«En es­te país, lo ren­ta­ble es lo me­nos exi­gen­te, in­te­lec­tual­men­te ha­blan­do»

El País - Guía del Ocio - - SU­MA­RIO - SER­GIO FER­NÁN­DEZ PI­NI­LLA

Sil­via Mar­só

Qué fue lo que te con­mo­cio­nó de 24 ho­ras en la vi­da de una mu­jer? La obra es una re exión so­bre la fal­ta de li­ber­tad del ser hu­mano fren­te a la so­cie­dad y a sus con­ven­cio­na­lis­mos, que anu­lan la ca­pa­ci­dad de de­ci­sión del in­di­vi­duo. Esa re exión so­bre qué es lo que es­ta­mos ha­cien­do con nues­tra vi­da, me dio fuer­zas pa­ra atre­ver­me a pro­du­cir algo con tan­to ries­go, com­ple­jo y cos­to­so ade­más, al tra­tar­se de un mu­si­cal. Tam­bién con­tie­ne la obra un con ic­to te­má­ti­co y so­cial, co­mo es la lu­do­pa­tía, que yo he co­no­ci­do muy de cer­ca, por­que mi pa­dre te­nía ese pro­ble­ma... El de­jar­lo to­do en un ins­tan­te, por una re­ve­la­ción, o por un amor, es un te­ma muy re­cu­rren­te pa­ra Zweig. ¿Por quién lo de­ja­rías –o lo has de­ja­do– to­do al­gu­na vez? Por mi hi­jo y por mis se­res que­ri­dos, na­tu­ral­men­te. Pe­ro a ni­vel ro­mán­ti­co, no se me ha plan­tea­do to­da­vía esa dis­yun­ti­va, y las per­so­nas a las que he ama­do me lo han pues­to muy fá­cil a la ho­ra de con­ci­liar mi vi­da sen­ti­men­tal con la pro­fe­sio­nal. Pe­ro en un fu­tu­ro, ¿quién sa­be? A ve­ces el des­tino nos po­ne en un cru­ce de ca­mi­nos, y el ser hu­mano no es ca­paz de ver­lo por la ru­ti­na, por sus obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les, so­cia­les o mo­ra­les. Si su­pié­se­mos ver las opor­tu­ni­da­des que nos brin­da el des­tino, nues­tra vi­da se­ría tan dis­tin­ta… ¿Fue el ve­nir­te a tra­ba­jar a Ma­drid, en el Un, dos, tres, la gran en­cru­ci­ja­da de tu ca­rre­ra pro­fe­sio­nal? Fue una de ellas, pe­ro tam­bién to­mé una de­ci­sión cru­cial en 1991, cuan­do me de­ba­tí en­tre acep­tar un con­tra­to mi­llo­na­rio co­mo pre­sen­ta­do­ra o‡cial de una de las gran­des te­le­vi­sio­nes pri­va­das que na­cie­ron en­ton­ces, o se­guir con mi ca­rre­ra de ac­triz. Re­cha­cé el di­ne­ro y la po­pu­la­ri­dad pa­ra la­brar­me una tra­yec­to­ria sol­ven­te y só­li­da en es­ta pro­fe­sión, a la que res­pe­to tan­to. Creo que los hom­bres y las mu­je­res de tea­tro per­te­ne­ce­mos a una es­tir­pe que pro­ce­de de los grie­gos y que si­gue arrai­gan­do des­de en­ton­ces. Las mis­mas lá­gri­mas que de­rra­mó Mar­ga­ri­ta Xir­gu cuan­do hi­zo Yer­ma fue­ron las que de­rra­mé yo cuan­do re­cu­pe­ré su pa­pel. Hay gen­te que en el tea­tro es­tá de pa­so, pe­ro exis­ti­mos otros mu­chos que no. Y co­mo pro­duc­to­ra, ¿te es­tá sien­do ren­ta­ble la obra? En ab­so­lu­to, pe­ro la crí­ti­ca y el pú­bli­co es­tán res­pon­dien­do tan bien que creo que a la lar­ga voy a re­cu­pe­rar la in­ver­sión. Yo no he he­cho es­ta obra pa­ra ganar di­ne­ro, sino pa­ra ce­le­brar a Zweig y traer a Es­pa­ña un ti­po de tea­tro mu­si­cal dis­tin­to. De to­das ma­ne­ras, en es­te país lo ren­ta­ble es lo me­nos exi­gen­te, in­te­lec­tual­men­te. ha­blan­do ¿Nos pue­des re­co­men­dar al­guno de tus si­tios fa­vo­ri­tos de Ma­drid? Me gus­ta mu­cho pa­sear por la ca­lle Huer­tas y ver al atar­de­cer des­de el par­que de “Las sie­te te­tas”.

LA MAR­SÓ PRO­DU­CE Y PRO­TA­GO­NI­ZA 24 HO­RAS EN LA VI­DA DE UNA MU­JER, MU­SI­CAL BA­SA­DO EN LA OBRA DE ZWEIG QUE VUEL­VE, AHO­RA EN EL TEA­TRO IN­FAN­TA ISA­BEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.