El sis­te­ma nór­di­co en el que ca­ben más de­pen­dien­tes

Un in­for­me en­car­ga­do por el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fis­ca­les plan­tea un mo­de­lo de asis­ten­cia a los ma­yo­res si­mi­lar al sue­co que ele­va­ría el nú­me­ro de usua­rios aten­di­dos

El País (Galicia) - - SOCIEDAD - M. SO­SA TRO­YA / C. MO­RÁN BREÑA

Si Es­pa­ña fue­ra Sue­cia, las per­so­nas ma­yo­res de 65 años acree­do­ras de una ayu­da de de­pen­den­cia se­rían 1,6 mi­llo­nes, se­gún da­tos de 2016. Au­men­ta­ría, por tan­to, el nú­me­ro de usua­rios con de­re­chos, ac­tual­men­te cas­ti­ga­dos por unas eva­lua­cio­nes ci­ca­te­ras que de­jan fue­ra a mu­chos so­li­ci­tan­tes, un ba­re­mo que se en­du­re­ció con la cri­sis. Los cui­da­dos de la fa­mi­lia se­rían muy re­si­dua­les por­que se ga­ran­ti­za­rían los ser­vi­cios pú­bli­cos, ha­bría más pla­zas de re­si­den­cias, más cen­tros de día... Pe­ro Es­pa­ña no es Sue­cia. Y la di­fe­ren­cia no so­lo ra­di­ca en la fi­nan­cia­ción pú­bli­ca pa­ra cui­da­dos de lar­ga du­ra­ción, muy su­pe­rior en los paí­ses nór­di­cos —0,7% del PIB es­pa­ñol de 2014 fren­te al 3,2% sue­co—, sino en la men­ta­li­dad de la so­cie­dad, acos­tum­bra­da en el sur de Eu­ro­pa a de­po­si­tar los cui­da­dos de los ma­yo­res so­bre los hom­bros de las fa­mi­lias, muy es­pe­cial­men­te de las mu­je­res. La cues­tión es: ¿po­dría apli­car­se en Es­pa­ña un mo­de­lo a la sue­ca? Un es­tu­dio en­car­ga­do por el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fis­ca­les, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, cal­cu­la que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes ten­drían que in­yec­tar al sis­te­ma unos 7.200 mi­llo­nes de eu­ros más (una in­ver­sión que su­pon­dría prác­ti­ca­men­te el do­ble que en la ac­tua­li­dad), de los cua­les re­tor­na­rían al era­rio cer­ca de 5.000.

El in­for­me —ela­bo­ra­do por las eco­no­mis­tas Ro­sa Mar­tí­nez, Su­sa­na Roldán y Mercedes Sas­tre— pro­po­ne un mo­de­lo to­tal­men­te pú­bli­co y uni­ver­sal. Es­ta­ba pre­vis­to que se pre­sen­ta­ra en un ac­to el pa­sa­do 15 de no­viem­bre, pe­ro fi­nal­men­te el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fis­ca­les op­tó por pu­bli­car­lo en su pá­gi­na web, sin más pu­bli­ci­dad.

En su aná­li­sis, las aca­dé­mi­cas es­co­gen a la po­bla­ción ma­yor de 65 años y es­tu­dian el mo­de­lo de la de­pen­den­cia en Es­pa­ña, don­de den­tro de tres lus­tros uno de ca­da cua­tro per­so­nas es­ta­rá en es­te tra­mo de edad, se­gún las pro­yec­cio­nes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca. Más de 12 mi­llo­nes ten­drán 65 o más, fren­te a los al­re­de­dor de nue­ve que hay en la ac­tua­li­dad. En 2016, el 10,3% de la po­bla­ción en es­te tra­mo de edad era de­pen­dien­te.

Cui­da­do­res fa­mi­lia­res

En el do­cu­men­to se plan­tea ade­más que el sis­te­ma de la de­pen­den­cia es­pa­ñol es­tá vol­ca­do in­de­bi­da­men­te “ha­cia la pres­ta­ción eco­nó­mi­ca pa­ra cui­da­dos fa­mi­lia­res, con­ce­bi­dos en la ley co­mo ex­cep­cio­na­les”. En la ac­tua­li­dad, ca­si un ter­cio de los cui­da­dos co­rren a car­go de fa­mi­lia­res. “Plan­tea­mos un sis­te­ma con ca­rác­ter pú­bli­co, de una co­ber­tu­ra uni­ver­sal y su­fi­cien­te, de tal for­ma que no se re­cu­rra a fa­mi­lia­res pa­ra ase­gu­rar las ne­ce­si­da­des básicas de la vi­da dia­ria”, ex­pli­ca Ma­ría Pa­zos, que di­ri­ge la línea de in­ves­ti­ga­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas e igual­dad de gé­ne­ro en el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fis­ca­les y ha su­per­vi­sa­do el in­for­me.

La in­ves­ti­ga­ción, rea­li­za­da a par­tir de da­tos de 2016, cuantifica qué re­cur­sos se­rían ne­ce­sa­rios pa­ra aten­der la de­man­da real. Pa­ra ello plan­tean dos es­ce­na­rios. El pri­me­ro apli­ca el ba­re­mo ac­tual de va­lo­ra­ción de la de­pen­den­cia a los re­sul­ta­dos de la En­cues­ta de En­ve­je­ci­mien­to, Salud y Re­ti­ro en Eu­ro­pa (SHA­RE, por sus si­glas en in­glés) y de­du­ce las ne­ce­si­da­des reales de ayu­da. El se­gun­do pro­yec­ta el pa­no­ra­ma es­pa­ñol si se apli­ca­ra el ni­vel de co­ber­tu­ra sue­co, mo­de­lo uti­li­za­do co­mo re­fe­ren­cia “da­do su li­de­raz­go en po­lí­ti­ca social”.

