Gae­tano Pes­ce

Di­se­ña­dor de mo­bi­lia­rio fi­lo­só­fi­co

El País - Icon Design - - ALGUNOS NEOYORQUINOS -

Es­te ita­liano afin­ca­do en Nueva York des­de 1983 lle­va cin­co dé­ca­das desafian­do el con­sen­so. Con sus pa­la­bras y con mue­bles y ob­je­tos con men­sa­je que no son in­dus­tria­les, pe­ro, ad­vier­te, tam­po­co ar­te­sa­na­les

A los 17 años, cuan­do Gae­tano Pes­ce (Ita­lia, 1939) hi­zo su pri­me­ra ex­po­si­ción, ya era un pro­vo­ca­dor con­ven­ci­do y es­cri­bió en el ca­tá­lo­go el prin­ci­pio que aún le guía: “Te­ne­mos de­re­cho a ser in­cohe­ren­tes. La pri­me­ra li­ber­tad es po­der ser li­bres de uno mis­mo. Hoy eres así y ma­ña­na de otra ma­ne­ra”, afir­ma, sen­ta­do en un apar­te de su ta­ller en los as­ti­lle­ros de Brooklyn. Un es­pa­cio enor­me lleno has­ta la ban­de­ra de los ca­rac­te­rís­ti­cos mue­bles in­fla­dos, de­rre­ti­dos o co­mo sa­ca­dos de un lien­zo de Ma­grit­te, que lle­va pro­du­cien­do des­de fi­na­les de los se­sen­ta. Pes­ce di­ce ca­si des­de que tie­ne uso de ra­zón que, si ca­da per­so­na es di­fe­ren­te, sus ob­je­tos tam­bién de­be­rían ser­lo. “Si bus­cas per­fec­ción, ya hay mu­chas má­qui­nas que la con­si­guen”. Pe­ro no ha­bla de pie­zas úni­cas: “Son muy pe­li­gro­sas por­que te lle­van a la ar­te­sa­nía. Lo que hay que te­ner es la tec­no­lo­gía pa­ra ha­cer se­ries don­de ca­da pie­za sea dis­tin­ta. El pri­mer ma­ni­fies­to so­bre es­te te­ma lo es­cri­bí en 1972 y ya en­ton­ces de­cía que el fu­tu­ro no es estándar”. Enu­me­ra pie­zas que hi­zo en esa épo­ca, co­mo la si­lla Gol­got­ha o la Sit-Down, pa­ra Cas­si­na: “Es de es­pu­ma, un ma­te­rial que reac­cio­na de ma­ne­ra ines­pe­ra­da al to­mar con­tac­to con el ai­re. Por eso ca­da una es úni­ca”. Pes­ce es coe­tá­neo de los ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res ita­lia­nos del mo­vi­mien­to Ra­di­cal de los años se­sen­ta, aquel que pro­tes­ta­ba con­tra el con­su­mis­mo y la ho­mo­ge­nei­za­ción de la producción in­dus­trial, y que in­ten­ta­ba pro­vo­car un cam­bio so­cial con sus ex­pe­ri­men­tos. Po­co que­da de aque­llo, apar­te de una nueva ge­ne­ra­ción de crea­do­res y con­su­mi­do­res que ad­mi­ran aque­lla es­té­ti­ca im­pre­de­ci­ble, y co­ti­za­dí­si­mos mue­bles con­ver­ti­dos en pie­zas de museo. El ita­liano de­plo­ra el pos­mo­der­nis­mo que lo su­ce­dió. “En los se­ten­ta al­guien nos in­vi­tó a Jean Nou­vel, a Ch­ris­tian de Por­tzam­parc y a mí pa­ra que ha­blá­ra­mos so­bre pos­mo­der­nis­mo. Yo lle­gué con una más­ca­ra, por­que no po­día so­por­tar la at­mós­fe­ra pos­mo­der­na: es­ta­ban ali­men­tán­do­se del pa­sa­do y no del fu­tu­ro”.

