AL­MA MATER

El País - Guía del Ocio - - CINE - IG­NA­CIO PA­BLO RI­CO

Los pla­nos que abren y cie­rran es­te se­gun­do lar­go­me­tra­je de Philippe Van Leeuw bas­tan para re­co­men­dar­lo, a pe­sar de que uno pue­da acha­car­le cier­to abur­gue­sa­mien­to al con­jun­to. Por­que se po­dría de­cir que Al­ma mater es un re­la­to pú­di­co en ex­ce­so, más preo­cu­pa­do por pro­vo­car la ad­he­sión ins­tan­tá­nea de los a nes al ci­ne ‘so­cial­men­te com­pro­me­ti­do’ más alie­na­do que por re­mo­ver a los es­pec­ta­do­res. Al co­mien­zo, tras una reunión de ve­ci­nos abor­ta­da por el dis­pa­ro de un fran­co­ti­ra­dor, la ro­ta­ción cir­cu­lar de la cá­ma­ra nos si­túa con con­tun­den­cia en el apar­ta­men­to don­de se desa­rro­lla­rá el grue­so del lar­go­me­tra­je: un ex­tra­ño bas­tión para la ru­ti­na or­de­na­da y la per­vi­ven­cia de la cul­tu­ra en me­dio del ho­rror. Al nal, el zoom en una mi­ra­da hú­me­da su­bli­ma amar­ga­men­te la es­pe­ra co­mo con­di­ción exis­ten­cial. Si Al­ma mater fun­cio­na, apar­te de por un tem­po in­terno im­pla­ca­ble y una só­li­da la­bor de pues­ta en es­ce­na, es gra­cias a que tras­cien­de el tiem­po y el lu­gar don­de se desa­rro­lla la ac­ción para eri­gir­se en emo­ti­va fá­bu­la acerca de la ne­ce­si­dad de dig­ni car nues­tra co­ti­dia­nei­dad co­mo mé­to­do de su­per­vi­ven­cia mo­ral. El ex­ce­len­te plan­tea­mien­to de las di­ná­mi­cas en­tre per­so­na­jes ali­via el acu­mu­la­ti­vo me­lo­dra­ma­tis­mo.

Hiam Abbass.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.