Sue­cia en­sa­ya un gran pac­to pa­ra ais­lar a la ul­tra­de­re­cha

Dos gran­des fuer­zas se des­mar­can del blo­que con­ser­va­dor pa­ra apo­yar al can­di­da­to so­cial­de­mó­cra­ta y ex­cluir a los po­pu­lis­tas

El País (Galicia) - - PORTADA - DANIEL CAS­TA­ÑO, Es­to­col­mo BE­LÉN DO­MÍN­GUEZ CE­BRIÁN

Sue­cia se en­ca­mi­na al fin de cua­tro me­ses de blo­queo po­lí­ti­co des­pués de que dos de los cua­tro par­ti­dos del blo­que con­ser­va­dor —Li­be­ra­les y Cen­tro— ac­ce­die­ran apo­yar al has­ta aho­ra pri­mer mi­nis­tro so­cial­de­mó­cra­ta Ste­fan Löf­ven, el más vo­ta­do en las elec­cio­nes del pa­sa­do 9 de sep­tiem­bre. Am­bas for­ma­cio­nes han pre­fe­ri­do así ele­gir a un can­di­da­to si­tua­do en sus an­tí­po­das po­lí­ti­cas an­tes que bus­car un acuer­do a la de­re­cha con los De­mó­cra­tas Sue­cos (DS), par­ti­do ul­tra que ha ex­pe­ri­men­ta­do en los úl­ti­mos años un for­mi­da­ble as­cen­so. Las elec­cio­nes de­ja­ron el Parlamento de Es­to­col­mo di­vi­di­do a la mi­tad en­tre el cen­tro­de­re­cha y el cen­troiz­quier­da, con DS co­mo po­si­ble ár­bi­tro con sus dipu­tados. El acuer­do pa­ra in­ves­tir al nue­vo Eje­cu­ti­vo se vo­ta­rá el pró­xi­mo miér­co­les.

Los tam­bo­res de gue­rra en Sue­cia ya no sue­nan ni tan al­to, ni con tan­ta in­ten­si­dad. El país es­can­di­na­vo pa­re­ce acer­car­se al final de cua­tro in­ten­sos me­ses de ne­go­cia­cio­nes pa­ra for­mar un Go­bierno en el que la ex­tre­ma de­re­cha de De­mó­cra­tas Sue­cos (DS), en for­mi­da­ble as­cen­so —fue el ter­cer par­ti­do en las elec­cio­nes del pa­sa­do 9 de sep­tiem­bre con la ob­ten­ción de 62 es­ca­ños— se que­de fue­ra. Los so­cial­de­mó­cra­tas del aho­ra pri­mer mi­nis­tro en funciones, Ste­fan Löf­ven, han con­se­gui­do per­sua­dir a Li­be­ra­les y Cen­tro (dos par­ti­dos que for­ma­ban par­te del blo­que con­ser­va­dor La Alian­za) pa­ra que les den su apo­yo e im­po­ner así un cor­dón sa­ni­ta­rio a DS. La re­elec­ción de Löf­ven de­pen­de aho­ra de la es­tra­te­gia de los ex­co­mu­nis­tas de Väns­ter­par­tiet, que ya han de­cla­ra­do su con­tra­rie­dad por ha­ber si­do ex­clui­dos del pac­to. El nue­vo Eje­cu­ti­vo se vo­ta­rá el miér­co­les en el Riks­dag, el Parlamento sue­co.

