In­te­rior pre­vé tri­pli­car las re­so­lu­cio­nes de asi­lo en 2019

Una ofer­ta de em­pleo pú­bli­co de 231 pla­zas

El País (Galicia) - - ESPAÑA - MA­RÍA MAR­TÍN,

El nú­me­ro de so­li­ci­tu­des de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal ba­te ré­cords en Es­pa­ña. A fal­ta de un so­lo mes pa­ra ce­rrar el año, 51.029 per­so­nas han pre­sen­ta­do so­li­ci­tu­des de asi­lo: se po­nen a prue­ba así las cos­tu­ras de un sis­te­ma que se ha re­ve­la­do ob­so­le­to e in­su­fi­cien­te. Con un pro­gra­ma in­for­má­ti­co de 2006 y el mis­mo per­so­nal fi­jo des­de que se creó en 1992 —60 pla­zas—, la Ofi­ci­na de Asi­lo y Re­fu­gio se en­fren­ta a ca­si 20 ve­ces más so­li­ci­tu­des que en 2012.

En pa­ra­le­lo al in­cre­men­to de lle­ga­das de mi­gran­tes a las cos­tas es­pa­ño­las, Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en el quin­to país con más so­li­ci­tu­des de asi­lo de la UE, so­lo por de­trás de Alemania, Fran­cia, Gre­cia e Ita­lia. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior ha anun­cia­do un plan de cho­que que pro­me­te re­sol­ver el tri­ple de so­li­ci­tu­des en 2019.

El im­pul­so pue­de sig­ni­fi­car la re­so­lu­ción de en­tre 30.000 y más de 40.000 ex­pe­dien­tes en un año, fren­te a los 13.500 de 2017 o los ca­si 10.000 de 2018. Des­con­ges­tio­nar el sis­te­ma, sin em­bar­go, no se­rá rá­pi­do. Hay ca­si 68.000 so­li­ci­tu­des pen­dien­tes en los ca­jo­nes a las que hay que su­mar las que

se re­gis­tra­rán el año pró­xi­mo. Re­sol­ver un ex­pe­dien­te tar­da hoy una me­dia de 252 días; ese pla­zo no de­be­ría ex­ce­der los tres me­ses. “La plan­ti­lla es­ta­ba mal di­men­sio­na­da y eso ra­len­ti­za to­do el pro­ce­di­mien­to. La ofi­ci­na no es­tá co­lap­sa­da. No ha tra­ba­ja­do al rit­mo idó­neo, pe­ro no ha pa­ra­do en nin­gún mo­men­to”, de­fien­de la di­rec­to­ra ge­ne­ral de Po­lí­ti­ca In­te­rior, Car­men Ló­pez.

La ca­pa­ci­dad pa­ra es­tu­diar y re­sol­ver, fa­vo­ra­ble o des­fa­vo­ra­ble­men­te, las de­man­das de asi­lo es fun­da­men­tal pa­ra que se pro­te­jan los de­re­chos de los so­li­ci­tan­tes. La sa­tu­ra­ción del sis­te­ma fa­vo­re­ce el tra­ba­jo de las ma­fias, El plan pa­ra desatas­car la Ofi­ci­na pa­sa por una ofer­ta de em­pleo pú­bli­co ex­tra­or­di­na­ria de 231 pla­zas fi­jas en 2019. In­te­rior ha con­vo­ca­do 219 pla­zas de in­te­ri­nos. Es­tos de­ben com­pen­sar la sa­li­da de los 94 con­tra­ta­dos in­te­ri­na­men­te pa­ra asu­mir las so­li­ci­tu­des en la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de la gue­rra si­ria en 2015. El ce­se es po­lé­mi­co. La Ad­mi­nis­tra­ción in­ter­pre­ta que es ile­gal pro­rro­gar su con­tra­to, pe­ro los tra­ba­ja­do­res irán a los tri­bu­na­les. Los fun­cio­na­rios de­nun­cian que se sus­ti­tu­ya a per­so­nal for­ma­do y con idio­mas otro no fa­mi­lia­ri­za­do con un fe­nó­meno com­ple­jo y de­li­ca­do. que se apro­ve­chan de los pla­zos di­la­ta­dos pa­ra in­tro­du­cir mi­gran­tes y ga­ran­ti­zar­les la es­tan­cia re­gu­lar en Es­pa­ña du­ran­te me­ses co­mo de­man­dan­tes de re­fu­gio.

