Eu­ro­pa, va­mos a que­rer­nos

En al­gún mo­men­to la na­ve eu­ro­pea aban­do­nó lo emo­cio­nal y se cen­tró so­lo en la eco­no­mía. Aho­ra lle­gan las con­se­cuen­cias

El País (Galicia) - - OPINIÓN - JOR­GE MARIRRODRIGA — CAR­TA DES­DE EU­RO­PA ‘EL PAÍS’

Tal vez ten­ga al­go de ra­zón la olea­da na­cio­na­lis­ta y eu­ró­fo­ba que re­co­rre el con­ti­nen­te so­bre el re­cha­zo al pro­ce­so de cons­truc­ción eu­ro­pea en el que se ha com­pro­me­ti­do el con­ti­nen­te en los úl­ti­mos años. Tal vez. Y so­lo al­go. Es­to no sig­ni­fi­ca que la ax­te­ri­za­ción fren­te a las le­gio­nes de Bru­se­las, tan de mo­da des­de los ex­tre­mos de Po­lo­nia has­ta las cos­tas de An­da­lu­cía pa­san­do por el ca­nal de Si­ci­lia o los acan­ti­la­dos de Do­ver, acier­te en su re­cha­zo glo­bal a lo que ocu­rrió ha­ce po­co más de 60 años, cuan­do, de la mano de Ro­bert Schu­mann y Kon­rad Ade­nauer, Fran­cia y Ale­ma­nia de­ci­die­ron de­jar de ha­cer­se la gue­rra pa­ra, si no ha­cer el amor, al me­nos em­pe­zar a to­mar ca­fé e ir al ci­ne jun­tos.

El pro­ble­ma es que más de seis dé­ca­das des­pués esa re­la­ción se ha con­so­li­da­do es­tu­pen­da­men­te en lo for­mal —Fran­cia y Ale­ma­nia tie­nen un gran gru­po de ami­gos, in­clu­so en­tre to­dos se han com­pra­do no ya una ca­fe­te­ra, sino una ca­fe­te­ría y has­ta un ci­ne—, pe­ro si­gue fa­llan­do en lo ín­ti­mo.

Es­ta ten­den­cia se ha agu­di­za­do, so­bre to­do en las dos úl­ti­mas dé­ca­das. Y ya se sa­be: lo que no avan­za, re­tro­ce­de. La per­cep­ción pa­ra el ciu­da­dano me­dio es que te­ner una ci­ta con Eu­ro­pa es de to­do me­nos ro­mán­ti­co. Se tra­ta de una pa­re­ja que se pa­sa la ve­la­da ha­blan­do un len­gua­je frío y exi­gen­te so­bre las re­for­mas que es ne­ce­sa­rio ha­cer o de lo bien que han que­da­do las ya rea­li­za­das. Una de esas pa­re­jas que, muy ama­ble­men­te, ha­ce sen­tir a la otra per­so­na que hay que es­for­zar­se mu­cho pa­ra es­tar a su al­tu­ra y que ya es una suer­te sen­tar­se a la me­sa con ella. Y al final, un apre­tón de ma­nos y la pro­me­sa de más ca­fés si to­do mar­cha bien. Y, cla­ro, una vez es­tá bien. Qui­zá dos o tres. Pe­ro lle­ga un mo­men­to en que es inevi­ta­ble que sur­ja el pen­sa­mien­to de que aque­llo no es pa­ra tan­to.

¿Hay al­go peor que es­te desamor? Sí, cla­ro. Que ade­más no

Cuan­do se con­tra­po­nen sen­ti­mien­tos y per­cep­cio­nes a nú­me­ros y ra­zo­nes siem­pre ganan las pri­me­ras. Es me­jor que­rer­se que au­di­tar­se

nos per­mi­tan ser no­so­tros mis­mos. Que sin­ta­mos que no nos de­jan lle­var a la ci­ta —que a es­tas al­tu­ras se ha con­ver­ti­do en un do­lor de mue­las— nues­tro abri­go, nues­tros pen­dien­tes, nues­tra fal­da o nues­tra cor­ba­ta. De mo­do que, aho­ra, a la me­sa de Eu­ro­pa se sien­ta un gru­po de ami­gos que se co­no­ce des­de ha­ce mu­cho tiem­po y em­pie­za a lle­gar a la con­clu­sión no so­lo de que aque­llo no va de amor, sino de que, a cam­bio de la ce­na, ca­da uno es­tá re­nun­cian­do más que el otro a co­sas que afec­tan a su pro­pia iden­ti­dad y su his­to­ria per­so­nal. Y es­te cre­cien­te sen­ti­mien­to de in­tru­sión a cam­bio de na­da —o en el me­jor de los ca­sos, y no siem­pre, de di­ne­ro— es el que es­tá sien­do apro­ve­cha­do por el dis­cur­so eu­ró­fo­bo.

