Ju­ven­tu­des, en­tre lo no­ve­do­so y lo de siem­pre

An­te la cons­ti­tu­ción de nue­vas or­ga­ni­za­cio­nes en Ciu­da­da­nos y Po­de­mos, las en­ti­da­des “clá­si­cas” pro­cla­man su ac­tua­li­dad Los ob­je­ti­vos son los mis­mos: in­cor­po­rar ta­len­to y ven­der el par­ti­do en su en­torno

El País (Galicia) - - ESPAÑA - NI­CO­LÁS PAN-MONTOJO,

Pa­blo Ca­sa­do tie­ne 37 años. Al­bert Ri­ve­ra, 38. Pa­blo Igle­sias tie­ne 40 y el pre­si­den­te del Gobierno, Pe­dro Sán­chez, 46. Sin du­da, la ac­tual es la ge­ne­ra­ción de políticos de pri­me­ra línea más jo­ven de los úl­ti­mos años en Es­pa­ña. Pe­ro es­te re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, más vi­si­ble en las nue­vas fuer­zas po­lí­ti­cas que tra­tan de “ven­der” que son dis­tin­tos, no se tra­du­ce sin em­bar­go en un cam­bio en los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de sus ju­ven­tu­des. Tan­to los jó­ve­nes de Po­de­mos co­mo los de Ciu­da­da­nos man­tie­nen las mis­mas prio­ri­da­des que han ca­rac­te­ri­za­do a los par­ti­dos más clá­si­cos (Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes en el PP; y Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas en el PSOE): in­cor­po­rar ta­len­to a sus fi­las y ven­der el par­ti­do en su en­torno social.

La di­fe­ren­cia­ción se pro­du­ce en­ton­ces, so­bre to­do, en la es­truc­tu­ra. La ca­na­ria Me­li­sa Ro­drí­guez, de 32 años, es la se­cre­ta­ria de ju­ven­tud del par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra y res­pon­sa­ble de Jó­ve­nes Ciu­da­da­nos. Na­cie­ron ha­ce año y me­dio y apos­ta­ron por un for­ma­to “ho­ri­zon­tal sin ape­nas es­truc­tu­ra, en el que no hay que pe­dir el DNI pa­ra ocu­par un pues­to o una lis­ta elec­to­ral” cuen­ta Ro­drí­guez, quien aña­de que “en el res­to de par­ti­dos, los jó­ve­nes ac­túan co­mo un lobby que no pre­mia el ta­len­to y las ca­pa­ci­da­des”.

Al­go que com­par­te David Soto, miem­bro del Con­se­jo Ciu­da­dano Es­ta­tal de Po­de­mos. Es­te gui­puz­coano de 28 años es el en­la­ce pa­ra la crea­ción de una pla­ta­for­ma ju­ve­nil, que se lan­zó el pa­sa­do 2 de no­viem­bre en un En­cuen­tro Es­ta­tal de Ju­ven­tud lla­ma­do Re­bel­día. Soto cree que “por lo ge­ne­ral, la di­ná­mi­ca de las ju­ven­tu­des tra­di­cio­na­les ado­le­ce de en­do­ga­mia, lo que aca­ba por con­ver­tir sus es­pa­cios en tram­po­li­nes ha­cia la ins­ti­tu­ción”. Pa­ra Soto, los ob­je­ti­vos de un “es­pa­cio jo­ven po­li­ti­za­do” de­ben ser “el pen­sa­mien­to crí­ti­co y el des­plie­gue po­pu­lar”. Su pro­yec­to de ju­ven­tu­des crea­rá tam­bién un “es­pa­cio ho­ri­zon­tal” con “ob­je­ti­vos con­cre­tos” de mo­vi­li­za­ción.

“Una pe­que­ña fa­mi­lia”

Des­de los par­ti­dos clá­si­cos, se de­fien­den. Omar An­gui­ta, lí­der de Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas de Es­pa­ña (JSE) ase­gu­ra que su or­ga­ni­za­ción es una “pe­que­ña fa­mi­lia”. “So­mos vo­lun­ta­rios, tie­nes que te­ner una vo­ca­ción, pe­ro no sig­ni­fi­ca te­ner que aca­bar en po­lí­ti­ca”, afir­ma con­ven­ci­do. An­gui­ta ase­gu­ra que la po­lí­ti­ca le per­mi­te “sen­tir­se rea­li­za­do”. Es­te ma­dri­le­ño de 28 años ex­pli­ca que las ju­ven­tu­des son “co­rreas de trans­mi­sión con la so­cie­dad, pe­ro no den­tro del par­ti­do”, ya que su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es tras­la­dar “las preo­cu­pa­cio­nes reales de los jó­ve­nes” a la Eje­cu­ti­va na­cio­nal del PSOE.