La ha­bi­tual tran­qui­li­dad de los do­min­gos sue­cos que­dó ayer ro­ta por un cier­to dra­ma­tis­mo y ex­pec­ta­ción an­te la po­si­bi­li­dad de sa­lir del pun­to muer­to po­lí­ti­co. A me­dia tar­de, el par­ti­do Li­be­ra­les de Jan Björ­klund ce­le­bró en un ho­tel de Es­to­col­mo un con­se­jo ex­tra­or­di­na­rio. Du­ran­te el en­cuen­tro, al­gu­nas vo­ces mos­tra­ron su preo­cu­pa­ción por el cre­ci­mien­to de la ex­tre­ma de­re­cha de Jim­mie Åkes­son y la ne­ce­si­dad de ac­tuar de for­ma es­tra­té­gi­ca pa­ra po­ner co­to a un po­pu­lis­mo que ha ido ero­sio­nan­do sus re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. Otros mos­tra­ron su des­con­fian­za ha­cia unos so­cial­de­mó­cra­tas si­tua­dos en sus an­tí­po­das ideo­ló­gi­cas. Fi­nal­men­te, 62 re­pre­sen­tan­tes vo­ta­ron a fa­vor y 30 en con­tra, dan­do luz ver­de a las te­sis de la di­rec­ti­va del par­ti­do, que ya ha­bía apo­ya­do el pac­to de go­bierno con los so­cial­de­mó­cra­tas.

El sí de Li­be­ra­les y Cen­tro, al que se une el res­pal­do del Par­ti­do Ver­de, no sig­ni­fi­ca un vo­to a fa­vor de Löf­ven de los con­ser­va­do­res, sino su abs­ten­ción en el Parlamento. El sis­te­ma de in­ves­ti­du­ra sue­co es muy par­ti­cu­lar. Se le co­no­ce co­mo “par­la­men­ta­ris­mo ne­ga­ti­vo”. El can­di­da­to al Go­bierno so­lo ne­ce­si­ta que no ha­ya una ma­yo­ría que vo­te en su con­tra, in­de­pen­dien­te­men­te del nú­me­ro de apo­yos to­tal en­tre los dipu­tados. Con un Parlamento de 349 es­ca­ños, la ma­yo­ría que ven­ce­ría a Löf­ven se si­túa en 175, que con el cor­dón sa­ni­ta­rio acor­da­do pa­re­ce di­fí­cil de al­can­zar.

La pe­lo­ta es­tá aho­ra en el te­ja­do del Väns­ter­par­tiet, los ex­co­mu­nis­tas, par­ti­do que se ve abo­ca­do a de­ci­dir si apo­ya a es­ta nue­va alian­za. Des­de las fi­las de los ex­co­mu­nis­tas, la de­silu­sión es pa­ten­te por un acuer­do que les de­ja al mar­gen. Re­le­van­tes vo­ces del par­ti­do ya han ma­ni­fes­ta­do su ne­ga­ti­va a apo­yar un go­bierno de coa­li­ción que muy pro­ba­ble­men­te apli­ca­rá po­lí­ti­cas de de­re­chas.

Si, en una de­mos­tra­ción de fuer­za, los ex­co­mu­nis­tas (28 es­ca­ños) vo­ta­ran en con­tra, es­to ce­rra­ría el ca­mino a la in­ves­ti­du­ra de Löf­ven. Sus vo­tos en con­tra se uni­rían a los de Mo­de­ra­dos, de Ulf Kris­ters­son (70 es­ca­ños), y Cris­tia­no­de­mó­cra­tas, de Eb­ba Busch Thor (22). Es­to da­ría paso a una cuar­ta se­sión de in­ves­ti­du­ra que, de fra­ca­sar, abri­ría la puer­ta a unas nue­vas elec­cio­nes, al­go en teo­ría fa­vo­ra­ble a los in­tere­ses de la ex­tre­ma de­re­cha.

“El acuer­do no sig­ni­fi­ca vía li­bre pa­ra que Löf­ven vuel­va a lle­var a ca­bo po­lí­ti­cas de iz­quier­das”, ad­vir­tió An­nie Lööf, de Cen­tro. Las prin­ci­pa­les con­ce­sio­nes de los so­cial­de­mó­cra­tas pa­ra lle­gar a es­te acuer­do se re­fie­ren a una ba­ja­da de al­gu­nos im­pues­tos y una re­for­ma la­bo­ral pa­ra fa­ci­li­tar el des­pi­do, al­go que ha si­do

Los con­ser­va­do­res eran ca­da vez más pro­cli­ves al diá­lo­go con la ul­tra­de­re­cha

El vo­to con­tra­rio de los ex­co­mu­nis­tas pue­de inu­ti­li­zar el pac­to de go­bierno

re­ci­bi­do co­mo un “gol­pe en la ca­ra a los asa­la­ria­dos” por al­gu­nos sin­di­ca­lis­tas. Pe­ro la sen­sa­ción ge­ne­ral es que es­te acuer­do era pre­fe­ri­ble a un Go­bierno de Mo­de­ra­dos y Cris­tia­no­de­mó­cra­tas.

