OB­JE­TI­VO: TRES HO­RAS Y ME­DIA

El País - Icon Design - - PREVIEW -

Un ma­ra­tón des­pier­ta en quien lo co­rre una mez­cla de amor y odio. Aun­que cues­te ex­pli­car­lo, to­do el su­fri­mien­to acu­mu­la­do a lo lar­go de los 42.195 me­tros de ca­rre­ra, to­dos los do­lo­res, pin­cha­zos y pe­que­ñas le­sio­nes que el cuer­po acu­mu­la des­apa­re­cen una vez que cru­za­mos la me­ta y las endorfinas in­va­den nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra lle­nar­nos de sa­tis­fac­ción y, por qué no de­cir­lo, tam­bién de fe­li­ci­dad. Y hay al­go aún me­jor que ya na­die po­drá qui­tar­nos nun­ca: una bue­na do­sis de au­to­es­ti­ma por ha­ber su­pe­ra­do el re­to. Cual­quier run­ner que se pre­cie no pue­de mo­rir sin ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do to­do es­to. Pe­ro pa­ra lle­gar a la lí­nea de sa­li­da con un mí­ni­mo de ga­ran­tías con­vie­ne te­ner es­tu­dia­dos to­dos los de­ta­lles. El ob­je­ti­vo es lle­gar al día ‘D’y a la ho­ra ‘H’ con los de­be­res rea­li­za­dos. An­tes de em­pe­zar a eje­cu­tar un plan de en­tre­na­mien­to con­vie­ne so­me­ter­se a un mí­ni­mo de tres se­ma­nas de pre­pa­ra­ción pre­via, a no ser que ha­ya­mos es­ta­do rea­li­zan­do al­gún ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca con re­gu­la­ri­dad. De­bo acla­rar que aun­que es­ta pla­ni­fi­ca­ción es­tá pre­pa­ra­da pa­ra al­can­zar un tiem­po muy exi­gen­te, si al­gún de­por­tis­ta quie­re lle­var a ca­bo los en­tre­na­mien­tos pa­ra tiem­pos más có­mo­dos, só­lo ten­drá que adap­tar los rit­mos a su con­di­ción fí­si­ca y al ob­je­ti­vo mar­ca­do. Ho­ras an­tes de la sa­li­da, los atle­tas ex­pe­ri­men­ta­mos una se­rie de sen­sa­cio­nes di­fe­ren­tes se­gún se va acer­can­do el gran mo­men­to. La im­por­tan­cia del re­to, el de­seo de que em­pie­ce la ca­rre­ra y la in­cer­ti­dum­bre so­bre el desa­rro­llo de la prue­ba y su re­sul­ta­do fi­nal pro­pi­cian que ten­ga­mos un gu­sa­ni­llo que re­co­rre nues­tro cuer­po y nues­tra men-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.