El au­men­to de pe­ti­cio­nes ha pues­to en ja­que el sis­te­ma. In­clu­yen­do la red de aco­gi­da, ges­tio­na­da por el Mi­nis­te­rio de Em­pleo, Mi­gra­cio­nes y Se­gu­ri­dad Social a tra­vés de va­rias ONG. En Ma­drid, a los in­tere­sa­dos en pe­dir asi­lo se les ha obli­ga­do a ha­cer co­las de 24 ho­ras al ra­so pa­ra con­se­guir una ci­ta pa­ra 2020 con la que ini­ciar su pro­ce­so. Más de una de­ce­na de fa­mi­lias ha te­ni­do que deam­bu­lar en­tre aso­cia­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias e igle­sias pa­ra en­con­trar un te­cho ba­jo el que dor­mir. Hay un gran por­cen­ta­je de so­li­ci­tan­tes que, pro­ba­ble­men­te, no se­rán re­co­no­ci­dos co­mo be­ne­fi­cia­rios de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal (en Es­pa­ña so­lo se ad­mi­te uno de ca­da tres ca­sos), pe­ro has­ta que se jus­ti­fi­que la de­ne­ga­ción de su so­li­ci­tud tie­nen de­re­cho a ser asis­ti­dos por la red.

La Co­mi­sión Es­pa­ño­la de Ayu­da al Re­fu­gia­do (CEAR) aplau­de los cam­bios, pe­ro ad­vier­te de la ne­ce­si­dad de “re­di­men­sio­nar el sis­te­ma”. “El fo­co no de­be po­ner­se úni­ca­men­te en más pre­su­pues­to o en cuán­to se tar­da en dar una ci­ta. Lo im­por­tan­te es de­ci­dir si so­mos un país de re­fu­gio”, alerta Paloma Fa­vie­res, coor­di­na­do­ra del ser­vi­cio ju­rí­di­co de CEAR. “Se­gui­mos man­te­nien­do un per­fil ba­jo de pro­tec­ción. No he­mos desa­rro­lla­do las re­glas de nues­tra ley de asi­lo y hay que ga­ran­ti­zar aún el ac­ce­so a la pro­tec­ción con in­de­pen­den­cia del lu­gar de lle­ga­da”, aña­de. “Tie­ne que ha­ber un sis­te­ma que per­mi­ta es­ta­ble­cer la vul­ne­ra­bi­li­dad de las per­so­nas des­de la pri­me­ra en­tre­vis­ta”.

La sa­tu­ra­ción del sis­te­ma no es un fe­nó­meno úni­co de Es­pa­ña, se­gún el al­to co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los re­fu­gia­dos, Fi­lip­po Gran­di. “Es co­mún en to­dos los paí­ses que han te­ni­do un au­men­to de las so­li­ci­tu­des de asi­lo. Es­pa­ña lle­ga­rá es­te año a cer­ca de 60.000 pe­ti­cio­nes. Es mu­cho. El sis­te­ma no se ha for­ta­le­ci­do tan rá­pi­do co­mo era ne­ce­sa­rio”, cri­ti­có Gran­di el pa­sa­do agos­to en una en­tre­vis­ta a EL PAÍS. “Es una cues­tión de per­so­nal, pe­ro tam­bién de pro­ce­di­mien­tos. Es po­si­ble ace­le­rar ese pro­ce­so sin dis­mi­nuir la ca­li­dad y las ga­ran­tías de la aten­ción”, aña­dió Gran­di, “pe­ro es­to ne­ce­si­ta re­cur­sos”.

/ VÍC­TOR SAINZ

Co­la de in­mi­gran­tes pa­ra so­li­ci­tar asi­lo en una co­mi­sa­ría de Ma­drid, el pa­sa­do mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.