‘Fa­ke Spain Great Again’

El País (Galicia) - - OPINIÓN - @gas­con­da­niel

La irrup­ción de Vox en las elec­cio­nes an­da­lu­zas ha su­pues­to el fin de la ex­cep­ción es­pa­ño­la: ya te­ne­mos ex­tre­ma de­re­cha par­la­men­ta­ria. Re­cuer­da a otros par­ti­dos na­cio­nal­po­pu­lis­tas eu­ro­peos: sen­sa­cio­na­lis­mo xe­nó­fo­bo, re­cha­zo al es­ta­blish­ment (aun­que al­gu­nos de sus di­ri­gen­tes ven­gan de la éli­te) y con­fu­sión en­tre in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca y pen­sa­mien­to crí­ti­co. Pe­ro la neo­car­cun­dia se adap­ta a la for­ma tra­di­cio­nal lo­cal. En Es­pa­ña asu­me ca­rac­te­rís­ti­cas del na­cio­nal­ca­to­li­cis­mo, con una vi­sión cen­tra­lis­ta y uni­for­me: el pri­mer pro­ble­ma de los lí­de­res de Vox es que hay un mon­tón de es­pa­ño­les que no les gus­tan. No de­fien­de el cho­vi­nis­mo de bie­nes­tar, sino me­nos Es­ta­do: es otra ca­rac­te­rís­ti­ca de nues­tra de­re­cha. Co­mo to­dos los ima­gi­na­rios na­cio­na­lis­tas, el su­yo se ba­sa en un re­la­to pseu­do­his­tó­ri­co y kitsch. Lo que pa­ra los ex­per­tos es fa­laz pa­ra ellos es ha­blar sin com­ple­jos: Fa­ke Spain Great Again.

Ig­na­cio Ju­ra­do ha ana­li­za­do las ra­zo­nes del as­cen­so: fac­to­res cul­tu­ra­les co­mo la reac­ción a cam­bios so­cia­les, la cri­sis ca­ta­la­na, la in­mi­gra­ción; fac­to­res eco­nó­mi­cos co­mo la in­se­gu­ri­dad; ele­men­tos de com­pe­ti­ción po­lí­ti­ca co­mo la frag­men­ta­ción de la de­re­cha; la com­bi­na­ción de un Gobierno muy du­ra­de­ro y co­rrup­ción que fa­ci­li­ta­ba un dis­cur­so an­ti­éli­te. Se ha ex­pli­ca­do tam­bién se­gún cri­te­rios de par­ti­do: ha­cen pen­sar que se­gui­re­mos más o me­nos igual, cen­tra­dos en el be­ne­fi­cio in­me­dia­to. El PSOE ha tra­ta­do el asun­to con ci­nis­mo: quie­nes lle­ga­ron al po­der con apo­yos de Bil­du, el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán y Po­de­mos se­ña­la­ban la in­mo­ra­li­dad de al­can­zar acuer­dos con fuer­zas con­tra­rias a la Cons­ti­tu­ción. Igle­sias, al ha­blar de alerta an­ti­fas­cis­ta, se mos­tra­ba tan par­ti­da­rio del re­crea­cio­nis­mo his­tó­ri­co co­mo de la irres­pon­sa­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca; Erre­jón era más as­tu­to cuan­do de­cía que en vez de de­mo­ni­zar a los vo­tan­tes de Vox ha­bía que aten­der a las cau­sas de su elec­ción. Ciu­da­da­nos, que se de­fi­ne co­mo un par­ti­do li­be­ral y ra­cio­na­lis­ta, no de­be­ría acer­car­se a una for­ma­ción esen­cial­men­te an­ti­li­be­ral, cons­trui­da de me­ta­fí­si­ca na­cio­na­lis­ta y nos­tal­gia de la hom­bría. Si cuan­do sur­gió Po­de­mos par­te del PSOE lo tra­ta­ba co­mo el par­ti­do de sus hi­jos, el PP tra­ta a Vox co­mo su her­mano pe­que­ño: qui­zá po­da­mos ce­nar to­dos jun­tos en Na­vi­dad. Unos pa­re­cen re­sig­na­dos a ra­cio­na­li­zar de an­te­mano el apo­yo a la ul­tra­de­re­cha; pa­ra otros, la si­tua­ción, con­ve­nien­te­men­te exa­ge­ra­da, es una opor­tu­ni­dad de des­gas­tar al con­tra­rio. Y en­tre to­dos lo aca­ba­re­mos nor­ma­li­zan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.