El vue­lo de Pity Mar­tí­nez

El me­dia­pun­ta de Ri­ver, que lle­gó a man­dar ca­llar al Mo­nu­men­tal, se ha con­ver­ti­do en una pie­za bá­si­ca y co­ti­za­da

El País (Galicia) - - DEPORTES - J. I. IRI­GO­YEN,

Por re­vol­to­so, so­bre to­do in­quie­to, a Gon­za­lo Mar­tí­nez (Guay­ma­llén, Men­do­za; 25 años) su ma­dre lo re­bau­ti­zó Pity, por la Pi­ti­to­rra, un ave de la re­gión de Cu­yo (Ar­gen­ti­na), co­no­ci­da por su trino dul­ce y ale­teo eléc­tri­co. Tan eléc­tri­co co­mo el fút­bol de Mar­tí­nez, un en­gan­che zur­do y ha­bi­lo­so, un ta­len­to que des­cu­brió en un po­tre­ro de Las He­ras (Men­do­za) Go­yo Carrizo, miem­bro de un equi­po tan cé­le­bre en Ar­gen­ti­na, Los Ce­bo­lli­tas, co­mo el nom­bre de su fut­bo­lis­ta es­tre­lla, Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na. “Era chi­qui­to, muy fla­qui­to. Se pa­ró a mi la­do y me di­jo: ‘Quie­ro ir a Bue­nos Ai­res’. ‘Haz al­go que te ten­go que ver. Mos­tra­te pi­be’, le di­je”, cuen­ta Carrizo. “Y se pu­so las pi­las. En cin­co mi­nu­tos me di cuen­ta de que era dis­tin­to”, aña­de. De Hu­ra­cán de Las He­ras a Hu­ra­cán de Bue­nos Ai­res, siem­pre con su gam­be­ta eléc­tri­ca co­mo ban­de­ra.

El vue­lo de Pity enamo­ró a Mar­ce­lo Ga­llar­do. En 2014, el pri­mer ju­ga­dor que le pi­dió al di­rec­tor de­por­ti­vo, En­zo Fran­ces­co­li, cuan­do se sen­tó en el ban­qui­llo de Ri­ver, fue Mar­tí­nez. No lo con­si­guió. En 2015, vol­vie­ron a la car­ga. Me­jor suer­te, na­da ba­ra­to. El cua­dro mi­llo­na­rio le pa­gó a Hu­ra­cán 4,7 mi­llo­nes de dó­la­res por el 75% de sus de­re­chos fe­de­ra­ti­vos. Se con­vir­tió en el se­gun­do fi­cha­je más ca­ro en la his­to­ria del club de Nú­ñez, en­ton­ces so­lo su­pe­ra­do por Ariel Or­te­ga —cin­co mi­llo­nes por el 50% de su pa­se al Par­ma—. No tu­vo, sin em­bar­go, un des­per­tar fe­liz. Es­cu­cha­ba más sil­bi­dos que aplau­sos, cues­tio­na­do por un es­ta­dio que ha­bía re­cu­pe­ra­do su his­tó­ri­co pa­la­dar fino des­pués de ha­ber pro­ba­do el ba­rro en Se­gun­da, po­co to­le­ran­te con sus de­ta­lles frí­vo­los, su­ma­do a su in­con­sis­ten­cia en el jue­go.

Una ma­la de­ci­sión de Mar­tí­nez pa­re­ció lle­var su re­la­ción con la hin­cha­da a un ca­lle­jón sin sa­li­da. Can­sa­do de los mur­mu­llos, Pity man­dó ca­llar al Mo­nu­men­tal. No pro­lon­gó su ges­to co­mo Raúl en el Camp Nou, pe­ro fue lo su­fi­cien­te­men­te cla­ro co­mo pa­ra que lo pes­ca­ran las cá­ma­ras de te­le­vi­sión. “Es­toy arre­pen­ti­do de ese mo­men­to, no pen­sé y me equi­vo­qué”, acla­ró tiem­po des­pués. Ga­llar­do, en cual­quier ca­so, es­ta­ba con­ven­ci­do de que Pity es­ta­ba des­ti­na­do a con­quis­tar el Mo­nu­men­tal.

/ DE­NIS DOY­LE (GETTY)

Gon­za­lo Mar­tí­nez, en un en­tre­na­mien­to de Ri­ver Pla­te en Val­de­be­bas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.