Miuc­cia Pra­da, ‘Os­car’ de la mo­da por su es­ti­lo a contracorriente

La di­se­ña­do­ra ita­lia­na re­ci­be un galardón del Bri­tish Fas­hion Coun­cil

El País (Galicia) - - GENTE - LO­RE­NA PACHO,

Miuc­cia Pra­da es una de las vo­ces más re­co­no­ci­das del mun­do de la mo­da, un uni­ver­so que re­vo­lu­cio­nó con sus di­se­ños in­no­va­do­res. Ha si­do ca­paz de ge­ne­rar una in­fluen­cia in­só­li­ta, lo que la ha con­ver­ti­do en una suer­te de ár­bi­tro del lu­jo mun­dial. El pró­xi­mo lu­nes re­ci­bi­rá un pres­ti­gio­so galardón por sus lo­gros ex­cep­cio­na­les, el Outs­tan­ding Achie­ve­ment Award de los Fas­hion Awards 2018 que otor­ga el Bri­tish Fas­hion Coun­cil —al­go así co­mo los Os­car de la mo­da— que ya han re­ci­bi­do en­tre otros Karl La­ger­feld, Do­na­te­lla Ver­sa­ce, Ma­no­lo Blah­nik o Ralph Lau­ren. La pre­si­den­ta del BFC, Stephanie Phair ha des­ta­ca­do la ca­pa­ci­dad de la di­se­ña­do­ra “pa­ra sen­tir el es­pí­ri­tu de la épo­ca y mez­clar va­rias dis­ci­pli­nas crea­ti­vas, co­mo la mo­da, el ar­te y la ar­qui­tec­tu­ra des­de el prin­ci­pio, lo que la ha con­ver­ti­do en una fuer­za pio­ne­ra en nues­tro sec­tor”.

La ca­sa Pra­da na­ció en 1913, de la mano del mi­la­nés Ma­rio Pra­da, co­mo una ma­rro­qui­ne­ría y tien­da de ar­tícu­los de via­je. Seis dé­ca­das des­pués, Ma­ria Bian­chi, más co­no­ci­da co­mo Miuc­cia, la nie­ta me­nor del fun­da­dor, una jo­ven ri­ca y re­bel­de, he­re­dó un ta­ller lo­cal de piel y cue­ro y lo trans­for­mó en un un gi­gan­te de la mo­da y en un mi­to del lu­jo.

In­te­li­gen­te, ex­tra­va­gan­te, de crea­ti­vi­dad arro­lla­do­ra y de fuer­te per­so­na­li­dad, Miuc­cia Pra­da dio un gi­ro ra­di­cal al di­se­ño, con una pro­pues­ta arries­ga­da que in­tro­du­jo nue­vos pun­tos de vis­ta, que con­si­guió sub­ver­tir las nor­mas y ra­di­car una es­té­ti­ca de lo feo. “Si he si­do ca­paz de al­go, ha si­do de ha­cer lo feo atrac­ti­vo”, di­jo en una oca­sión. En­tien­de la mo­da co­mo un vehícu­lo pa­ra sa­cu­dir y cues­tio­nar el or­den es­ta­ble­ci­do. “Soy una es­cri­to­ra. In­ven­to a gen­te”, di­jo a The New York Ti­mes en 2013. Sus di­se­ños, con una iden­ti­dad in­con­fun­di­ble, ins­pi­ra­dos en el lu­jo so­brio y dis­cre­to de la bur­gue­sía mi­la­ne­sa la han con­ver­ti­do en uno de los ti­ta­nes de la in­dus­tria de la mo­da.

Li­cen­cia­da en Cien­cias Po­lí­ti­cas, aman­te del ar­te y la fi­lo­so­fía, mi­li­ta­ba en el Par­ti­do Co­mu­nis­ta y ves­tía de Yves Saint Lau­rent. Su fu­tu­ro pa­re­cía es­tar le­jos de las cos­tu­ras. “Siem­pre me he sen­ti­do cul­pa­ble por­que ha­cer ves­ti­dos era lo peor que po­día ha­cer una chi­ca com­pro­me­ti­da en los años se­sen­ta”, de­cla­ró en una oca­sión. Miuc­cia lle­gó a la di­rec­ción de Pra­da en 1978, con 30

años. Un año an­tes se pro­du­jo un punto de in­fle­xión en su vi­da. Ha­bía co­no­ci­do a Pa­tri­zio Ber­te­lli, uno de los pro­vee­do­res del ne­go­cio fa­mi­liar que más tar­de se con­ver­ti­ría en su ma­ri­do y la otra mi­tad de la fir­ma. Se ca­sa­ron en 1987 y un año des­pués él fue quien la ani­mó a dar el salto y lan­zar su pri­me­ra co­lec­ción

/ GETTY

Miuc­cia Pra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.