Con la pri­me­ra si­mu­la­ción, las in­ves­ti­ga­do­ras con­clu­yen que, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia 2016, la ci­fra real de de­pen­dien­tes se­ría de 1,2 mi­llo­nes y no de 894.000, co­mo ha­bía ese año. Con el se­gun­do mo­de­lo, el sue­co, cal­cu­la­do a par­tir del por­cen­ta­je de po­bla­ción que tie­ne al­gu­na co­ber­tu­ra allí, la ci­fra se­ría aún ma­yor: 1,6 mi­llo­nes de per­so­nas de­be­rían te­ner re­co­no­ci­da la de­pen­den­cia en Es­pa­ña.

Pa­ra ha­cer fren­te a es­te au­men­to de usua­rios, las au­to­ras del in­for­me cal­cu­lan que ha­rían fal­ta más de me­dio mi­llón de em­pleos a tiem­po com­ple­to, cer­ca de 400.000 de nue­va crea­ción. Las in­ves­ti­ga­do­ras es­ti­man que en 2016 unas 155.000 per­so­nas tra­ba­ja­ban en el sis­te­ma. Una de las cla­ves del es­tu­dio es el au­men­to pre­su­pues­ta­rio que re­co­ge pa­ra me­jo­rar los ser­vi­cios y au­men­tar el nú­me­ro de usua­rios. Cal­cu­lan que en am­bos mo­de­los se­ría pre­ci­sa una in­ver­sión su­pe­rior a los 17.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. El cos­te de la aten­ción a los ma­yo­res de 65 años en 2016 era de unos 5.800 mi­llo­nes de eu­ros. Es de­cir, vol­ver­se sue­cos im­pli­ca­ría un au­men­to pre­su­pues­ta­rio de al­re­de­dor de 12.000 mi­llo­nes.

Más de 7.200 mi­llo­nes

En la pro­pues­ta, el de­pen­dien­te afron­ta un co­pa­go por alo­ja­mien­to y co­mi­da en las re­si­den­cias o cen­tros de día —si no pue­de cos­tear­lo, se pro­po­ne una ayu­da del Es­ta­do—. Res­tan­do ese co­pa­go, el gas­to pú­bli­co su­pe­raría en am­bos mo­de­los los 7.200 mi­llo­nes de eu­ros.

Ade­más, la pro­pues­ta con­tem­pla eli­mi­nar de­ter­mi­na­dos in­cen­ti­vos fis­ca­les aso­cia­dos a la edad, la dis­ca­pa­ci­dad y la de­pen­den­cia en el IRPF, que su­man unos 1.700 mi­llo­nes de eu­ros. A es­tos cálcu­los de­be aña­dir­se el re­torno cal­cu­la­do en cer­ca de 5.000 mi­llo­nes en co­ti­za­cio­nes a la Se­gu­ri­dad Social de los nue­vos em­plea­dos y sus im­pues­tos. “Es­to so­lo en re­tor­nos di­rec­tos. Hay que cal­cu­lar los in­di­rec­tos, ha­bría más gen­te ac­ce­dien­do al mer­ca­do la­bo­ral y por tan­to, más con­su­mo”, afir­ma Ma­ría Pa­zos.

“Las cuen­tas sa­len. La pro­pues­ta es fac­ti­ble. Qui­zás no de gol­pe, pe­ro sí con un ca­len­da­rio pro­gre­si­vo”, ex­po­ne Pa­zos. “Se pro­po­ne aquí un cam­bio de mo­de­lo, no un ca­len­da­rio de apli­ca­ción. Tam­po­co opi­na­mos có­mo de­be fi­nan­ciar­se, que lo de­ci­dan las Ad­mi­nis­tra­cio­nes”, ex­pli­ca Mercedes Sas­tre, pro­fe­so­ra de Eco­no­mía Apli­ca­da en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y una de las au­to­ras del in­for­me.

“En lu­gar del sis­te­ma ac­tual, cu­yo pilar fun­da­men­tal es el cui­da­do pro­por­cio­na­do por las mu­je­res en con­di­cio­nes pre­ca­rias, es­te es­tu­dio pro­po­ne uni­ver­sa­li­zar el de­re­cho a la aten­ción su­fi­cien­te y de ca­li­dad por par­te de los ser­vi­cios pú­bli­cos. La vir­tud fun­da­men­tal de es­te tra­ba­jo es si­tuar el de­ba­te so­bre el mo­de­lo de cui­da­dos que se re­quie­re pa­ra aten­der las cre­cien­tes ne­ce­si­da­des ase­gu­ran­do a la vez los de­re­chos de to­das las per­so­nas im­pli­ca­das”, pro­si­gue Pa­zos. “Es­to re­quie­re un pac­to de los po­de­res pú­bli­cos im­pli­ca­dos”, aña­de. “El pro­ble­ma no es so­lo cuán­to se gas­ta, sino có­mo se gas­ta. Y en Es­pa­ña se ha gas­ta­do muy mal”, con­clu­ye.

/ MASKOT (GETTY IMA­GES)

Un sa­ni­ta­rio tras­la­da a un pa­cien­te, en una ima­gen de ar­chi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.