Mis­ha Kahn

Crea­dor de mo­bi­lia­rio so­bre­na­tu­ral

El País - Icon Design - - ALGUNOS NEOYORQUINOS -

Si al en­trar en ca­sa de es­te di­se­ña­dor tie­ne la sen­sa­ción de es­tar vien­do dos pe­lí­cu­las de di­bu­jos ani­ma­dos a la vez, es por­que así de­be ser. Re­si­na, hor­mi­gón, pe­lu­che, to­do va­le pa­ra dar­le un bo­fe­tón a la realidad

“La ba­su­ra me fas­ci­na. Va acu­mu­lan­do mar­cas de las co­sas con las que se en­cuen­tra. Adop­ta for­mas que ca­si ha­cen que se te ol­vi­de el ob­je­to ori­gi­nal. La ba­su­ra del mar es alu­ci­nan­te”. Mis­ha Kahn (Du­luth, Min­ne­so­ta, 1989) lo di­ce muy en se­rio, ves­ti­do con una su­da­de­ra Ni­ke con per­li­tas bor­da­das, pan­ta­lón es­tam­pa­do, za­pa­ti­llas pe­lu­das y ba­jo la mi­ra­da pro­tec­to­ra de una lám­pa­ra de pie con for­ma de ser­pien­te, que es so­lo uno de los mu­chos mue­bles que po­drían sal­tar­te en­ci­ma pa­ra que los aca­ri­cies en el apar­ta­men­to de Green­point, Brooklyn, que Kahn com­par­te con su pa­re­ja, Nick Ha­ra­mis, di­rec­tor de la re­vis­ta In­ter­view. Un es­pa­cio pintado en ro­sa y azul don­de di­se­ños ani­ma­les­cos de los her­ma­nos Cam­pa­na (un apa­ra­dor cu­bier­to de piel de pez y un so­fá de pe­lu­che) con­vi­ven con pie­zas pro­pias, co­mo me­si­tas bul­bo­sas de hor­mi­gón, un es­pe­jo de bri­llan­te re­si­na ama­ri­lla que pa­re­ce la ca­be­za de un frag­gle o un glo­bo de he­lio. Kahn per­te­ne­ce a la nueva ge­ne­ra­ción de crea­do­res que ha emer­gi­do en las lin­des del ar­te con el di­se­ño, aun­que más al ca­lor del se­gun­do. “En Nueva York hay un mu­ro que se­pa­ra el ar­te de to­do lo de­más, y no creo que yo en­ca­je den­tro. Por al­gu­na ra­zón, la de­fi­ni­ción de ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo no con­tem­pla la idea de ha­cer obra ter­mi­na­da”, di­ce. Se gra­duó en 2011 en di­se­ño de mue­bles en la Rho­de Is­land School of De­sign y, una vez en Nueva York, em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar con te­las y ma­te­ria­les ba­ra­tos “que no ocu­pa­ran mu­cho” en su es­tu­dio com­par­ti­do. Lo ha­cía du­ran­te las ho­ras li­bres que le de­ja­ba su tra­ba­jo de di­se­ña­dor de fi­gu­ras me­cá­ni­cas pa­ra

los gran­des al­ma­ce­nes Macy’s, pri­me­ro, y lue­go crean­do atre­zo pa­ra ci­ne y tea­tro. En po­cos años, y con dos ex­po­si­cio­nes en so­li­ta­rio en la ga­le­ría Fried­man Ben­da, to­do ha cam­bia­do rá­pi­da­men­te pa­ra me­jor. “Ten­go clien­tes fie­les. Creo que sa­cio la sed de fri­quis­mo de al­gu­na gen­te”, di­ce con una ri­si­ta. Em­plea a tres per­so­nas en su es­tu­dio de Bush­wick y allí ya no so­lo usan tras­tos y vi­ni­lo de cor­ti­na de du­cha pa­ra cons­truir las fan­ta­sías de Kahn. “Es­ta­mos ha­cien­do mu­chos pro­yec­tos, in­clu­so una pie­za de bron­ce enor­me y ca­rí­si­ma. Quie­ro me­ter más ma­te­ria­les, que ca­da vez to­do se pa­rez­ca más a un co­lla­ge. No ha­ce­mos más que ver imá­ge­nes en la pan­ta­lla del te­lé­fono con el mun­do de­trás, nos he­mos acos­tum­bra­do a mi­rar una co­sa con otra de fon­do”, ex­pli­ca. Kahn re­fle­ja en su obra la frag- men­ta­ción de la realidad tí­pi­ca de los mi­llen­nials, pe­ro no cae en otros tics ge­ne­ra­cio­na­les, co­mo el fo­to­gé­ni­co, pe­ro ino­cuo re­vi­val del es­ti­lo Memp­his de los años ochen­ta. “Es frus­tran­te, por­que es me­nos in­te­li­gen­te que el ori­gi­nal. Re­sul­ta de­ma­sia­do fa­mi­liar. A mí me atraen las imá­ge­nes que me gus­tan pe­ro me re­pe­len”, di­ce, y me en­se­ña en el te­lé­fono la fo­to de una pi­ti­lle­ra de la­tón do­ra­do cua­ja­da de pie­dras verdes. “Al­guien la subió a Ins­ta­gram y to­da­vía no sé si me gus­ta o me ho­rro­ri­za. Tie­ne jo­yas, pe­ro no es­tán muy bien co­lo­ca­das, es un po­co bo­ni­to pe­ro tam­bién un po­co es­tú­pi­do. Lle­va­mos tiem­po ha­cien­do glo­bos amor­fos que inun­dan co­sas y es­to es co­mo la ver­sión sa­tu­ra­da, an­ti­cua­da y os­ten­to­sa”. Por su­pues­to, es­tá bus­can­do la ma­ne­ra de ha­cer al­go con ello.

Kahn di­se­ñó la me­si­ta de hor­mi­gón y el fru­te­ro de bron­ce, ins­pi­ra­do en una si­lla de be­bé. El di­se­ña­dor, aquí, fren­te a una me­sa de Yves Klein, no le te­me a nin­gún ti­po de es­tam­pa­do. En la pá­gi­na de la de­re­cha, una ove­ja he­cha por Kahn y su pa­re­ja con...

“Des­de que ten­go es­ta co­ci­na me ape­te­ce... em­pla­tar”, di­ce Kahn so­bre esa en­lo­que­ci­da ha­bi­ta­ción cu­yos mue­bles ha cu­bier­to con sus di­bu­jos. Arri­ba, el apa­ra­dor Pi­ra­ru­cu de los her­ma­nos Cam­pa­na flan­quea­do por dos me­si­tas de hor­mi­gón de Kahn. A la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.