«Hay que ol­vi­dar el ho­rror y vi­vir el día a día»

El País - Guía del Ocio - - CINE - I. P. R.

¿En qué mo­men­to te de­ci­des a es­cri­bir Al­ma Mater? Co­men­cé es­te pro­yec­to por­que ha­bía tra­ba­ja­do, co­mo di­rec­tor de fo­to­gra­fía, en Bei­rut, y allí en­con­tré gen­te que me con­tó con de­ta­lle lo que se vi­vía. Que­ría na­rrar al­go que pu­die­ra ahon­dar en la tra­ge­dia más allá de lo que to­dos co­no­ce­mos. Me di cuen­ta de que me fal­ta­ba la idea con la que pu­die­se en­trar en esa his­to­ria y sos­te­ner­la. En el año 2012 co­no­cí a una mu­jer si­ria que me co­men­tó que su pa­dre es­ta­ba en­ce­rra­do en un apar­ta­men­to en Ale­po, que no po­día sa­lir, no te­nía agua y el te­lé­fono no le fun­cio­na­ba. En­ton­ces sur­gió la idea que da pie a es­ta his­to­ria. ¿Có­mo des­cri­bi­rías la pers­pec­ti­va que to­ma el „lme con res­pec­to a los he­chos? Que­ría res­pe­tar el pun­to de vis­ta de los que es­tán atra­pa­dos. Y me in­tere­sa­ba que el es­pec­ta­dor es­tu­vie­ra tan atra­pa­do co­mo los per­so­na­jes, y su des­co­no­ci­mien­to de lo que los ace­cha fue­ra si­mi­lar. Pre­ten­do que se com­par­ta esa sen­sa­ción de que to­dos pue­den mo­rir en cual­quier mo­men­to. Los pro­ta­go­nis­tas si­guen es­pe­ran­do sin sa­ber bien qué. Eso los pa­ra­li­za, pe­ro hay que ol­vi­dar el ho­rror y vi­vir el día a día. Lu­chan por ha­cer de lo in­so­por­ta­ble al­go vi­vi­ble, ahu­yen­tan­do el mie­do per­ma­nen­te. Pe­se a am­bien­tar­se en Si­ria, la fal­ta de in­ci­den­cia de Al­ma

Mater en el con­tex­to so­cio­po­lí­ti­co le da un ai­re uni­ver­sal. Sí, ab­so­lu­ta­men­te. Lo que pa­sa aquí po­dría ser per­fec­ta­men­te Sa­ra­je­vo o Bei­rut. Hay gen­te de am­bos lu­ga­res que se me ha acer­ca­do una vez vis­ta la pe­lí­cu­la para agra­de­cer­me por­que la sen­tían cer­ca­na a su ex­pe­rien­cia. Lo que me sir­vió de pun­to de par­ti­da es la in­jus­ti­cia que se le ha he­cho con el pueblo si­rio. Cuan­do ha­blo de es­ta in­jus­ti­cia, ha­blo de la in­di­fe­ren­cia de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. ¿De dón­de pro­vie­ne tu in­te­rés en ilus­trar dra­mas que su­ce­den fue­ra del Pri­mer Mundo? Cuan­do de­ci­dí ini­ciar­me co­mo rea­li­za­dor, pen­sé que ha­bía que im­pli­car­se en las co­sas que real­men­te va­len la pe­na. Cau­sas más gran­des que no­so­tros, co­mo en­se­ñar la dig­ni­dad de un pueblo que su­fre.

Philippe Van Leeuw.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.