Pes­ce, afin­ca­do en Nueva York des­de 1983, si­gue en­con­tran­do el sen­ti­do de las co­sas en lo que un je­fe de fá­bri­ca lla­ma­ría error. Pa­ra es­te ar­qui­tec­to, ser di­se­ña­dor es una ta­rea emi­nen­te­men­te co­mu­ni­ca­ti­va. “Me can­so muy rá­pi­do de las co­sas, pe­ro a ca­da mo­men­to me con­cen­tro en al­go. Una vez es la na­tu­ra­le­za; otro, la mu­jer y su su­fri­mien­to por cul­pa del hom­bre; des­pués lo mal he­cho, lue­go en… ma­te­ria­les, no sé. Hay una lis­ta de te­mas que me in­tere­san”, ex­pli­ca. “Una me­sa pue­de ex­pre­sar

el pro­ble­ma de la con­ta­mi­na­ción. Cum­plir su fun­ción y a la vez ha­cer a la gen­te pen­sar”, di­ce, alu­dien­do a su se­rie Six ta­bles on wa­ter. El men­sa­je es im­pres­cin­di­ble, por­que “si no eres po­lí­ti­co o com­pro­me­ti­do, es­tás con­de­na­do a ser su­per­fi­cial. Sot­tsass era muy su­per­fi­cial. Y [Ales­san­dro] Men­di­ni. Al prin­ci­pio, Su­pers­tu­dio no lo era, pe­ro su fun­da­dor, Adol­fo Na­ta­li­ni, ¡hoy ha­ce ar­qui­tec­tu­ra neo­clá­si­ca!”. Y zan­ja: “De to­dos mo­dos, no to­do el mun­do es in­te­li­gen­te. Só­lo hay tres o cua­tro gran­des fí­si­cos ca­da si­glo. Lo mis­mo ocu­rre en la mú­si­ca e igual nos pa­sa a no­so­tros”. Pes­ce se des­pa­cha en­tre el rui­do de la ra­dio y el de su ta­ller, don­de sus em­plea­dos –sie­te, aun­que han lle­ga­do a ser 14– tra­ba­jan en se­ries de mo­bi­lia­rio de re­si­na, PVC y otros ma­te­ria­les que nun­ca ve- rán en un ho­tel de lu­jo. ¿Cuál es su pro­yec­to pre­fe­ri­do? “Es­te”, di­ce, co­gien­do una bol­sa de pa­pel kraft con pa­ti­tas que pron­to se­rá una lám­pa­ra. “Re­pre­sen­ta la sociedad de con­su­mo. To­do el mun­do pien­sa que hay que ti­rar las bol­sas y muy po­cos que hay que ce­le­brar­las, cuan­do es un ob­je­to fan­tás­ti­co, su­per li­ge­ro, que nos per­mi­te ir de com­pras y ni si­quie­ra pre­ten­de ser be­llo”. Pes­ce no ha per­di­do un ápi­ce de la de­ter­mi­na­ción que ya de­mos­tró a los 17. “No quie­ro lle­gar a to­do el mun­do. Soy pa­ra unos po­cos, que igual en­tien­den lo que di­go. Es­toy en con­tra de la re­li­gión, de la ideo­lo­gía, de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. Si fue­ra po­li­ti­ca­men­te co­rrec­to ha­ría unas me­sas muy bien he­chas que ex­pon­dría en un show­room pre­cio­so. O cual­quier bo­ba­da de ese ti­po”.

Pes­ce se de­fi­ne co­mo un op­ti­mis­ta. “Tan­to que, cuan­do en nues­tro pla­ne­ta la vi­da no sea po­si­ble, creo que es­ta­re­mos ya ha­bi­tan­do otro”. A la de­re­cha, al­gu­nos de los cé­le­bres ob­je­tos de re­si­na del di­se­ña­dor. Las ban­de­jas son una co­la­bo­ra­ción con Fish...

El ta­ller de Pes­ce tie­ne vis­tas al Hud­son. “Siem­pre in­ten­to vi­vir cer­ca del agua. Me gus­ta que siem­pre es­tá en mo­vi­mien­to”. Aba­jo, una lám­pa­ra úni­ca en una me­sa de tra­ba­jo. So­bre la pie­za gran­de, el si­llón con re­po­sa­piés Up (una mu­jer en­ca­de­na­da a una...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.