En al­gún mo­men­to de la cons­truc­ción de la Co­mu­ni­dad-Unión Eu­ro­pea su­ce­dió —por­que al­guien lo de­ci­dió o sim­ple­men­te sur­gió así y na­die qui­so o pu­do mo­di­fi­car­lo— que lo ra­cio­nal no so­lo es­ta­ba por en­ci­ma de lo sen­ti­men­tal, sino que lo sen­ti­men­tal era in­ne­ce­sa­rio y has­ta pe­li­gro­so. ¿No es aca­so la irra­cio­na­li­dad sen­ti­men­tal cau­san­te de tan­tas des­gra­cias y des­en­cuen­tros cons­tan­tes en es­ta par­te del mun­do?

Es po­si­ble que es­te no fue­ra el plan­tea­mien­to de los pa­dres fun­da­do­res, quie­nes as­pi­ra­ban por en­ci­ma de to­do a la paz y, pro­ba­ble­men­te, tam­po­co el de los ac­tua­les ges­to­res que as­pi­ran... ¿a qué as­pi­ran? Lo cier­to es que exis­te una cre­cien­te per­cep­ción ciu­da­da­na de que Eu­ro­pa es una ma­qui­na­ria bu­ro­crá­ti­ca sin al­ma, que ma­ne­ja una jer­ga in­com­pren­si­ble cen­tra­da ex­clu­si­va­men­te en la eco­no­mía que apli­ca a ra­ja­ta­bla —a los po­bres, sean es­tos paí­ses o per­so­nas— el prin­ci­pio de “quien pa­ga, man­da” y que ade­más pa­sa por en­ci­ma de las iden­ti­da­des na­cio­na­les sin mi­ra­mien­tos co­mo si es­tas fue­ran unas exó­ti­cas cos­tum­bres que es po­si­ble mo­di­fi­car en aras del pro­gre­so. Pro­gre­so eco­nó­mi­co, cla­ro.

Pa­ra com­pli­car más las co­sas, es­to se com­bi­na con otra per­cep­ción —que ade­más com­par­ten con re­sig­na­ción has­ta los eu­ro­en­tu­sias­tas—, la de que Eu­ro­pa es un con­ti­nen­te en de­ca­den­cia cu­yo tren en la his­to­ria mun­dial ya ha pa­sa­do y que de­be pre­pa­rar­se pa­ra un lar­go, y quién sa­be si de­fi­ni­ti­vo, in­vierno.

No, no sue­na muy atrac­ti­vo, ca­si co­mo re­ci­bir una in­vi­ta­ción a una fies­ta en una ho­ja de Ex­cel. Fren­te a ello, el dis­cur­so eu­ró­fo­bo y po­pu­lis­ta se ha apro­pia­do del con­cep­to iden­ti­ta­rio y de re­sis­ten­cia. Es pa­ra­dó­ji­co por­que se tra­ta dos ideas pro­fun­da­men­te eu­ro­peas. O me­jor di­cho, le han de­ja­do apro­piar­se de ellas por­que los res­pon­sa­bles de de­fen­der la idea de Eu­ro­pa se han cen­tra­do ca­si ex­clu­si­va­men­te en la car­te­ra, lo cual du­ran­te las va­cas gor­das ha fun­cio­na­do, pe­ro con las va­cas fla­cas ha de­ja­do al des­cu­bier­to el tiem­po per­di­do en for­mar una iden­ti­dad.

¿Y aho­ra qué? Aho­ra vie­nen unas elec­cio­nes don­de lo más pro­ba­ble es que el Parlamento Eu­ro­peo se con­vier­ta en el es­ca­pa­ra­te de ese dis­cur­so que ca­la en­tre quie­nes se sien­ten trai­cio­na­dos por Eu­ro­pa. Cuan­do se con­tra­po­nen sen­ti­mien­tos y per­cep­cio­nes a nú­me­ros y ra­zo­nes siem­pre ganan las pri­me­ras. Es me­jor que­rer­se que au­di­tar­se. Eu­ro­pa tam­bién de­be­ría ser lo pri­me­ro y no pa­re­cer so­lo lo se­gun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.