Li­be­ra­les y Cen­tro, que siem­pre re­cha­za­ron en­trar en un Eje­cu­ti­vo en el que los xe­nó­fo­bos DS tu­vie­ran al­go que ver, han pues­to co­mo con­di­ción pa­ra dar su apo­yo a Löf­ven la re­vi­sión anual del pac­to de go­bierno.

Bo­dil Va­le­ro, eu­ro­par­la­men­ta­ria por los verdes de Mil­jö­par­tiet, mues­tra a EL PAÍS cier­ta pre­cau­ción so­bre lo que va a su­ce­der, an­te la po­si­bi­li­dad de que los ex­co­mu­nis­tas no apo­yen la in­ves­ti­du­ra. “Pue­den ga­nar vo­tos si di­cen que no”, apun­ta. Pe­ro Va­le­ro con­si­de­ra de for­ma muy po­si­ti­va la alian­za con los par­ti­dos del cen­tro li­be­ral. “Es po­si­ti­vo man­te­ner el cor­dón sa­ni­ta­rio, por­que cual­quier apo­yo de in­ves­ti­du­ra por par­te de Sve­ri­ge­de­mo­kra­ter­na [DS] no se­rá gra­tis. Tie­nen unas po­lí­ti­cas bas­tan­te ex­tre­mas”.

Rup­tu­ra de la alian­za

Des­pués de dos in­ves­ti­du­ras fa­lli­das y con la ame­na­za de unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das co­mo úni­ca sa­li­da al blo­queo, dos par­ti­dos me­no­res de La Alian­za con­ser­va­do­ra, Cen­tro (31 dipu­tados) y Li­be­ra­les (20 dipu­tados), han da­do un paso al fren­te ha­cién­do­la sal­tar por los aires pa­ra evi­tar la lle­ga­da di­rec­ta o in­di­rec­ta de los DS a un fu­tu­ro Go­bierno. Sus so­cios, tan­to Mo­de­ra­dos co­mo Cris­tia­no­de­mó­cra­tas, se mos­tra­ban ca­da vez más pro­cli­ves a man­te­ner con­ver­sa­cio­nes con el par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha y re­ci­bir con agra­do su apo­yo di­rec­to o a tra­vés de la abs­ten­ción an­te una po­si­ble in­ves­ti­du­ra.

La si­tua­ción es inusual: una Cá­ma­ra di­vi­di­da, dos vo­ta­cio­nes de in­ves­ti­du­ra fa­lli­das, una sim­bó­li­ca mo­ción de cen­su­ra a Löf­ven, unos pre­su­pues­tos en mi­no­ría y la arit­mé­ti­ca en con­tra de cual­quier coa­li­ción na­tu­ral han si­do los ingredientes fa­ta­les que pa­ra­li­za­ron des­de el oto­ño pa­sa­do la vi­da po­lí­ti­ca en Sue­cia.

Löf­ven no so­lo ha de­ja­do arrin­co­na­do a DS, sino que ha di­na­mi­ta­do a la opo­si­ción con­ser­va­do­ra. Si gana la vo­ta­ción del miér­co­les, Sue­cia man­ten­drá ale­ja­da a la ex­tre­ma de­re­cha del Go­bierno.

/ C. B. (GETTY)

El pri­mer mi­nis­tro en funciones, Ste­fan Löf­ven, la no­che elec­to­ral, el 9 de sep­tiem­bre en Es­to­col­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.