La vi­sión de Die­go Ga­go, pre­si­den­te de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes (PP) y con­ce­jal en Vigo de 31 años, es pa­re­ci­da: “Es­te es un ejer­ci­cio al­truis­ta, so­lo co­bra un 1%”. Ga­go y An­gui­ta se­ña­lan que sus or­ga­ni­za­cio­nes se han “ac­tua­li­za­do”. “La co­mu­ni­ca­ción con la so­cie­dad, con las re­des so­cia­les, es lo que más ha cam­bia­do”, ase­gu­ra el lí­der de NN GG. Y en JSE “ha cam­bia­do to­do me­nos las ideas, que son muy pro­gre­sis­tas”, cuen­ta An­gui­ta.

Pe­ro am­bos re­co­no­cen que des­de las ju­ven­tu­des se re­clu­ta pa­ra el par­ti­do. “Hay una sim­bio­sis en­tre el par­ti­do y no­so­tros”, cuen­ta Ga­go. Mu­chos car­gos ac­tua­les del PP han pa­sa­do por NN GG, al­go que pa­ra el ga­lle­go es un “or­gu­llo”. An­gui­ta reite­ra que su or­ga­ni­za­ción es “pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca”, aun­que ad­mi­te que “si tie­nes la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en las ins­ti­tu­cio­nes, me­jor”.

Mis­mos ob­je­ti­vos

La vi­sión de la ju­ven­tud co­mo can­te­ra no es muy dis­tin­ta de la idea que tie­nen las nue­vas or­ga­ni­za­cio­nes ju­ve­ni­les, aun­que pro­cla­men su di­fe­ren­cia. Ro­drí­guez ad­mi­te que “la prio­ri­dad es de­tec­tar ta­len­to jo­ven”. “Des­de que se plan­teó Jó­ve­nes Ciu­da­da­nos, el por­cen­ta­je de es­tos en pues­tos en agru­pa­cio­nes y lis­tas ha au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te”, ase­gu­ra. En Po­de­mos, sin em­bar­go, no van tan le­jos. No ven el re­clu­ta­mien­to co­mo ob­je­ti­vo, aun­que Soto sí re­co­no­ce que la par­ti­ci­pa­ción ge­ne­ra “ope­ra­do­res políticos que pue­den in­vo­lu­crar­se en Po­de­mos”.

Tam­po­co lo que ha­cen las ju­ven­tu­des del PSOE y el PP es muy dis­tin­to de lo que se ha­ce en Ciu­da­da­nos. Y ha­brá que ver lo que ha­ga Re­bel­día. For­ma­ción, re­co­gi­das de ma­te­rial es­co­lar o ali­men­tos, cam­pa­ñas de fir­mas, ac­ti­vis­mo me­dioam­bien­tal... Eso sí, di­fie­ren cla­ra­men­te en los nú­me­ros: NN GG tie­ne 40.000 afi­lia­dos y JSE en torno a 10.000, mien­tras que los jó­ve­nes de Ciu­da­da­nos son 6.000 y en Po­de­mos “no se pue­de ha­blar aún de ci­fras”.

Los cua­tro coin­ci­den que las ju­ven­tu­des son una he­rra­mien­ta de cam­bio, co­mo ase­gu­ran An­gui­ta, Ro­drí­guez y Soto. Y en la mis­ma línea se mues­tra Ga­go: “Se­ría ma­la no­ti­cia que des­apa­re­cie­ran”. A pe­sar de los es­fuer­zos por di­fe­ren­ciar­se, las dis­tin­tas ju­ven­tu­des se pa­re­cen más de lo que creen.

“Tie­nes que te­ner vo­ca­ción, pe­ro no sig­ni­fi­ca te­ner que aca­bar en po­lí­ti­ca”

De arri­ba aba­jo, el lí­der de NNGG, Die­go Ga­go, la se­cre­ta­ria de Ju­ven­tud de Ciu­da­da­nos, Me­li­sa Ro­drí­guez y el pre­si­den­te de JSE, Omar An­gui­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.