en nues­tras so­cie­da­des. To­dos sa­be­mos que nos ase­dia la in­jus­ti­cia y la de­sigual­dad en­tre cla­ses, ra­zas, cre­dos y se­xos. Cual­quie­ra de no­so­tros afron­ta di­fi­cul­ta­des co­ti­dia­nas que com­par­te con mi­les de per­so­nas en su en­torno y mi­llo­nes más en to­do el mun­do. Y to­dos tie­nen el le­gí­ti­mo de­re­cho a re­cla­mar una solución cuan­to an­tes. Na­die tie­ne por qué re­sig­nar­se a que su vi­da sea peor que la de sus pa­dres. Pe­ro ese de­re­cho es­tá acom­pa­ña­do de la res­pon­sa­bi­li­dad de im­pli­car­se en la bús­que­da de la me­jor solución com­par­ti­da, en­ten­dien­do que es ta­rea de to­dos y que no se­rá fá­cil. Es más com­pli­ca­do de lo que nos di­cen.

Nues­tras so­cie­da­des es­tán ase­dia­das por la in­jus­ti­cia y la de­sigual­dad en­tre cla­ses, ra­zas, cre­dos y se­xos

EDUAR­DO ES­TRA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.